Anuncios

Investigadores relacionan un exceso de empatía en el autismo con la comunicación y la conducta

Investigadores relacionan un exceso de empatía en el autismo con la comunicación y la conducta
7.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (50 Votes)
7.8
Print Friendly, PDF & Email

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe), dependiente de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Comunitat Valenciana, concluye que el autismo no se caracteriza por la falta de empatía, sino por un exceso de sensibilidad hacia las emociones de los demás. El estudio ha sido publicado en la revista publicado recientemente en Research in Developmental Disabilities 1.

De la conducta a la emoción

Los resultados mostraron que los rostros con carga emocional captaban la atención de todos los niños, independientemente de si presentaban autismo o no. Sin embargo, cuando  los niños con autismo eran capaces de ejercer control sobre su atención, preferían evitar los rostros enfadados porque les generaban gran malestar. Esta tendencia a evitar los rostros enfadados se asoció con los problemas de comunicación social que presentan estos niños.

Las emociones captan la atención de los niños con autismo de manera similar a los niños sin el trastorno. Sin embargo, tan pronto como identifican una emoción estresante, los niños con autismo tienden a evitarla para calmar el malestar que sienten.  Estas peculiaridades a la hora de atender y procesar las emociones podrían ser un mecanismo subyacente a los problemas de comunicación social que presentan estos niños y contradicen la tesis habitual que considera que la conducta y los problemas cognitivos son el obstáculo que dificulta la comunicación de los niños con autismo.

Los trastornos del espectro del autismo son considerados alteraciones del neurodesarrollo que pueden provocar problemas de interacción social, comunicacionales y conductuales significativos. Hasta ahora, se ha tratado de modificar las conductas sociales atípicas de los niños con autismo, cuyo origen se pensaba que estaba en una falta de empatía. El estudio publicado por investigadores del IIS La Fe en la prestigiosa revista científica Research in Developmental Disabilities, demuestra lo contrario: que los niños con autismo tienen una excesiva empatía cuando atienden las emociones de los demás y es, precisamente, esta vivencia abrumadora lo que les lleva al retraimiento y les impide comunicarse.

La doctora en Psicología Clínica, Ana García-Blanco

La autora del artículo Communication deficits and avoidance of angry faces in children with autism spectrum disorder, la doctora en Psicología Clínica, Ana García-Blanco, junto al equipo del Grupo de Investigación de Perinatología del IIS La Fe y el Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, evaluó a un grupo de 30 niños y niñas (entre 6 y 18 años) con TEA y a otro grupo de 30 sin el trastorno.  Mediante una tarea informatizada, se presentaron expresiones faciales de tristeza, alegría, enfado y neutras y se evaluó el modo en el que los niños atendían a estos rostros. Las tareas informatizadas permiten cuantificar las preferencias atencionales de forma indirecta, un aspecto relevante para los niños con trastorno del espectro autista ya que no es necesario que verbalicen ninguna información personal, opinión o valoración, tan solo han de responder a determinados estímulos cuidadosamente seleccionados para activar las preferencias atencionales específicas en su problema. De esta manera se evalúa la precisión y la velocidad en la respuesta, así como la conducta ocular y otras medidas fisiológicas obtenidas durante la realización de la tarea.

Queda patente, por tanto, la importancia de trabajar los aspectos emocionales y sus repercusiones en la vida del niño.

Cambio de paradigma

Los aspectos relacionados con el aislamiento o retraimiento en el autismo, han estado sobre la mesa durante mucho tiempo, esta forma de ver el autismo ha generado no pocos debates, pero dejar clara la diferencia entre un déficit y un exceso son, sin lugar a dudas, un cambio importantísimo en la forma de ver y entender el autismo, así como a la hora de diseñar las intervenciones.

Ya en el año 2011, publicamos en Autismo Diario un artículo sobre la hiperconexión, Desordenes sensoriales: Autismo no significa aislamiento, sino todo lo contrario, y su relación con los aspectos sensoriales. En el 2013, publicamos otro sobre la hiperconectividad cerebral, Cerebros con Autismo: ¿Sub o Hiper Conectados?, en 2014, hablamos sobre La Teoría del paisaje resaltado en el Trastorno del Espectro del Autismo, y en enero de 2017, hablamos de que Las personas con autismo SÍ tienen teoría de la mente, y si a eso le sumamos los estudios sobre ansiedad y autismo 22, vemos como el cambio de visión se viene haciendo palpable día a día.

Este exceso de empatía, conexión, sensorialidad, …, consigue abrumar a la persona, generando por tanto conductas visibles de evitación, que conducen a la persona a evitar los sobrestimulos que les abruman. Y aunque nos falta mucho aún por descubrir, vemos como el cambio en la comprensión del autismo está dando un giro de 180º, esperemos por tanto que los modelos de intervención también se adecuen.

Bibliografía:

1.
García-Blanco A, López-Soler C, Vento M, García-Blanco MC, Gago B, Perea M. Communication deficits and avoidance of angry faces in children with autism spectrum disorder. Research in Developmental Disabilities. 2017;62:218-226. doi: 10.1016/j.ridd.2017.02.002
2.
Paula-Perez I. [Co-occurrence of anxiety and autism. The social error and allostatic load hypotheses]. Rev Neurol. 2013;56 Suppl 1:S45-59. [PubMed]

La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

7 Respuestas

  1. cris

    Me alegra leer estos artículos relacionados con la hipersensibilidad de las personas con autismo. Me alegra leer que que se hacen estudios, que se difunden los estudios y que se trabajo sobre todo lo relacionado con el trastorno. Porque damos pasos, esenciales, fundamentales en la búsqueda de la convivencia de la tolerancia y del entendimiento. Comparto totalmente esta opición, desde un punto de vista personal y desde la experiencia práctica. Me alegra ver que no ando mal en este camino que es el que yo he escogido. Gracias

    Responder
  2. Jack solano

    ESTOY FELIZ DE TODOS LOS ESTUDIOS QUE SE HAGAN A CERCA DEL SPECTRUM DEL AUTISMO Y QUE SE HAGA TODO LO NECESARIO PARA QUE EL MUNDO ENTERO LO ENTIENDA Y LO APOYEN Y QUE SI DIOS QUIERE TENGA UNA CURA GRACIAS DIOS MÍO.

    Responder
  3. angelaco

    Esto es como lo de la genialidad en los Asperger. Ahora resulta que no son empáticos sino excesivamente empáticos (?) explican la dificultad de interpretación de emociones como algo que raya con lo sobrenatural. Las personas con autismo no terminan de comprender una interacción emocional NT cuando ya viene la otra por descifrar… simplemente les abruma tanto a lo que deben dar significado, significado que no aplica para lo mismo en otros contextos. Un “cambio de paradigma” puede llevar a una intervención errónea. Autismo es autismo sin falsos poderes.

    Responder
  4. Olmo Van Fury

    Una persona de 18 años, ya no es un niño!

    La muestra en dicho estudio, deja muchos vacíos que no se pueden interpretar con tal ligereza!

    Falta objetividad!

    Responder
  5. Daniel

    En genera se considera que en los Desórdenes del Espectro Autista existe una falta de empatía. Esto hace que muchas veces la sociedad vea con poca simpatía a los autistas. Es por esto que el trabajo que aquí se comenta tiene una enorme importancia. Si se logra demostrar que personas con autismo tienen un exceso de sensibilidad para con los demás y que el contacto social les abruma, siendo esa la causa (junto con la ansiedad etc…) de su dificultad par comunicarse y de su aislamiento, se podrá conseguir que la sociedad “empatice” mucho más con ellos y ellos se sientan mucho menos rechazados. Esto es algo que muchas personas pertenecientes al espectro autista (especialmente aquellas sin deficiencias intelectuales como los que han sido objeto de este estudio) han venido tratando de explicar y de hacer comprender a la sociedad, con poco éxito hasta la fecha.
    Animo a que perseveren en este tipo de estudios y puedan confirmar este exceso de empatía.

    Responder
    • turi

      Hay que distinguir entre empatía cognitiva y empatía emocional… La empatía cognitiva es la que se relaciona con la capacidad de entender, inferir e interpretar los estados internos de otras personas. La empatía emocional se relaciona con la capacidad de sentir las emociones y estados de otra persona como si de un espejo se tratara… el hecho de que las expresiones emocionales del otro generen cambios en nuestras propias emociones.

      La empatía que tradicionalmente se ha entendido como deficitaria en autismo es la cognitiva fundamentalmente. En autismo hay dificultad para entender los estados internos de los otros, o de tener una conciencia de estos. Sin embargo suele estar preservada la empatía emocional o afectiva, que es la capacidad de reaccionar ante dichos estados. Según el estudio del que se habla en el presente artículo, habría en todo caso un exceso de empatía emocional. No afecta en nada a que las personas con autismo presenten déficits en la empatía cognitiva.

      Y tampoco es malo. Una menor empatía cognitiva no haría ni hace a las personas con autismo peores personas. Las diferencias no nos hacen inferiores. Si la sociedad rechaza a las personas con autismo por “poco empáticas” el problema no estaría ni en las personas con autismo ni en las teorías que explican los procesos mentales en autismo. El problema estaría en la sociedad.

      Responder
  6. JuanJo

    Me atacaran por defender el enfoque empatico, pero ojala le den cientificidad a las emociones que avance.

    Se ha enfocado mas la parte racional, la parte emocional historicamente ha sido objeto de mitos que ha descuidado mucho que no te dominen las emociones, siendo al margen de la comunidad cientifica muy descuidada tambien.

    Y por el otro lado a sido presa de las pseudociencias que al venderte placebo o dando excusas de culpabilizacion por pensamiento magico, y eso tambien perjudica ya que el autismo y esa diversidad funcional los excusan para ofrecerles remedios milagrosos.

    Conclusion tienes razon en ese sentido y aunque las emociones estan cargadas de subjetividades no deja de ser importante que lleguen a la riguridad cientifica para que cientifique a la educacion emocional es clave primordial para la cultura de paz que se pretende y se ha pretendido transformar la sociedad

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: