Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

El autismo, entre otras consecuencias, produce una gran fragilidad social, que se enmascara en una aparente capacidad que acentúa la invisibilidad de sus déficits. La figura del asistente personal viene a solventar y apoyar en múltiples situaciones, mejorando por tanto la calidad de vida.

Esta es una de las principales circunstancias que llevan a las personas con trastornos del espectro del autismo (TEA) a la infelicidad, a la frustración, a su marginación, e incluso y, en algunos casos, a la exclusión social.

No basta el tratamiento terapéutico para solventar estas situaciones. Las personas con TEA precisan, en muchos casos y con distintas intensidades, un acompañamiento psicosocial para poder resolver aquellas situaciones que ofrece la vida y que, cualquier otra persona, con más o menos dificultades, es capaces de asumir posiciones que le llevan a superarlas.

¿En qué puede consistir este acompañamiento psicosocial?; y más aún, ¿cómo instrumentar los recursos necesarios para hacer posible ese acompañamiento psicosocial?, son algunos de los retos que el colectivo de personas con TEA reivindican. Y en este mismo sentido, reivindican que la sociedad comprenda que se trata de una necesidad, tan vital, como lo puede ser para las personas con discapacidad motora el encontrar soluciones a las dificultades de movilidad.

Por lo tanto, vamos a tratar de poner de manifiesto en que ha de consistir el acompañamiento, y que parte del ordenamiento jurídico Español protege los derechos de las personas TEA para ello.

En cuanto al contenido de la asistencia psicosocial, sigo aquí el planteamiento que, los profesionales que estudian este tema proponen como método en el trabajo de asistencia para adultos con TEA.(1)

La compleja intervención con personas adultas con TEA, requiere un tipo de intervención que, además de la técnicamente denominada Planificación Centrada en la Persona (PCP), precisa una intervención psicosocial, continua que permita atender a las múltiples necesidades que surgen en la vida cotidiana de estas personas en sus distintos ámbitos de actividad personal, trabajo, estudios y vida familiar y social habitual, esencialmente.

Por eso, es necesaria una atención especializada e individualizada según las circunstancias de cada persona y su grado de afectación, promoviendo la inclusión social de todas las personas adultas TEA (a todos los niveles) en plena igualdad de derechos, sin exclusiones, potenciando sus cualidades y facilitando la generalización de los aprendizajes funcionales para una vida independiente en beneficio de estas personas, así como de la propia sociedad en la que se desenvuelve su vida.



Y dicho esto, es fácil comprender que la atención a de referirse a múltiples actos y situaciones que han de abordar las personas TEA, situaciones de la vida cotidiana que sin apoyo no va a ser posible, en muchos casos, solucionar, dando lugar al fracaso tanto en el ámbito personal como en el laboral y social.

El poder recurrir a una persona o institución, y esa es la idea que debe tener ese apoyo psicosocial de un asistente personal, puede solucionar estas situaciones o al menos paliar sus devastadores efectos. Algo que, se aprecia con facilidad para discapacidades físicas o sensoriales, es necesario hacerlo visible también para las personas con autismo.

Pero la otra cuestión es si existen recursos para ello. Sostener un asistente personal o conformar una institución, como la FAR (Fundación Ángel Rivière), que garantice esa misma asistencia y apoyo ha de constar, además de con la aportación solidaria de todos los usuarios, un apoyo público. Y ahí hemos de constatar enormes déficits.

El marco legal ha de encontrarse en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, cuyo objetivo es la atención a las personas en situación de dependencia y la promoción de su autonomía persona; y este es el caso de las personas con TEA, para el caso de que, como dice su artículo 5.1 a), “Encontrarse en situación de dependencia en alguno de los grados establecidos…”

Y el artículo 14.5, a su vez establece que “Las personas en situación de dependencia podrán recibir una prestación económica de asistencia personal en los términos del artículo 19.”, que se refiere a “La prestación económica de asistencia personal tiene como finalidad la promoción de la autonomía de las personas en situación de dependencia, en cualquiera de sus grados. Su objetivo es contribuir a la contratación de una asistencia personal, durante un número de horas, que facilite al beneficiario el acceso a la educación y al trabajo, así como una vida más autónoma en el ejercicio de las actividades básicas de la vida diaria. Previo acuerdo del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia se establecerán las condiciones específicas de acceso a esta prestación.”

Este es el punto en el que, una persona adulta con TEA, debe contar con el apoyo de los profesionales, cualificados y especializados, para apoyar las necesidades de las personas TEA de modo que puedan solventar las dificultades que les impiden llevar una vida digna en el ámbito de sus actividades personales, familiares y sociales.

No es una reclamación ociosa. Es muy importante para procurar que una persona con TEA tenga la misma posibilidad que cualquier otra persona de poder ejercer sus derechos de ciudadano pleno, y evitar caer en la exclusión social. No solo porque es una inversión, incluso económica, que evitará los costes sociales derivados de la marginación, sino porque dará una oportunidad a la felicidad y a la vida digna de las personas con TEA.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Ignacio Pantoja
Licenciado en biología por la UAM y máster en Neurociencias por la USAL

Graduado en biología por la UAM y máster en Neurociencias por la USAL. En la actualidad es estudiante de Farmacia en la UCM (la Complutense de Madrid), además de tener Síndrome de Asperger. Publica relatos regularmente en su blog Tierra de la Esperanza. http://oskarkreutzer.blogspot.com.es/ Da charlas sobre concienciación y TEA en la Comunidad de Madrid. Es usuario y colaborador de la Fundación Ángel Rivière Gestiona el grupo de Facebook Por la igualdad entre aspies y neurotípicos" https://www.facebook.com/groups/251427885288308/?fref=ts y el grupo LUCHA TEA https://www.facebook.com/groups/1613786602229777/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: