Estos días se habló mucho sobre el asperger en los medios, y más allá de que esto se haya generado por un episodio lamentable, y de la cantidad de información errónea que también circula, bienvenido sea.

Pero me llama poderosamente la atención todo lo que se llegó a hablar sobre nosotros, sin casi siquiera preguntarnos a los aludidos. Por ejemplo, leí una nota titulada algo así como «Asperger en primera persona: habla la madre de un…». Es decir, hasta cuando dicen tratar el tema en primera persona, lo hacen en tercera y, para colmo, te venden la nota como si esa fuera la voz de la propia persona asperger. Ahora resulta que, además, somos Muppets, que necesitamos que otros nos pongan voz.

Soy asperger y puedo hablar por mí misma. Puedo decir, por ejemplo, que la violencia no es innata en el asperger. De hecho, desde muy chica repudié la violencia hacia los animales. Pero, como somos parte de esta sociedad —la cual está cada vez más violenta—, como cualquier persona, algunos de nosotros pueden tener actitudes violentas. Pero eso es por ser humano y parte de esta sociedad, no por ser asperger.

Sobre el hecho acontecido sobre el niño que fue separado de su clase, por lo que manifiestan, no presentaba actitudes de intencionalidad violenta, sino crisis. Las crisis en el asperger siempre son disparadas por algo, por alguna situación —ya sea, cambio de rutina no anticipado, saturación sensorial, alguna sobre-exigencia—, y se resuelven trabajando sobre esa situación, para volverla más inclusiva hacia esa persona. Ser inclusivos no es tener a un chico en el aula y decirle: «Amóldate a cualquier costo, rómpete en pedacitos para encajar». No, ser inclusivo es trabajar para que el lugar sea apto y ameno para todos, sobretodo, para el vulnerable.

También puedo decir al respecto, que un cambio de rutina como trasladarlo de clase, dudo que sea beneficioso. Al contrario, es lo más anti-terapéutico posible. ¿Que no se podía convivir con las crisis del niño? Hubieran trabajado sobre los detonantes. Incluir da trabajo, es incómodo para el resto, ¿para qué cambiar, si así nosotros—los normales— estamos bien? Mejor no hacer nada, y cuando la bomba explote, que el diferente se vaya. El festejo de las madres porque lograron segregar al niño que les molestaba, deja en claro la poca sensibilidad que han tenido como para esforzarse en incluirlo.

Soy asperger, y puedo decir que no sufro mi condición, que lo que sufro es la ignorancia ajena. No sufro, por ejemplo, no captar todos los gestos o las intenciones de las personas, si el otro es sincero y habla de frente. No sufro estar con otras personas, si estas no tienen prejuicios y son inclusivas, y respetan mis particularidades.

Soy asperger y puedo hablar por mí misma. No me endosen ni una voz que no es mía, ni una violencia que no me es innata, ni una realidad sufriente que no me representa.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


8 Respuestas

  1. Laura

    Analia Me emociona leer tu respuesta, ojalá y todas las personas Asperger alzarán su voz cómo tú, me molesta tanto cuando se habla de una persona con Asperger con tanta ligereza y generalidad, explicaste en esas breves palabras la realidad con exactitud, gracias por tu labor !!!

    Responder
  2. michicatsdepalacio

    Te felicito. Y es verdad. Puedes y debes hablar por ti misma. Y la metafora de que hay que romperse en pedacitos para encajar… tal cual. Y no se de donde sacan que si son “normales” ¿para que cambiar? Que soberbia!!!. Adelante y de nuevo toda mi felicitacion. Maria Mercedes MacLean.

    Responder
  3. maria delgado

    Que bonita y acertada forma de hacerle entender a los demás, que cada persona brilla con luz propia..muy bien

    Responder
  4. madscientist

    Analia, soy MadScientist, yo ya estoy abiertamente harto de que se siga hablando de nosotros mediante psiquiatras discapacitistas o parientes que no nos representan en casi nada, y de medios de comunicacion tibios y comodos que estan para cualquier cosa menos para llamar a las cosas por su nombre. Hemos llegado a un nivel de degradacion psicosocial tal que hasta las ong de autismo que nacieron para resolver el problema terminaron volviendose parte de este y muchos de sus directivos directamente nos negocian y nos desciudadanizan ante el que invierta mas en la bolsa de la discapacidad. Tal es la mafia que hay en esto que haber sido parte de un grupo en Facebook que analizo esto tal como es, nos costo 4 años de ataques informaticos por parte de matones que respondian a gente de las ong, si no me encuentran mas en Facebook no es por mala voluntad es por que quiero prevenir nuevos hechos de violencia, pero tambien quiero hacer que se conozca la realidad oculta de la bolsa de la discapacidad y el nivel de especulacion e intereses corportativos que nos rodean a los aspies.

    #NADA SOBRE NOSOTROS SIN NOSOTROS!!!

    Responder
  5. Soraya Barrera

    Soy mamá de un adolescente dentro del TEA (TDG no especificado, Asperger, TDH, Ansioso, malcriado, mimado etc. etc.) que, para lo único que me sirve la etiqueta “académica” es para bandear los problemas, maestros, compañeros y otros del cole.

    Concluyo que: Cada persona es un INDIVIDUO diferente de cualquier otro y que si uno quiere catalogar dentro de sus tests incompletos de academia nunca sale nada claro. Solo el individuo y las mamas o papas pueden entender lo que realmente esta pasando.

    Sobre los que se aprovechan del tema a nombre de los TEAS, totalmente de acuerdo.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: