Usualmente escuchamos hablar sobre lo importante que es la mirada profesional y como también repercute la modalidad de tratamiento que se les brinda a las personas con autismo. Con este articulo no busco dar a conocer las diversas intervenciones posibles, sino dar a conocer la importancia que tiene poner énfasis en las fortalezas de las personas con Trastorno del Espectro Autismo (TEA).

Podemos comenzar por decir que hay dos conceptos opuestos pero complementarios, por un lado hablamos de FORTALEZAS, en cuanto a la capacidad de poder conocer o ver lo positivo en nuestro alumno, y por el contrario, hablamos de DEBILIDAD, como aquello que tiene un impacto negativo o no productivo.

Dicho esto, les propongo mediante este artículo comprender cómo podemos hacer uso de estos dos conceptos en cualquier tratamiento.

Podemos empezar por conocer cuáles son las características y/o cualidades de nuestro alumno, una buena idea es mediante una entrevista inicial donde los padres nos podrán expresar que actividades, colores, objetos, entre otros les gustan a sus hijos, por ejemplo: “Juan puede pasar horas y horas en su cuarto viendo sus libros, pasando las páginas una y otra vez.

De esta manera podemos tener una primera impresión de que el niño muestra interés por algunos libros. También podrán aparecer otros aspectos a tener en cuenta como la descarga motriz (saltar, correr, etc) o bien algunos objetos particulares (autos, pelotas, aviones, etc). Con esta información obtenida podremos ir elaborando un perfil acerca de sus fortalezas. Comprenderemos que las fortalezas son esenciales para generar una empatía y un comenzar beneficioso para el vínculo nuestro con el alumno.

De la misma manera, podremos indagar con los padres sobre cuáles son las debilidades del niño, joven o adulto acerca de aquellas cosas que no le gustan o le desagradan.

Una vez interpretada toda esta información, podremos elaborar nuestro plan de tratamiento teniendo como base teórica la modalidad o técnica a utilizar, pero sin descuidar estos dos puntos claves de conocimiento (Fortalezas-Debilidades).

Tal como lo vengo expresando, considero que es fundamental conocer a nuestro alumno. Cabe destacar que varios especialistas en materia de autismo han mencionado esto como la principal fuente de información o aprendizaje más alla de la teoría. El Dr. Ángel Rivière es un claro ejemplo de ello, ya que enfatiza esta necesidad de conocer a las personas con TEA mediante su decálogo sobre “¿Qué nos pediría una personas con autismo?” en el cual nos transmite 20 postulados de gran valor;

“No me pidas constantemente por encima de lo que soy capaz de hacer. Pero pídeme lo que puedo hacer. Dame ayuda para ser más autónomo, para comprender mejor, pero no me des ayuda de más” (Ángel Rivière)

Actualmente en mis sesiones de Psicomotricidad suelo trabajar con circuitos psicomotores tomando aquellas cosas que son del agrado de mi alumno, incorporando diferentes elementos o desafíos al mismo. Lo importante es que parto de sus fortalezas, porque conozco lo que le gusta y aquello que no les agrada. Recuerdo que una vez que trabajando en el domicilio de un alumno utilice un globo, al sacarlo empezó a modificar su conducta de forma radical y al hablarlo con sus padres me mencionaron que no le gustaban los globos y que habían tenido un episodio poco agradable pocas semanas atrás en un cumpleaños.

Es aquí donde ampliamos estos dos conceptos a otros dos y formamos lo que se conoce como MATRIZ DAFO (Debilidades, Amenazas – Fortalezas, Oportunidades).

La matriz DAFO se puede definir como una herramienta que permite conformar un cuadro de la situación actual del objeto de estudio (persona, empresa u organización, etc) permitiendo de esta manera obtener un diagnóstico preciso que permite, en función de ello, tomar decisiones acordes con los objetivos y estrategias a convenir.

Ahora se nos presenta dos nuevas caras (Oportunidades y Amenazas) a las dos que veníamos trabajando (Fortalezas y Debilidades), es decir que cuando hablamos de fortalezas estamos creando escenarios para oportunidades que se nos presentan en diferentes circunstancias y esto sucede muy a menudo con nuestros alumnos, dado que están permeables al aprendizaje y todo lo que vamos proponiendo es recibido con animo y entusiasmo. Las oportunidades son puertas que se abren y se cierran, dependiendo de factores propios del espectro autismo (Humor, Motivación, Ansiedad, Dispersión, etc).

Por otro lado las debilidades generan amenazas y para poder pasarlo a un ejemplo, pensemos en un niño que ingresa por primera vez al agua y su terapeuta busca de cualquier forma sumergirlo, aun mostrando signos de fastidio ¿Cómo creen que ese niño volvería a esa pileta? la respuesta es obvia, pero créanme que cuando exponemos de forma negativa a los niños, jóvenes o adultos con TEA a situaciones no esperadas o poco agradables para el, aparecen las amenazas en forma de frustración y fastidio.

Para culminar quisiera dejarles una experiencia personal que me ocurrió cuando estaba en una escuela trabajando como integrador de un niño con Síndrome de Asperger.

“Este niño mostraba desafíos y conductas disruptivas frente a las autoridades, pero el gran problema era los pocos (nulos) amigos que tenía y esto se estaba transformando en un inconveniente para sus padres y el equipo tratante. Al iniciar mi actividad en la escuela intenté observar como se relacionaban los niños con él y entre ellos, en los recreos solían dejarlo aislado y él no hacia mucho por involucrarse en los juegos que surgían. Hablé con uno de sus profesores y le propuse que en los recreos hagamos fútbol durante 15 minutos (lo que duraba el recreo) y así podría mostrar su habilidad jugando este deporte.

Durante casi dos meses fui trabajando con él en el aula y los recreos obteniendo como resultado grandes avances relacionales para con sus compañeros a tal punto que empezaron a invitarlo a sus casas, convocándolo para cumpleaños y pijamadas”

Espero con este experiencia personal mostrarles como pudiendo observar sus FORTALEZAS uno puede crear OPORTUNIDADES, que al incrementar su vinculo hubo una reducción en las DEBILIDADES y las AMENAZAS que se presentaban a menudo.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?


Sobre El Autor

Mauro Dangelo Martinez

Es Licenciado en Psicomotricdad y Profesor Nacional de Educación Física. Tiene una diplomatura en "Autismo y Síndrome de Asperger" por la Universidad Católica Argentina y un Posgrado en "Motricidad y Deporte en TEA" por el Instituto Universitario del Hospital Italiano. Integra el equipo multidisciplinario del Servicio de Autismo de Lomas de Zamora (Argentina), se desempeña como terapeuta en consultorio privado y el medio acuático, realizando abordaje de Psicomotricidad en el Agua en "Aquahabilitar".

3 Respuestas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: