Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

Un estudio de las universidades de East Anglia (Inglaterra) y de Stirling (Escocia) sugiere que las personas con rasgos autísticos proporcionan menos respuestas al generar soluciones a un problema, pero sus ideas son más originales y creativas que las de neurotípicos. (*)

Que los niños y niñas con autismo tienen mucha creatividad y son muy sorprendentes no es algo nuevo para las personas que viven en su entorno, como tampoco para quienes tenemos la oportunidad de vivir la experiencia del teatro con ellos. Pero que la ciencia lo avale, pues es interesante por aquello de que “si lo dice la ciencia es que es verdad”.

Lo que más me ha llamado la atención de esta investigación, es que la prueba realizada con las personas que participaron fue la elaboración de una lista con los muchos usos posibles de un objeto que, entre otros juegos con el mismo objetivo creativo, éste es muy habitual en el entrenamiento teatral y que incorporamos con los niños y niñas con la condición de autismo, precisamente para estimular su pensamiento creativo, también llamado lateral o divergente. La única diferencia es que el teatro incorpora la acción y por lo tanto las posibilidades creativas se multiplican con la exploración física del objeto y su relación con quien lo recrea.

Recientemente, en una sesión de teatro, colocamos una silla en el centro del espacio. Por turnos cada niño salía y, tanto los pre-verbales como los verbales, en silencio utilizaban la silla para algo que no fuera sentarse. Al final del juego además de la silla teníamos una computadora, un carro, un caballo, una casa y otros sorprendentes objetos que aparecían de la creatividad de estos niños y niñas.

Quizás, a partir de ahora la pregunta “¿Y esto para qué sirve?”, se nos haga un poquito menos a las personas que sentimos y desarrollamos el teatro como vía creativa y sanadora, pero sabemos que solo será un poquito menos.

(*) autismodiario.org/2015/09/13/la-manera-de-pensar-de-la-persona-con-autismo-y-la-creatividad/

Acerca del autor:

Tomás Rubio. Coordinador del Centro “Di Capacidad”, un espacio Inclusivo de Formación Humanística. Trabaja en el Centro de Atención Integral para la discapacidad de Santo Domingo (CAID) en el área de Teatro. Contador de cuentos, profesor de escritura creativa y animación a la lectura. Se formó en Teatro Creativo Sanador y Chikung en la Escuela Internacional Neijing (España). Periodista y escritor de cuentos, poesía y guiones de teatro.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: