Anuncios

Durante mucho tiempo se ha venido afirmando que las personas en el espectro del autismo tienen un fuerte déficit en la teoría de la mente. Este aspecto contiene ciertos tintes negativos que pretenden definir la forma de comportarse de todas personas con autismo, es como si fuéramos clones, todos iguales. Sin embargo, la ciencia está afirmando justo lo contrario, pero las personas de desarrollo típico (Neurotípicos) no parecen haberse enterado aún.

Como persona dentro del espectro me veo totalmente abrumado por todos los neurotípicos que, en su ignorancia, malmeten encima de nuestro colectivo diciendo que carecemos de total empatía, emitiendo un juicio rápido, siendo ellos jueces y parte.

La definición de la “teoría de la mente” según Wikipedia es esta:

La teoría de la mente es una expresión usada en filosofía, psicología y ciencias cognoscitivas y otras ciencias humanas para designar la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas (y a veces entidades). Aquí la palabra teoría tiene principalmente la acepción de ‘conjetura’, o mejor aún, facultad de advertir.

Así cuando un sujeto inteligente está dotado de teoría de la mente se entiende que tiene la capacidad de comprender y reflexionar respecto al estado mental de sí mismo y del prójimo que puede tener un sujeto; también incluye la teoría de la mente la capacidad de percibir y así poder llegar a reflexionar y comprender en relación a las sensaciones propias y del prójimo (en este caso principalmente por signos corporales que el otro da) logrando así el sujeto prever el propio y ajeno comportamiento. Tal capacidad de percepción comprende un conjunto de sensaciones, creencias, emociones, etc.

Más bien, esto quiere decir, ponerse en los zapatos del otro.

Quiero poner ahora en tela de juicio eso de que las personas del espectro, TEA, aspis o como quieran que nos llamemos, no tenemos ninguna empatía y ellos sí.

Este juicio rápido hacia el colectivo parte de una premisa. Es más fácil juzgar que entender. Emitir un juicio es algo fácil, rápido y genera una especie de sensación malévola de bienestar a quien juzga, por el contrario, entender y comprender implica un esfuerzo, te obliga a ponerte en la piel del otro, usar la empatía, la famosa teoría de la mente, y claro, llevar a cabo ese proceso intelectual puede tener consecuencias inesperadas, como, por ejemplo: Derribar ideas preconcebidas.

Bien, recuerdo que en el verano de 2010, en el que sufría una gran depresión y estaba con todo el calor encerrado en casa toda la semana, cuando le pedí a una persona -que creía mi amigo- si quería quedar a tomar algo.

Ante mi sorpresa empezó a decir que estaba “muy muy ocupado” y que no podía quedar para nada; mi sorpresa fue mayúscula cuando le pregunte qué porque estaba tan ocupado y respondió con evasivas, para después al profundizar en la conversación decir que no quedaba conmigo porque “tenía un cerebro muy diferente” y no podía quedar con una persona que estaba enferma.

El dolor que me generó fue enormemente grande, pero, sobre todo, ahora al pensar sobre ello me doy cuenta de que quien no tenía ninguna empatía era él, ya que era incapaz de ponerse en mi lugar y que aquello que él decía de que las neuronas espejo me funcionaban mal partía de una premisa acusatoria y excusatoria, realmente es a él a quien le funcionaban mal ya que era incapaz de ponerse en mis zapatos y sentir lo que yo necesitaba en ese momento. Esto me hace sentir compasión por esa persona, deseo que ojalá, el día que necesite a alguien, ese alguien no esté “ocupado” para apoyarlo, quizá si alguien está deprimido, los normales lo consideren enfermo y, por tanto, una compañía poco deseable.

Bueno, …, si me pongo a repasar, durante toda la vida que he recibido insultos y golpes hasta los 20 años, me parece que muchos de los neurotípicos (no todos), los que me dicen que nosotros no tenemos teoría de la mente por no empatizar con los demás realmente, no tienen tampoco demasiada empatía, ¿paradójico, no creen?

¿Tienen un problema de empatía las personas con autismo?, ¿o es la carencia de la misma que tienen los neurotípicos la que nos colocó esa etiqueta?

Hay gente en el espectro que tiene mucha empatía y gente que no, de la misma forma que hay gente neurotípica que tiene empatía y gente que no.

Ya es muy difícil vivir dentro del espectro, y sufrir el bullying de niño y adolescente y el ghosting de adulto, de que inviten a toda la clase a una fiesta y a ti no, y que luego pongan las fotos por Facebook y te hagan sentir invisible, y que encima luego te digan que no te invitan porque estas en el espectro y no eres capaz de empatizar ¿Es que empatizan ellos con como tú te sientes verdaderamente?

Muchos me conocéis por ser una persona depresiva, triste y a veces hosca, pero tenéis que comprender que muchas veces esa forma de ser viene pautada por el sufrimiento que me hace que, cuando me siento solo en casa y necesito a alguien para salir, dar una vuelta, hablar, tomar algo y sentirme bien, no lo tengo, y esas cosas que hacen los demás influyen en mi carácter. Aunque cada vez más, entiendo que esas personas prefieren tener relaciones llanas y simples, las cuales -posiblemente- les darán sensaciones llanas y simples, y un servidor es bastante más complejo en mis relaciones ¿La sociedad prefiere interacciones simples en vez de enriquecedoras?

Por ello no es justo decirme que carezco de empatía, o que soy apático, por ser como soy sin conocer mi circunstancia y ponerse en mi lugar, esto es, carecer de empatía hacia los que me rodean. Quizá ese juicio perjudica más a quien lo emite, ya que lo lleva a una vida simplona y con emociones limitantes.

Si empezáis a conocer a una persona del espectro por como es y os quitáis los prejuicios os sorprenderíais. Nunca todo es lo que parece.

Durante mis años de universidad he sido muy marginado, no solamente por no quedar a hablar conmigo fuera del horario de clases o de invitarme a fiestas, sino que muchas veces, algunas concretamente muy agresivas, me han metido miedo para que no pudiera comer y hablar con gente de mi clase, apartándome más del grupo si poder comunicarme, haciéndome autista, pero no como persona del espectro sino como ellos quieren que sea, una persona que no soy, quieren que sea plano, y como no lo soy, prefieren que sea una persona marginada. Hoy entiendo que es el miedo hacia lo complejo lo que hace a la gente actuar así, quizá mi capacidad de empatizar, de entender, de sentir, esté en otra dimensión diferente a la de los “normales”.

En concreto en el primer curso de universidad, tras estar con un grupo tres chicas se me acercaron y me dijeron que no volviese a ir con ellos más, porque según ellas mientras se reían de mí (que no conmigo), “las cortaba el rollo”, (excusa “muy noble” para expulsar a una persona de un círculo social), con el consiguiente dolor psicológico que me causó, pienso ahora, desde la perspectiva que ellas eran personas sin ninguna empatía. Afortunadamente, no me dejaron participar de “ese grupo”, seguro que no habría aprendido nada bueno o útil socialmente.

Por ello tras mucho pensar creo que la “teoría de la mente” no es para las personas TEA, y que nosotros no tenemos menos empatía que los neurotípicos, solamente somos diferentes, pero no con menos empatía. Somos como somos.

¿Tienen miedo los neurotípicos de que, al relacionarse con las personas en el espectro del autismo, aparezcan en ellos sentimientos y reacciones emocionales complejas? No ser normal, no entrar en la normalización social te hace ser “distinto”, y lo distinto, lo diferente, lo que no se entiende, lo que obliga a esforzarse, al parecer “da miedo”. No quisiera pensar que vivo en una sociedad tan cobarde.

Hay mucho por trabajar aún, y por ello valoro muchísimo a colectivos como el LGTB que han sabido defender su dignidad y conseguir que los partidos políticos les escuchen y saquen leyes para defenderles de la LGTBfobia, cosa que no existe para las personas del espectro, ni leyes contra la TEAfobia, ya que los partidos no nos ven algo importante porque yo que sé, no dará dinero.

Hay mucho, muchísimo por trabajar y ello hacemos día a día los TEActivistas. Cada día nuestro es 2 de Abril.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Ignacio Pantoja
Licenciado en biología por la UAM y máster en Neurociencias por la USAL

Licenciado en biología por la UAM y máster en Neurociencias por la USAL. En la actualidad es estudiante de Farmacia en la UCM (la Complutense de Madrid), además de tener Síndrome de Asperger.
Lleva 6 años en talleres de escritura y publica regularmente en su blog Tierra de la Esperanza. También pueden visitar su grupo en Facebook ZEO Kuzmich.
Da charlas sobre concienciación y TEA en la Comunidad de Madrid.
Es usuario y colaborador de la Fundación Ángel Rivière
Gestiona el grupo de Facebook Por la igualdad entre aspies y neurotípicos”
https://www.facebook.com/groups/251427885288308/?fref=ts
y el grupo LUCHA TEA
https://www.facebook.com/groups/1613786602229777/

12 Respuestas

  1. madurezagolpe

    Las personas con autismo son exactamente iguales que nosotros,empatizan,sienten aunque no lo parezca, sufren y como todo el mundo no se puede encasillar a las personas con TEA por cada una es un mundo,con sus correspondientes circunstancias

    Responder
  2. Sandra Garcia

    Mas que teoria de la mente es cuestión de percepción, nadie es perfecto ni neurotipicos ni neurodiversos, tenemos momentos de “maldad” y “bondad” o de empatía e indiferencia, no todas las veces que yo necesite ayuda voy a encontrar la ayuda idónea(desde mi punto de vista o necesidad), porque simplemente uno brinda la ayuda que puede o quiere no la que el tercero pide y eso siempre será una cuestión de percepción, no hay una definición universal y finita de lo que alguien espera y recibe cuando pretende tener la compasión de la gente.

    Responder
  3. Yuti

    ¡Muy buen artículo, Ignacio! Yo creo que ha habido mucha confusión con respecto a la noción de empatía que se ha dado principalmente desde el ámbito de la psicología, en la que se valora únicamente capacidades como la llamada “teoría de la mente”, a la que únicamente se pude acceder a través de la interacción social. Con el consiguiente handicap añadido para las personas con TEA que ya de entrada tienen muchos problemas para relacionarse.

    Sólo en los últimos tiempos se ha empezado a hablar de conceptos tales como la empatía emocional, que está más relacionada con los valores y los sentimientos que con las “habilidades” sociales propiamente dichas. Y aquí nos encontramos con la sorpresa -para algunos- de que resulta que las personas con autismo sí tienen sentimientos y pueden desarrollar un esquema de valores éticos con los que orientarse.

    En cuanto a las experiencias de discriminación y marginación que comentas, es algo que me resulta bastante familiar. Pero he conocido también personas neurotípicas a las que les ha pasado lo mismo, aunque por otros motivos (por racismo en un caso y por tener una determinada orientación sexual en el otro). Hay que tener en cuenta que la teoría de la mente también tiene su reverso oscuro, y es la gran facilidad que tienen -algunas- personas neurotípicas para desarrollar prejuicios y etiquetar a la gente. Esto ocurre con más frecuencia en ámbitos sociales en los que se ven “presionados por la manada”. Quiero decir que todo tiene sus pros y sus contras.

    Por lo demás, me quedo con la frase de una de las personas que comentaba, que decía que “Capullos hay en todas partes” (bueno, no decía capullos exactamente, era otra palabra mucho más malsonante pero tampoco quiero que me baneen el comentario XD…). Tu actitud en este caso creo que es la correcta, que tampoco te vas a perder nada por no relacionarte con según qué individuos. Un cordial saludo

    Responder
    • Claudio

      El artículo es muy bueno, y el mensaje de Yuti también me ha encantado. Dos personas inteligentes.

      Responder
      • Claudio

        Flipo con que todavía haya gente que aún dude que las personas con autismo tengamos sentimientos y podamos desarrollar un esquema de valores éticos. Vamos, que ni que fuéramos plantas!

  4. Pelopin

    Perdon de antemano, no tengo tildes.
    El gran problema de la mente es discernir entre saber lo que siente el otro (comprension), reconocer en uno ese dolor (reaccion emocional), la moral que se tenga y la respuesta (comportamiento). Un psicopata sabe perfectamente lo que siente el otro (comprension), pero no es capaz de reconocer ese dolor en si mismo (reaccion emocional), su moral le dice de actuar solo en su beneficio asi que se comporta como mas le convenga. Habiendo conocido personas con lo que antes se diagnosticaba Asperger y guardar una de esas amistades por Facebook, puedo decir que el deficit esta en la comprension o en el comportamiento, pero no en la reaccion emocional. O sea, dificultades para entender el estado mental del otro y saber comportarse adecuadamente, expresando adecuadamente lo que se siente. Por ejemplo, me comentaba esta amiga que al saber que habia muerto el padre de una compañera suya se sintio mal e intento animarla (hubo comprension, reaccion emocional y buena moral), pero fallo en el compartamiento, intento animarla haciendo bromas, cuando a principio del luto bromear no es buena idea, hay que llorar y acompañar en el dolor, asi que esta compañera suya se enfado y mi amiga no entendia por que si lo habia hecho con toda la buena intencion del mundo. Yo creo que aqui no hay culpables, porque tanto mi amiga Asperger intento lo mejor como su compañera estaba sufriendo una perdida y no estaba para risas (su compañera desconocia el asperger de mi amiga).
    En el mundo neurotipico hay rechazos constantes, te lo digo como universitario neurotipico atipico. Pero estos rechazos son sutiles, entras a un grupo, ves su ‘rollo’, y te hacen saber de forma no verbal si encajas o no, no te dicen ”Lo siento pero nuestra dinamica social incluye una serie de estilos cognitivos, filosofia de vida y por ende comportamiento incompatible contigo” (probablemente no se hayan hecho a ellos mismos un analisis sociologico ni entiendan por que piensan o hacen lo que hacen…). El neurotipico tipico universitario es el fiestero, si no eres fiestero eres una minoria, y yo lo soy. Pero nunca me he sentido discriminado; al captar las señales en su momento no fuerzo una inclusion donde no encajo, asi las relaciones con ese grupo si deben producirse, son amenas (si tengo que hacer un trabajo juntos, si tengo que preguntarles algo, …). Saben quien son, se quienes son, y sabemos que no somos compatibles socialmente y mantenemos una distancia respetuosa. ¿Cual es el problema si no se captan esas señales no verbales de ”Aqui no encajs”? Sea como sea, acaba con una o varias personas enfadadas contigo (tu sin saber por que) y diciendote que eres un pesado/plasta/raro y que no te quieren en el grupo, aunque antes de todo esto puede darse un proceso de ”Bueno, dejemoslo entrar”. Probablemete no te respondan al whatsapp ni te hablen mucho, porque sepan que si te invitan a una discoteca o a lo que aqui en Euskadi llaman pinxopote, ir de bar en bar comiendo un aperitivo y bebiendo con el unico objetivo de emborracharse, no lo vas a pasar bien (no estas en su rollo). Es otra indirecta para decir ”Aqui no”. Es curioso porque saben quien encaja y quien no pero no son capaces de auto analizarle lo suficiente como para explicarte de forma directa y clara por que no encajas, y acaban soltando algo discriminatorio y no, no es que discriminen a los diferentes a ellos, es que si no encajas en su grupo se debe mantener una distancia saludable para ambos (porque ninguno lo pasaria bien juntos). Yo les puedo decir, porque me he auto analizado (analisis introspectivo), “Lo siento, me gustaria pero mi interes principal en la universidad es aprender, no simplemente sacar la carrera. Las fiestas no son lo mio, me agobian, prefiero actividades mas tranquilas tales como ver una pelicula, ir al teatro, o simplemente quedar en casa de uno y charlar. Sin embargo, agradezco vuestra invitacion y valoro la amabilidad, espero que podamos seguir llevandonos bien como compañeros de clase.”. Y todo correcto, pero la mayoria de ellos no han hecho el analisis de quienes son y que quieren, asi que por pura moral (no quiero que se sienta mal el chico si se lo digo directamente) te tendran ahi dando vueltas hasta que llegue un punto en que se quemen y te lo suelten directamente sin pasarlo por un filtro: “Eres raro y no te queremos” significa “Eres diferente al estilo que llevamos nosotros y por lo tanto somos incompatibles, no lo pasariamos bien juntos”, pero no sabran decirlo de forma amable porque NO se han analizado a ellos mismos…
    Hay dos problemas, el primero por parte de la persona con TEA es no pillar el “no” indirecto, el segundo es de la persona neurotipica en no saber explicarse cuando la otra persona no entiende el lenguje no verbal. La mayoria de los neurotipicos lleva mejor el lenguaje no verbal que el verbal, y si tu no pillas sus señales no verbales pensaran que eres un pesado, pasas de lo que te dicen, o simplemente no sabran que pensar sobre tu comprtamiento, ergo no sabran que respuesta social dar, y si te dicen en el momento que te marches o te lo dicen despues de meses de seguir intentando que entiendas que no encajas de forma indirecta, depende mucho del individuo, y por lo general acaba en una respuesta amarga o en bloquearte de todo sitio. La solucion esta no en educar a todo el publico sobre el TEA, porque discapacidades invisibles hay cientos, y seria imposible educar sobre todas, hay que educar sobre la idea general: aunque haya personas que fiscamente e intelectualmente sean normales, puede que socialmente, emocionalmente, sensorialmente, o a cualquier nivel cerebral superior (personalidad , etc) tengan dificultades que no se ven, y por lo tanto actuen de forma atipica, porque no ven lo mismo que tu ves; en estos casos lo mejor es ser claro, directo y respetuoso. Aqui se incluye el TEA y todas los trastornos mentales y otros sindromes menos comunes. Por otra parte, y esto si es especifico, educar a las personas con TEA en sus distintas etapas sobre como es el neurotipico medio que se encontraran y que significa cada señal no verbal o indirecta.
    No es una discriminacion a posta, los neurotipicos constantemente nos rechazamos unos a otros aunque suela haber un grupo predominante con una cierta dinamica, pero no se percibe negativamente ni como discriminacion porque se hace de forma indirecta o no verbal. En casi cualquier grupo de trabajo yo recibo un “Nos interesa trabajar contigo y pasarlo bien mientras lo hacemos pero no estamos interesados en una amistad”, asi que acabado el trabajo corto el contacto, si lo mantuviera tarde o temprano se quemarian y me “mandarian a la mierda”. Cortando a tiempo, si en un futuro vuelvo a tener que trabajar con ellos la relacion es buena,da igual que sea solo para el trabajo.
    Sinceramente, a pesar de no ser parte de ningun grupo de la facultad no me siento discriminado, si no encajo en esos grupos por sus actividades no puedo forzarlo. Se que la soledad es dura, y es doblemente dura cuando no se entienden las razones. La mayoria no busca discriminarte por ser diferente, pero acaba haciendolo si te saltas reiteradamente las señales sociales; como dije, no creo que sea en un principio culpa de nadie porque ambas partes estan confundidas.
    Creo que si una persona con TEA que NO pilla estas señales va a la universidad, lo mejor es informar abiertamente de su condicion en el primer momento y que implica, sobre todo lo de no siempre entender aquello indirecto y no verbal, aunque no veo necesario hacerlo siempre, en caso de que sea una persona lo suficientemente funcional a nivel social como para apañarselas (salvo que quiera, claro, yo es que soy muy de mi privacidad con mis problemas).
    Todo esto que he dicho vale para el neurotipico maduro medio, siempre hay una minoria soberanamente idiota que se burlaran de todo lo diferente, no solo de las personas con TEA sino de el cojo, el que tenga un ojo ciego, el que tenga S. de Down, …

    En definitiva, estando fuera del “gran grupo”, por no ser neurotipico o no ser el neurotipico “tipico”, siempre estas mas dado a la soledad. Yo me he encontrado con otros neurotipicos no tipicos y una chica con asperger y nos juntamos por el mero hecho de ser diferentes al resto, aunque de gustos en comun no tenemos nada, pero si tenemos en comun ser diferentes y empaticos… No se puede obligar al neurotipico a que cambie sus gustos, salidas, etc. para que alguien con TEA se integre porque se estaria dañando al neurotipico, tampoco se puede forzar a alguien con TEA a que haga lo que el neurotipico porque se estaria dañando a la persona con TEA. Hay que asumir que en el gran grupo no se encaja y buscar las minorias, no necesariamente de otras personas con TEA sino de nerotipicos atipicos donde es mas facil encontrar un punto donde todos estemos comodos aunque sea para no estar solos.

    Nota: cuando digo neurotipico no tipico o atipico me refiero a personas sin TEA que sin embargo tienen otra alteracion que les hace mentalmente diferente al grupo de neurotipicos, desde gente con superdotacion intelectual a gente con esquizofrenia, o gente altamente sensible (PAS), …

    Responder
    • Yuti

      Muy buena y detallada explicación, Pelopin. Efectivamente, el desconocimiento del “código oculto” en la comunicación representa un gran handicap para las personas con TEA. Y no reconocerlas a tiempo puede implicar el forzar una situación hasta el punto de que obligues a la otra persona a decir directamente que no está interesado/a en relacionarse contigo, lo cual te puedo garantizar que resulta igual de chocante seas neurotípico o no.

      De todos modos, creo que en artículo de Ignacio se hace referencia más bien a una discriminación “de primeras”, simplemente por el hecho de ser diferente. Bien es cierto que podemos meter la pata -y bastante- cuando no interpretamos correctamente los signos no verbales de la conversación, pero el problema mayor se presenta cuando directamente se nos puede rechazar por ser raros o actuar de forma distinta a la de la mayoría de la gente. Esto es más frecuente cuando hay estereotipias, tics o dificultades expresivas acentuadas. Te aseguro que por desgracia en estos casos no hay ningún malentendido de por medio (aunque sí que podamos tener nuestra parte de “culpa” al malinterpretar o no entender algunos mensajes implícitos en la comunicación).

      De todas formas, esto último lo podemos ir subsanando -poco a poco- gracias a nuestra capacidad de razonamiento inductivo, pero con el tema del rechazo explícito o la marginación por ser como somos, poco podemos hacer. En algunos casos sí podemos simular o emular una conducta más “normalizada”, pero a la larga crea mucho estrés y puede resultar bastante frustrante.

      Por cierto, Claudio, que gracias por tu comentario. Desde luego, cualquier información que busques hoy en día sobre el autismo siempre acaba incluyendo la expresión “carencia de empatía” como colofón de los síntomas. Desde luego, el tipo de noticias que salen siempre que hay de por medio personas con autismo no ayuda en absoluto. Dejo este enlace de una noticia reciente como muestra:

      internacional.elpais.com/internacional/2017/04/28/mundo_global/1493364553_893742.html

      Un saludo a todos

      Responder
      • Claudio

        Gracias ti Yuti, y por el enlace. Aquí, por desgracia, te dejo otro:

        elconfidencial.com/mundo/2012-12-18/el-autor-de-la-masacre-de-connecticut-era-un-chico-atormentado_231490/

        Y yo me pregunto, ¿por qué los periodistas no hacen lo mismo cuando el sujeto que ha cometido un delito es gay? No tengo nada contra los gays, ni de lejos, pero lo digo como ejemplo de la estigmatización que padecemos. Imaginaos que por parte de los medios de comunicación dieran el mismo trato a las personas gays. Me encanta que se respete la orientación sexual de las personas, cada uno es libre de amar a quién quiera y es algo privado, pero también me gustaría que se respetase la neurodiversidad, porque con titulares como estos no hacen más que estigmatizarnos todavía más.
        ¿Y cuántos delitos se cometen por personas neurotípicas y nunca dicen que era neurotípico?

        Pelopin,,, muchas gracias por tu aportación. Me ha resultado fascinante leerte. Yo soy diagnosticado de hace pocos meses y no tenía ni idea de que el lenguaje no verbal, que yo no uso, fuese tan importante para las personas. Me fijaré más.

  5. Daniel P.

    Se iguala déficit de teoría de la mente y de empatía con indiferencia, con falta de sensibilidad y de emociones, y son cosas que no tienen nada que ver.
    Las personas del espectro (TEA) tienen un procesamiento de ideas y pensamientos (un funcionamiento del cerebro) muy diferente al de los neurotípicos, y eso hace que sea muy difícil que unos y otros puedan llegar a comprenderse de forma intuitiva (a intuir el razonamiento del otro). Y como muy bien dices, es todavía mayor la falta de empatía del neurotípico con el TEA que al revés; pero de eso los neurotípicos no se dan cuenta (“…es más fácil juzgar que entender…”). A los neurotípicos les resulta mucho más cómodo y fácil marginar a los TEA que esforzarse en entenderlos. Y eso al revés no ocurre. Por muchas razones. Por un lado, al ser los neurotípicos la gran mayoría en la sociedad, si el TEA se desentendiera de ellos, quedaría marginado, y eso es lo que más le angustia al TEA, su aislamiento, su desconexión con el resto de la sociedad. Por otro lado los neurotípicos no saben cómo piensan los TEA, por lo que no pueden comprenderlos, mientras que los TEA, al vivir en un mundo de neurotípicos, aprenden a conocerlos (al menos si el TEA no tiene deficiencias intelectuales) y a comprenderlos. El problema es que esa comprensión no es intuitiva en los TEA, no es inmediata, sino que se consigue a través de un análisis que necesita tiempo, por lo que no le es útil en la interacción social.
    Es terrible que el mundo neurotípico aún tenga el prejuicio de que el TEA no tiene sentimientos y de que ve con indiferencia a las personas de su alrededor. En su mayoría los TEA son hipersensibles, tienen sentimientos muy intensos y profundos y ven con enorme angustia la marginación y la incomprensión a la que se ven sometidos por la sociedad de los neurotípicos. Muy buenos ejemplos, además de tu artículo, son otros recientes en Autismo Diario como “Autismo y empleo ¿un tándem imposible?” (29/04/2017) o el trabajo referido en “Investigadores relacionan un exceso de empatía en el autismo con la comunicación y la conducta” (04/04/2017).
    Finalmente me parece acertada la referencia a los colectivos LGTB. Como les ocurría a ellos hace décadas, el colectivo TEA todavía hoy es totalmente incomprendido por la sociedad, la conducta de sus miembros juzgada muchas veces como inadecuada e incluso llegan a ser considerados como “enfermos” de una patología que debe ser tratada e idealmente “curada”. Y afortunadamente hoy ya las cosas están cambiando para el colectivo LGTB. Esperemos que los TEA sigan por el mismo camino.
    Hay mucho que trabajar para que la sociedad conozca, comprenda, acepte e integre al colectivo TEA. En la era de la comunicación eso debería de poder lograrse con la mayor rapidez y “TEActivistas” como tu sois fundamentales para poderlo conseguir.

    Responder
    • Claudio

      Daniel P. me encanta lo que dices de “En su mayoría los TEA son hipersensibles, tienen sentimientos muy intensos y profundos y ven con enorme angustia la marginación y la incomprensión a la que se ven sometidos por la sociedad de los neurotípicos.”, y todo lo que has dicho. Bravo, amigo.

      Responder
  6. Yuti

    Claudio, la verdad es que -por desgracia- ya conocía esa noticia. Hubo un tal dr. Cabrera que se hizo muy famoso por aquí al etiquetar a todos los Asperger como individuos sin empatía cuando comentaba la noticia en un programa de televisión, ha sido muy acertado incluir ese artículo como ejemplo del trato que nos dan los medios de comunicación.

    De todos modos, hay otros colectivos que también se les discrimina, como son las personas de otros países o de otras etnias, que lo primero que se menciona en los artículos de prensa es su condición. En el caso de la comunidad LGTB lo cierto es que también ha sido bastante discriminada -y todavía lo es- aunque lo cierto es que han sabido superar las barreras que les ponía la sociedad y darse a conocer.

    Al final estamos sufriendo el rechazo propio de ser una minoría, de ser diferentes, que es también lo que Daniel P. dice en su comentario. Por cierto, que también pienso que has hecho una buenísima reflexión sobre la empatía, Daniel. Genial!

    Saludos a todos

    Responder
  7. Asun Sualdea

    Me ha parecido muy interesante la entrada y la he copiado -citándoos, por supuesto- en el blog: logoptando.blogspot.com.es/
    Muchas gracias por toda la ayuda que supone vuestra web, tanto para personas afectadas por el trastorno de autismo como para todos los docentes que tratamos de intervenir con alumnos con TEA.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: