Anuncios

Pesticidas: Evidencias científicas de su relación con desórdenes neurológicos y autismo

Print Friendly, PDF & Email

Daniel Comin | Autismo Diario – Hace ahora unos tres años que empecé a interesarme por los efectos de determinadas sustancias químicas en el desarrollo neurológico. En cómo este tipo de compuestos podían afectar o bien a nivel genético y por tanto alterar la información genética a las nuevas generaciones, o por otro lado, cómo este tipo de compuestos químicos podían alterar el correcto desarrollo neurológico de un feto. Incluso replicamos algunos experimentos en el laboratorio. Los resultados que obtuvimos fueron prácticamente idénticos al de otros laboratorios y centros de investigación.

Tremendamente recomendable para entender mejor todo el tema de pesticidas, contaminantes químicos y disruptores endocrinos es el libro “Nuestro futuro robado”, escrito por Theo Colborn, Dianne Dumanoski y Pete Myers. “Nuestro futuro robado” reunió por primera vez las alarmantes evidencias obtenidas en estudios de campo, experimentos de laboratorio y estadísticas humanas, para plantear en términos científicos, pero accesibles para todos, el caso de este nuevo peligro. Comienza allí donde terminaba “Primavera silenciosa”, el libro de Rachel Carson, y revela las causas primeras de los síntomas que tanto alarmaron a Carson en 1962. Basándose en décadas de investigación, los autores presentan un impresionante informe que sigue la pista de defectos congénitos, anomalías sexuales y fallos de reproducción en poblaciones silvestres, hasta su origen: sustancias químicas que suplantan a las hormonas naturales, y se trastornan los procesos normales de reproducción y desarrollo.

Ya en el estudio publicado en el 2007Maternal Residence Near Agricultural Pesticide Applications and Autism Spectrum Disorders among Children in the California Central Valley” se trataba este tema de forma específica. En cómo los pesticidas organoclorados podían afectar a los nuevos nacidos y su posible relación con el autismo.

La población del estudio incluyó a 269.746 niños nacidos entre el 1 de enero de 1996 y el 31 de diciembre 1998, todas las madres residían en los 19 condados de Sacramento River Valley y San Joaquin River Valley air basins of California.

La prevalencia de trastornos de base neurológica en los niños nacidos en la región en las fechas que abarca el estudio es el doble que la media nacional, que ya de por sí es elevada.

El estudio concluye con que hay que profundizar en esta vía de estudio. Cuando hay excesivas evidencias que demuestran la causalidad hay que realizar una investigación de mayor alcance..

En el año 2009 se publica Autism epidemic not caused by shifts in diagnoses; environmental factors likely” Los cambios en los diagnósticos médicos no pueden explicar el aumento siete veces mayor en el autismo desde 1990, un nuevo estudio lo demuestra en California. Los factores ambientales son probablemente los culpables.

“Es hora de empezar a buscar a los culpables medioambientales responsables del notable incremento en la tasa de autismo en California,” dijo Hertz-Picciotto Irva , profesor de epidemiología de la Universidad de California, y director del estudio.

La financiación para el estudio de las causas genéticas del autismo es de 10 a 20 veces mayor que la financiación de las causas ambientales, y lo más curioso es que las mejores evidencias se están obteniendo precisamente en los factores ambientales, que son los que afectan posteriormente a la genética. Es como empezar la casa por el tejado.

En el año 2010 se publicaAttention-Deficit/Hyperactivity Disorder and Urinary Metabolites of Organophosphate Pesticides” El objetivo fue examinar la asociación entre las concentraciones en la orina de metabolitos de dialquil-fosfato y organofosforados y el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) en niños de 8 a 15 años de edad.

Ciento diecinueve niños cumplieron con los criterios diagnósticos para el TDAH. Los niños con altas concentraciones en orina de fosfato dialquil, especialmente alquilfosfato dimetil (DMAP), eran más propensos a ser diagnosticados con TDAH. Un aumento de 10 veces en la concentración de DMAP se asoció con un ratio de 1,55 (intervalo de confianza 95%: 1.14-2.10), con ajuste por sexo, edad, raza / etnia, la pobreza / ingresos, tiempo en ayunas y la concentración urinaria de creatinina . Para los más comúnmente detectados metabolito DMAP, tiofosfato dimetilo, los niños con niveles superiores a la mediana de las concentraciones detectables tenían el doble de probabilidades de TDAH (razón de probabilidad ajustada: 1,93 [intervalo de confianza del 95%: 1,23-3,02]), en comparación con niños con niveles no detectables.

Estos resultados apoyan la hipótesis de que la exposición a esos productos, en los niveles comunes entre los niños de EE.UU., pueden contribuir a la prevalencia del TDAH. Se necesitan estudios prospectivos para determinar si esta asociación es causal.

La investigación se basa en los datos recogidos en la National Heath and Nutrition Survey (2000-2004) y, como se apunta en el texto: “Este estudio debe ser generalizable a la población de los EE.UU. porque la muestra de la National Health and Nutrition Survey es representativa a nivel nacional, a diferencia de estudios previos realizados sobre grupos con mayores niveles de exposición. Respecto a la importancia de estos hallazgos, decir que los fosfatos se encuentran entre los plaguicidas más utilizados” y que las concentraciones de las sustancias que se detectaban en los niños no disminuyeron entre 2000 y 2003-2004.

Los niños que mostraban tener unos niveles más altos de alguna de ésas sustancias generadas por la exposición a pesticidas, -en concreto la más común de ellas, el dimetil triofosfato- llegaban a tener casi el doble de posibilidades de tener estos trastornos, que los niños con niveles indetectables. Casi el doble a mi me parece bastante.

El 7 de Febrero de 2011 se publicaImpact of Prenatal Exposure to Piperonyl Butoxide and Permethrin on 36-Month Neurodevelopment” Resultados recientes de control de plaguicidas, indican que se ha producido un cambio en la exposición a plaguicidas residenciales de insecticidas organofosforados a los insecticidas piretroides. Los insecticidas piretroides son posibles sustancias de afección tóxica en el desarrollo neurológico y no han sido evaluados para determinar la toxicidad en el desarrollo neurológico. El objetivo fue explorar la asociación entre la exposición prenatal a la permetrina (un piretroide común) y butóxido de piperonilo (un sinergista piretroide) y el desarrollo neurológico a 36 meses.

Los resultados a la exposicion prenatal de la permetrina en aire y/o plasma no se asocia con las puntuaciones de rendimiento del índice de desarrollo mental de Bayley o del índice de desarrollo psicomotor. Tras el ajuste de datos, los niños con una mayor exposición al piperonilo en las muestras personales de aire (>4.34 ng/m3) obtuvieron una puntuación de 3.9 puntos inferiores en el índice de desarrollo mental frente a los que tuvieron una menor exposición.

Conclusiones de la exposición prenatal a butóxido de piperonilo se asoció negativamente con el desarrollo neurológico de 36 meses. Este estudio en concreto nos habla de insecticidas y compuestos químicos que son -excesivamente- habituales en los domicilios. Nos llama poderosamente la atención el hecho de que pese a que los insecticidas piretroides sean potenciales tóxicos para el desarrollo neuronal, este hecho no se haya estudiado en profundidad. Esta investigación se centra en un piretroide: la permetrina y de una sustancia que suele acompañarla como sinérgico para potenciar los efectos del pesticida: el butóxido de piperonilo. Se midió la presencia de permetrina en la sangre de una serie de madres de Nueva York y en los cordones umbilicales y de los niveles de permetrina y butóxido de piperonilo en el aire durante el embarazo. A mayores niveles de este tipo de sustancias, el riesgo de presentar desordenes neurológicos se multiplica por tres.

Cuando se eliminan los organofosforados por su alta toxicidad se sustituyeron por piretroides, claro, que nadie advirtió que estos también presentaban altos riesgos de toxicidad. Y esto a pesar del estudio del 2004 “Developmental Neurotoxicity of Pyrethroid Insecticides: Critical Review and Future Research Needs

Y hay bastantes estudios más que desde el año 2000 vienen reflejando este hecho. No es sólo el hecho de que hasta la fecha las evidencias se amontonan, es que la práctica totalidad de los estudios realizados, algunos desde puntos de vista muy diferentes, están todos llegando a conclusiones idénticas.

No debemos de olvidar que todos estos compuestos químicos a los que estamos haciendo referencia son potentes neurotóxicos y además acumulativos. Si a esto le sumamos que las sociedades avanzadas tienen un problema de salud asociado llamado obesidad y sobrepeso, nos encontramos con una mayor acumulación de tóxicos, ya que son liposolubles, en pocas palabras, las almacenamos en la grasa corporal, a más grasa corporal, mayor nivel de tóxicos almacenados en nuestro organismo y por tanto, mayor capacidad de transmisión a las nuevas generaciones.



Otro de los aspectos de gran relevancia están directamente relacionados con la mayor susceptibilidad de los cerebros de los niños a este tipo de sustancias. Por una parte, tienen menor capacidad de eliminar estas sustancias tóxicas, además las acumulan en su organismo en mayor cantidad, sin olvidar del efecto que les produce en el desarrollo cerebral.

Y si a esto le sumamos que muchos de estos desordenes son mucho más visibles a partir de los dos años de edad, que presentan problemas en las capacidades motoras tanto a nivel de psicomotricidad fina como gruesa, que presentan regresiones en las capacidades cognitivas y de comunicación, tenemos unos síntomas que son conocidos.

(9.9.2010) “Existe evidencia (científica) que es suficientemente fuerte y consistente para reconocer que la exposición a plaguicidas aumenta el riesgo de afectar la salud humana” manifestaron los participantes del Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados realizado en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba.

Entendemos que hay que profundizar a todos los niveles en esta vía de investigación, que hasta la fecha, es la que está aportando la mayor cantidad de datos contrastables. No ha que obviar que la vía genética es importante, pero sin embargo las evidencias que este tipo de estudios nos aportan, nos hacen pensar que es en este tipo de estudios donde hay que incidir con mayor fuerza. Muchas familias se hacen siempre la pregunta al respecto del qué causó el autismo en sus hijos, o por qué la prevalencia del TDAH es tan elevada. Creo que se han dedicado muchos esfuerzos en demostrar que las vacunas nada tenían que ver con esta epidemia, en intentar demostrar que las dietas mejoran las conductas, etc, pero no nos hemos parado a pensar que quizás el origen de esta “epidemia” lo teníamos frente a nosotros.

Los vegetales son una fuente directa de entrada al organismo de este tipo de pesticidas, el uso de productos procedentes de agricultura ecológica y biológica es siempre una gran opción, y si no puede ser, no olvidar lavar de forma meticulosa todos los vegetales antes de su ingesta.

Bibliografía:

Vulnerability of children and the developing brain to neurotoxic hazards
PON1 status of farmworker mothers and children as a predictor of organophosphate sensitivity
Paraoxonase polymorphisms, haplotypes, and enzyme activity in Latino mothers and newborns.
Concentrations of dialkyl phosphate metabolites of organophosphorus pesticides in the U.S. population
Maternal Residence Near Agricultural Pesticide Applications and Autism Spectrum Disorders among Children in the California Central Valley
Autism epidemic not caused by shifts in diagnoses; environmental factors likely
Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder and Urinary Metabolites of Organophosphate Pesticides
Impact of Prenatal Exposure to Piperonyl Butoxide and Permethrin on 36-Month Neurodevelopment
Developmental Neurotoxicity of Pyrethroid Insecticides: Critical Review and Future Research Needs
Pesticide Exposure and Stunting as Independent Predictors of Neurobehavioral Deficits in Ecuadorian School Children
Long-term neurobehavioral health effects of methyl parathion exposure in children in Mississippi and Ohio
Neurobehavioral Performance in Preschool Children from Agricultural and Non-Agricultural Communities in Oregon and North Carolina
Organophosphate pesticide exposure and neurodevelopment in young Mexican-American children
Impact of Prenatal Chlorpyrifos Exposure on Neurodevelopment in the First 3 Years of Life Among Inner-City Children
Organic Diets Significantly Lower Children’s Dietary Exposure to Organophosphorus Pesticides
Organophosphorus pesticide exposure of urban and suburban preschool children with organic and conventional diets

Actualización del 10 de Marzo:

A raíz de los acertados comentarios sobre los tipos de pesticidas que comenta Carmen, añado unos enlaces sobre información complementaria de la UE al respecto de los pesticidas:

Alerta sobre la presencia de tóxicos en el cuerpo

Cartografían la presencia de metales pesados en el estuario del Guadiana

Nuevos Insecticidas y Sustancias activas de productos fitosanitarios aceptados y excluídos en la revisión comunitaria a 30 de Junio de 2010.
www.mapa.es/agricultura/pags/…f/Lista_sa.pdf

Corrección de errores en la lista de sustancias activas

Modificaciones en RD 2163/1994 relativo a productos fitosanitarios

Higieneambiental 1
Higieneambiental 2

06/04/2010 Orden PRE/839/2010, por la que se modifica el anexo I del RD 2163/1994, a fin de incluir la sustancia activa 2-fenilfenol, modificar la caducidad de la inclusión de la sustancia activa carbendazima, y el grado de pureza de la s. activa metazacloro….ASAJA

Se informa que se ha detectado un error en la lista de sustancias activas incluidas, excluidas y en evaluación comunitaria, en los COMPUESTOS DE COBRE, la fecha correcta de inclusión de los mismos es: de 1 diciembre 2009 a 30 de noviembre de 2016.

Ley de Sanidad Vegetal

Estudio de sustancias Bioacumulables en fauna protegida

Sobre el Endosulfan


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Daniel Comín
Director de la Fundación Autismo Diario

Ex-Director y Ex-Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Ex-supervisor de los programas de investigación de la Fundación Autismo Diario. Director Ejecutivo del Centro Iberoamericano de Referencia para la Atención de Desórdenes del Neurodesarrollo (CIRADEN) Miembro de AETAPI - Asociación Española de Profesionales del Autismo. Padre de un adolescente con autismo. @danielcomin en Twitter

20 Respuestas

  1. Hildenith Cabrera

    Muy buenos dias, y lo peor del caso.. es que cuando los articulos llegan a nuestras manos no sabemos que controles ha tenido… realmente esto es algo grave, al parecer tendremos que volver a los tiempos antiguos donde los ciudadanos tenian un sembradio en su propia casa..

  2. Daniel Comin
    Daniel Comin

    Jajaja, ya me imagino. Pero bueno, hace años que este tipo de cuestiones se están probando, pero no parece pasar nada. Es como un proceso de autodestrucción consentido, ya que esta información no es un secreto, no hay multinacionales que la ocultan ni hay conspiraciones. Es información pública y al acceso de todos. Básicamente bisfenoles, ftalatos, o como prefieras, el resultado es el mismo. Si no mantenemos limpia nuestra “Casa” no debe de extrañarnos que luego pase lo que pase

  3. Daniel Comin
    Daniel Comin

    Lo leíste bien Carmen, si ves los vídeos que pusimos tras la aportación de Miguel Angel (Gracias, geniales aportes también) seguro que agarras las maletas y te vas a vivir al Nepal, de hecho yo em lo estoy planteando

  4. Miguel Angel

    Aqui más
    Los agricultores de Estados Unidos (EE.UU.) comienzan a ganar juicios a las multinacionales biotecnológicas o de los alimentos transgénicos por la contaminación de sus cultivos. Ya son 3.000 los agricultores de arroz damnificados en los estados de Misuri, Arkansas, Texas y Misisipi. Lo último que sabemos, gracias al grupo Coordinación contra los peligros de BAYER (CBG de sus siglas en alemán), es que el juzgado de distrito de San Luis ha concedido una indemnización cercana a los dos millones de dólares a dos agricultores cuya cosecha arrocera resultó contaminada por variedades transgénicas de la Bayer CropScience AG. Durante este mes de enero se desarrollarán más juicios. La variedad transgénica de arroz “culpable” es la llamada Liberty Link. Se trata de una especie “de laboratorio” aparecida en 2006 que es resistente al peligrosísimo herbicida Glufosinato. El 30% de la cosecha estadounidense quedó contaminada y por ello la Unión Europea y Japón paralizaron la importación de arroz de los EE. UU.
    www.migueljara.com/2010/01/22/indemnizan-a-agricultores-por-contaminacion-con-transgenicos/

  5. Miguel Angel

    Ayer estuve en el Hospital Clínico de Madrid en una jornada organizada por la Sociedad Española de Sanidad Ambiental. Se centró en los efectos de los productos químicos tóxicos en la salud. Pude ver y oir la ponencia de Nicolás Olea y saludarle después un ratito. Olea es catedrático de Medicina Interna en la Universidad de Granada y lleva desde 1989 estudiando el impacto de los tóxicos en nuestra salud. Contó algunas cosas que me llamaron la atención y no porque no las haya leído u oído antes sino porque me sigue pareciendo increible el camino destructivo que hemos emprendido como especie al permitir que se liberen en el medio natural del orden de 104.000 sustancias químicas que pueden ser tóxicas (sólo se ha estudiado una ínfima parte de ellas y lo son). Al saludarle me pareció notar en su voz y en su actitud un tono de desgaste, de cansancio, de prédica en el desierto (en este video que les dejo cuenta algunas cosas de las comentadas ayer).
    Seguir leyendo aqui
    www.migueljara.com/2011/03/11/la-comodidad-que-nos-enferma/

  6. Carmen Encinas

    Hola Daniel. gracias por tu ampliación.

    El caso es que, para poder ser agricultor a título principal en España, ahora no basta con ser agricultor, sino que además, se tiene que hacer un curso de manipulador de productos fitosanitarios (toma ya), lo cual está muy bien. Te tienes que sacar el curso y si lo superas te dan un carnet de manipulador de productos fitosanitarios.. Si llega una inspección de sanidad, te piden el carnet y no lo obtienes, se te cae el pelo (siento las faltas, no puedo volver hacia atrás con este editor).

    Eso está muy bien, pero lo que no está bien es que la Unión Europea permita la entrada de productos de Marruecos (por poner un ejemplo) que si usan pesticidas prohibidos en España desde hace años, porque se conoce su peligrosidad, y que es administrado por gente que no tiene ningún tipo de conocimientos y que no respeta ningún plazo. Eso es lo realmente triste.

    Que un sinvergüenza entre en un huerto y se dedique a robar los pimientos de otro, no es culpa de la administración (bueno, si, si les cortaran la mano por robar, como hacen en otras culturas (estoy exagerando, es un símil, no soy tan bruta), otro gallo nos cataría. Pero si se roba a un pobre agricultor, pues bueno, no pasa nada. Es un “delito menor”.

    Luego, si se envenena a la población, la culpa es de los agricultores, que son malos malísimos.
    Y no me digas que las permetrinas son tóxicas, acabo de atiborrar a mis hijos de las mismas, y yo misma me he tenido que atiborrar, debido a la visita de ciertos bichitos molestísimos, que andan por las cabezas de los escolares año sí, año también. ¿Por qué se usan estos pesticidas en las cabezas de los infantes?. ¿O es que no he leído bien?.

    Dios, que “yu-yu”

  7. Daniel Comin
    Daniel Comin

    Hola Carmen,

    Piretrinas, derris o rotenona y metrifonato o triclorfon, son tres ejemplos de insecticidas no sistémicos.

    Bien, las piretrinas como podrás comprobar en el articulo, por una parte los piretoides sustituyeron a los organofosforados, ya que estos resultaron ser tremendamente tóxicos, y sin embargo ahora resulta que las piretrinas también lo son, aunque esto ya se dijo en el 2004 y está extensamente documentado. Te suena el RAID!!! Las mata bien muertas! Bien, pues es tóxico y está permitido su uso y comercialización. Según me cuentan (esto no es oficial) se está planteando el prohibir también las piretrinas.

    Respecto al Derris o Rotenona, también es muy tóxico (Los peces se mueren a la de ya!) Es tan tóxico que ha sido excluido para su uso en la Unión Europea. Es más, era uno de los pocos insecticidas autorizados en Europa en agricultura ecológica (Reglamento Comunitario 2092/91) pero dicho reglamento se derogó por el actual Reglamento de la Comunidad Europea 834/2007, del Consejo de 28 de junio de 2007.

    El triclorfon (Quinclorac) es un organofosforado, también ha sido excluido para su uso en Europa.

    Como ves, sí son tóxicos, pero dentro de una lata no hacen nada, hasta que usas un agente difusor y ¡voila! ya lo tenemos.

    Y sobre los sistémicos hay otro problema gravísimo, si yo voy mañana y me robo un campo de pimientos que ha sido tratado con pesticidas sistémicos y los vendo en algún mercadillo, posiblemente estaré envenenado de forma suave a todos los consumidores de ese pimiento. Como muy bien indicas, cuando el agricultor usa ese tipo de pesticidas cumple unos plazos a rajatabla antes de la cosecha y comercialización. El que lo robó no, y esto también es aplicable, y nuevamente te doy la razón, a determinados productos agrícolas que vienen de zonas donde estos controles no se aplican.

    Pero hay más, ciertos compuestos de pesticidas sistémicos sí permanecen en la planta tras el plazo marcado, se supone que estos compuestos y dada la proporción tan baja en la que quedan no deberían de ser tóxicos en el consumo humano. El problema de estos compuestos se que suelen ser bioacumulables y en múltiples casos liposolubles. Es decir, que los almacenas en tu organismo, generalmente en el tejido graso. Recordarás lo que hablamos hace algún tiempo sobre los disruptores endocrinos y el propio informe técnico de ASAJA, que por cierto era muy bueno.

    Dado que está en inglés no habrás leído el informe sobre los agricultores de California, pero debido al uso de determinados pesticidas (Todos ellos aprobados para su uso por el gobierno) la prevalencia de desordenes neurológicos se disparó de forma alarmante.

    En resumen, que el primer perjudicado es el agricultor, al que -bajo mi punto de vista- engañan diciendo que use determinados productos que no pasa nada, y luego sí pasa. Parece ser que no basta con pagarles precios ridículos por sus productos y que luego los cuatro de siempre se enriquezcan, además de comprar sus productos a precios de escándalo encima son los primeros en “intoxicarse” (lo pongo entre comillas ya que es casi exagerado lo que estoy diciendo) con unos productos químicos que a priori son poco menos que agua bendita.

    Como ves, hasta hace cuatro días se usaban pesticidas que han sido prohibidos por su toxicidad. Yo creo, sinceramente, que con el modelo de agricultura intensiva el uso de productos químicos para el control de plagas es casi obligatorio, pero por favor, que estos productos se investiguen bien y no sean retirados cuando se demuestra que son tóxicos.

    Un gran aporte Carmen, se nota que dominas el tema, jejejej, os mando un abrazo.

  8. Carmen Encinas

    Hola.

    Existen dos tipos de pesticidas: los sistemicos y los no sistémicos. Los no sistemicos matan al insecto por bloqueando las vías respiratorias o envenenándolo. No son absorbidos por la planta sobre la que se pulverizan ,con lo cual si se lavan bien los vegetales pulverizados, se pueden comer de forma segura.

    Los inseciticidas sistémicos matan al insecto por ingestión, bien de la savia (insectos chupadores) o de la hoja (insectos masticadores). Este tipo de plaguicidas permanece dentro de la planta durante semanas. Por tanto, no se elimina con un simple lavado. Debe respetarse el tiempo mínimo de seguridad.

    En España están prohibidos cierto tipo de pesticidas, los más peligrosos. El problema es que se dejan entrar productos de fuera sin ningún tipo de control, sin exigirles las mismas garantías de seguridad que se les exige a los agricultores españoles. Estos productos que viene de fuera, si que llevan pesticidas que están prohibidos en España. Hay que mirar muy bien lo que uno compra, cual es su origen, etc.

    Lo ideal seria que las frutas y verduras llevaran un etiquetado con su procedencia, como ocurre con el pescado.

  9. Carlos Cifuentes

    Buff, dos horas, he tardado dos horas en leer todo y casi dos mas en entenderlo. A ver si me he enterado bien, un motón de científicos tienen claro desde hace tiempo que nos están envenenando y nadie hace nada?
    Estoy super enfadado con esto, en mi familia somos agricultores, y me he ido con este artículo a ver a uno de los técnicos de ASAJA y va y me dice que es todo cierto!!!!
    Joder, y por qué seguimos usando esta mierda?
    Mi enhorabuena por la difusión y por la calidad de los artículos.

    • Daniel Comin
      Daniel Comin

      Hola Carlos, en ASAJA existe mucha información al respecto, incluso una guía sobre el uso adecuado de pesticidas, así como su peligro como disruptores endocrinos.

  10. Betzabe
    Betzabe

    Ya se viene hablando mucho de esto, ojala y se comprenda bien el mensaje, se trata de exigir que se deje de usar este tipo de sustancias quimicas, que se creen formas de bajar el costo de los productos organicos y se aumente su oferta, y se trata de lavar muy bien los alimentos antes de comerlos, no se trata de eliminarlos del plato de los niños con autismo para curarlos ni de la dieta de los niños neurotipicos para evitar el autismo.

    • Carmen Encinas

      Por cierto, si el insecitida es sistémico, la palnta lo absorve y no se elimina al lavarlo.

A %d blogueros les gusta esto: