Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

Una Dieta Sensorial no es una dieta alimentaria, sino un programa individualizado de actividades o de modificaciones ambientales que ayudan al niño con dificultades sensoriales a tener un mejor desempeño en los ambientes en los que interactúa: en casa, en el colegio, en el parque, en la supermercado, etcétera.

La dieta sensorial provee al niño de oportunidades para recibir los inputs o estímulos sensoriales que necesita en su día a día, permitiéndole así mejorar su funcionalidad y su participación (Alcántara, 2009).

Es decir, una dieta sensorial es una herramienta más dentro del tratamiento, compuesta por una serie de actividades y/o modificaciones ambientales para mantener el sistema nervioso organizado dentro de las rutinas diaria del niño. Las actividades y/o modificaciones dentro de las dietas sensoriales pueden incluir:

  • Actividades que ayuden al niño a estar en un nivel de alerta adecuado, introduciendo actividades tranquilizadoras para ayudarle si está excitado, u ofreciéndole actividades estimulantes, si el nivel de la alerta es muy bajo.
  • Apoyos para que aprenda a reconocer su propio nivel de alerta y sea capaz de autorregularse proporcionándose estímulos adecuados. Las estrategias visuales son una gran estrategia para usar junto con estas estrategias. Os enlazo un artículo sobre maletines antiestrés para que os sirva de ejemplo.
  • Modificaciones ambientales para mejorar la atención y el aprendizaje. Os pongo como ejemplo algunas modificaciones que se pueden realizar con respecto a los asientos.
  • “Descansos sensoriales o motores”: es decir, tiempos en los que el niño puede “parar” o descansar para autorregularse.
  • “Refugios sensoriales”: o lugares donde el niño puede ir a tranquilizarse cuando ha recibido demasiada estipulación y está reconociendo los signos de una sobrecarga.

* Importante: los apoyos visuales y las estrategias conductuales combinadas con las dietas sensoriales las hacen mucho más completas y efectivas.

Mucho cuidado…

Por desgracia, todavía se confunden distintas metodologías que tienen que ver con lo sensorial. Podéis leer algunas diferencias entre Estimulación Sensorial vs. Integración Sensorial en este artículo. Desde el enfoque de Integración Sensorial se hace un tratamiento en sala y desde el Procesamiento Sensorial de Dunn, como ya tratamos en este articulo anterior, la función del terapeuta ocupacional es hacer de “coaching” junto a la familia para buscar modificaciones, actividades y/o elementos que ayuden a mejorar la autonomía de sus hij@s dentro de sus rutinas diarias. Comentar que ambos enfoques no son excluyentes, es decir, un terapeuta que trabaje en sala también puede, de hecho debería, hacer recomendaciones para el día a día.

En el siguiente cuadro se resumen algunas de las diferencias capitales entre el tratamiento en sala y las dietas sensoriales

dieta sensorial

Comparativa intervención de Terapia Ocupacional con enfoque de Intervención Sensorial
en sala versus Aplicación de dietas sensoriales (Blanche, 2013).

¿Cómo elaborar una dieta sensorial para mi hijo/ alumno?

No existen “recetas milagrosas”, ya que hay que evaluar las características únicas de cada niño. Un Terapeuta Ocupacional debe evaluar el Perfil Sensorial del niño de forma cuidadosa para elaborar las dietas junto a las familias y los cualidades principales. Para realizar la evaluación contamos con diversas herramientas, pero el año pasado el Perfil Sensorial 2 de Dunn fue validado para población española. Esta herramienta, heredera del Perfil Sensorial (1999) realizado también por Dunn, permite comprender el Perfil Sensorial de niños desde el nacimiento hasta los 14 años y 11 meses en tres ambientes: en casa, en la escuela y en la comunidad. Consta de una serie de cuadernillos en función de la edad de los usuarios, otro específico para la escuela y versiones abreviadas (enlace).

Como siempre… debemos ser lógicos. El terapeuta ocupacional, los otros profesionales y la familia tienen que formar un equipo para determinar juntos las posibles adaptaciones a realizar. Por otro lado, no se trata de llenar la rutina del niño de actividades y “cacharritos” (recordemos que este es un enfoque ecológico), sino de analizar al niño, su contexto y a partir de ahí usar las herramientas disponibles para mejorar su autonomía. También es importante recordar que “lo que no está escrito no se ha hecho”, por lo que vamos a registrar las adaptaciones que realicemos para comprobar su eficacia. Si tras unos días no vemos los resultados esperados, decidiremos si es necesario cambiar de estrategia/s.

Las estrategias que se incorporen, en algunos casos, necesitan ser enseñados al niño. Para ello recurriremos a apoyos visuales y a técnicas conductuales para ayudarle a comprender cómo puede usar el material o la modificación que se le propone. En otros casos, ni siquiera es necesaria una instrucción, ya que al satisfacerse la necesidad sensorial de forma tan natural, los niños las incorporan a su repertorio de conductas prácticamente de forma automática.

dieta sensorial

¿Por qué usar una dieta sensorial?

Hay diversos objetivos por los que se puede decidir implementar una dieta sensorial Como ya hemos tratado en alguna ocasión, todos procesamos de forma diferente, unas personas necesitan más estimulación para producir una respuesta y a otras esa misma respuesta les puede resultar dañina. Hay personas a las que les molesta mucho el más mínimo olor, mientras que otras necesitan un olor muy intenso para darse cuenta del mismo. El problema surge cuando nuestra forma de procesar dificulta nuestras Actividades de la Vida Diaria. Así que estas dietas sensoriales pretenden ayudarnos a estar en la mejor disposición para afrontar distintas rutinas: la hora de la comida, ir al parque a jugar, lavarnos los dientes, ir al centro comercial, etc. También son una gran herramienta para ayudar a los niños a mejorar la atención, el aprendizaje y estar autorregulados.

Veamos un ejemplo. “Juan” es un niño que busca mucho movimiento. En el cole quieren que esté sentado mientras trabaja, pero al no dejarle moverse, su atención baja mucho. ¿Qué podemos hacer? Vamos a trabajar sobre esa situación. Tras evaluar, se decide poner un theraband en la silla del niño, para que pueda realizar movimientos con los pies que le ayuden a mantener la atención pero sin que se levante. Además le vamos a incorporar una economía de fichas en la cual vamos a reforzarle en intervalos de tiempo. Si cumple con lo pactado, tendrá un refuerzo.

dieta sensorial

Tharaband en la silla (foto tomada de Therapy Fun Zone) y economía de fichas. Todo suma.

Las actividades dentro de las dietas sensoriales pueden buscar movimiento con acciones pueden realizarse bien con el cuerpo completo, con las manos, con los pies o a nivel oral. Además, podemos dividir las experiencias que proporcionamos al niño en función del efecto que producen en nuestro sistema nervioso. Tenemos varios tipos de experiencias:

  • Experiencias inhibitorias: ayudan a bajar el nivel de alerta, activando el Sistema Nervioso Autónomo Parasimpático (que nos ayuda a realizar la vuelta a un estado de calma y ahorro de energía). Se pueden incluir actividades que incluyan presión profunda firme o input vestibular lineal, rítmico, lento y previsible.
  • Experiencias excitatorias: ayudan a elevar el nivel de alerta, activando el Sistema Nervioso Autónomo Simpático, que nos permite activarnos y reaccionar rápidamente al estar en situaciones de posible riesgo. Se pueden incluir actividades que incluyan sensaciones de tacto ligero o input vestibular a distintos ritmos, rotatorio, rápido e imprevisible.
  • Experiencias organizadoras: son movimientos activos y autoiniciados. Por ejemplo: ponerse en posición antigravitatoria o vencer resistencias: usar peso, empujar, saltar, arrastrar, chupar, soplar…

* Importante: los estímulos se procesan de forma diferente si nos lo proporcionamos nosotros mismos. ¿Podéis haceros cosquillas a vosotros mismos? Así no hay incertidumbre, todo es más previsible.

Os enlazo esta presentación de Bill Nasson traducida por Juanma cano, con mucha información.

En próximos artículos iré proponiendo algunos ejemplos de dietas para ayudaros a comprender el funcionamiento de estas estrategias. Espero vuestros comentarios, sugerencias y/o críticas (constructivas, por favor). Si queréis ir conociendo más sobre nuestros sistemas, mientras podéis ir accediendo a todos los posts sobre procesamiento sensorial.


Referencias Bibliográficas:

  • Alcántara, S. (2009). Aplicaciones de la dieta sensorial y la modificación ambiental. una combinación ganadora. traducción del artículo original Sensory diet applications and environmental modifications. A winning combination. Revista informativa de la asociación profesional española de terapeutas ocupacionales, 50, 38-51.
  • Barrios Fernández, S. (2017). Creación de un instrumento para la valoración de las Actividades de la Vida Diaria Básicas en personas con Trastornos del Neurodesarrollo (tesis doctoral). Universidad de Extremadura, Cáceres.
  • Dunn, W. (2016). Manual del Perfil Sensorial 2. Madrid: Pearson Educación.
  • Nasson, B. Traducido por Juanma Cano desde Autism Discussion Page. Enlace.
  • Reinoso, G. (2015). 
Curso nivel 4 de la certificación oficial de integración sensorial.  Madrid: Western Psychological Services y Universidad del Sur de California

La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

5 Respuestas

  1. noiralith armas

    interesante me gustaría tener test de apreciaron para niños agresivo o aquellos que forman berrinches por no tener equipos electronicos como computadoras y telefonos

    Responder
    • Sabina
      Sabina

      Hola Noiralith. Más que un test lo que necesitas es observar su conducta, redirigir su enfado hacia conductas más funcionales y anticipar los tiempos en los que va a tener acceso y cuando no a dichos dispositivos.

      Responder
  2. María

    Tengo una niña de siete años con tea me parece muy interesante la dieta sensorial.
    Mi hija va a terapia ocupacional un día a la semana, quien podría proporcionarme este tipo de dieta para mí peke ando perdidilla, soy de Zaragoza.

    Muchas gracias
    Maria

    Responder
    • Sabina
      Sabina

      Pues precisamente su terapeuta ocupacional, que habrá evaluado su perfil sensorial, junto contigo, sois las que debéis construir su dieta sensorial. Ella como experta en terapia ocupacional y tú como experta en tu hija.

      Responder
  3. Karina Martínez Vázquez

    ¿por cuánto tiempo se debe aplicar una misma dieta sensorial en un niño?

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: