Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

Un nuevo estudio1 sugiere que, los niños que tienen un hermano/a mayor,  con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), tienen mayor riesgo de tener autismo, y también  es cierto de forma inversa.

El autismo y TDAH comparten algunas características y con frecuencia son trastornos comórbidos. Otros estudios han documentado el aumento de riesgo en los hermanos para cada una de las condiciones de manera individual, pero este es el primer estudio que toma en cuenta ambos trastornos a la vez, concentrándose en el riesgo de los hermanos menores y los resultados obtenidos refuerzan la idea que existe una superposición genética entre ambas condiciones.

Los hallazgos del estudio son confiables debido a su enfoque en hermanos nacidos después, dice la investigadora principal, Meghan Miller, catedrática de psiquiatría en ciencias del comportamiento en la Universidad de California Davis. Otros estudios, pueden mostrar una recurrencia artificialmente baja para estos trastornos  porque los padres que tienen un hijo diagnosticado, a veces deciden no tener más hijos, fenómeno conocido como “paro o suspensión

“Al seleccionar familias que han decidido tener otro hijo, después haber tenido un hijo diagnosticado, tenemos una mejor idea de cuales son realmente las contribuciones genéticas y estimaciones de riesgo de recurrencia más fiables.” Dice Miller

El diseño del estudio, también ofrece una poderosa manera de analizar otros trastornos que son comórbidos al autismo, dice Benjamin Yerys, catedrático de psicología en psiquiatría en Children’s Hospital de Filadelfia, quien no estaba involucrado en el estudio. “Es una nueva manera de ir tras esta información que otros podrían replicar.”.

Un gran salto

Miller y sus colegas analizaron los registros médicos de dos grandes sistemas de atención médica en los Estados Unidos. Ellos identificaron 15.175 niños de la edad de 5 años o más, quienes al menos tenían un hermano mayor; de estos niños, 158 tienen un hermano mayor con autismo, y 730 tienen un hermano con TDAH.

Los niños que tienen un hermano mayor con autismo, tienen 30 veces más probabilidades de tener autismo en comparación con los niños que tienen un hermano mayor neurotípico; mientras que los niños que tienen un hermano mayor con TDAH, tienen 13 veces más probabilidades de tener TDAH.



“Ambos resultados confirman el factor familiar en estos desordenes del neurodesarrollo”, dice Tinca Polderman, catedrática de rasgos complejos del desarrollo en la Universidad de Vrije, Ámsterdam en Países Bajos, quien no estaba involucrada en el estudio. Pero la escala del efecto del autismo es sorprendente” dice, los estudios previos han determinado que aumentó de 14 a 20 veces.

El hecho de tener un hermano mayor  con cualquiera de los dos trastornos, incrementa las probabilidades que también el otro hijo  tenga algún trastorno: Los niños que tienen hermanos mayores con autismo, tienen 3,7 veces más probabilidades de tener TDAH, y aquellos que tienen un hermano mayor con TDAH, tienen cuatro veces más probabilidades de tener autismo. Los hallazgos aparecieron en diciembre en la revista JAMA Pediatrics.

En Alerta

Los niños en el estudio son predominantemente blancos. Los niños que no son blancos, son más propensos ser diagnosticados con TDAH que con autismo, por lo que sería interesante repetir el estudio en un grupo más diverso. Dice Yery. “Miraría si pudieran quitar esto, no hay más datos que se hayan registrado en el artículo en  relación a la raza, así que no sería significativo, según mi opinión”.

Miller y sus colegas están dando seguimiento a niños que tienen un hermano mayor con algún trastorno para monitorear la aparición de los síntomas en edad temprana.

Los varones, son más propensos a ser diagnosticados con cualquiera de estos trastornos, en comparación a las niñas, y los niños que tienen madres de edad avanzada, son más propensos  a ser diagnosticados con autismo que aquellos que tienen una madre joven. Estos hallazgos están en relación con los de estudios anteriores. Sin embargo, el nuevo estudio encontró que  tener una madre mayor, disminuye las probabilidades de tener TDAH, aunque aún este hallazgo es incierto.

Más que nada los hallazgos sugieren que los médicos deberían mirar más allá de la condición en el hermano mayor en el momento de evaluar al hermano menor, dice Yerys. Como clínico, dice, “se trata de mantener los ojos abiertos y no hacer suposiciones”.

Aun así, Polderman advierte, el riesgo absoluto de tener un segundo hijo con cualquiera de estos trastornos es pequeño. El nuevo estudio podría aumentar el riesgo porque los padres con un hijo diagnosticado pueden ser más propensos a analizar detenidamente sus propósitos de vida a diferencia de otros padres que no tienen hijos con ninguna de las condiciones estudiadas.


Spectrum ofrece noticias y análisis de los avances en la investigación del autismo. Los fondos para Spectrum provienen de la Simons Foundation Autism Research Initiative (SFARI), pero el medio de comunicación es editorialmente independiente .
©Fundación Simons, Spectrum y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Pamela Palomeque
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.

Bibliografía:

1.
Miller M, Musser E, Young G, Olson B, Steiner R, Nigg J. Sibling Recurrence Risk and Cross-aggregation of Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder and Autism Spectrum Disorder. JAMA Pediatr. December 2018. [PubMed]

La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
Si te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: