Anuncios
¿Problemas procesando el sonido? Esto suena a autismo
7.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (16 Votes)
7.8
Print Friendly, PDF & Email

me molesta el ruido El artículo original en inglés está disponible Aquí

La dificultad de procesamiento de sonidos distingue a niños con autismo de aquellos con sólo un trastorno del procesamiento sensorial (TPS), un diagnóstico extenso para anomalías sensoriales. Los resultados, publicados 6 de julio en la revista de la Sociedad Internacional de Neuropsicología, sugiere que en niños con problemas sensoriales, la naturaleza exacta del problema sensorial determina el diagnóstico(1).

Las diferencias aparentemente simples, pruebas ampliamente utilizadas que implican toques de luz en la mano y escuchar diferentes tipos de sonidos a través de auriculares, lo que subraya el valor de las pruebas neurológicas pasadas ​​de moda para la comprensión de los trastornos del neurodesarrollo.

Las diferencias sensoriales son algunos de los criterios de diagnóstico para el autismo en la edición actual del “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales” (DSM-5). Al menos el 70 por ciento de las personas con autismo se cree que tienen alguna disfunción sensorial: Algunos individuos con este trastorno son hipersensibles a los sonidos; otros retroceden ante abrazos.

Pero las dificultades sensoriales siguen siendo un aspecto poco conocido del autismo, y no está claro cómo se relacionan con los síntomas principales del trastorno, tales como dificultades sociales y de comunicación.

Para explorar esta relación, los investigadores compararon las habilidades sensoriales de los niños que tienen autismo con las de los niños que tienen TPS. Este último es una etiqueta clínica no oficial que a menudo se aplica a niños que tienen problemas sensoriales similares a las observadas en el autismo. Pero estos niños no tienen el déficit social y de comunicación característicos del autismo.

“Quería mirar a los niños que tenían hiper e hipo-sensibilidad al sonido y al tacto, independientemente de si tenían una etiqueta de autismo”, dice la líder del estudio Elysa Marco, profesora asociado de neurología, pediatría y psiquiatría en la Universidad de California, San Francisco.

Para clarificar acerca de los problemas sensoriales en el autismo, sería de ayuda que la investigación se concentrase en la naturaleza fundamental del trastorno.

“Una gran pregunta en la investigación del autismo es si es sólo una colección de rasgos que tienden a venir al azar juntos, o es el autismo realmente eso”, dice Tal Kenet, instructora de neurología de la Facultad de Medicina de Harvard, quien no participó en el trabajo . “Una forma de abordar la cuestión es exactamente la forma en que lo están haciendo.”.

Sistema de sonido:

El equipo de Marco probó el procesamiento auditivo y táctil en 19 niños con desarrollo normal, 20 con autismo y 15 con TPS, todos con edades entre los 8 y 12 años. Muchos estudios de dificultades sensoriales se basan en cuestionarios a los padres, pero estos investigadores también utilizaron pruebas neurológicas estándar.



Los chicos se pusieron los auriculares y se repitieron números diferentes que oían de forma simultánea a diferentes oídos para poner a prueba su capacidad de procesar múltiples flujos de información auditiva. Informaron el orden de los tonos de diferentes sonidos para evaluar su memoria a los sonidos, y repetían sílabas pronunciadas por encima del ruido de fondo para mostrar lo bien que podían distinguir los sonidos.

Como grupo, los niños con autismo realizan significativamente peor estas tareas que cualquiera de los controles o los niños con TPS.

Algunos niños con TPS tienen déficits en el procesamiento auditivo, pero sus problemas no pueden ser lo suficientemente graves como para destacar en un estudio de este tamaño, dice Marco. De hecho, los investigadores encontraron, entre los niños con autismo y aquellos con TPS, que los individuos que lo hacen peor en las pruebas de procesamiento auditivo tienden a luchar más con el lenguaje y la comunicación en la vida cotidiana.

“Esto es algo que deberíamos esperar intuitivamente, pero es agradable ver datos de apoyo”, dice Carissa Cascio, profesora asistente de psiquiatría en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee, que no participó en el trabajo.

Los nuevos resultados sugieren que los grandes fallos de audición crean problemas de comunicación lo suficientemente graves como para calificar los niños para un diagnóstico de autismo.

Los investigadores tienen que confirmar los resultados en otros grupos de niños para ayudar a aclarar estos patrones, dice Kenet. Por ejemplo, el estudio de los niños altamente verbales con autismo, así como los niños con una forma de TPS llamado trastorno de procesamiento auditivo central puede ayudar a investigadores a identificar la naturaleza específica de los problemas auditivos en el autismo.

Los investigadores también evaluaron la capacidad de los niños para discriminar toque suave. En una prueba, los niños cerraron los ojos e informaron si con una suave presión con una púa a varias distancias lo sentían como uno o dos puntos cuando se tocó a lo largo de un dedo. En otro, señalaron la orientación de una malla de plástico presionado contra un dedo. No surgieron diferencias entre los grupos.

“Parece que si hay una historia para el tacto y el autismo, que podría ser más relevante para nosotros para empezar a buscar más en el contacto afectivo o emocional en lugar de tacto discriminativo”, dice Cascio. Los niños con autismo pueden responder de manera diferente al toque emocional, como una caricia, que tienen los niños con desarrollo normal o aquellos con TPS.

Los niños con autismo y aquellos con TPS tenían problemas en una tarea más sofisticada en la que tenían que dibujar formas que los investigadores trazaban con las manos sobre la espalda. Este hallazgo sugiere que los problemas con el tacto en los niños, ya sea con autismo o TPS se derivan principalmente de los procesos más complejos requeridos para interpretar la forma trazada, recordarlo y transferirlo a un medio diferente.

Los niños con TPS también fueron menos sensibles que los demás al entrar en contacto con un filamento delgado, lo que sugiere la presencia de más amplios déficits táctiles en este grupo.

Los resultados sugieren que las anomalías auditivas conducen a deficiencias de comunicación y un diagnóstico de autismo, mientras que mayores dificultades táctiles pueden caracterizar los niños con TPS. “La naturaleza de las diferencias sensoriales contribuirá al diagnóstico que acaban teniendo”, dice Marco.

Los resultados están en línea con anteriores estudios de imagen del cerebro en la que Marco y sus colegas encontraron que los niños con autismo y niños con TPS, ambos presentan diferencias estructurales en las partes del cerebro correspondiente al tacto, en comparación con los controles, pero sólo las personas con autismo tienen diferencias en un área asociada con el procesamiento de sonido y lenguaje(2). Datos no publicados de un estudio de neuroimagen funcional muestran patrones similares, dice Marco.

Referencias:

1: Demopoulos C. et al. J. Int. Neuropsychol. Soc. Epub ahead of print (2015) PubMed

2: Chang Y.S. et al. PLoS ONE 9, e103038 (2014) PubMed


Las noticias y artículos de opinión que aparecen en SFARI.org son editorialmente independiente de la Fundación Simons.
©Fundación Simons y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción   Autismo Diario
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

4 Respuestas

  1. jvquilesf

    Buenos días,
    Es referente a este artículo.
    TDAH, hay profesionales que lo explican como un trastorno sensorial asociado al sistema propioceptivo.
    Y las personas con TEA pueden presentar tanto hipersensibilidad como hipo-sensibilidad, en todos sus 7 sentidos.

  2. Milagros

    Estimados colegas : soy psicólogo clínico infantil, Doctora en Psicología, con experiencia de trabajo conductual y de integración social en niños con diagnòstico de autismo y deseo saber si Uds pudiesen informarme , con quienes debo comunicarme para solicitar empleo en el área .
    Atentamente,
    Dra. Milagros Díaz

A %d blogueros les gusta esto: