Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

 

El sábado 10 de junio a las 15:41, hora de Madrid, se publica en Facebook un vídeo donde aparece un muchacho dando gritos en la terraza de las instalaciones de la Fundación Autismo Sur de Málaga. El vídeo lo graba un vecino de los edificios que hay frente al centro. Según las explicaciones de F. T., que es quien sube el vídeo, con una duración de 35 segundos, afirma que el muchacho lleva más de 2 horas gritando en la terraza.

Según J. S., otro vecino que también sube un vídeo de 1:52 minutos (Disponible en el mismo hilo), afirma que el chico lleva desde las 11 de la mañana gritando. Según indica en el muro de Facebook dice lo siguiente “Fue surrealista, yo llame reiteradas veces a la policía. Y lo peor, que yo vi un tío metido dentro que se asomo zarandeo al niño y se volvió a meter dentro. Todo eso duro desde casi las 11:00 de la mañana hasta las 16:00 que apareció la patrulla de la Policía. Una vergüenza que se trate así aun niño. Espero que las personas competentes hagan algo.”.

Es decir, F. T., afirma que los gritos empezaron a las 13:40 aproximadamente, y J. S. que desde las 11 de la mañana.

Los gritos del muchacho son fuertes, y debido a la acústica de la zona se pueden oír perfectamente en los edificios que hay justo enfrente. La publicación de estos vídeos generan una ola de indignación en redes sociales, y se generan muchas especulaciones sobre la situación.

Realmente, cualquier persona que no haya vivido situaciones con personas con autismo y altas necesidades de apoyo, al ver ese vídeo se le van a revolver las entrañas. Es algo normal y que genera, obviamente, una situación de indignación totalmente lógica y normal. Ahora bien, en ocasiones, personas con autismo pueden tener este tipo de conductas donde gritan con gran fuerza. Es, tristemente habitual, que algunas familias reciban en sus domicilios la visita de la policía ante la denuncia de los vecinos que oyeron gritar al hijo de esa familia de forma desgarradora. Luego resultó que sencillamente le estaban cortando las uñas, algo que puede ser extremadamente complejo, y hace que el niño de unos gritos tremendos. En pisos tutelados también se han dado este tipo de situaciones, y por supuesto, en centros donde se atiende a estas personas. No es algo que suceda de forma permanente, pero sí es algo que sucede. No es que sea lo que sucedió en este caso, pero sí es ilustrativo en lo referente a las situaciones que pueden darse, incluso en la familia.

Bien, debido al inmenso revuelo que se ha generado, considero que es importante intentar aclarar lo máximo posible lo que sucedió. He procurado contrastar la mayor cantidad posible de datos, hay algunas cosas que sencillamente solo se dispone de una versión, y así lo haré constar. Esto no es un escrito de opinión, sino un intento de explicar de forma secuencial y ordenada lo que sucedió, o al menos lo más cercano a una verdad contrastable. A partir de la información, que cada cual pueda elaborar su criterio sobre lo que sucedió.

El sábado 10 de junio, 11 usuarios del servicio de respiro familiar de Autismo Málaga acuden al centro, titularidad de la Fundación Autismo Sur, sito en Calle Massenet, 11 de Málaga. En concreto al Centro Integral de Recursos para personas con TEA”La Virreina”. El propósito inicial es realizar actividades en el Museo Carmen Thyssen de la citada ciudad. Autismo Málaga usa las instalaciones de la Fundación Autismo Sur en base a un convenio entre ambas entidades.

A las 11 de la mañana empiezan a llegar los usuarios (Adolescentes y jóvenes con autismo y altas necesidades de apoyo). A las 11:40 se completa el grupo y se dirigen a la actividad de ocio inclusivo en el museo, la cual había sido adecuadamente anticipada. Para confirmar este hecho se dispone de las fotografías que se realizan, donde aparecen los jóvenes. Se llega al museo a las 12:00 y el ticket del parking indica las 12:07 (Se deja a los asistentes y el conductor va a aparcar). Permanecen en el museo hasta las 13:30, y el ticket de parking atestigua las 13:34. Desde el museo van a un supermercado (adjuntan tickets de compra que aparece fecha y hora), entre otras cosas adquieren fruta, saliendo del parking del supermercado a las 14:02 y a continuación van al centro. Se llega alrededor de las 14:20.

Bien, las fotografías, el certificado del propio museo, los tickets de parking, las compras (Fueron a por fruta para uno de los usuarios) atestiguan que es imposible, que el chico que aparece en los vídeos, y que es perfectamente identificable en las fotografías, pudiera estar en el centro gritando desde las 11 de la mañana, ya que estaba en otra parte. Quizá los vecinos pudieron escuchar a otra persona gritando, pero desde luego no es el muchacho del vídeo por imposibilidad manifiesta.

El protagonista de este hecho, a quien denominaremos X, es un adolescente, y ya la familia avisó a los responsables del centro que estaba presentando una nueva conducta, normalmente para indicar su disgusto a no querer estar en determinados espacios, lo manifiesta con gritos sostenidos de alta intensidad. Este tipo de conductas, que tienen una intención comunicativa, aunque de una forma socialmente inadecuada, y si el chico obtiene lo que desea, pues afianza su conducta. Se convierte en una conducta “funcional” y válida para el chico.

Esta parte se basa en los documentos de registros de conducta de las profesionales que atienden a los muchachos, estos registros se realizan el lunes, y el martes en la mañana se les entregan a las familias, cumpliendo con el protocolo. Por protocolo, estás obligado a registrar todas las alteraciones conductuales que presentan los usuarios del servicio.

X empieza con su conducta de gritos al llegar al centro, esto son las 14:20. La misma va aumentando en intensidad. A las 14:30, cuando van a comer, X aumenta su conducta y empiezan los problemas. Uno de los usuarios no soporta los gritos y ruidos, y ante los gritos sostenidos de X se desregula y se empieza a autoagredir. Es un joven de gran tamaño, de forma que dos de las 4 personas que están en el centro con los 11 muchachos deben contenerlo para evitar males mayores. Los otros 9 muchachos también entran en un estado de nerviosismo.

Ante esa situación, las responsables deciden que, dado que en ocasiones anteriores X se había calmado al salir a la terraza (Información disponible en los registros de conducta previos), y dado que X está expresando su deseo de irse (no sé realmente si a la terraza, a su casa, a la calle o a donde), consideran que puede salir a la terraza para calmarse, y mientras pueden controlar la situación con los otros 10 muchachos.

Bien, inicialmente se hablaba de que era un balcón, es una terraza de 200 metros, en los vídeos adjuntos se ve. También se comentó que la temperatura era de 40 º. Según los datos de la AEMT, la temperatura a esa hora (En el aeropuerto de Málaga) era de 25º con una sensación térmica de 28/29º.

X permanece en la terraza durante unos 10 minutos, y desde el interior lo ven, pero no hay nadie físicamente a su lado durante ese tiempo. Las profesionales que lo conocen desde hace años, saben que X no se autoagrede a sí mismo (o al menos no lo ha hecho hasta la fecha), aunque sí puede agredir a otros. Y en base a ese criterio de que en ocasiones anteriores salir a la terraza le había servido para calmarse y que no tiene histórico de autoagresiones, es por lo que consideran que, mientras resuelven la situación en el interior, X puede permanecer en la terraza tan solo con una vigilancia visual. A los 10 minutos X se calma y entra el solo, ya que la puerta estaba abierta y podía haber entrado en cualquier momento. Es durante ese tiempo cuando se graban los vídeos por parte de los vecinos. Incluso los tiempos de subida a la red encajan perfectamente.

Una vez accede al interior, ya calmado, come, aunque sobre las 15:10, nuevamente X empieza con la misma conducta. Pero en esta ocasión, es acompañado por una de las cuidadoras a la terraza. Hay que destacar que las 4 personas que están con ellos son mujeres, y que en uno de los vídeos se afirma que había un hombre que saca a X y lo zarandea. Obviamente no podía ser ninguna de las cuidadoras, ya que son todas mujeres. Una psicopedagoga, dos auxiliares de enfermería y una técnico socio-sanitario, las 4 han recibido formación sobre autismo y gestión de conductas. En esta segunda ocasión, y siempre según los registros de conducta (Que son copias de lo que se entregó a las familias el martes en la mañana), dura 15 minutos.

A las 15:35 vuelve a suceder lo mismo, y nuevamente salen con X a la terraza, esta vez por un periodo de 10 minutos. Nuevamente según los registros de conducta.

Sobre la llegada de la policía, que uno de los vecinos afirma que no apareció hasta 16:00, pues llegó realmente unos minutos antes, concretamente a las 15:41, según el registro, siendo la policía local la primera en llegar y a continuación la policía nacional. En ambos casos, se marcharon tras registrar la visita y no encontrar ninguna situación merecedora de la apertura de ningún tipo de diligencia. De hecho la propia policía local informa a la nacional.

El lunes 12 de junio en la mañana, se realizan los informes de conducta, y se entregan el martes día 13 a las 11 de la mañana a las familias, las cuales firman las mismas.

El martes se recibe la primera visita del inspector de la Junta de Andalucía, aunque no es hasta el miércoles a las 8:30 AM que se completa la visita, inspección y recogida de datos. En este momento (día 16 de junio) aún no se ha recibido la respuesta de la inspección.

El miércoles, responsables de Autismo Málaga se personan en los juzgados y van a fiscalía, con toda la información de lo sucedido. En ese momento no constaba ningún tipo de denuncia, y a día 16, tampoco. Es decir, que -al menos en la fiscalía de Málaga- no existe en este momento ningún procedimiento de investigación o denuncia contra Autismo Málaga. Se hace entrega de todo el dossier y una copia en el Juzgado de Primera Instancia numero 11, que es el responsable de este tipo de asuntos. El Juzgado recibe la información, pero nuevamente constata que no hay ningún tipo de procedimiento abierto, y el día 16 tampoco.

En cuanto a los aspectos puramente legales, el equipo actuá siempre dentro de las posibilidades que ofrece el marco legal y los protocolos de la Junta de Andalucía para este tipo de centros. En cuanto al ratio, 4 profesionales para 11 muchachos, está muy por encima de lo que la Junta de Andalucía exige. En cuanto a que X quedara durante 10 minutos en la terraza, tan solo con vigilancia “visual”, está también acorde a los protocolos de actuación y gestión de conductas de la Junta de Andalucía para este tipo de centros.

Autismo Málaga ofreció el jueves a las 17:00 una rueda de prensa, (ver los vídeos de la misma), donde puso la información a disposición de los medios de comunicación. Autismo Málaga pone también a disposición de quienes lo requieran presencialmente, todos los documentos y fotografías. Dado los aspectos relativos a la protección de datos, hay que contender con los aspectos de privacidad.

La Junta de Andalucía está a la espera de recibir el informe final del inspector, pero no para tomar medidas contra Autismo Málaga, sino para decidir si emprende acciones contra quien subió el vídeo del menor a Internet.

Ante mis preguntas de por qué tardaron tanto en dar aclaraciones de forma pública, ya que el martes este asunto explota en redes sociales, y no es hasta el jueves en la tarde cuando se cita a los medios, los responsables afirman que procuraron recopilar toda la información, que es la primera vez que les pasa algo así, y realmente no sabían muy bien como debían actuar frente a medios de comunicación. Ya que tanto con policía, como con los responsables de la Junta, habían informado de todo, tal y como les exige el protocolo.

En cuanto a las consecuencias han sido diversas, tanto los responsables de Autismo Málaga como de Autismo Sur, han recibido innumerables amenazas, muchas de ellas graves, incluso de muerte, que han sido, obviamente notificadas a las autoridades. La familia de X, sencillamente ha expresado su voluntad de que se preserve su intimidad, ya que también han recibido insultos y amenazas. Se han sentido totalmente juzgados ellos e incluso su propio hijo, a quien han visto rodando por redes sociales en un momento que, para ellos, puede resultar difícil. Se puede entender que, dado que la familia, en ningún momento apreció un maltrato hacia su hijo, que es usuario del servicio desde hace años, no entienden que se use a su hijo como un objeto de denuncia sobre algo que ellos, simplemente entienden como su día a día, en lo relativo a ese tipo de conductas. Se están sintiendo juzgados de forma pública sin comerlo ni beberlo.

En cuanto a otro tipo de repercusiones, es obvio que a nivel legal, y tras haber consultado a diferentes expertos en este tipo de temas, no va a pasar nada, ya que en todo momento se actúa dentro de las posibilidades que ofrece el marco legal.

En cuanto a la calidad profesional de las responsables que estaban con los chicos, obviamente se ha puesto en tela de juicio, a cada cual corresponderá, tras la lectura de estos hechos, decidir si actuaron de forma correcta o no. No desde el punto de vista legal, ya que no hay mala praxis, sino desde un aspecto moral o ético. Pero siempre contendiendo con que la situación fue la que fue. Si realmente eran pocas personas para 11 chicos (A veces las situaciones se pueden complicar muchísimo en 30 segundos, y las decisiones que tomes de forma inmediata, van a condicionar lo que suceda a continuación). O si a pesar de todo podrían haber actuado de otra forma.

No se debe presuponer que la conducta de ese chico generó un castigo, y por eso lo dejan en la terraza, sino que usan el espacio como un recurso, sea de forma correcta o no, eso es harina de otro costal. El chico no sufre, en el sentido estricto, el chico se está quejando y haciendo constar su desagrado con lo que le proponen, y lo hace como ha descubierto que le funciona, a gritos. Y realmente le está funcionando, lo digo para que tomen nota y busquen otras formas de modificar esa conducta.

Debemos ser cuidadosos ante situaciones de este tipo, es importante denunciar, pero debemos de ser también prudentes, decía Buda: No creas nada por el simple hecho de que muchos lo crean o lo finjan creer; créelo después de someterlo al dictamen de la razón y la voz de la conciencia. Creo que se ha dado un espectáculo lamentable en redes sociales, viendo como unas familias insultaban a otras y viceversa, y luego nos quejamos de que no hay unidad entre el colectivo, cosa lógica, ya que a la mínima nos matamos entre nosotros, y me parece que nos equivocamos de enemigo.

 


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Director de la Fundación Autismo Diario

Director y Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos.
Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica.
Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Supervisor de los programas de investigación de la Fundación Autismo Diario. Miembro de AETAPI – Asociación Española de Profesionales del Autismo.
Padre de un adolescente con autismo.
@danielcomin en Twitter

8 Respuestas

  1. Carlos

    La verdad que, un análisis objetivo de este tema se agradece, porque la sinrazón había invadido todo. Una pregunta: este tema de los registros de conducta de los profesionales, ¿hay manera de contrastarlos? es decir, ¿cómo sabes si dicen que no hay nada reseñable que sea verdad o si las actuaciones han sido las que dicen el el documento?. Porque las inspecciones de oficio de la administración no suelen abundar.

    Responder
  2. YUSCARLY

    Buenos días,
    Yuscarly Madre de un niño con TDA y hermana de un niño que siempre tendrá solo 4 añitos aunque su partida de nacimiento dice que tienen 19 años ya, es penoso que las personas jueguen con tanta facilidad, solo una persona con un familiar con este tipo de trastorno puede entender y saber lo que ocurre, mi hijo grita horrible cuando le corto las uñas, hasta pide auxilio como si lo estuvieran maltratando, nunca me han comentado nada los vecinos pero en sus caras se que algunos piensan que lo maltrato, mi hermano se ponía nervioso y murmuraba cosas cuando mis papa peleaban o yo discutía cualquier tontería con mi hermano mayor; hasta ahora que soy adulta y me ocurre esto con mi bebe es que entiendo porque el actuaba así, hay que tener paciencia y educarse.
    Aunque no conozcas a una persona que tiene cáncer o sida igual sabes que existe esta enfermedad, porque entonces las personas no saben de este tipo de trastorno, lo mas que hacen es decir “pobrecito el no es normal”, los etiquetan y los hacen aun lado con lastima, ODIO este tipo de reacción siempre e pensado que lastima se siente por un perro con sarna, no por un niño que perfectamente puede enseñarnos cualquier cosa positiva.

    Eduquense y pónganse otros zapatos de vez en cuando, ese es mi consejo.

    Responder
  3. Ana

    Interesante y enriquecedor, Gracias. Mi hijo es pequeño y también grita cuando algo no le agrada y ya una vez nos tocaron la puerta en la noche y eso peor lo alteró, ahora creo que los vecinos ya saben o sospechan que a veces se comporta de esa forma, pero he considerado corregir esta conducta ya con la ayuda de profesionales.

    Responder
  4. mruizoses

    Gracias por la entrada. Siempre util. Este Sabado fui con Mario a ensenharlo a andar en bici. Casi una hora despues consegui regresar a casa con unos cuantos kilometros en las piernas y unos cuantos berrinches despues (basicamente en cada cruce de caminos). Hubo muchos ratos donde yo iba con la bici en una mano y con Mario a hombros pataleando y gritando, basicamente para volver al punto de partida. Por momentos pense que me detendria la policia. Y teniendo en cuenta que vivo en un pais del que todavia no hablo la lengua, la situacion fue cuando menos emocionante….No quiero ni imaginar que me grabaran en ese momento y me pusieran en Facebook. Tiemblo solo de pensarlo…Y para terminar. Es curioso que de esto ni una palabra a mi mujer. Solo que Mario pronto sera capaz de andar en bici (y eso que me juraron que es imposible)….;). Buen dia y gracias de nuevo!

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: