Print Friendly

“El Autismo es aun no comprendido por muchas personas, todavía la ciencia no descifra ¿qué es el autismo?, pero sabemos una cosa, el autismo es una forma de ser, yo creo y esta es una creencia mía, los niños con autismo son más inteligentes que nosotros y ven el mundo de una manera distinta y la forma que captan la información los hace actuar de una manera que nosotros todavía no comprendemos”. Nayib Bukele, Alcalde de San Salvador. Conmemoración del día del autismo. 2 de abril de 2016.

El 15 de noviembre del año 2016, la Universidad de York-Inglaterra presentaba un estudio científico realizado por la doctora en arqueología Penny Spikins junto al profesor Barry Wright, especialista en Salud Mental Infantil de la Escuela de Medicina de Hull York. Ambos científicos presentaron una nueva teoría de la evolución humana en donde se considera que las personas con autismo fueron incluidas en las labores socioculturales de las sociedades de cazadores-recolectores.

El autismo fue considerado durante el siglo XX como una enfermedad o trastorno que incapacita a los seres humanos para socializarse, sin embargo, esta nueva teoría antropológica nos lleva a pensar que los anales de los seres humanos fueron entornos en donde la solidaridad fue el pilar para que el hombre y la mujer emergieran en la construcción de su porvenir.

En la actualidad, en El Salvador, se tiene como eje central en el sistema educativo, el discurso político de la inclusión educativa, este es un camino vertiginoso, pero nunca irrealizable, más aún la misma sociedad etiqueta e imposibilita a la persona con autismo, negándole su posibilidad de incorporarse en los ámbitos educativos, laborales y socioculturales, sin embargo existe un esfuerzo por sensibilizar en el tema de la inclusión a los centros educativos de El Salvador, esta labor es realizada por instituciones como la Asociación Angelitos, Asociación Salvadoreña de Autismo, Adne Kids, Ministerio de Educación de El Salvador, Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral, Music Time, etc.

En la actualidad las personas con autismo son diagnosticadas según la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10 de la OMS) o/y el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5 de la Academia Americana de Psiquiatría), en El Salvador los sistemas de salud y educativo tienen influencia de la jerga de la salud y se expresa en los censos realizados a los centros educativos que tienen estudiantes con autismo.

Si apreciamos el autismo como una percepción subjetiva de ver la realidad desde la sociabilidad humana, podemos decir que las personas con autismo se comunican y transforman el mundo desde una manera muy peculiar respecto al de las personas de desarrollo típico, ya que es la Prehistoria, el periodo del Paleolítico Superior, el referente para describir todo el aporte de este sujeto social que se comunica a través del lenguaje simbólico, de habilidades excepcionales en la memoria, con una percepción aumentada en la vista, gusto, olor, con  una  comprensión y comunicación con los animales, este sujeto social tiene mucho más capacidades que el ser humano “normal”, es decir, que el ser humano con autismo se presenta en la sociedad como un elemento que construye el devenir de los colectivos humanos, se aclara que en la actualidad las personas con autismo funcional son sujetos sociales que sobresalen en sus entornos socioculturales.

El mundo en el periodo Paleolítico Superior

Cuando se habla del periodo Paleolítico Superior nos referimos al desarrollo cultural de todas las áreas del mundo, el tipo de organización social consistía en que los seres humanos vivían en pequeñas bandas nómadas, cazaban, recolectaban, pescaban y, también eran artesanos que diseñaban las herramientas para la caza, desarrollaron las primeras manifestaciones gráficas rupestres en las cavernas; el mundo de esa época estaba congelado buena parte de Europa y América, el clima era similar al de la actual Siberia y el Norte de Canadá.

La cultura en el periodo del Paleolítico Superior

El concepto «cultura» hace referencia al conjunto de conductas aprendidas, creencias, actitudes, valores e ideales de una sociedad. Para la teoría materialista, la Prehistoria, es una etapa en que el ser humano -a través del trabajo- desarrolló herramientas, las cuales eran empleadas en la caza y en la pesca. Pues bien, la caza y la pesca presuponen ya el paso de la alimentación puramente vegetal a la alimentación de la carne.

Mediante la combinación de la mano, los órganos lingüísticos y el cerebro, y no solamente en el individuo aislado, sino en la sociedad, se hallaron los hombres capacitados para realizar operaciones cada vez más complicadas, para plantearse y alcanzar metas cada vez más altas. Una de las actividades socioculturales que marcaron el desarrollo evolutivo de la sociedad humana, es la actividad del trabajo, cada vez se volvía más compleja esta actividad debido a la sofisticación de las herramientas que el ser humano elaboraba.

¿La evolución humana es lineal?

La doctora Penny Spikins y el profesor Barry Wright consideran que las teorías que nos hablan de la evolución humana, presentan dicho proceso biológico, social y cultural como un proceso lineal y no ramificado, las personas que se presentan en dicha teoría son hombres jóvenes, en perfecta salud, que no muestran signos de diferencia o discapacidad.

Figura 1, La evolución humana.

¿Fueron las personas con autismo los autores de las manifestaciones gráficas rupestres en la Edad de Hielo?

Las Manifestaciones Gráficas Rupestres (MGR) de la Edad de Hielo, que datan de períodos lejanos, de 30.000 a alrededor de 10.000 años atrás, son profundamente evocadoras. La mayoría de la gente ha oído hablar de las grandes cuevas pintadas del suroeste de Europa y América, estos son hallazgos de vestigios que los primeros seres humanos elaboraron.

El filósofo Nicolás Humphrey en el año 1988 especulaba detenidamente, relacionó las manifestaciones gráficas rupestres de la Edad de Hielo y encontró similitudes con el arte realizado por artistas con autismo. Los hallazgos arqueológicos sugieren que, en el periodo Paleolítico, las manifestaciones gráficas rupestres de los animales eran parte de la vida cotidiana, más que un hecho separado de lo cotidiano o realizado por individuos fuera de la sociedad.

Figura 2, Representaciones de caballos en la cueva de Lascaux

Figura 3, Caballos dibujados por Nadia

Nicolás Humphrey comparó las Manifestaciones Graficas Rupestres de caballos de la cueva de Lascaux (Primera figura) y uno de los dibujos de Nadia (Segunda figura) realizado por una niña talentosa con autismo severo (Nadia realizo este dibujo a la edad de 3 años y 5 meses).

Con este análisis comparativo entre las Manifestaciones Gráficas Rupestres del periodo Paleolítico y la invención del siglo XX de una niña con autismo no verbal, podemos encontrar similitudes en ambas simbologías, en donde se encuentran expresiones de la realidad humana.

La pregunta a realizarnos es: ¿Es la prehistoria una etapa ejemplar en la vida del ser humano actual para la inclusión de las personas con autismo y demás necesidades educativas?

…Ahora un llamado a las instituciones de Gobierno que se unan al esfuerzo de estas nobles personas, para hacer cumplir el sueño de estos niños y aprovechar la inmensidad de inteligencia que ellos poseen, ya que en otros países adoptan a estos niños para potenciarlos y para avanzar en lo tecnológico, ejemplo de ello es el científico Albert Einstein.  Abuelo de niño con autismo. Conmemoración del día del autismo. 2 de Abril de 2016.

El primer académico en comparar las Manifestaciones Gráficas Rupestres (MGR) del Periodo Paleolítico fue el ya mencionado filósofo Nicolás Humphrey, sus comparaciones eran muy generales, no fue hasta el año 1997 que la investigadora del autismo Julia Kellman, quien comparó el arte de la Edad de Hielo (Paleolítico Superior) con el arte de un niño con autismo, en este caso Jamie de 7 años había empezado espontáneamente a dibujar con una extraordinaria precisión a una edad muy temprana, Kellman también reconoció muchas características similares en el arte de Jamie y las MGR del periodo Paleolítico Superior Europeo, no solo tenía una habilidad de la observación, sino también el uso de la perspectiva, escorzo y una preocupación por el contorno, para ella el color y el tono fueron secundarios.

La investigadora Kellman relacionó estas características con la falta de lenguaje, pero con formas de ver el autismo. Kellman se basó en la descripción que da la científica con autismo Temple Grandin, quien considera que su proceso de aprendizaje en el mundo es través del uso de imágenes.  El neurólogo Oliver Sacks en su obra etnográfica “Un antropólogo en Marte”, nos describe el proceso de aprendizaje de Grandin: Y este se da a través del pensamiento visual, no es anormal en sí mismo, y Temple rápidamente señaló que conoce a varias personas sin autismo, ingenieros, arquitectos que parecen capaces de ver lo que deben proyectar, de hacer proyectos en su mente y ponerlos a prueba mediante simulaciones, al igual que ella.

La misma Grandin describe su proceso de aprendizaje a través de imágenes, por ejemplo: Las palabras son como un segundo idioma para mí. Traduzco las palabras, tanto las habladas como las escritas, a películas de cine a todo color, acompañadas de sonidos, que pasan por mi mente como una cinta de vídeo. Cuando alguien me habla, sus palabras se me traducen instantáneamente en imágenes. Quienes piensan básicamente por medio del lenguaje suelen encontrar que este fenómeno es difícil de entender, pero el pensamiento visual significa una enorme ventaja en mi trabajo como diseñadora de equipos para la industria ganadera.

Se observa que el testimonio de una persona con autismo nos da la pauta para escudriñar su proceso de aprendizaje y sirve para establecer criterios que pueden descifrar el misterio detrás de las MGR del periodo del Paleolítico. Sin embargo, el estudio fortuito hacia el autismo desde la Arqueología y la Antropología es propio de la científica Penny, quien considera la posibilidad de la influencia de diferentes subjetividades humanas sobre la resiliencia evolutiva humana, el autismo es un ejemplo importante. Las personas con autismo, podrían haber proporcionado habilidades importantes en los Cazadores-Recolectores a través de las MGR, herramientas y otras tecnologías del periodo Paleolítico Superior.

La relación entre las MGR del periodo Paleolítico Superior y los rasgos del autismo claramente no tienen una asociación directa, pero tampoco es fácil descartarla como mera coincidencia. El equipo de investigación de Penny organizó una exposición en el año 2015 en la Universidad de York, en la actividad hablaron sobre algunas investigaciones realizadas, incluyendo las MGR, herramientas y plaquettes del Paleolítico Superior. Como parte de la exposición, se presentaron réplicas de los plaquettes de la cueva de Montrastruc, Francia, estudiadas por Andrew Needham como parte de sus estudios en el doctorado, que, como muchos artefactos portátiles, muestran muchas imágenes superpuestas que pueden ser muy difíciles de descifrar.

Según nuestra científica Penny, el arqueólogo Andrew ha estudiado el orden de las líneas del plaquette y la relación entre cada una de las imágenes en detalle.

Plaquette número 662 de Montrastruc

El plaquette número 662 de Montrastruc. Según Penny, el original es muy difícil de descifrar; Sin embargo, esta ilustración que muestra los diferentes caballos en diferentes orientaciones grabadas en el plaquette. En la ilustración se le resalto el color negro para facilitar su identificación.

Muchas personas en la exposición tenían autismo. Mientras que, para la mayoría de las personas asistentes en la exposición, las líneas finas en el plaquette eran simplemente curvas squiggles (Garabateadas), los participantes con autismo en la exposición encontraron muy fácil observar a los animales que se encuentran representados en el plaquette.

Por otra parte, esto es bastante notable, ya que implica que algunas personas con autismo tienen una comprensión inmediata al observar las MGR del periodo Paleolítico Superior, hay casi una afinidad de las personas con autismo con estos vestigios arqueológicos, situación que desventaja a los especialistas en arte, arqueología y antropología, ya que pueden tomar toda una vida para obtener una interpretación acertada.

La implicación es que las MGR del Periodo Paleolítico Superior muestra no solo una relación con detalles muy finos observados en la labor de las personas con autismo, sino también su significado, nos tenemos que preguntar: ¿Hay un hallazgo científico más profundo detrás de las MGR de la Edad de Hielo en Europa? y ¿fueron las MGR de la Edad de Hielo en Europa la punta del iceberg de la evolución humana?

Para alejarnos de las preguntas expresadas, necesitamos pensar sobre las destrezas y los déficits que trae el autismo, así como comprender a las comunidades o “bandas” de Cazadores-Recolectores y las estrategias en que pueden haber realizado para la integración de las personas con autismo.

La inclusión educativa y social, una senda por iluminar

El autismo es una paradoja en nuestras sociedades latinoamericanas, debido a que nuestros pueblos han vivido una cultura autoritaria, excluyente y marginadora, a estas sociedades les han borrado de su mentalidad las identidades culturales originarias, las personas con autismo no escapan de esas relaciones socioculturales y económicas, El Salvador no es la excepción, por esta razón espacios de socialización como la familia, los centros educativos, el trabajo y la iglesia, suelen ser espacios en donde no se garantiza que la persona con autismo se realice como ser humano, con derechos y libertades, pero tampoco esta es la historia oficial que viven las personas con autismo y su familia, no siempre se pasa desapercibido del esfuerzo que hacen los especialistas de la salud, docentes y padres de familia, quienes construyen desde los laureles de la ciudadanía una cultura de inclusión educativa y social.

Por esta razón hablar del tema de inclusión educativa de las personas con autismo como de otras Necesidades Educativas Especiales es un tema primordial para las Ciencias Sociales, en este caso la Antropología y la Arqueología, porque estas mismas ciencias han estudiado en El Salvador las historias y las culturas salvadoreñas de los sectores subalternos, tanto la familia y la persona con autismo forman parte de los sectores subalternos, están invisibilizados por el Estado y la sociedad salvadoreña.

La moral colaborativa: La estrategia de la humanización de la evolución

En los apartados anteriores se ha establecido a través de hallazgos científicos de la Arqueología y Antropología la presencia de personas con autismo funcional en la Prehistoria. Para ello se considera que la posibilidad de la participación de nuestros sujetos de estudio (personas con autismo), se dio a cabo en los grupos cazadores-recolectores por medio de la construcción de relaciones sociales-culturales solidarias, la doctora Penny Spikins de la Universidad de York-Inglaterra, la llama: Moral Colaborativa.

La Moral Colaborativa forma una pieza importante en los cambios sociales y culturales de nuestros antepasados prehistóricos. La Moral Colaborativa es el comportamiento sociocultural que les garantizaba establecer redes sociales en donde los seres humanos intercambiaban herramientas, tecnologías, alimentos, en estas relaciones sociales, también incluían a personas discapacitadas, ancianos, mujeres embarazadas, a estas personas se les protegía, en esta red social está incluida la persona con autismo. Por ejemplo, existen hallazgos arqueológicos que garantizan que el ser humano del Periodo Paleolítico dio protección a personas discapacitadas, por ejemplo: El sitio de La Sima de los Huesos, en Atapuerca, en el norte de España, que data de hace unos 450.000 años. La cacería y la recolección en la vida cotidiana del Periodo Paleolítico Superior eran evidentemente un riesgo para estas poblaciones con Necesidades Educativas Especiales. Sin embargo, la solidaridad de los primeros humanos claramente mantuvo a los individuos heridos o vulnerables dentro del grupo.

El sitio de los Huesos, Atapuerca-España, se han encontrado cuerpos de 28 personas en una fosa común, este hallazgo arqueológico nos garantiza observar una de las primeras actividades rituales en los funerarios del periodo Paleolítico Superior Europeo. De los cuerpos encontrados, varios sufrían de condiciones que requerían apoyo y protección. Dentro de los hallazgos arqueológicos, se encuentra un cuerpo de un niño de alrededor de las edades entre cinco a ocho años de edad, sufría de craneosinostosis y una torsión del cráneo que pudo haber llevado a la discapacidad mental al niño, pero se evidencia que fue cuidado por el grupo Cazador-recolector (Igualitario) como cualquier otro niño.

Capacidad intelectual de las personas con autismo

Los cazadores-recolectores tuvieron la capacidad de colaborar entre sí y cada vez era más importante, tanto que entre las personas que inspiraban la confianza en el grupo, eran reconocidas por su habilidad de colaborar en el trabajo por generar confianza. En el caso de las personas con autismo, pues la misma Antropología nos garantiza que dicha condición es una condición social diferente, estas personas están dentro de la sociedad y participan dentro de la cultura material, utilizan la tecnología para comunicarse en las relaciones socioculturales y muchas veces son los conceptos matemáticos la pieza clave para entrar en contacto con el mundo, según las antropólogas Elinor Ochs, Olga Solomon de la Universidad de Los Ángeles (California-EE.UU.), y el antropólogo Roy Grinker de la Universidad George Washington (EE.UU.) padre de una niña con autismo.

El científico en psicopatología Simon Baron Cohen, de la Universidad de Cambridge, sostiene que: Los individuos con autismo perciben el mundo natural y social en términos analíticos, como sistemas, reglas y patrones para analizar, en lugar de confiar en medios de interpretación empáticos o intuitivos, es decir, en cierta medida no les interesa interpretar ciertos sentimientos, sin embargo, hay excepciones como el caso de la científica Temple Grandin y la antropóloga Dawn Prince Hughes quienes han logrado expresar sus sentimientos y han entablado comunicación con ciertos animales como: Las vacas y los gorilas. En el primer caso ha aportado al mundo de la producción del ganado lechero, en el segundo, pues la antropóloga Prince Hughes, considera que las personas con autismo funcional tienen que ser escuchadas e incluidas en las Universidades, ya que tienen una capacidad intelectual para aportar a la sociedad.

Desde la Psicología Social se describen las aspiraciones de las personas con autismo, los investigadores tales como Daniel Batson, Tricia Klein, Lori Highberger y Laura Shaw, consideran lo siguiente: Pueden desempeñar un papel importante en el establecimiento de controles sobre la inestabilidad social, ya que los niveles más bajos de empatía también están asociados con mayores grados de equidad y preocupación por la justicia. En este caso son atraídos por carreras como las licenciaturas en derecho, etc.

Bajo estos parámetros de las Ciencias humanas y de la salud, podemos dar una respuesta a la pregunta: ¿Hay un hallazgo científico más profundo detrás de las MGR de la Edad de Hielo en Europa?, y no solo participaron como constructores de tecnología, sino también en el establecimiento de normas sociales en los grupos de cazadores-recolectores (Igualitarios). Una posible participación de personas con autismo funcional, nos lleva a pensar en la actualidad, para aquellas personas que no han convivido con personas con autismo, pero si han logrado conocer a través de la industria cultural, la película: Mi Nombre es Khan, el personaje tiene autismo funcional y tiene que luchar contra la intolerancia, la exclusión, marginación y autoritarismo de las sociedades de Medio Oriente y Occidente. Khan es muy inteligente, pero también tiene sentimientos y se enamora, así como también representa el activismo ciudadano de una persona con autismo y de su cultura musulmana que es estigmatizada y odiada por el racismo norteamericano, lucha contra esa cultura de exclusión, al grado que llega a expresarse en un mitin político del entonces presidente George W. Bush, en el mitin, Khan grita “Mi nombre es Khan y no soy terrorista”.

No quiero establecer un parámetro en donde se idealice y estereotipe a la persona con autismo, con el ejemplo de la película “Mi nombre es Khan” pero en la mayoría de casos las personas con autismo son honestas y obedientes, siempre y cuando hayan recibido una atención adecuada a través de las terapias, siempre y cuando los espacios de socialización le garanticen el respeto a su dignidad humana, en este caso: La Familia, Centro Educativo, Salud, Iglesia y Asociación Comunal.

Sí le preguntas a mi hija: ¿Qué significa el autismo para ella?, no te responderá que es una condición marcada por la alteración de la comunicación social, ni te dirá que tiene comportamientos repetitivos. Ella respondería, que su autismo la hace una buena artista, que le ayuda a relacionarse con los animales y le da un tono perfecto. Roy Grinker, Antropólogo y padre de una niña con Autismo.

Una relación directa entre el Arte y el Autismo

Como se ha venido expresando a lo largo del artículo, existe una posibilidad muy grande que personas con autismo fueran parte de la cultura de los Cazadores-Recolectores del Periodo Paleolítico, ya que los artistas con autismo en la actualidad son muy  talentosos y son conscientes de los detalles cuando los ven y se expresan en las obras de arte, en el caso de la Prehistoria, las MGR representan una expresión detallada de los animales representados, lo cual se puede considerar que esa inspiración detallada en los animales no fue solo por unos minutos en una cueva, también tienen que estar en un estado de ánimo en el que son capaces de dibujar y pintar con precisión. Ni las drogas psicotrópicas, ni los estados de trance inducidos por la privación sensorial inducen capacidades excepcionales o la capacidad de representar con precisión lo que se ha visto.

El autismo bajo la arista de la neuropsiquiatría y la genética

No existe una respuesta certera sobre si hay presencia de autismo en la sociedad de cazadores-recolectores, pero si comparamos la situación en nuestro presente en que las personas con autismo logran establecer comunicación con nuestro entorno socio-cultural a través de la constante intervención de los especialistas de la salud, quienes marcan en las vidas de las personas con autismo un puente de comunicación entre la realidad humana construida por la “normalidad” y el mundo del autismo. Sin embargo, podemos decir que, desde los esfuerzos de la investigación genética, según el neuropsiquiatra Thomas Gualtieri quien sostiene que el autismo aparece en el comienzo de la evolución humana, al menos hace 8 millones de años. Los genes del autismo parecen ser parte de la evolución del genoma humano.

El investigador Gualtieri considera que la función social del cerebro en los anales del ser humano, fue la de establecer un puente entre la sociedad y la cultura, estas son consideradas unidades de almacenamiento y procesamiento de información, pero con una capacidad mucho mayor y un mayor grado de flexibilidad. La inteligencia, por lo tanto, no está limitada por la constitución del cuerpo de la persona humana, sino también depende de los recursos y materiales en el entorno social, haciendo referencia a la interpretación, tal como se ha constatado en las reflexiones desde la Antropología sobre el tema del autismo, las personas con este trastorno, se sociabilizan de diferentes maneras y lo hacen a través de la cultura material o se logran posicionar en la sociedad. Es muy probable que las exigencias que el mundo socio-cultural de los cazadores-recolectores, llevaron consigo una serie de modificaciones en la estructura social y ello influenció también en el desarrollo de los cuerpos y las mentalidades de los primeros seres humanos.

Contexto sociocultural en el Periodo Paleolítico Superior

Las personas con autismo, otras percepciones subjetivas y discapacidades, pudieron tener un espacio importante en las sociedades de cazadores-recolectores. El panorama se presenta en un espacio en donde las sociedades igualitarias apoyaban la especialización en el trabajo de las personas con una capacidad cognitiva diferente, algunos individuos pueden estar enfocados en ser especialistas tecnológicos, o desarrollar objetos de caza o promover reglas para el control del grupo, este comportamiento de estratificación aún persiste en la en la actualidad en las mentalidades de las sociedades humanas.

Para entender el contexto social y cultural en que se desarrollaron los cazadores-recolectores, es necesario considerar que nadie sobrevive en tales contextos por sí solo, y que por lo tanto la mayoría de las personas con autismo estuvieron dentro de la sociedad. Podríamos imaginar a individuos semejantes a muchos científicos famosos haciendo contribuciones a la tecnología, a la innovación, otros contribuyendo a reglas que permitirían el orden y la justicia de las sociedades igualitarias, u otros viviendo sus vidas en las comunidades sin tomar algún protagonismo. Si analizamos nuestros entornos socioculturales actuales, podemos observar que las personas con autismo necesitan de una familia tolerante e incluyente, en donde la democracia sea una norma de convivencia, para que la persona con autismo pueda prosperar y para que los talentos de la persona con autismo sean respetados y valorados. Sin embargo, en muchos casos las comunidades también necesitaban individuos con autismo.

Los leones de Chauvet

La MGR de “Los leones Chauvet” representa visualmente la supervivencia en la era de hielo, la elaboración de este trabajo dependía de una visión notable y de una habilidad notable. Los leones Chauvet podrían haber sido creados por alguien con autismo, pero también existe la posibilidad que fueron creados por alguien neurotípico que respetó y aprendió de una persona con autismo.

Las MGR nos pueden decir al respeto que representan la inclusión de una persona con autismo. Lo importante no es, observar la labor del artista a partir de su esfuerzo individual, sino que las MGR parecen demostrarnos que la gente de la Edad de Hielo aprendió y respetó la forma de aprendizaje de las personas con autismo y su aporte se refleja en las MGR.

Todo el mundo tiene que analizar sobre la importancia de las MGR en la Edad de Hielo Europea y su relación con las personas con autismo. Discutiríamos que las MGR de Europa reflejan la influencia y la inspiración de personas con autismo, la aparición de la Moral Colaborativa contribuyo a tejer relaciones de solidaridad en las sociedades igualitarias, por tanto, las comunidades de los seres humanos contribuyeron a incluir a las personas con autismo y las personas con autismo contribuyeron desde sus talentos a las comunidades.

Autismo, Antropología y Arqueología

El observar y analizar la Prehistoria humana nos permite replantearnos muchos esquemas teóricos de las Ciencias Sociales, en este caso la Antropología y la Arqueología, la visión actual del autismo en el Sistema de Educación y de Salud Salvadoreño, es una visión médica, en ningún momento se pretende desestimar el apoyo de las Ciencias de la Salud, no, lo que se trata es de evidenciar a través de la interpretación antropológica, es reconstruir los discursos de humanización de la persona con autismo, a partir de las experiencias obtenidas de sus fortalezas y debilidades, muchas veces el discurso médico transmite un discurso que imposibilita la posibilidad de incluir a las personas con autismo a la vida cotidiana. La Antropología y la Arqueología marcan la pauta para reconstruir el discurso de humanización entorno a la persona con autismo, es decir, darle voz, darle la atención para que pueda expresarse ante la sociedad, es muy probable que el periodo Paleolítico Superior no conoció de la discriminación, la exclusión social, por lo cual fue fácil para los primeros humanos incluir a las personas con autismo.

Palabras del Autor:

El ensayo El autismo una pieza para el rompecabezas de la evolución humana”, fue bajo la influencia de la investigación Arqueológica y Psiquiátrica de Penny Spikins, profesora titular en la Universidad de York, y Barry Wright, profesor de Salud Mental Infantil en la Escuela de Medicina de Hull York, ambos desarrollaron el libro: The Prehistory of Autism. El presente ensayo representa el análisis de la investigación realizada por Spikins y Wright, quienes se han esforzado para buscar una interpretación Antropológica, Arqueológica y Psiquiátrica del Autismo en la Prehistoria humana, así como también este ensayo representa el aporte de los antropólogos hacia la cultura del Autismo.

Bibliografía:

  1. Spikins P, Wright B, Hodgson D. Are there alternative adaptive strategies to human pro-sociality? The role of collaborative morality in the emergence of personality variation and autistic traits. Time and Mind. 2016;9(4):289-313. doi: 1080/1751696x.2016.1244949. Recuperado de: eprints.whiterose.ac.uk/109704/2/Are_there_alternative_adaptive_strategies_to_human_pro_sociality_The_role_of_collaborative_morality_in_the_emergence_of_personality_va.pdf
  2. Ember, Carol; Ember, Melvin y Peregrine, Peter. (2004). Antropología. Madrid: Pearson, Prentice Hall.
  3. Engels, Federico. (S.f). El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre. San Salvador: Publitex.
  4. University York. Autism and human evolutionary success (15/11/2016). Recuperado de: www.york.ac.uk/news-and-events/news/2016/research/autism-human-evolution/. Último acceso 15-04-2017.
  5. Spikins Penny y Wright Barry. (2016). The Prehistory of Autism. Rounded Globe. (Open Access). Recuperado de: roundedglobe.com/html/850efa8a-9596-44c5-ab46-5dd828905986/en/The%20Prehistory%20of%20Autism/
  6. Barry, S. P. (2016). The Prehistory of Autism. Inglaterra: Rounded Globe. (Open Access). Recuperado de: roundedglobe.com/html/850efa8a-9596-44c5-ab46-5dd828905986/en/The%20Prehistory%20of%20Autism/
  7. Grandin, T. (1995). El autismo y el pensamiento visual: Su influencia en mi trabajo profesional. Recuperado de: www.grandin.com/spanish/autismo.pensamiento.visual.html
  8. Sacks, O. (2001). Un antropólogo en Marte: Siete relatos paradójicos. Barcelona: ANAGRAMA.
  9. Johar, K. (Dirección). (2010). Mi nombre es Khan [Película].
    OHIO UNIVERSITY PRESS. (21 de Abril de 2017). Recuperado de: ohioswallow/Aquamarine Blue 5: www.ohioswallow.com/book/Aquamarine+Blue+5
  10. Prince-Hughes, D. (2002). Aquamarine Blue 5: Personal Stories of College Students with Autism. Ohio: Swallow Press/Ohio University Press. Recuperado de: books.google.com.sv/books?id=ujVVnPN5fe8C&pg=PT1&lpg=PT1&dq=Aquamarine+Blue+5:+Personal+Stories+of+College+Students+with+Autism+.&source=bl&ots=qJfdMLD5qI&sig=MLSazA2ipOgfRyMADZr8-RCEU_w&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwivwey5xIbUAhVLNiYKHVzOAdsQ6AEIXTAH#v=onepage&q=Aquamarine%20Blue%205%3A%20Personal%20Stories%20of%20College%20Students%20with%20Autism%20.&f=false
  11. Solomon, E. O. (2010). Autistic Sociality. ETHOS: Journal of the Society for psycological anthropology, 1,12. doi: 10.1111/j.1548-1352.2009.01082.x. Recuperado de: www.sscnet.ucla.edu/anthro/faculty/ochs/articles/A113%20OchsSolomon_Autistic%20Sociality.pdf
  12. Spikins P, W. B. (2016). Are there alternative adaptive strategies to human pro-sociality? The role of collaborative morality in the emergence of personality variation and autistic traits. Time and Mind, 289-313. doi:10.1080/1751696x.2016.1244949. Recuperado de: eprints.whiterose.ac.uk/109704/2/Are_there_alternative_adaptive_strategies_to_human_pro_sociality_The_role_of_collaborative_morality_in_the_emergence_of_personality_va.pdf
  13. Roy Grinker. (9 de Febrero de 2010). Disorder Out of Chaos. Recuperado de: www.nytimes.com/2010/02/10/opinion/10grinker.html?ref=opinion&_r=1

Sobre el Autor:

Rodrigo Colorado.

Antropólogo In fíeri.  Colabora en la divulgación de la investigación antropológica y de las Ciencias Sociales en el tema del Autismo en Diario Colatino de El Salvador (www.diariocolatino.com/).


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?


2 Respuestas

  1. Aris48

    Conclusion: Las personas con AUTISMO SON DIFERENTES PORQUE PROCESAN LA INFORMACION DE MANERA DIFERENTE, ellos vienen a este mundo a APORTAR algo que la ciencia aun no ha descubierto COMPLETAMENTE, cuando aprendamos a comunicarnos debidamente con ellos, ENTENDEREMOS CLARAMENTE SUS MENSAJES.

    Responder
  2. Juan Gabriel Castillo Reyes

    El artículo original de Nicholas Humphrey, que no se incluyó en las referencias (esto de terciar la información ¡cómo me hace ruido!), es éste:

    Humphrey, N. (1998). Cave Art, Autism, and the Evolution of the Human Mind. Cambridge Archaeological Journal, 8 (2): 165-191. DOI: 10.1017/S0959774300001827:
    www.humphrey.org.uk/papers/1998caveart.pdf

    También es algo lamentable que no se hayan incluido los libros de Lorna Selfe que tratan sobre Nadia Chomyn, de quien se inspiró Humphrey:

    1977: Nadia: A Case of Extraordinary Drawing Ability in an Autistic Child, Academic Press: London.

    2011: Nadia Revisited: A Longitudinal Study of an Autistic Savant, Psychology Press: Hove.

    En una entrada de un blog se describe el encuentro de ambas: laisladelosgenios.blogspot.mx/2009/06/nadia.html. Es conmovedor e ilustrativo leer este obituario: www.theguardian.com/artanddesign/2015/dec/09/nadia-chomyn

    En donde muchos sólo ven discapacidad y caos, es una bendición encontrar especialistas comprometidos con la ciencia y el humanismo, como Darold A. Treffert y Lorna Selfe, que han ayudado a valorar la genialidad dentro del espectro autista.

    Ojalá sean más quienes se sumen a la petición de auties, como Temple Grandin, de que es mejor enfocarse en los talentos, que en las afectaciones. En la vida crece lo que cuidamos. Y aún son muchos adultos los que siguen cayendo en la llamada generación pérdida del autismo.

    Gracias a Dios existen grandes esfuerzos para las nuevas generaciones, entre las que destaca Autismo Diario. Espero que Daniel Comin siga con esa vocación, que sigue tocando (para bien) a muchos padres y expertos.

    Responder

Deja un comentario