Anuncios
Se vincula el riesgo de nacimiento post-término con el riesgo de autismo con discapacidad intelectual
8.9Nota Final
Puntuación de los lectores: (50 Votes)
8.9
Print Friendly, PDF & Email

El artículo original en inglés está disponible Aquí

Un estudio de casi medio millón de personas sugiere que, al parecer, los niños con autismo que han nacido de forma tardía tienen más probabilidades de tener discapacidad intelectual que aquellos quienes han nacido a término 1.

El nuevo trabajo es el primero en observar por separado los riesgos del autismo con y sin discapacidad intelectual en los niños que han nacido fuera del lapsus de las 40 semanas de gestación. En el estudio también observo los bebés prematuros y no encontró diferencias en el riesgo de los dos grupos, es decir el riesgo es igual de alto para ambos.

Hallazgos posteriores apoyan la noción en la que los mecanismos subyacentes del autismo con discapacidad intelectual son diferentes de aquellos relacionados solo con autismo. “Los perfiles de factores de riesgo entre el autismo con discapacidad intelectual y autismo sin discapacidad intelectual podrían ser algo diferentes” afirma el investigador Brian Lee, Profesor asociado de la epidemiología y bioestadística de la Universidad de Drexel en Filadelfia

Algunos estudios sugieren que variaciones en el entorno prenatal dividen los dos perfiles de autismo. El año pasado, los científicos encontraron altos niveles de moléculas inflamatorias en las mujeres embarazadas cuyos hijos fueron diagnosticados más tarde con autismo y discapacidad intelectual que aquellos cuyos hijos solo tienen autismo.

Los nuevos resultados “son excepcionales ya que provienen de una gran población y abarca un amplio espectro de edad gestacional”, menciona Robert Joseph, profesor asistente de anatomía y neurobiología en la Universidad de Boston, quien no participó en el estudio.

Retraso peligroso:

Lee y sus colegas analizaron la información de 480.728 personas en la cohorte juvenil de Estocolmo, un estudio en curso de niños nacidos entre 1984 y 2007 en Estocolmo, Suecia. Aproximadamente el 2 por ciento ha sido diagnosticado con autismo; 2.368 tiene autismo con discapacidad intelectual y 7.657 tienen únicamente autismo.

La prevalencia del autismo es la más alta 52.4 por 1.000 en los bebés que han nacido a las 27 semanas de gestación. La tasa baja cada semana hasta las 40 semanas, al situarse en 19.8 por 1.000. Se repite de nuevo en niños quienes nacieron entre las semanas 41 y 43, cuando se alcanza un máximo de 23 por 1.000.

El patrón pre-término es similar para los niños que tienen solamente autismo de aquellos que tienen autismo con discapacidad intelectual. Pero en post-término, tasa de autismo con discapacidad intelectual aumenta significativamente, y el aumento es pequeño: de 4.6 a 6.2 por cada 1000 niños. Los hallazgos fueron publicaron el 12 de septiembre en Pediatric and Perinatal Epidemiology.

“Fue interesante ver un pequeño repunte en el riesgo de autismo con el nacimiento post-término y que fue impulsado principalmente por un aumento en el autismo con discapacidad intelectual”, dice Lee.

Nadie sabe por qué el autismo con discapacidad intelectual es más probable entre los niños que nacieron de forma tardía que entre los nacidos a término. Según los investigadores, las complicaciones derivadas del parto pueden afectar al cerebro de maneras que contribuya a ambas afecciones.

“Los grandes estudios de asociación de bases de datos son análisis contributivos útiles, pero no explican lo que está sucediendo”, dice Neil Marlow, profesor de medicina neonatal en el University College London, quien no participó en el trabajo.

Algunos estudios sugieren que los altos niveles de vitamina D en una mujer embarazada reducen el riesgo de parto prematuro. El equipo de Lee está investigando si los niveles de vitamina D del bebé durante la gestación y poco después del nacimiento también están asociados con el autismo. Aumentar esos niveles podría mitigar el riesgo, menciona Lee.


Spectrum ofrece noticias y análisis de los avances en la investigación del autismo. Los fondos para Spectrum provienen de la Simons Foundation Autism Research Initiative (SFARI), pero el medio de comunicación es editorialmente independiente.
©Fundación Simons, Spectrum y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Autismo Diario
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.

Bibliografía:

1.
Xie S, Heuvelman H, Magnusson C, et al. Prevalence of Autism Spectrum Disorders with and without Intellectual Disability by Gestational Age at Birth in the Stockholm Youth Cohort: a Register Linkage Study. Paediatr Perinat Epidemiol. 2017;31(6):586-594. [PubMed]
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: