Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

La prevalencia de autismo en niños de 4 años ha aumentado en Estados Unidos, de aproximadamente 1 de cada 75 niños en 2010 a 1 de 59 en 2014, mostrando un aumento reportado previamente en niños de 8 años, según datos publicado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Sin embargo, los datos sugieren que los niños aún están siendo evaluados más tarde de lo ideal ya sea por autismo u otras condiciones de desarrollo.

Según los especialistas, la tendencia destaca lo difícil que es diagnosticar el autismo en niños pequeños; El diagnóstico temprano es importante para que los niños puedan ser tratados lo más pronto posible.

Este control basado en población de niños de 4 años brinda una valiosa retroalimentación en la manera en que lo estamos haciendo, para los objetivos de identificación temprana“, dice la epidemióloga de los CDC Deborah Christensen, quien dirigió el estudio. “Esperábamos ver que esta cantidad [de niños evaluados en edad temprana] aumentara con el tiempo, pero en realidad no lo vimos“.

El estudio es el primer análisis del CDC de datos de autismo de niños en edad preescolar a lo largo del tiempo. Los investigadores de Early Autism and Developmental Disabilities Monitoring (ADDM) de los CDC analizaron los registros de salud y educación de niños de 4 años en un subconjunto de sitios utilizados en sus análisis anteriores.

En general, analizaron los registros de casi 190.000 niños en siete estados de E.E.U.U que tenían 4 años en 2010, 2012 o 2014. Cerca de 3.000 de esos niños tienen un diagnóstico de autismo.

Una amplia variabilidad

Los tipos de registros disponibles en diferentes lugares varían, por lo que los investigadores analizaron la información disponible durante los tres años; para la prevalencia general, analizaron datos en diferentes sectores en Nueva Jersey, Missouri y Arizona.

La prevalencia de autismo que identificaron entre los niños de 4 años en 2014 coincide con la prevalencia entre los niños de 8 años ese mismo año. (Sin embargo, los dos grupos no son directamente comparables porque los sectores no coinciden  en los dos estudios).

El nuevo estudio también muestra algunas de las tendencias en la variabilidad entre los sectores: El sector de Missouri tiene la prevalencia más baja para 2014, aproximadamente 1 de cada 104 niños, y el sector de Nueva Jersey tiene la más alta, con 1 de 35.

La prevalencia en Nueva Jersey aumentó desde el 2010 al 2014, mientras que las cifras se mantuvieron estables en Arizona y Misuri.

No existe una razón biológica para que la prevalencia varíe drásticamente en los EE. UU., Dice Walter Zahorodny, catedrático de pediatría en la Escuela de Medicina Rutgers de Nueva Jersey, quien dirigió el análisis para Nueva Jersey.



A diferencia de los otros estados, Nueva Jersey tiene muchos especialistas capacitados para evaluar las condiciones de desarrollo de los niños, así como un sólido sistema de educación temprana que puede ayudar a identificar a los niños. La baja prevalencia en Missouri y otros estados fueron “estimaciones increíblemente bajas basadas en una verificación incompleta”, dice Zahorodny. “En mi opinión, la única evidencia creíble en este informe es la de Nueva Jersey”.

Nueva Jersey ha informado sistemáticamente una alta prevalencia para el autismo que otros sectores en el ADDM luego alcanzan el nivel, dice Catherine Rice, directora del Emory Autism Center en Atlanta. “Siempre han sido el precursor de estado”, dice ella.

Sin embargo, también es posible que las fechas de Nueva Jersey estén sesgadas por otras razones.

“Si yo estuviera viviendo con un niño con autismo en Manhattan, probablemente me mudaría a Nueva Jersey”, dice Eric Fombonne, catedrático de psiquiatría de la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregón. “Podría haber migración en el sector porque tienen buenos servicios y eso podría inflar la tasa”.

Tendencias desconcertantes:

Hay otros factores que hacen que Nueva Jersey sea atípica, dice Fombonne. Por ejemplo, es el único lugar donde la prevalencia a los 4 años es la misma que a los 8 años, lo que significaría que la mayoría de los niños habían sido diagnosticados a una edad más temprana.

Esto es sorprendente, porque el estudio de niños a la edad de 8 años informó que la edad media de diagnóstico  era a los 4 años, lo cual significa que alrededor de la mitad de los niños fueron diagnosticados posteriormente, dice Fombonne. Lo mas relevante, es que se espera que varios niños sean diagnosticados después de comenzar la escuela.

Los investigadores dicen que esta paradoja aparentemente existe porque estos estudios analizan a dos grupos de niños por separado. La prevalencia del autismo continúa aumentando, por lo que que podría ser aun mayor que 1 de cada 59, cuando los niños de 4 años tengan 8 años en el nuevo estudio, dice Zahorodny.

Un elemento desconcertante de la información de Nueva Jersey es que, la proporción de los niños disminuyo de un 77% en el 2010 a un 67% en el 2014. “Eso va en contra de la tendencia que ellos tienen de una mayor prevalencia,” dice Fombonne. “Así que no comprendo esta información.”

Zahorodny, también dice que, el esta perplejo por este hallazgo y la sigue investigando. Puede ser que, mientras el numero de niños que necesitan evaluaciones sigue aumentando, el número de profesionales disponibles para esta tarea no se mantienen al ritmo del paso. “Mi primera suposición es que el sistema podría está excediendo su capacidad”.

El estudio También encontró de forma significativa que, mas niños diagnosticados a la edad de 4 años tienen discapacidad intelectual que aquellos que fueron diagnosticado a los 8 años. Esto tiene sentido porque los niños que tienen problemas graves en el desarrollo, tienden a llamar más la atención de los especialistas, dice Fombonne. Además, las pruebas de inteligencia a los 4 años no son necesarias, y un diagnostico de discapacidad intelectual a esa edad, puede que quizás  no tenga validez cuatro años  después.


Spectrum ofrece noticias y análisis de los avances en la investigación del autismo. Los fondos para Spectrum provienen de la Simons Foundation Autism Research Initiative (SFARI), pero el medio de comunicación es editorialmente independiente.
©Fundación Simons, Spectrum y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Pamela Palomeque
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
Si te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: