Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

Una de las particularidades de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), son las dificultades en la comunicación y la interacción social, factores básicos para la adaptación al grupo mayoritario, pero que al ser algo desconocido por el grupo social genera conflictos importantes en muchas personas con autismo en su intento por comunicar e interactuar.

Todas las personas necesitan expresar sus sentimientos y necesidades para poder establecer la necesaria vinculación con la sociedad, esto forma parte de la naturaleza humana. Pero si tienes problemas para expresarte o comunicarte, y los receptores de tus mensajes no están “receptivos”, puede llevar a la persona a sentir una sensación de tristeza y soledad muy importante, por lo que el recurso de escribir y proponer por este medio la expresión de lo que sentimos, nos ayuda en nuestra realización personal.

Esto es así, este sentimiento de soledad se manifiesta en la incomprensión de las personas con las que nos relacionamos, porque el modo en que vivimos las distintas situaciones o circunstancias de la vida que nos afectan y el modo de expresarlas no es el que las personas neurotípicas esperan, y éstas tampoco pueden, o quieren, o saben, acercarse a nuestra forma de sentir para resolver esta situación, salvo que cuenten con la información, y/o voluntad suficiente para entender los TEA, y así poder superar esta situación de bloqueo

Esto da lugar a que, en ocasiones, nos parezca que en nuestro entorno se nos niega la palabra y con ella los sentimientos, hasta el punto, que personas consideradas próximas, neurotípicas, no alcanzan a comprender la necesidad de comunicar cuestiones que nos preocupan y que tal vez, desde la perspectiva del neurotípico carecen de la relevancia que se le concede por los TEA, lo que, en ocasiones, nos  produce una sensación de inseguridad y de temor que limita  nuestra vida cotidiana de relación.

Por ello, muchas personas con TEA podemos pensar que no somos escuchados, o que nuestros problemas son ignorados cuando queremos exponerlos públicamente o creer que no responden a nuestras llamadas de ayuda, u otros pensamientos negativos que dañan las posibilidades de relacionarnos socialmente. Y estos pensamientos negativos en personas TEA, que nacen de nuestra singular forma de entender la vida, pueden generar estados depresivos o de aislamiento, por lo que es importante trabajar para evitarlos y evitar entrar en procesos obsesivos.

Esto alcanza una dimensión aún mayor, cuando nos encontramos con enormes dificultades de acercarnos a otros jóvenes, ante los que nos sentimos atraídos, pretendiendo simplemente poder conversar o pasear, y se apartan ante nuestra falta de habilidad o simplemente ante la falta de comprensión de nuestras dificultades y diferencias.

Sobre esto es muy necesario establecer canales de formación para que las personas con TEA puedan mejorar el modo de acercarse a la sociedad en la vida cotidiana, llevando a cabo campañas de concienciación para que el entorno social pueda facilitar este proceso, evitando situaciones de aislamiento y soledad y a que se interprete las actitudes de las personas TEA de forma incorrecta y desde una perspectiva negativa.

Es necesaria la interacción social. Siempre echamos de menos oportunidades de hablar con las personas neurotípicas que son o han sido a lo largo de nuestra vida amigos o amigas, para poder mantener o retomar aquellos momentos de relación personal, que se han frustrado o se frustran por las dificultades de comprensión, y tal vez también, por las dificultades de saber manejar los encuentros de modo que no solo sean nuestros problemas los que monopolicen unas conversaciones sino que sepamos, y nos ayuden, a abrirnos a los problemas de los demás. No es fácil. Pero lo necesitamos.

No conseguir romper ese cerco, nos aproxima a la depresión y a ideas autolíticas que, expresadas públicamente, contribuyen a aislarnos aún más. Pedimos ayuda para romper esas barreras, ayuda que no pueden partir sino de la comprensión y la solidaridad. Que también debemos exigirnos a nosotros.

Tal vez, y simplemente, tener oportunidad de charlar y compartir sentimientos con naturalidad con las personas que nos rodean y con las que compartimos la vida en sociedad, nos ayudaría a salir del encierro en que a veces nos sentimos.

Y aquí es donde empezaba. No es fácil expresar estas ideas verbalmente. Necesito trasmitirlas. La escritura y la publicación de estos escritos creo que nos pueden ayudar a encontrar comprensión en los sentimientos de soledad y aislamiento que en muchos casos nos dominan y nos abocan a la depresión y a la esterilidad social, para salir adelante y empezar a amar la vida, dejando de vivir en el lamento y ver la vida gris para verla en colores.

De nuevo lo diré. La escritura nos puede servir para expresar el dolor que anida en el corazón difícil de quitar y para compartir esta reflexiones  con todo el mundo que se acerca a leer, pues quienes estamos en el espectro del autismo no somos personas que no quieren comunicarse sino que, barreras de incomprensión, diferencias y recelos se lo impiden.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Ignacio Pantoja
Licenciado en biología por la UAM y máster en Neurociencias por la USAL

Graduado en biología por la UAM y máster en Neurociencias por la USAL. En la actualidad es estudiante de Farmacia en la UCM (la Complutense de Madrid), además de tener Síndrome de Asperger.
Publica relatos regularmente en su blog Tierra de la Esperanza.
http://oskarkreutzer.blogspot.com.es/
Da charlas sobre concienciación y TEA en la Comunidad de Madrid.
Es usuario y colaborador de la Fundación Ángel Rivière
Gestiona el grupo de Facebook Por la igualdad entre aspies y neurotípicos”
https://www.facebook.com/groups/251427885288308/?fref=ts
y el grupo LUCHA TEA
https://www.facebook.com/groups/1613786602229777/

2 Respuestas

  1. PATRICDIA

    Soy Nt y a través de la escritura he establecido una maravillosa relación de amistad con un Asperger (y encima con dislexia!) de otra provincia. No nos ha costado ningún esfuerzo entendernos, cada día hemos ganado en confianza y él se siente mucho mejor, al poder compartir con alguien sus sentimientos y experiencias del día a día.

    Los dos tenemos claro que ésta relación que hemos creado, no hubiera sido posible a través de la comunicación verbal, pero esperamos que en un futuro podamos hacerlo sabiendo las complicaciones que surgirán y cómo resolverlas.

    Ha conseguido que le admire profundamente, tras una vida de dolorosas experiencias, es un ser amable, inteligente y que me sorprende muchísimo (por ejemplo, al principio tenía interés en hablar de los temas específicos que le gustan, pero ahora mantenemos conversaciones en las que hablamos de muchas cosas diferentes).

    Espero y deseo que ésta amistad se mantenga a lo largo del tiempo, porque para mí es un auténtico regalo y disfruto muchísimo de ésta relación.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: