El poder de uno

Que tengamos a más de dos millones de niños en condiciones de pobreza, mientras nuestro Presidente y el séquito Real -con el Príncipe a la cabeza- se gastan más de 100.000 euros para ir a ver un partido de fútbol a Polonia no tiene nombre.