Anuncios

Los desordenes de la alimentación en los Trastornos del Espectro del Autismo

Print Friendly, PDF & Email

desorden alimentacion y autismoUno de los problemas que se presentan de forma generalizada en los niños con Trastornos del Espectro del Autismo son los relativos a la alimentación. Este hecho genera una gran cantidad de consultas por parte de las familias hacia los profesionales, por las connotaciones -evidentes- del riesgo para la salud y el desarrollo del niño, pero no siempre se obtienen las respuestas correctas a estas peticiones. Nos encontramos ante un gran abanico de factores que a su vez van a generar una serie de desencadenantes a cual más problemático. Para abordar este serio problema de los desordenes de la alimentación en el niño con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) se llevó a cabo en la ciudad de Valencia (España) y dentro del marco de las II Jornadas Multidisciplinares de los TEA unas jornadas especializadas en este ámbito. Aquí les traemos las conclusiones mas relevantes de este fantástico curso organizado por la Asociación ATTEM de la ciudad de Valencia.

La prevalencia de los desordenes alimenticios en niños y niñas con TEA es elevada, muy elevada, según las últimas revisiones podemos hablar que este tipo de desordenes se presentan en alrededor del 90% (Kodak & Piazza, 2008) de los niños y niñas con TEA, desde casos muy severos a desordenes leves. Alrededor del 70% de los casos son considerados como hiperselectivos (Twachtman-Reilly, Amaral & Zebrowsky, 2008). Los cuadros ante los que nos podemos enfrentar son diversos pero con consecuencias similares: desde hiper a hiposensibilidad; hiperselectividad, problemas de masticación; bajo tono muscular maxilofacial; problemas sensoriales; problemas digestivos; estreñimiento; diarrea; alteraciones producidas por la medicación; ansiedad; intolerancias y alergias; halitosis; aerofagia,…, sin contar que muchos de estos problemas pueden aparecer de forma simultánea, o unos ser consecuencia de otros. Pero finalmente nos encontramos con cuadros que afectan directamente a la salud del niño que presenta estos desordenes de la alimentación, en muchos casos estos desordenes pueden crear problemas muy serios que incluyan el ingreso hospitalario del niño.

El desarrollo en los hitos de alimentación de un niño se puede encuadrar en el siguiente esquema:

  • De 0 a 3 meses de edad: Succiona de forma natural al acercarle el pecho, biberón o chupete. Extiende la lengua más allá de los labios
  • De 3 a 6 meses: Sujeta el biberón con las manos; Cierra los labios para sellar la boca; Puede tomar semi-solidos de una cuchara; Mueve la lengua dentro y fuera sin problemas; Realiza movimientos verticales de masticación.
  • De 6 a 9 meses: Retira la comida de la cuchara con los labios; Se limpia el labio inferior con los dientes; Bebe de un vaso sin atragantarse; Mastica alimentos.
  • De 9 a 12 meses: Mastica alimentos sólidos; Se lleva alimentos a la boca; Bebe de una taza o vaso con ayuda; Controla el babeo.
  • De 12 a 18 meses: Come solo con la cuchara; Bebe de un vaso sin ayuda.
  • De 28 a 24 meses: Mastica con movimientos rotatorios; Bebe de una taza solo sin derramar el contenido; Come la comida solo utilizando una cuchara derramando algo.
  • De 24 a 36 meses: Pincha la comida con el tenedor; Termina de pelar, desenvolver o destapar alimentos.
  • De 36 meses en adelante: Utiliza los útiles adecuadamente para comer; Ayuda en las tareas de preparación de comida y mesa.

Esta clasificación (presentada por la especialista en nutrición infantil Lucía Villaba) nos muestra los hitos más comunes que el niño debe adquirir en lo referente al proceso de alimentación, es una clasificación aproximada, pero que nos muestra los hitos más comunes que el niño debe ir adquiriendo con el paso del tiempo. Si se aprecian diferencias significativas puede ser un signo de alerta de que algo no va del todo bien.

¿Cual son las causas más habituales de los desordenes alimenticios en niños y niñas con TEA?

  • Alteración Sensorial
  • Rigidez e inflexibilidad
  • Alteraciones sociales
  • Médicas: Alergias, intolerancias, desordenes del aparato digestivo, consumo de fármacos,…

Las alteraciones sensoriales sueles ser las más habituales, e incluso derivar posteriormente en un problema de tipo médico. Las alteraciones generadas por la conducta normalmente están relacionadas con inflexibilidad y rigidez, pero estos aspectos pueden verse potenciados por los problemas sensoriales, llegando a desarrollarse conductas incluso obsesivas que alteran gravemente los patrones de la alimentación del niño. Otro de los aspectos relacionados es la calidad de la comunicación, a peor comunicación más probabilidad de que el niño desarrolle problemas de alimentación. Ya sea porque sencillamente algo no le gusta y asocia un color, olor, textura, temperatura,.., de algo que no le gusta a un mayor abasto de alimentos, con lo cual un problema de comunicación nos va a generar también un problema de alimentación.

En muchos casos los diferentes problemas se retro-alimentan unos a otros, es decir, un problema sensorial se aumenta con uno conductual, una alteración social se aumenta por la rigidez, un problema sensorial se alimenta de los anteriores, un problema médico aumenta la irritabilidad que desemboca en conductas más restrictivas,…, de forma que podemos entrar en situaciones realmente complejas. A su vez podremos también encontrarnos con bajo tono muscular en la zona maxilofacial, esta hipotonía puede tener un origen diverso: Ausencia de masticación, que evidentemente no desarrolla la musculatura; Alteraciones físicas de carácter médico, que requerirán otro tipo de intervención; Aspectos morfológicos como una maloclusión por ejemplo.

Otro de los aspectos está relacionado con el apetito, podremos encontrarnos con niños inapetentes, que sumado a otros problemas que puedan aparecer de forma simultánea, nos van a hacer muy complicada la hora de la comida. También nos encontraremos con niños muy glotones, que presentan un elevado nivel de ansiedad que solo calman devorando (con el consiguiente riesgo de obesidad). Y también encontraremos niños con un nivel muy normal de apetito. Cada grupo puede presentar a su vez conductas totalmente diferentes ante problemas idénticos. Por ejemplo un niño con un apetito normal y que presente alteraciones sensoriales que le dificulten la ingesta de alimentos se va a comportar de forma muy irritable durante todo el día, sencillamente tiene hambre (por ejemplo). Pero esta misma situación en un niño inapetente solo creará irritación el momento mismo de la comida. Aprender a desenmarañar estas situaciones y saber identificarlas nos va a ayudar mucho a la hora de afrontar estos problemas.

No obstante, lo más habitual es encontrarnos con cuadros de hiperselectividad y/o hipersensibilidad. De hecho la combinación de ambos es también bastante habitual, donde los problemas sensoriales potencian las conductas restrictivas.

Hipersensibilidad Ante un cuadro de hipersensibilidad podemos encontrar conductas tales como:

  • Acumulación de alimentos en la boca, sin que el niño se de cuenta
  • Bocados muy grandes
  • Busca sabores fuertes (Limón, picante, quesos azules,…)
  • Predilección por alimentos crujientes
  • Pasión por refrescos gaseosos
  • Tendencia a tomar la comida o muy caliente o fría
  • Presencia de babeo abundante
  • Dificultad a la hora de limpiar al niño
  • Reacciones exageradas

En casos de hipersensibilidad podremos ver que el niño no se deja tocar la cara, y sobre todo la parte que rodea la boca (Zona orofacial). A su vez cepillar los dientes puede convertirse en una misión muy complicada por la resistencia del niño. Ante alimentos de consistencias mixtas es habitual una postura de rechazo, y presenta reflejos de vomito cuando se le fuerza. Puede mantener la comida en la boca durante mucho tiempo, o directamente escupirla, cualquier cosa para no tragarla. Puede presentar reacciones que a priori parecerán exageradas, con arcadas, detección de pequeños cambios en las texturas de la comida, muy sensibles a variaciones de temperatura. En casos de una hipersensibilidad excesiva en la zona orofacial será recomendable consultar al especialista para que hagan trabajos específicos de forma que se reduzca la reacción adversa del niño. También encontraremos niños que no soportan tener la cara húmeda con rastros de comida Este tipo de intervención ayudará al niño a no presentar conductas exageradas cuando le metemos la cuchara en la boca, o cuando le limpiamos al cara, etc,…

Aquí podemos ver a un niños de 4 años con problemas de masticación. Cada cucharada pone una cara de asco terrible. Es un niño muy tranquilo, hecho que ayuda mucho a la hora de trabajar
Un poco más abajo veremos al mismo niño con el resultado del estreñimiento en su conducta

Hiperselectividad Ante un cuadro de hipersensibilidad podemos encontrar conductas tales como:

  • Rechazo absoluto a probar nuevos alimentos
  • Obsesión por comer siempre lo mismo
  • Fijación con determinadas texturas, sabores, olores temperaturas,…
  • Obsesión con determinadas marcas o con los envases. Por ejemplo, el niño solo come una marca determinada de yogur, el fabricante cambia el diseño del envase y el niño ya NO quiere el yogur.
  • Predilección por determinados alimentos excluyendo todos los demás

La hiperselectividad alimenticia de niños con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) genera grandes problemas a la hora de la comida. El niño sencillamente se niega a ingerir alimentos que no estén dentro de su “lista” de alimentos admitidos, este hecho genera una mala calidad en la nutrición del niño y a su vez un elevado nivel de desesperación y estrés en los padres y cuidadores.

Aquí vemos a una niña que está más interesada en sus juguetes que en la comida

Otros problemas conductuales que podemos encontrar son los relacionados con la conducta de pica, donde el niño ingiere o lame sustancias que a priori no son alimenticias, como tierra, insectos, papeles, heces,… También nos vamos a encontrar con conductas de ingesta compulsiva de alimentos, no presentando el niño una saciedad controlada. Otro problema es el relacionado con la inapetencia o falta de apetito por parte del niño, que convierte en un drama la hora de comer.

Pero también nos vamos a encontrar con problemas de tipo médico, en algunos casos estos están causados por las conductas que generan estos desordenes, los cuales a su vez generan trastornos del aparato digestivo. Los más habituales son: Dolor abdominal; Estreñimiento; Diarrea; Vómitos (en muchos casos vómitos cíclicos); Encopresis; Regurgitación y rumiación; intestino irritable; desnutrición; aerofagia; halitosis; Intestino irritable; … Esta larga lista puede darse de forma individual o en forma combinada.

En muchos casos los problemas gastrointestinales tienen una relación directa con los problemas relacionados con el desorden alimentario. Por ejemplo, una mala masticación, alimentación restrictiva (verbigracia: solo comer yogures) o una alimentación compulsiva, pueden producir problemas de estreñimiento, a su vez el estreñimiento condiciona aun más la conducta del niño, que como le duele presenta una mayor irritabilidad, y como ir al baño es algo doloroso lo evita y agrava aun más el problema de estreñimiento, pudiendo tener que acudir a un centro hospitalario para que ayuden al niño a eliminar las heces. A su vez podemos encontrar cuadros de irritabilidad intestinal asociada a los problemas de defecación, ya sean por estreñimiento crónico o por diarreas crónicas.. Como vemos los problemas se van encadenando unos con otros en una secuencia que puede adquirir consecuencias graves.

Dentro de los problemas médicos también nos encontraremos con las alergias e intolerancias a determinados alimentos. Ésta no es una cuestión baladí, ya que cuando estamos ante niños con un bajo nivel de comunicación y un desorden de la alimentación descubrir qué alimentos pueden resultar nocivos para el niño va a ser complejo. En el caso de alergias severas la reacción ante la ingesta de un alimento determinado provocará una reacción visible, pero en casos mas leves descubrir la relación entre un alimento y una alergia o intolerancia puede ser complicado. No obstante no debemos confundir alergias con intolerancias, ya que no es lo mismo.

La alergia a los alimentos es una respuesta inmune exagerada del organismo cuando entra en contacto con el alérgeno contenido en un determinado alimento, produciendo un efecto negativo sobre la salud. Las alergias pueden ser permanentes o temporales, desde niveles leves a severos, pueden producir desde reacciones visibles en la piel, molestias digestivas y problema gastrointestinales (Diarreas, aerofagia, dolor abdominal, irritación intestinal,…) y en casos muy severos shocks anafilácticos. Los alimentos que estadísticamente producen más alergias alimentarias son: melocotón, leche, huevo, melón, gamba, pescado, kiwi, plátano, nuez, sandía, cacahuete, manzana, tomate, piña y avellana.

Las intolerancias, al igual que sucede con las alergias, pueden ser de leves a severas y de permanentes a pasajeras. El consumo de un determinado alimento provoca efectos adversos en la salud de la persona, que sin presentar un cuadro como el de las alergias, sí genera un impacto negativo en la salud. La intolerancia más extendida es la que tiene que ver con los productos lácteos, ya sea una intolerancia a la lactosa o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca. La intolerancia a la lactosa puede producir vómitos, dolor abdominal o gases. La intolerancia a las proteínas de la leche de vaca suele ser pasajera y desaparecer con el tiempo.

Como es obvio, un niño que siente malestar físico, va a presentar además un cuadro de conductas problemáticas, irritabilidad, cansancio, etc. Detectar el posible origen de este malestar va a ser de gran ayuda para mejorar el estado general de salud del niño y por tanto que su conducta mejore de forma inmediata.

Otro de los problemas que podemos encontrar son casos de desnutrición, la cual viene dada por casos de inapetencia más desordenes sensoriales, o en caso de niños que son buenos comedores, pero los desordenes sensoriales convierten la hora de la comida en algo horroroso, con lo cual, acaban o no comiendo nada o comiendo mal. Y antes de tener que llegar al extremo de una alimentación forzada (a través de una sonda nasográstrica, por poner un ejemplo) es mejor intervenir para resolver estos desordenes.

Hay que destacar también que el uso de fármacos pueden incidir de forma negativa en los proceso digestivos y conductuales del niño. En el caso de los psicofármacos, entre los numerosos efectos adversos que producen, pueden ser también responsables de alteraciones gastrointestinales que afecten a la salud del niño. Si su hijo es consumidor de este tipo de fármacos y detecta cualquier alteración (diarreas, estreñimiento, aerofagia, ansiedad o alimentación compulsiva,…) acuda a su especialista y evalúen la conveniencia de la retirada del fármaco y su sustitución por una intervención terapéutica.



Efectos del estreñimiento en un niño con autismo. En este caso relacionado con la medicación (Abilify)
El niño presenta malestar general y dolores que le provocan llantos y una irritabilidad generalizada

Aproximadamente el 5% de las consultas pediátricas están relacionadas con estreñimiento y un 25% con problemas gástricos, un 20% de los casos de dolor abdominal están relacionados con el estreñimiento. Estamos por tanto ante cuadros más habituales de lo que podamos pensar a priori, y en el caso de niños con TEA esto no va a ser una excepción. Por tanto debemos asumir que los problemas relacionados con el aparato digestivo en niños afectan a la totalidad de la población infantil. En el caso de los niños con TEA nos vamos a encontrar que además deberemos enfrentar los problemas asociados a los aspectos propios de los TEA. Es decir, Trastorno del procesamiento sensorial, conductas restrictivas, etc…, que van a incidir negativamente en los proceso de alimentación del niño y a aumentar aun más la posibilidad de que estas alteraciones gastrointestinales se den.

Las dietas restrictivas, riesgos y beneficios

Según estudios llevados a cabo en Europa y EE.UU. se estima que alrededor del 50% de las familias de niños con autismo han seguido algún tipo de dieta restrictiva, siendo la más famosa la que elimina lácteos y gluten. Se ha creado una corriente que asocia determinados alimentos con el autismo. A pesar de la innumerable cantidad de estudios que se han llevado a cabo para confirmar este hecho a día de hoy aún no se ha podido comprobar esta relación. Lo que sí se ha comprobado desde tiempos inmemorables es que cuando comes un alimento que te sienta mal tu salud empeora y por tanto también tú conducta. Y esto es aplicable al 100% de la población, tengas autismo o no. Es importante poder separar de forma adecuada los aspectos de la calidad nutricional y de alimentación del niño y la existencia o no de un trastorno.

Muchas familias que pusieron a dieta a sus hijos hablan maravillas del efecto de la dieta. Suelen informar que el niño tenía desordenes alimenticios y que tras poner a dieta al niño su conducta mejoró de forma inmediata. Lo que suelen obviar en esta explicación es que no fue sino hasta el momento de poner a dieta al niño cuando se trabajo su desorden alimenticio. Y al ir resolviendo este desorden alimenticio el niño mejoró. Es decir, no fue la dieta en sí lo que produjo la mejora en el niño, sino la intervención que se llevó a cabo para resolver el desorden de alimentación.

Con esto no quiero decir que haya niños que realmente necesitan eliminar determinados alimentos de su dieta, ya que la prevalencia de alergias e intolerancias entre niños con autismo no va a diferir demasiado del resto de niños. Y obviamente si se retiran los alimentos que le provocan malestar, el niño va a mejorar a nivel global sí o sí. Muchas familias que inician algún tipo de dieta con sus hijos, cuando la abandonan no notan retrocesos, de hecho muchas informan de un mayor avance. Es decir, que debemos ser muy cuidadosos con este aspecto y saber diferenciar entre un desorden alimenticio y una alergia o intolerancia. Existe una máxima que dice “Somos lo que comemos”, es muy importante el tener una alimentación sana y equilibrada para tener un buen estado de salud, al igual que lo es tener hábitos saludables de vida, hecho que nos dará un mejor estado de salud y por tanto mejorará nuestra calidad de vida a nivel global, y en el caso de un niño con autismo esto también es aplicable.

Cada vez se documentan más casos de niños con TEA que presentan graves alteraciones relativas a su alimentación. Carencias de vitamina C (En el Reino Unido se han dado diversos casos de escorbuto), carencias en vitamina B12, desnutrición, hipocalcemia, etc… Sean muy cuidadosos con los suplementos alimenticios, un abuso de los mismos puede producir problemas de salud en el niño, incluyendo trastornos en el metabolismo o alteraciones del sistema inmune. Si su hijo requiere de algún tipo de dieta restrictiva siga los consejos de los profesionales del sector de la salud y nutrición.

Es por tanto muy importante dejar claro que las dietas de eliminación de gluten y caseína NO deben ser llevadas a cabo en los niños con autismo si no existe un motivo médico que lo recomiende. El porcentaje de niños que realmente se benefician de este tipo de dietas restrictivas no difiere mucho de niños sin autismo que también presentan alergias o intolerancias.Los riesgos de las dietas restrictivas suelen superar con creces los beneficios si estas no tienen un riguroso control. Tomar en consideración desde el punto de vista correcto los desordenes alimenticios es fundamental. Es mucho más útil para el niño emplear el tiempo y los recursos en resolver sus desordenes alimenticios que en pretender buscar una curación milagrosa en base a una dieta.

¿Cómo enfrentar los desordenes alimenticios?

Ante todo, ¡Paciencia!

Ante todo, ¡Paciencia!

Hemos visto de forma resumida los mayores problemas que afectan a la alimentación del niño o niña con autismo y en cómo estos desordenes afectan a su salud en general y por tanto van a crear situaciones muy complicadas que empeoran la calidad de vida no solo del niño, sino del conjunto familiar. Que el momento de la comida sea un momento amargo va a traer resultados muy malos a todos los niveles, trabajar para resolver estos problemas es básico.

Básicamente podemos decir que no existe una “receta” mágica que resuelva este tipo de desordenes. Pero existen diferentes enfoques en función de cada niño para abordarlos. Es muy importante también contar con la asesoría de especialistas en este tipo de desordenes (no hay muchos, pero existen). Básicamente el mejor consejo se basa en paciencia y constancia, que junto con una intervención adecuada va a dar resultados positivos en todos los casos.

En primer lugar, y vaya esto como premisa. La familia NO es la culpable de los problemas de alimentación del niño. Estos problemas se generan por los aspectos que hemos relatado y no por una mala actuación de los padres.

Para llevar a cabo la intervención deberemos establecer una serie de hitos posibles a abordar, es decir, qué queremos ir consiguiendo en este aspecto, siempre desde el respeto al niño, con paciencia y de forma individual (no hay dos niños iguales). No pretendamos que se resuelva en dos días, demos tiempo al niño, hay que tener en cuenta que a mayor severidad de los desordenes más tiempo nos va a llevar corregirlos. Es muy importante que hagamos un análisis previo de los hábitos alimenticios del niño, de forma que podamos establecer la estrategia que mejor se adapte a sus necesidades.

Usemos apoyos visuales, anticipemos al niño de forma comprensible para él el momento de la comida. No alarguemos de forma indefinida el tiempo de la comida, pongamos tiempos máximos (30 minutos es más que suficiente). Midamos la cantidad de comida que se le pone al niño en el plato. Es mejor ponerle poca de forma que el plato se acabe, antes que saturar al niño. Es muy importante que el momento de la comida se convierta en algo agradable, de la misma forma que el uso de reforzadores positivos al finalizar la misma nos va a ser de gran ayuda.

Hay que respetar también los gustos del niño, si no le gusta el brócoli, pues le daremos otra cosa. Forzarlo no va a ayudar. Hay que procurar que el niño no coma nada fuera de los horarios establecidos para las comidas. A su vez, el entorno ha de ser confortable para el niño. Por ejemplo, el comedor de un colegio no va a ser siempre el mejor lugar, una cantidad excesiva de ruidos, olores, …, pueden alterar al niño por saturación.

Hay que conseguir que el niño permanezca sentado durante el tiempo destinado a la comida. Por tanto será importante adecuar los tiempos al propio niño en función de cuan inquieto sea. Es mejor que no existan excesivas distracciones. Lo mejor es iniciar este proceso enfocándonos en una sola comida al día. Por ejemplo, si es un equipo de terapeutas quienes van a iniciar este proceso, lo más lógico es que se lleve a cabo con la comida del mediodía, dejando algo más de libertad al niño en el resto de las comidas del día. Si por contra lo vamos ha llevar a cabo en casa es importante que primero comamos nosotros (nada hay peor que dar de comer a un niño que no quiere comer cuando nosotros tenemos hambre), y por norma general (cada familia tendrá sus propias circunstancias) la cena suele ser el mejor momento, ya que no tenemos otras actividades tras al cena que nos hagan generar un estrés adicional. Por ejemplo si lo queremos hacer en el desayuno y ese día el niño se levantó con el pié izquierdo, nos pondremos todos muy nerviosos ya que llegamos tarde al -colegio, trabajo, citas varias,…- mientras que si lo hacemos en la cena, tras la misma lo normal es irse a dormir.

Si el niño está demasiado condicionado, o sencillamente nuestra paciencia es escasa, o nuestra casa es un lugar con mucho alboroto (por poner un par de ejemplo), es recomendable que sea una persona externa en un lugar distinto quien lleve a cabo la intervención.

hipersensibilidadNormalmente los niños con desordenes son adoradores de los purés (Pudiendo éstos además deber tener un determinado color, textura, temperatura, olor,…). Suele ser más fácil para ellos el comer un puré antes que alimentos sólidos que implican masticación y una serie de sensaciones sensoriales que les producen desagrado.

Trabajaremos para introducir poco a poco los alimentos sólidos, ampliando el abasto de alimentos y sobre todo potenciar la autonomía del niño a la hora de comer, usando los cubiertos de forma adecuada. En caso de niños que presentan conductas tipo pica o de alimentación compulsiva estableceremos pautas específicas para resolver estos aspectos específicos.

Un truco bastante bueno es ir variando progresivamente la “densidad” y textura del puré, de forma que cada vez sea menos puré, o ir incluyendo pequeños trozos de alimentos sólidos. Pero poco a poco, no pretendamos que el primer día cambie todo. Seamos metódicos y constantes. Una cucharada de puré y podemos ofrecer una pequeña porción solida. No pasa nada por que la escupa.

También podemos poner pequeña porciones de otros alimentos a su vista, sin necesidad de dárselos, pero es una forma de ir acostumbrando al niño a la presencia de otros alimentos. Recuerden que este proceso se hará solo en una comida al día. Pero debemos ser perseverantes hasta que consigamos que el niño acepte el nuevo alimento (o el mismo alimento pero con una textura y presentación diferente). Usar algo que le guste en formato puré es siempre una buena idea, ya que el sabor no va a variar sustancialmente.

Es importante que el aprendizaje se base en un modelo sin errores, de esta forma evitaremos que el niño adquiera malos hábitos o que tenga cierta confusión sobre lo adecuado y lo incorrecto. En caso de niños muy glotones hay que conseguir que mastique la comida, haremos pausas entre bocado y bocado. También regularemos la cantidad de ingesta en cada comida, queremos niños sanos no obesos.

Es importante que respetemos siempre los tiempos, el uso de apoyos visuales, que tengamos una actitud positiva y que reforcemos las conductas correctas, pero sin castigar las que no lo sean. Vamos a procurar que tenga un aprendizaje eliminando los errores y potenciando el momento de la comida como algo agradable y no un castigo. Hay mil formas de conseguir adaptar la comida al niño, seamos creativos. Por ejemplo, si queremos que el niño coma galletas pero estas son demasiado “duras” para él, podemos mojarlas en leche tibia o caliente para ablandarlas un poco. Podemos modificar las texturas de los alimentos usando un poco de creatividad.

Es importante también es casos de hiperselectividad establecer un plan de introducción gradual de nuevos alimentos. Empecemos por uno que sea similar a lo que al niño le gusta, y de esta manera y de forma gradual y sin forzar al niño iremos añadiendo nuevas sensaciones a su catalogo de “comidas que me gustan”.

Es importante usar la ley del plato vacío. Es decir, una vez se acaba el contenido del plato acabamos el tiempo de la comida. De esta forma podemos graduar también los tiempos. Empezaremos siempre con requisitos bajos, con pocas cantidades de comida que iremos aumentando progresivamente. Recuerden el uso de reforzadores positivos, del uso de refuerzos visuales y al eliminación de otros estímulos que desvíen al atención del niño.

En caso de niños con un muy bajo nivel de tolerancia al estrés y con cuadros de ansiedad y una mala regulación emocional es muy recomendable usar técnicas de relajación para poder regular el momento de la comida, de forma que cambiemos la percepción del niño hacia ese momento.

A modo de corolario las bases generales serán:

  • No confundir los caprichos habituales de niños de entre 2 y 3 años con los desordenes alimenticios
  • Tengan Paciencia
  • Establecer un plan individualizado para el niño
  • Escoger una de las comidas del día para iniciar el proceso
  • Respetar al niño y sus gustos
  • No forzar ni castigar al niño
  • Establecer un entorno adecuado y tranquilo para el niño
  • Contar con el apoyo de especialistas
  • Usemos siempre apoyos visuales para el niño
  • No lo engañemos ni le mintamos
  • Usemos la técnica del plato vacío
  • Usemos una cantidad de alimento que sea adecuada para el niño. Usemos solo la cantidad que el niño sea capaz de comer.
  • En casos de hipersensibilidad trabajemos los aspectos sensoriales del niño para mejorar su actitud y tolerancia
  • Limitemos los tiempos destinados a la comida
  • Evitemos que el niño se levante durante la comida
  • Respetemos los horarios de comidas
  • Aumentar el nivel de exigencias acorde al niño y de forma gradual
  • Restringir el acceso a alimentos fuera de los horarios fijados de comidas
  • No iniciemos ningún tipo de dieta sin que exista una recomendación médica y un especialista en nutrición infantil que nos de pautas sobre una alimentación adecuada.
  • Acabar las comidas con un reforzador positivo

Los ponentes de las conferencias fueron:

Lucia Villalba, nutricionista y coautora de la guía “intervención de trastornos alimentarios de los niños con TEA”. Enlace Ponencia
Antonio Pérez, nutricionista en el hospital Virgen de las Nieves de Granada.
Carmen Huete, terapeuta ocupacional especializada en niños con TEA.
Guillermo Álvarez, gastroenterólogo infantil en el hospital Gregorio Marañón de Madrid.
Maria Llorente, psicóloga experta en intervención con personas con TEA.
Zoe Connor, nutricionista pediátrica en el Hospital Sand-well and West Birmingham de Reino Unido.

Posteriormente hubo la intervención de dos madres, Menchu Gallego y Rocío Sotillos que explicaron sus experiencias personales en la solución de los problemas de alimentación de sus hijos.

Nota: Como siempre agradecer a las familias que comparten vídeos con momentos que no son siempre agradables pero que ayudan mucho a todos quienes de una forma u otra estamos relacionados con los trastornos del neurodesarrollo.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Daniel Comín
Director de la Fundación Autismo Diario

Ex-Director y Ex-Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Ex-supervisor de los programas de investigación de la Fundación Autismo Diario. Director Ejecutivo del Centro Iberoamericano de Referencia para la Atención de Desórdenes del Neurodesarrollo (CIRADEN) Miembro de AETAPI - Asociación Española de Profesionales del Autismo. Padre de un adolescente con autismo. @danielcomin en Twitter

31 Respuestas

  1. Zarella Díaz

    Ariana, yo puedo ayudarte con la encuesta, tengo un niño de 9 años con TEA y es selectivo con lo que come.
    Alfredo, cómo puedo contactarme con usted, necesito hacerle algunas cpnsultas sobre mi hijo con TEA y su selectividad de alimentos. Gracias.

  2. ariana

    Buenos días a todos! Yo me encuentro estudiando la Licenciatura en nutrición y con motivo de tesis elegí hacer un estudio sobre trastorno de hiperselectividad en TEA en niños de entre 6 y 12 años. Si alguno puede ayudarme por favor hagameló saber así le puedo enviar la encuesta. De todas maneras muchas gracias!!!!!!

  3. Danilka

    Hay un error en la descripción que hacen en el artículo de características de hipersensibilidad, revisen, las características que ahí describen se adaptan al patrón sensorial y conductual de un hiporesponsivo o hipo sensible, ojo!! Un niño hipersensible que su respuesta sensorial esta exacerbada jamás se metería grandes cantidades de comida, y picante y todo lo que describen arriba. Lo demás esta muy bueno. Recomiendo que lo revisen bien, saludos.

  4. irene

    Me dolió mucho ver esos videos, no puedo creer que haya padres así.

    • irene

      que padres horribles! parece que estuvieran hablando con monos de laboratorio, que videos tan tristes.

  5. Alfredo

    El artículo tiene fallos, además confunde hiper con hipo varias veces; os he comentado varias veces que quizás sea mejor menos cantidad y más calidad en vuestros artículos….

    Enserio Carme Huete lleva tres años titulada y trabajando en ese colectivo y ya consta como especializada??? WOW!!!!! Felicidades!! Y sin haber salido del país a formarse!! ¿los demás especialistas eran igual de especialistas? por que yo llevo once años trabajando con neuro, formado en los mejores centros del mundo en 3 continentes y con 4 titulaciones superiores, y no se me ocurre decir especializado!! ni se me ocurre constar como tal!

  6. silvia Jiménez Gómez

    Autismo Diario, gracias por sus recomendaciones y consejos, son muy valiosos mi hijo de 17 años de edad, a sido muy selectivo con los alimentos sobre todo con las carnes pero a medida que a ido creciendo a aumentado sus gustos por nuevos alimentos, desgraciadamente esta en estos momentos en una etapa dificil que yo creo parte de la adolecencia que derrepente deja de comer, al grado que bajo 8 kilos en undos meses y me lo diagnosticaron hipoanorexico o con un posible besoar, estuvo internado se le practicaron estudios todo absolutamente todo se descartó porque todos sus niveles están bien, sin embargo come muy poquito y a ido ganando nuevamente peso, yo no lo restringo absolutamente nafa en su alimenracion ya que el normalmente como muchas verduras frutas y cereales

  7. Yo

    Por eso me parece una locura que desde algunos ámbitos se intente vincular forzosamente los trastornos del espectro del autismo con la anorexia. Los motivos por los que se puede llegar a niveles que rozan la desnutrición son muy diferentes a un “miedo obsesivo a engordar aún estando en los huesos”. De hecho esto último puede ser bastante difícil de comprender para la lógica de una persona con TEA. Y es molesto cuando familiares, compañeros, etc. confunden ambas cosas.

  8. Angelica Ch. Y

    soy de Peru y ando buscando algún especialista que me aconseje o me guie de como alimentar a mi hijo de 34 meses con TEA, mi hijo esta de huelga de hambre desde hace ya casi 2 meses siempre fue muy selectivo y muy sensible a los alimentos, llego a comer pero solo eran unos 3 tipos de comidas, luego fue reduciendo por 2 y luego por 1 y actualmente no come ni siquiera el arroz, se alimenta en la actualidad con la pediasure pero sin disolver y de quiwicha pop y quinua pop como cereal, la verdad estoy muy preocupada por que solo aveces come pediasure. estoy entrando ya en desesperación. Por favor ayudenme. Gracias

  9. Carlos

    Varios especialistas en espectro autista afirman que se debe sustituir los lácteos y derivados tradicionales de vaca por los mismos pero provenientes de cabras u ovejas. Ellos dicen que según nuevos estudios los lácteos de cabra no contienen lactosa sino galactosa (monosacárido) y sus proteínas son de fácil digestibilidad a diferencia de las de la leche de vaca que son muy pesadas; aparte de que son mucho más ricos en calcio, fósforo, magnesio y vitaminas A y D.

  10. MOira Lozads

    Muy buen artículo.Voy a intentarlo cin mi niña de 2 años y 8 meses Autismo moderado… Desde los 4meses nunca tomo tetero.Nunca mostraba hambre y aún no lo hace. Podía estarse todo el día con un colado. En ese entonces le duagnosticarón acidosis tubular distal 1. Desde q comenzamos a comer es una pesadilla. Pero bueno ahora que ya he leído más del autismo veo el porq. Mi nña tuene mucha sensibilidad en la boca, no soporta ensuciarse, no le gusta mas q sólo papillas, sopa licuada, avena y leche … todo pasa por la licuadora

  11. federico sanchez paz

    gracias por tan exelente informacio,pero tengo una inquietud,no se si me puedan colaborar,actualmente mi sobrino de 9 años(autista)presenta un desorden alimenticio de aproximadamente mas de una semana,el cual no quiere ni resibir ningun alimento,no obstante el venia bien,no se si por x o y motivo el niño empeso con ese desordel el cual se complemento con vomito costante actuaslmente a mermado pero sigue lo mismo,presenta un aspesto irregular en lo fisico ,me preocupa su sintomatologia en estos momentos quiciera que me dieran objeciones o puntos de vista con relacion a este momento de mi sobrino gracias,por todo y en espera de una respuesta,muy atenta mente federico sanches paz,mi correo:fsp1962@hotmail,com

    • denis

      Buen día prueba con hacerle alimentos con colorantes de repostería a mi hijo de 4 años le gustan los zombies y le tiño el arroz que es lo único que come de solido y salado le gusta de color azul esto me lo dijo el pediatra que habían unos psiquiatras en EU que estaban probando con esta técnica

  12. mariel barlostón

    tengo un niño de 5 años con autismo y uno de 14 años con hiperactividad e hiperquinetico, noce como manejar la situacion, y es verdad el problema alimentacion en el chiquito es dificil solo polenta con queso o pure solo de papas y yogur liquido. Carnes ,verduras, o algo con color no lo tolera. la paciencia es primordial pero a veces es muy dificil!!!!!!!!

    • Carlos

      Tú lo has dicho: tener mucha paciencia es la clave. El problema es que muchos padres por su afán de imponer disciplina rígida o simplemente por ignorancia toman posturas severas al respecto ¡usando incluso palos o cinturones para amenazar con pegarle al niño! Esto genera traumas muy difíciles de sanar en el futuro.

  13. Denesi

    gracias por tan buen articulo realmente soy una madre muy angustiada vivo en Colombia y no se que hacer con mi hijo tiene 4 años y tiene un diagnostico de trastorno del desarrollo no especificado mi hijo fue maltratado por una señora que me lo cuidaba dejaba amarrado en la silla de comer desde que mi esposo y yo nos íbamos a trabajar hasta la noche que llegábamos mi hijo allí comía dormía jugaba se orinaba por que tenia pañales cuando yo lo intentaba sentar en la silla lloraba horrores pero como no hablaba no sabia que pasaba con el hasta que una vecina me lo dijo y desde el año y medio hasta ahora no como absolutamente nada solido lo he llevado a múltiples médicos y lo que me dicen es que le de comida obvio que se la doy pero se molesta y sale corriendo agradezco quien me pueda orientar que hacer me ayude realmente es muy doloroso vivir con un hijo en esta condición

  14. wilma

    hola mi experiencia a sido un poco complicada mi hijo es muy selectivo a la hora de comer se alimenta de yogurt ,pan y leche y eso me tiene muy conplicada .es conducta la tiene del 1año de vida y ahora tiene 11.años he tratado de hacer muchas cosas pero nada me resulta.

    • Maribel Bolanos

      Hola Wilma ya no le des leche o Caseina que es lo mismo te invito a que platiquemos en Facebook yo estoy en un grupo de autismo y los alimentamos sin caserna ni soya ni gluten

  15. Carlos

    Sí Aira. El problema es cuando se tienen padres estrictos de disciplina autoritaria que fuerzan al niño a “aprender” a comer “de todo” con la excusa de que:
    *Nunca se sabe en lo que se puede caer
    *Así los criaron cuando eran niños
    *Se pueden “malacostumbrar”
    *Los pueden “reclutar” para servir en el Ejército y ahí “no tienen contemplación”.
    Peor que eso: si algún abuelo o tío “respeta” sus “gustos” entonces ya piensa que lo están “mimando” y “consintiendo”…

  16. moon

    Hola, Yo tengo un niño de 7 años y al contrario que Carlos, le encanta la Cebolla, el Platano, sin duda cada persona es diferente, Mi hijo tiene temporadas de que solo quiere un alimento. Su alimentación no es muy variada pero come muy bien su poco repertorio
    saludos

  17. Diana

    Buen dia autismo diario soy madre de un nino con autismo segun asi me lo evaluaron los felicito por esta informacion q realmente me ha servidode mucho quisiera hacerles una consulta,un nino con autismo tiene constantes temperaturas altas solo en la cabeza…….gracias

  18. Laura Manuela

    Mi hijo no come nada baboso ni gelatinoso desde bebe separa la comida nada se puede tocar todo en diferentes platos, lo q no le gusta no lo prueba y vomita con olerlo, con la sicologa logramos q coma un poco mas ,

  19. Aira

    Muy respetables tus gustos Carlos. Todos tenemos nuestras preferencias. Solo hay que procurar que no nos pongan en riesgo.

  20. Carlos

    Yo tengo síndrome de Asperger y soy selectivo con lo que como. No me gustan los siguientes alimentos y jamás los comería:
    * Cebolla
    * Hígado
    * Calabaza/zapallo/ahuyama/auyama
    * Margarina
    * Raya (tipo de pescado)
    * Papaya/fruta bomba/lechosa
    * Banana/plátano/cambur crudo (me produce diarrea)

    Cuando era niño era más hiper selectivo, mas a medida que fui creciendo lo he ido “superando”.

    Al pescado y los mariscos antes de comerlos los rocío con zumo de limón o vinagre.

  21. VIDEOS

    […] Educación física y emociones: EDUCACIÓN FÍSICA EMOCIONAL. Trastornos de la alimentación: ALIMENTACIÓN. Guía práctica educativa para niños/as con TEA: GUÍA. Figuras y formas recortables: APP. […]

  22. María Luisa Carrillo

    Buenas tardes. Ante todo felicitar a Autismo Diario por la buenísima, profesional y muy documentada información que ofrece a quienes les seguimos. ¡¡¡ Gracias por lo que Vds nos ofrecen !!!.
    Soy autora de un Proyecto de Lecto-escritura con PICTOGRAMAS. La Editorial CEPE ha publicado ya 19 cuentos de esta Colección.
    Entre mis cuentos, especialmente dirigidos a niñ@s con necesidades educativas especiales, se encuentra el título “la merienda”. Con unas frases sencillas y directas, pretendía en este cuento tratar el tema de los alimentos. He trabajado la preparación de una simple merienda. Un sandwich y una bebida. Los niñ@s protagonistas del cuento la preparaban por sí mismos.
    El Equipo Deletrea, Juan Martos, avala mi trabajo, y los cuentos son ampliamente testados en su gabinete antes de su publicación. He de decir que a los niñ@s les ha encantado este cuento. L@s niñ@s con Autismo disfrutan mucho con este material.
    Mi aportación con este comentario, trata simplemente de aportar un “granito de arena” en lo que a veces supone la ardua tarea de intentar que un niño coma.

    Un saludo, María Luisa Carrillo.

  23. Monica

    Hola, que tal??… soy una fiel lectora de autismo diario y esta vez quiero hacerle una consulta que me parece un tanto dudosa.
    Tengo un niño de 21 meses a sus 18 meses se diagnostico TGD no especificado, mi hijo tiene comportamientos autistas seguido de un
    deficit de atencion e hiperactividad… es por eso que su medico aun no tiene un diagnostico fijo para el, mas aun por su edad segun lo dicho
    por el… Pues bien acudi tambien a una genetista para descartar trisionomia (sindrome x fragil) no existe trisionamia, pero en una de sus analiticas de sangre le salio su nivel de litio inferior a lo normal… Me dijo que no se puede medicar al niño por su edad pero que si se puede dar
    sustitutos en alimentos y vitaminas que actuan directamente sobre esto (B3 y B6) especificamente…
    En fin me dijo que la conducta de mi hijo se debia a su falta de litio, entonces mi pregunta es: ESTARIAMOS HABLANDO DE UN NIÑO QUE NO ES AUTISTA Y Q SIMPLEMENTE SU CONDUCTA SE DEBA A LA FALTA DE ESTE MINERAL… ??
    Agradeceria su respuesta en base a su larga experiencia..
    Muchas gracias
    Monica F

    • Mara
      Mara

      Hola Monica
      nuestro consejo no puede sustituir nunca al de un médico especialista.
      Para que nuestro sistema nervioso central funcione correctamente tiene que tener un buen nivel de varios minerales entre ellos el Litio.
      Imagino que tu bebe ya está en tratamiento y con analíticas verificando que sus niveles se corrijan.
      Es importante que una vez hay alertas y señales en su comportamiento llevarlo con un especialista en estimulación temprana e ir trabajando con el las habilidades que un bebe de su edad debería ir desarrollando.
      Nuestro consejo es que no esperes a ver si su retraso es consecuencia de ese déficit y te pongas manos a la obra y sobretodo cuides mucho su alimentación .

      Un abrazo

A %d blogueros les gusta esto: