La indefensión aprendida del alumno con Autismo y Asperger

La incidencia de depresión, ansiedad, estrés,…, alcanzan hasta el 42% (1) de los adolescentes con autismo, un porcentaje francamente preocupante. Hay mil y un factores que afectan a esta situación, el modelo académico, la presión social, la incomprensión de situaciones,…, y un largo sinnúmero de situaciones que, en suma, marcan de una forma u otra los aspectos concomitantes con los Trastornos del Espectro del Autismo. Y son estos factores los promotores de la problemática emocional sobrevenida en los chicos y chicas con Autismo y Asperger. Hoy vamos a hablar de la “Indefensión Aprendida” y de cómo afecta directamente a los alumnos con TEA y también de forma muy intensa a sus familias. Pero antes de seguir leyendo vean el siguiente vídeo, está subtitulado al español y considero que es una prueba muy gráfica y obvia de lo que voy a exponer a continuación.

En el sencillo y breve experimento hemos visto como unos jóvenes se han sentido unos “estúpidos, apurados, confundidos, frustrados”, en apenas unos minutos, pero no solo eso, en la última palabra que era fácil (CINERAMA) y la misma para ambos grupos, los jóvenes que recibieron la hoja con las dos primeras palabras complejas no han sido capaces de resolverla. Se les ha inducido un estado de indefensión que les ha hecho tener un sentimiento de falta de confianza. Cuando un buen amigo con Asperger me mandó este vídeo me dijo, -ves, esto ha sido toda mi vida-, una sentencia brutal. Pero a estas alturas quizá no sepan que es esto de la indefensión aprendida, en la bibliografía encontrarán más información si desean ampliar sus conocimientos sobre este interesante tema. Haré un muy breve resumen introductorio, seguro que muchos de ustedes se van a sentir muy, pero que muy identificados con este tipo de situaciones.

En 1965 Martin E. P. Seligman y sus colegas descubrieron algo imprevisto en su estudio sobre el miedo y el aprendizaje. Estaban ensayando con perros utilizando un modelo de condicionamiento clásico (Pavlov), pero aquí variaron el experimento, al hacer sonar un determinado sonido, el perro en vez de recompensado con una golosina, recibía una leve descarga eléctrica. El perro estaba encerrado, de forma que como es obvio no podía hacer nada por evitar la descarga. Posteriormente llevaron al perro a una caja con una salida, de forma que pudiese escapar de un salto, pretendían estudiar el comportamiento de huida y miedo ante el sonido asociado a la descarga. Para el asombro de los investigadores los perros se quedaban en la caja abierta recibiendo las descargas y oyendo el sonido sin moverse, si ponían a un perro que nunca había pasado ese “aprendizaje previo”, como es obvio salía de un brinco de la caja abierta. Posteriormente los perros mostraron deterioros en sus capacidades de aprendizaje ligadas al escape. Sin proponérselo indujeron un tipo de conducta a los animales; te someto a un castigo, pero como no puedes escapar, sencillamente aprende a aguantarlo. Aprende a ser indefenso. En base a esto se empezaron a realizar muchos estudios ligados con este aspecto y problemas tales como la depresión, ya que además ponía en duda las teorías conductistas de Skinner. En la idea de que tu condicionamiento mental influye en tus reacciones, incluso en la forma de afrontarlas, desde la “aceptación” del castigo sin motivo sostenido, o a pensar que en realidad me merezco el castigo. Aunque claro, siempre hay gente muy optimista que es inmune al desaliento, y gente muy pesimista que ver lo peor incluso en el paraíso. Por tanto la persona super-pesimista podrá ser más afecta a desarrollar una depresión que una super-optimista. Sin embargo, inducir un estado depresivo relacionado con el entorno es algo más común de lo que pensamos. El acoso escolar o laboral son un claro ejemplo, que afecta tanto a niños y niñas en el colegio como a adultos en sus puestos de trabajo.

En el caso de los TEA yo casi hablaría más de Desamparo Inducido que de Indefensión Aprendida, ya que hay factores que realmente se desembocan debido al desamparo del marco ecológico que induce a esta sensación, y no a un modelo de “Indefensión Aprendida”. En la intervención moderna en autismo se habla mucho sobre los modelos de Apoyo Conductual Positivo (ACP), esto vendría a ser como el antídoto que intenta paliar precisamente este efecto negativo en la persona y que conduce en innumerables casos a conductas problemáticas. El refuerzo negativo sostenido al que la persona con TEA se ve sometida en la práctica diaria extingue las conductas que promueven la necesidad de aprender e interactuar y se cambian por conductas de depresión e incapacidad de superar retos, por insignificantes que estos sean.

Es como sentirse un inútil para hacer cosas que al resto parecen resultares extremadamente fáciles, esta sensación mina de forma sostenida la autoestima de la persona, la hace considerarse inferior, realmente incapaz de hacer cosas sencillas (aunque sea capaz de resolver ecuaciones diferenciales mentalmente), a su vez, alteraciones en las Funciones Ejecutivas, muy comunes en las personas con TEA, impactan negativamente, y da igual si son de altísimo o de bajísimo funcionamiento, estas alteraciones dificultan profundamente la capacidad de la persona para resolver situaciones cotidianas. Para ilustrarlo pondré un ejemplo que tiene mucho que ver con las famosas rutinas y la función ejecutiva, no olvidemos que durante décadas se ha pretendido inculcar la idea que la persona con autismo debe vivir bajo estrictas rutinas y ambientes controlados, lo que nadie nos decía era el por qué de semejante propuesta tan aberrante a mi modo de ver. Bien imaginemos que “Juan” va cada día a comprar el pan caminando, desde su casa a la panadería apenas hay tres manzanas (cuadras). Cada día Juan va a la panadería y compra dos barras de pan por un euro. Pero un día debido a unas obras el camino por el que Juan va a la panadería está cortado, en vez de sencillamente dar un rodeo, Juan se queda absolutamente bloqueado, no sabe resolver la situación. Otro ejemplo podemos ponerlo con el precio del pan, Juan siempre paga un euro por las dos barras de pan, pero ha habido una subida de precio y ahora el pan vale 1.20€, Juan no va a saber resolver la situación y querrá pagar el precio de siempre. Bien, situaciones como estas son muy habituales, pero un niño de 5 años es capaz de resolver infinidad de situaciones que requieren de cierta improvisación, espontaneidad, adaptabilidad, propuesta de soluciones,…, o como ustedes prefieran denominarlo, por eso es tan importante trabajar en la capacidad de la persona para romper rutinas y resolver situaciones imprevistas. Un joven de 15 años con Autismo de Alto Funcionamiento puede tener muchos problemas a la hora de resolver este tipo de situaciones cotidianas, y por tanto presentar muchas frustraciones. No hace tanto tiempo se propugnaba que se le evitasen a la persona estas situaciones, de esta forma no se alteraban, lo que no hacían era proveer de herramientas a la persona para que ella pudiesen afrontar situaciones imprevistas y resolverlas. Se imponía aquella máxima adocenada y rancia de que “como no pueden aprender nada, pues no les enseñamos nada”.

Pero vayamos al aula, en ese ambiente la situación que hemos visto en el vídeo es una situación provocada, no se da de forma normal, pero en el muchacho o muchacha con Autismo o Asperger parece ser una rutina. En este caso, debido a problemas en la comprensión del lenguaje, ya sea por literalidad, por problemas de resolución semántica o pragmática, o incluso por problemas de déficit de atención, comprender las peticiones puede ser extremadamente complejo. De forma que mientras el resto de los compañeros actúan de forma natural y al unísono ante una orden o petición determinada el chico o chica con TEA se queda totalmente bloqueado sin saber realmente qué tiene que hacer, pero se ve como el único que no es capaz de entender nada. El estado emocional que va a ir desarrollando a diario es obvio.

Martin Seligman psicólogo y escritor norteamericano.

Según Seligman la persona pierde la motivación, reducirá el intento por resolver adecuadamente la situación que se le presentan e incluso reducirá el número de respuestas correctas, aunque anteriormente supiese resolverlas. Y evidentemente esta perdida de motivación va a afectar también a las capacidades cognitivas de la persona dificultando el aprendizaje. Esto desemboca a su vez en aspectos emocionales e incluso físicos, apareciendo sentimientos de desamparo, miedo ansiedad, depresión,…, y a su vez pueden darse efectos físicos en la persona en casos severos.

Este cuadro genera un estado emocional negativo en la persona que puede afectar seriamente a su estabilidad. La adolescencia es compleja para todos y los chicos y chicas con TEA no son una excepción. Pero también coincidiendo con el paso a secundaria las exigencias académicas son mucho mayores, los profesores no suelen ser tan comprensivos como en primaria, además ya no tenemos un solo profesor o profesora, tenemos uno distinto por cada materia. Este momento va a generar también un cambio de hábitos importantes, si la persona con TEA no es capaz de procesar adecuadamente todos estos cambios, sumados a los cambios biológicos propios, existe la posibilidad de que caiga en un modelo como el que hemos explicado aquí, el cual no es nada deseable, es por tanto fundamental que el equipo docente tenga toda la información necesaria para dar el apoyo necesario al alumno con TEA, cosas tan obvias como entrar en el aula y decir “Siéntense”, hace que todos se sienten, pero quizá el alumno con TEA no entienda correctamente la orden, un ligero cambio en el profesor diciendo “Carlos, siéntese, los demás, hagan lo mismo”, pueden marcar una gran diferencia. Es importante también verificar que el alumno está entendiendo todo correctamente de forma que pueda dar la respuesta adecuada, incluso pequeños cambios en los enunciados de las preguntas de los exámenes ayudaran al alumno a mejorar su confianza a la hora de afrontar un examen, ya que podrá entender correctamente los enunciados y responder a las preguntas.

Pero hay otro aspecto importante, y es que esta Indefensión Aprendida o Desamparo Inducido (personalmente me gusta más la segunda definición) no solo afecta al alumno, puede también incidir en la familia, que llega un momento en que a pesar de que saben que los medios de que disponen sus hijos en el colegio son insuficientes, se rinden, como en una especie de estado de conformismo. No consigo nada más y esto es lo que hay, además no voy a conseguir nada, es imposible, no sirvo, no puedo, …., o cualquier otro aspecto negativista. Ojo, porque la familia también puede incurrir en estados de ansiedad, estrés, tensión emocional, depresión,…, esto hay que evitarlo a toda costa. El núcleo familiar es fundamental, si se resquebraja tendremos doble problema.

Bibliografía y referencias:

  1. Seligman, M. E. P. (1975). Helplessness: On Depression, Development, and Death. San Francisco: W. H. Freeman. ISBN 0-7167-2328-X.
  2. Seligman, M.E.P.; Maier, S.F. (1967). “Failure to escape traumatic shock“. Journal of Experimental Psychology 74: 1–9. doi:10.1037/h0024514. PMID 6032570
  3. Overmier, J.B.; Seligman, M.E.P. (1967). “Effects of inescapable shock upon subsequent escape and avoidance responding“. Journal of Comparative and Physiological Psychology 63: 28–33. doi:10.1037/h0024166. PMID 6029715.
  4. Hiroto, D.S.; Seligman, M.E.P. (1975). “Generality of learned helplessness in man“. Journal of Personality and Social Psychology 31: 311–27.
  5. Natalia Trujillo; David A. Pineda “La función ejecutiva en la investigación de los trastornos del comportamiento del niño y del adoslescente“. Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias, Abril 2008, Vol.8, N .1, pp. 77-94

La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?



URL Corta: http://wp.me/p1lUm3-3wE

Sobre El Autor

Director y Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU) y AIDICO. Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Asesor en sistemas de nanotecnología para uso biomédico. Padre de un niño con autismo. @danielcomin en Twitter

16 Respuestas

  1. angela

    El mito de las rutinas ha hecho mucho daño a nuestros hijos. En pro de evitar el “caos” fomentamos para ellos un mundo predecible que en la realidad no existe. Se confunde la estructura con la rutina inamovible y hacemos seres infelices que ante el menor cambio se derrumban y lo atribuimos fácilmente a su condición. Creo que desde temprana edad es nuestro deber enseñarles el mundo real, adaptando herramientas y sobre todo destacando sus habilidades y por qué no, reconociendo sus dificultades y la forma de enfrentarlas, no de evitarlas.
    El párrafo final del artículo es muy cierto y desafortunadamente común. El desgaste nos lleva a veces al conformismo.

    Responder
  2. José Félix

    Puede que a lo mejor me haga pesado como he comentado en otras ocasiones pero es el dia a dia.
    Si estructuramos todo demasiado y l@s chic@s se tienen que regir por lo que con antelación le presentamos, y esa representación visual tiene que ser llevado de principio a fin “sin querer y erróneamente” entramos en una espiral sin salida.
    Lo único que hacemos es hacerlos más inflexible todavía.
    Cuantos más cambios se le añada a su agenda y cuanto más se trabaje antes se adaptara a los cambios y llegara un momento que si llegue a ser flexible.
    Tampoco tenemos que confundir su estado de animo o su deseo, del cual por mucho que le anticipes, adelantes y visualice “si en ese momento le apetece hacer algo a ese niñ@ será motivo de rabieta” o en su caso si es algo que odia.
    Ejemplo :
    Independientemente que una persona tenga TEA o no, si la comida que más odia es el pescado, y cogemos a esa persona y le hacemos comer pescado, por mucho que le anticipes, por mucho que visualice, por mucho que nos adelantemos a los acontecimientos “formara la de cristo”.
    También cuanto más se trabaje y más pruebe el pescado llegara el momento que si le gusta de verdad lo asimilara y lo comerá de por él mismo.

    La cuestión es que lo prueben y de una forma constante y paciente insistir todos los días y llegara el momento que nos daremos cuenta si el pescado le gusta o no.

    También sienten, padecen y tienen sus prioridades y sus momentos de elegir, pero siempre el error será nuestro que no supimos interpretar lo que nos decían o lo que en ese momento querían.
    Trabajo , constancia , paciencia , y mucho AMOR ( CON MAYÚSCULA ), lo demás es tiempo .
    Siempre mi humilde opinión.

    Responder
  3. Yacela Rojas

    Todo lo que había leído hasta ahora estaba relacionado con tenerle un ambiente estrucuturado con situaciones que no salieran de lo cotidiano y ahora aparece este artículo que dice que por un lado logramos evitar rabietas (para que no provoque caos en el entorno) pero por otro lado hacemos más difícil su inclusión en el mundo real.Me gustaría leer más artículos para encontrar el punto medio .La idea es que nuestros hijos puedan sobrevivir cuando ya no estemos sus padres y no tener que dejarlos en un mini mundo creado por nosotros para que nada los afecte.Intentaré en la práctica ir sometiéndolo a cambios en rutinas para ver como me va.En un par de años mi hijo estará en secundaria y no tengo ningún establecimiento en mi ciudad que le proporcione esa establecida rutina para que pueda sobrevivir.Pareciera ser que al final de cuentas tienen que aprebder a sobrevivir a los cambios para tener más posibilidades de sobrevivir.

    Responder
  4. José Félix

    Se tendría que mirar muchos factores, trabajarlo conjuntamente con todos y escoger días idóneos, de una forma progresiva. Todos a una pero sin prisas!
    Más o menos buscar los días mejores para poder empezar a hacer esos cambios en la rutina de forma progresiva y que lo perciba lo menos posible. Si acepta ese cambio, refuerzo positivo, e intentar que relacione que cambio en su rutina es igual o puede llegar a ser algo agradable. Siempre sopesando y jugando con una balanza y equilibrando no se nos convierta en algo negativo.
    Si vemos que el niño se levanta ya predispuesto a dar su carta de presentación, pues como que no será el dia oportuno para intertar empezar a hacer los cambios en su rutina. Nadie mejor que unos padres saber cuando es el momento oportuno. Siempre con un poco de mano izquierda.
    No como llamarlo y se si te puedo ayudar con esto, pero es simplemente una ayuda /comentario que te ofrece unos padres que esta en la misma situación que tú y que te pueden acreditar que si se puede introducir cambios en su rutina y que los acepte sin más.
    Trabajo , constancia , paciencia , y mucho AMOR ( CON MAYÚSCULA ), lo demás es tiempo .

    Responder
  5. Alba

    He leído este artículo por interés en el tema con animales (soy educadora canina y técnica en terapias asistidas con canes) y también porque en ocasiones hago terapias con personas con autismo/asperger. Lógicamente, yo no dirijo las terapias, sino el terapeuta o psicólogo, mi trabajo es que el perro esté bien y siga la pauta marcada entre el terapeuta y yo. Aún así, es un tema que siempre me ha interesado mucho, ya que en la educación canina es realmente desesperante la cantidad de Desamparo Inducido (Indefensión lo usamos para otra conducta) que crean los propios dueños usando castigos constantemente.
    Me parece un gran artículo porque, además de explicar los experimentos que demuestran el bloqueo de un perro para aprender o decidir por sí mismo, también explica muy bien las situaciones o sentimientos que se puedan dar en una persona y realmente es agradable poder aprender algo más para ayudar un poco más o tal vez, comprender un poco más, y que las terapias funcionen lo mejor posible y se enriquezcan.
    Gracias por el artículo, ha sido muy instructivo.

    Responder
  6. yoyis

    Hola soy educadora de educacion especial y me gustaria conocer más sobre la atención ,el trato adecuado y saber como reaccionar ante la inseguridad y pánico del niño con sindrome de asperger, así como conocer más estrategias a implementar dentro del aula y en el entorno escolar. gracias por tu atencion.

    Responder
  7. jeovana rios

    Gracias Gracias Gracias vivo en una ciudad chica en Uruguay y como he comentado en ocaciones mi hijo es un autista moderado lo cual hace mi situacion y la suya aun mas dificil la gente no entiende de que les hablo ,no comprenden que puede irrumpir en llanto y que necesita una explicacion y mucho tiempo no un Reto ,,,,me gustaria que mi Pais fuera mas entendido en el tema,,,gracias aprendo siempre mucho con ustedes

    Responder
  8. lui

    muy bueno el vídeo deja una enseñanza a los joven de hoy con la diversidad, y esta en ingles es más fácil apoyar el aprendizaje para ellos y ellas ayuda a la lectura y compresión. del tema

    Responder
  9. lic.luis rojas gacitúa

    en nuestra ciudad de antofagasta no hay muchos seminarios o talleres donde los profesionales de la educación pueda asistir, soy muy lejanos los tema , en mi caso tengo un niño de cuarto año básico y no quiere trabajar en educación física y es muy intelectual entre si,.

    Responder
  10. celina

    Excelente el articulo, en una primera instancia los chicos necesitan las rutinas estructuradas que les brinden un minimo de seguridad y confianza en un mundo caotico y atemorizante, para luego enseñarles a ser creativos frente a la vida, no hay que pérmitirles que se escondan y se refugien en casa , hay que acompañarlos y guiarlos.

    Responder
  11. dolmeri

    Muy bueno el articulo y los comentarios de Jose Felix. Evidentemente el llevar rutins rigidas o muy estructuradas va a deender en parte del funcionamiento del niño. Hay niños como mi hijo que son capaces de entender y/o aceptar cambios de rutina , esto creo que es por la crianza desde niño, mi familia no es para nada funcional, yo vivo con mi padre y mis hermanas y apenas hasta hace poco logre que todos tuvieran una rutina al menos para la hra de dormir, algo que fue muy dificil, entonces aunque por su condicion debo anticipar si va a ver un cambio brsco en la rutina diaria el tiende a aceptar sin mucho problema los cambios, mi recomendacion es, al igual que como dice Jose ir poco a poco, si debes llevarlo a la escuela prueba ir de vez en cuando por caminos diferentes, varia la comida, cambia la cama de posicion, claro, debes ver la reaccion del niño y sobretodo asesorarte con su psicologo, porque dependiendo del caso hay niños que dan mas que otros,incluso hay casos donde si el nivel de funcionamiento es muy bajo y tiene otros sindromes o padecimientos ademas del autismo, las rutinas estructuradas son vitales y obligatoria. Por cierto disculpen mi ortografia, estoy escribiendo desde una tablet que no es mia y de paso se queda a veces pegada. Saludos

    Responder

Por favor, verifique que su dirección de correo-e es correcta. Si usa una dirección de correo-e no existente su comentario será descartado

Deja un comentario