Algunas respuestas a las conductas en personas con autismo. Cómo detectarlas y tratarlas

Clic sobre la imagen para ampliar – Obras de arte originales © 2004 Melissa Zacherl

Muchas veces vestir al niño es toda una odisea, le ponemos una camiseta y él se la quita a toda velocidad. Otras veces son los zapatos, o son anchos, o estrechos, o suaves o duros, o lo que sea, sencillamente se los quitan, o no quieren andar. O cuando queremos abrazarlos para besarlos, sencillamente nos apartan con cara de desagrado. A veces un sonido como el de una aspiradora, o la sirena de una ambulancia o cualquier otro sonido, hacen que el niño se tape los oídos y a veces salga despavorido. A veces comen cosas como tierra (no siendo esto el famoso pica). Otras veces presentan berrinches o Tantrums descomunales (sobre los cuales hablaremos en un próximo artículo) y sin sentido aparente, berrinches que pueden duran muuuucho. La comida puede ser otro gran problema, o está fría, o caliente, o dura, o áspera o lo que sea; comer es siempre todo un problema. A veces, en una situación aparentemente normal y tranquila, el niño sale huyendo, con el peligro que esto conlleva en una sociedad moderna. Si su hijo presenta alguna de estas conductas, quizá tenga un Trastorno del Procesamiento Sensorial (TPS).

El Trastorno del Procesamiento Sensorial (Sensory Processing Disorder – SPD) a día de hoy se estima que afecta aproximadamente al 3% de los niños. Suele presentarse como una comorbilidad muy común en los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y otros trastornos del neurodesarrollo. Aunque se presume que el impacto en niños con autismo es muy elevado. Según un estudio del 2009 (Ver el mismo en Anexos) se constató que uno de cada 6 niños presenta este tipo de problemas. Aunque los datos actualizados sobre TEA están disparando esta cifra, variando del 70 al 40%, pero lamentablemente este aspecto no está suficientemente bien documentado a día de hoy.

¡Me quito la ropa y me voy al agua! ¡Adoro el agua! Sin importarles el lugar se lanzan al agua donde pueden permanecer horas

Este trastorno explica muchas de las conductas de los niños con autismo, conductas a priori inexplicables y que pueden ser toda una tortura, tanto para el niño como para quienes “sufren” sus rabietas o conductas impropias. Además, existe la teoría de que este problema está directamente relacionado con las conductas de “escapismo” de los niños con autismo. Sobre este punto ya informamos en el artículo “Informe preliminar sobre el peligro de escaparse de los niños con autismo”. Y relacionado con esto aparece el agua. El agua ejerce cierto efecto de fascinación en muchos niños con autismo. Se cree que esta fascinación por el agua está relacionada por los reflejos , movimientos y sonidos que esta produce, siguen patrones que resultan relajantes. Otra es el efecto sensorial que el agua produce. De ahí que muchos Terapeutas Ocupacionales lleven a sus alumnos a la piscina para hacer terapia, ya que en el agua suelen estar mucho más calmados y tranquilos. Ese efecto envolvente del agua parece producir un efecto muy relajante. Pero a su vez puede resultar muy peligrosa, se han dado ya muchos casos de muerte por ahogamiento. Es importante que nuestros niños aprendan a nadar o flotar lo antes posible.

Veamos este ejemplo de como un bebé vestido y ante un “descuido” acaba en la piscina y cómo este bebé es capaz de flotar. Evidentemente esta es una situación controlada y supervisada en todo momento, este vídeo se ha realizado para mostrar el peligro.

Otras conductas frecuentes y relacionadas con el mismo tema son la realización de sonidos guturales, estos presentan una frecuencia monotonal, realizándolos de forma reiterativa. Suelen acompañar este tipo de sonidos con aleteo de manos, caminando de puntillas o con los típicos balanceos. Es también frecuente el uso de cordeles o bolsas de plástico, los cuales agitan de forma sistemática, pudiendo pasar largos períodos de tiempo con este tipo de acciones. Ese movimiento repetitivo y controlado por ellos los lleva a un ensimismamiento total.

También es muy frecuente la hipersensibilidad a determinados sonidos, tal y como apuntábamos al principio del artículo, la sirena o timbre del colegio puede ser algo terrible para estos niños. Es frecuente ver como se golpean las orejas o se las tapan con las manos mientras muestran una cara de gran desagrado. Es destacable también la torpeza en muchos niños, dado que al no tener un buen sentido del equilibrio se caen con mucha facilidad.

Otro de los aspectos relevantes sobre el problema sensorial en el autismo se puede apreciar en los balanceos que el niño realiza de forma sistemática y que le producen cierta calma. Cuando el niño se excita, suele sentarse frente a una pared e iniciar un balanceo sin motivo aparente. Este balanceo puede ser usado por el niño como un sistema de evasión y relajación. De hecho, los Terapeutas Ocupacionales, en la terapia de integración sensorial usan el movimiento y balanceo del niño como un medio de calmarlo y aprovechar para darle otro tipo de terapia. Cuando el niño está calmado y receptivo es mucho más sencillo el poder trabajar con él, consiguiendo de esta forma dos objetivos al mismo tiempo, regular sus problemas sensoriales y trabajar la terapia. Otro ejemplo sobre este aspecto se puede ver en la película sobre la vida de Temple Grandin, donde ella fabrica una especie de máquina de abrazos, y cuando está muy alterada se introduce en ella consiguiendo relajarse.

Aunque este trastorno a día de hoy aun no se incluye en el DSM, parece que en la nueva versión sí va a ser incluido. A su vez, las intervenciones de integración sensorial estaban “mal vistas” por la parte más purista de la intervención en autismo, alegando la carencia de evidencia documentada. Afortunadamente, y tal y como ya informamos en Autismo Diario con el artículo “Eficacia de las intervenciones de integración sensorial en niños con Trastornos del Espectro del Autismo” ya existe esta primera evidencia científica, que avala la eficacia de este tipo de intervención. A su vez los casos reportados son innumerables, aunque es cierto que modelar un patrón para evidencia científica es muy complejo en estos casos.

Algunas de las señales de alarma del Trastorno del procesamiento sensorial han sido recopiladas por la “Sensory Procesing Disorder Foundation” y que reproducimos íntegramente aquí:

El Trastorno de Procesamiento Sensorial o TPS puede afectar a uno o varios sentidos (vista, gusto, tacto, olfato, oído, propiocepción y/o sentido vestibular/equilibrio). Algunos niños con este trastorno se sienten bombardeados por la información sensorial y la evitan. Otros, al contrario, parece que no se dieran cuenta de los estímulos que los rodean, y son indiferentes. Algunos “niños sensacionales” como se llama a quienes sufren este trastorno, tienen problemas de coordinación. A otros se les antoja tener estimulación sensorial intensa y activamente la buscan. Los síntomas varían dentro del trastorno. Si usted reconoce algunos de los siguientes síntomas en su hijo, debe mandarle a hacer exámenes o estudios para determinar si efectivamente tiene un trastorno de procesamiento sensorial.

Bebes entre cero y 36 meses

‐Problemas de alimentación o sueño.
-Irritable cuando lo están vistiendo, incómodo con su ropa.
-Rara vez juega con juguetes.
-Resiste que lo alcen; curva la espalda cuando lo alzan
-No puede calmarse él solo.
-Torpe, poco flexible, cuerpo tieso. Demorado en actividades motoras.

Pre‐escolares (niños y niñas entre 3 y 5 años)

-Muy sensible al tacto, ruidos, olores u otras sensaciones o a la gente.
-Se distrae fácilmente, se mueve mucho, es agresivo.
-Dificultad para vestirlo, darle de comer, dormirlo y/o entrenarlo para ir solo al baño.
-Dificultad para hacer amigos.
-Torpe, débil, habilidades motoras bajas.
-En constante movimiento; en la cara y en el espacio de todos.
-Pataletas frecuentes o largas especialmente cuando debe cambiar de actividades.

Niños entre 5 y 12 años

-Muy sensible al tacto, ruidos olores u otras sensaciones y/o a la gente.
-Se distrae fácilmente se mueve mucho, es agresivo.
-Se sobrecarga fácilmente, sintiéndose angustiado por las circunstancias.
-Dificultad para aprender a escribir o actividades motoras.
-Dificultad para hacer amigos.
-Indiferente al dolor propio o el dolor de los demás.

Adolescentes y adultos

-Muy sensible al tacto, ruido, olores, otras sensaciones y/o a la gente.
-Baja auto‐estima, miedo o torpeza al comenzar nuevas actividades.
-Letárgico y lento.
-Siempre activo, impulsivo, distraído.
-Deja los trabajos sin terminar.
-Torpe, lento, habilidades motoras bajas.
-Dificultad para concentrarse.
-Dificultad para concentrarse en el trabajo y en reuniones.

Los síntomas del trastorno de procesamiento sensorial ocurren dentro de un amplio espectro de severidad. Mientras que la mayoría de la gente encuentra ocasionalmente dificultades para procesar la información sensorial, la característica en niños y adultos con TPS es que estas dificultades son crónicas, y les interrumpe el diario vivir. Este trastorno solo puede ser diagnosticado después de pruebas muy complejas que solo pueden ser practicadas por profesionales de la medicina, psicología o ramas relacionadas.

Más información (en inglés con algunos apartados en español)  en la web oficial de la Sensory Procesing Disorder Foundation

¿Qué hacer si nuestro hijo presenta problemas sensoriales?

Básicamente este problema se pude explicar como si el niño no tuviese bien sintonizados sus sentidos. De forma que todos se activasen de forma desordenada y a la vez, provocando este tipo de conductas, lógicas por otra parte. El propósito de la terapia de integración sensorial no es otro que el trabajar en realizar esa sintonía sobre sus sentidos y aspectos sensoriales. Podríamos decir que la sensación es como entrar en una discoteca, con un par de audífonos para aumentar la capacidad auditiva, con unas gafas que a su vez ampliasen el efecto de las luces, vestidos son ropa realizada con papel de lija, unos zapatos de buzo de 10 kilos cada uno y con un cuatro cafés, como es lógico, a los 5 minutos estaríamos al borde de un ataque de histeria. Bien, pues llevar a cabo una terapia de integración sensorial. Esta debe de ser llevada a cabo por profesionales acreditados. Al igual que sucede con la Hipoterapia, dar vueltas a lomos de un caballo no es una terapia, pues con esto es lo mismo. Existen unas técnicas específicas, y además hay que hacer un estudio previo del niño para descubrir cual son los aspectos más afectados para trabajar en ellos. En autismo las intervenciones deben de adecuarse al niño y no al revés.

Un fragmento de una sesión de integración sensorial. Podemos ver como la terapeuta usa el balanceo. Daniel era un niño con una gran torpeza motora y varios problemas sensoriales actualmente corregidos.

/Integracion-sensorial.flv

 

ANEXOS:

Sensory Over-Responsivity in Elementary School: Prevalence and Social-Emotional Correlates

Eficacia de las intervenciones de integración sensorial en niños con Trastornos del Espectro del Autismo

Informe preliminar sobre el peligro de escaparse de los niños con autismo

Neurolandia: Un mundo de sensaciones

Integración Sensorial en el niño con autismo

Integración Sensorial: Revisión actualizada

Desordenes sensoriales: Autismo no significa aislamiento, sino todo lo contrario

Asociación Española de integración sensorial


URL Corta: http://wp.me/p1lUm3-2lM

20 Respuestas

  1. Marina

    Hola, si un niño tgd de 8 años solo acepta los zapatos para salir de la casa y al ingresar en ella se los quita automaticamente alegando que le duelen los pies, seria un signo tambien? Consulte con la psiquiatra y no me da respuesta, lo lleve a pediatras quienes lo revisaron diciendo que esta todo bien (hasta creen que exagero), no le hicieron estudios porque dicen que no es necesario, aunque son notables a la vista los calambres que suele tener algunos dias, aveces se despierta a causa de ellos, en varias oportunidades acudi al hospital a media noche por ser tan intensos sin darme aun asi solucion alguna. Que puedo hacer para solucionar esto? que especialista lo deberia tratar? si me pueden dar info muy agradecida estare. Saludos.

    Responder
  2. Alicia

    Consulta con un neurólogo, o mejor aún, con un neurólogo pediatra. Desde luego, no es algo normal, aunque no das muchos datos sobre su comportamiento.
    Hay quienes responden bien a los calambres con un incremento de potasio en su alimentación (el potasio está en las frutas ampliamente distribuído, sobre todo en plátano, naranja y papaya).
    Pero si los calambres son tan frecuentes como dices, y tan fuertes que has tenido que hospitalizarlo varias veces, definitivamente creo que un neuropediatra debe valorarlo.
    Suerte

    Responder
  3. Marina

    Hola gracias por responder Alicia, insistire a los medicos entonces, pues si lo lleve al neurologo hara 3 años atras y me dijo que no se hacia ningun estudio de eso y se me rio. Lo del potasio lo probare, no sabia.Saludos y gracias de nuevo.

    Responder
  4. Pilar

    Hola soy madre de Gustavo mi hijo tiene algunas conductas autistas, pero va mejorando poco a poco a mi me han dado mejores resultados las medicinas laternativas que la tradicional, ya que en ellos su cuerpo esta demasiado contaminado, le hice tratamiento con biomagnetismo y flores de bach mas terapia ocuopacional, despues de no haber querido ir al colegio durante 3 meses seguidos, ahora va feliz todos los dias, toda la jornada, y esta en la sala toda la clase, se va y viene en el furgon del colegio todos los dias, esta mas ordenado y obediente y todos en casa estamos felices…espero que les ayude en algo mi comentario, saludos

    Responder
  5. Pilar

    No es importante el diagnostico sino el saber como ayudarlos a ser felices……yo perdi mucho tiempo en eso y ahora me doi cuenta que es mejor buscar ayuda en saber que hacer con ellos…..que el saber sison autistas o no???

    Responder
  6. Marcio

    Tenho mitas duvidas a respeito do autismo, meu filho tem certas cenas parecida, e muitas vezes muitos sinais que voces comentaram nao bate com ele. Digamos que entre 40% bate com a discrição. Queria saber se pode haver casos de autismus q nao seja necessariamente iguais, resumindo… Todos seguem essa regra que voces escreveram ou pode tambem nao seguir todos os sintomas

    Responder
  7. Ana

    Mi hija tiene muchas cosas de las de arriba enunciadas y me preocupa que debo hacer gracias un saludo

    Responder
  8. Maria

    Tengo una niña de 4 anos la verdad es que tiene dificultad para socializarse desde muy se muerde mucho las uñas de las manos y los pies es muy enojona. Muy sensible al tacto, ruidos olores u otras sensaciones -Se distrae fácilmente se mueve mucho,Dificultad para hacer amigos.
    -Torpe, débil, habilidades motoras bajas.
    -En constante movimiento; en la cara y en el espacio de todos.
    -Pataletas frecuentes o largas especialmente cuando debe cambiar de actividad e indiferente muy sensible

    Responder
  9. isabel garcia jardon

    HOLA yo soy ISABEL tengo un hijo autista el se muerde la mano izquierda siempre por un motivo como protesta , de algo que el no quiere hacer o últimamente también me doy cuenta que se enfada si oye chillar o pelearse se pone muy nervioso ,mi hijo se llama TONI va a un centro llamado JOAN MESQUIDA es un centro donde van niños con diferentes pat , se lo dije a su psiquiatra y me contesto que tenia que acostumbrarse ,no entiendo esto tengo una lucha diaria ,si pudieran decirme alguna manera o a quien tengo que ir , gracias

    Responder
  10. Residencia Enkarterri

    […] ya era obvio, pero la relevancia de estos trabajos es que vienen a dar una mayor fortaleza al Trastorno del Procesamiento Sensorial como una comorbilidad en los Trastornos del Espectro del Autismo y de la relación directa con el […]

    Responder
  11. lorena

    Hola tengo un niño d 4 años con trastorno generalizado d desarrollo y tiene algunos síntomas d los q mencionan, no le gusta q le lave el cabello, d bebé no quería q le cantara para dormirlo, come selectivamente arroz, bananas y galletas, le gusta andar descalzo… lo estoy llevando fisioterapia aplicada a los desórdenes sensoriales Ojalá nos funcione

    Responder
  12. Maria Fernanda de la Fuente

    tengo un hijo de 14 años que tiene algunas características mencionadas, es muy introvertido y hace un mes murió mi hijo mayor, el pareció no tener comprension de lo que sucedió…solo sonreía a la gente…y no se como ayudarlo, hace años esta en tratamiento psicológico que interrumpimos por ahora..pero nunca avanzo. sufre bulling en su escuela y eso lo afecta mucho, la verdad con mi dolor estoy sin fuerzas para seguir ayudándolo solo quisiera que alguien me diga porque es así y si realmente es autista o que le sucede para ayudarlo y no seguir frustrandolo con mi permanente atención. gracias

    Responder
  13. Alfredo

    Este artículo tiene bastantes meteduras de pata. Comenta cosas que no son ciertas y las da por vàlidas. El mismo título me parece atrevido, aunque no sea uno de los fayos. Ademàs generaliza muchisimas cosas que podrían deberse a millones de causas y las hila como le interesa al redactor. No estoy deacuerdo con varios puntos. Calidad bajita.

    Responder
  14. Othmar

    Hola soy de Argentina y querria informacion sobre el tda leve o bajo- sindrome de hartner no son muchos los casos y escasa es la bibliografia. Desde ya gracias y muy buena la pagina!!!!!!

    Responder
  15. tamar martinez rodriguez

    casi muero del impacto, creí que el bebé se ahogaba
    se me paralizó el corazón, fue de muy mal gusto, de verdad el video es muy fuerte, no me gustó nada

    Responder

Deja un comentario