Print Friendly

Lindsey Sterling y Siena Whitham son dos investigadoras que han trabajado en la comprensión de la ansiedad en adolescentes con TEA y han escrito en Autism Speaks sobre cómo ayudar a los adolescentes en sus primeras citas. Como siempre, aclarar que cada persona es diferente pero para muchos adolescentes con autismo, las cuestiones sobre las relaciones de pareja y la sexualidad suelen surgir más tarde que en los muchachos sin TEA. Ello no obstante algunos son más “tempraneros” y en otros pasan los años sin que parezca ser un tema especialmente preocupante. En general hablo de pareja en el sentido tradicional, que es lo más habitual, pero afortunadamente el mundo es más diverso de lo que algunos creen y lo que escribo es igualmente aplicable a otros tipos. Como digo siempre, ojalá te ayude.

Ligar, salir con una persona o establecer una relación de pareja son temas complejos para cualquier muchacho o muchacha pero en el caso de las personas con autismo sus dificultades para las relaciones sociales se convierten en una dificultad añadida, una valla más difícil de saltar. Ninguna debería ser insuperable pero algunas ideas pueden ser útiles para ayudar a vuestro hijo o hija a navegar esta fase, a menudo ilusionante y dolorosa, de la vida.

Primero, recuerda que a menudo su desarrollo físico no es simultáneo a su madurez emocional y social. En otras palabras, muchos adolescentes con un TEA sienten deseo sexual antes de que hayan conseguido las habilidades sociales necesarias para manejarse en los “rituales” de pareja. No debemos olvidar que la mayoría de los adolescentes aprenden las reglas sociales del trato con muchachos y muchachas del otro sexo mientras se relacionan con sus amigos. Muchos adolescentes con autismo simplemente no tienen el mismo número de oportunidades sociales para aprender esas pautas.

También hay que tener presente que muchas de las señales, normas no escritas, lenguaje corporal, miradas y otras herramientas que participan en el flirteo son complejas, sutiles y poco consistentes. Interpretarlas bien es un reto para cualquiera pero aún más para una persona cuyo autismo interfiere en su capacidad para leer y responder al lenguaje corporal y a las señales sociales. Como ligar es un proceso de toma y daca puede causar confusión en tu hijo y frustración o una sensación incómoda en la otra persona. Si no capta las señales sutiles, la persona interesada en tu hijo puede pensar que sus acercamientos o sus sentimientos no son valorados, aceptados o correspondidos.

Entablar una relación de pareja implica normalmente encontrar alguien que «encaje». Sin embargo, muchos adolescentes con autismo no se plantean cómo debe ser una persona para ser una «media naranja» adecuada e inician una relación con alguien que no tiene nada que ver con él o ella. Puede ser buena idea que los padres conversen sobre esto con sus hijos, aunque recuerda, ¡a ningún padre le gusta el novio de su hija!

Así que vamos con algunas ideas generales, algunos consejos bienintencionados que desde luego no valdrán todos para todos los casos pero probablemente algunos valdrán para muchos. Es importante adecuarlos a la edad y personalidad de tu hijo.

  1. Anímale a que se abra a ti, a que hable contigo con toda confianza. Es importante que le hagas sentir bien a la hora de compartir qué tal le va, sus dudas y sus ansiedades. Hablar de ello puede ayudar a quitar hierro a los problemas, a que tú le puedas decir que es normal, que es un proceso difícil para todos los jóvenes.
  2. Sé proactivo. Si tu adolescente no ha sacado ya el tema, busca un momento en el que esté de buen humor y menciona tu disponibilidad para hablar de ligues y sexualidad cuando quiera. Recalca que cada persona se interesa en esas actividades a diferentes edades y que está bien sea cuando sea lo que prefiera.
  3. No retrases una conversación franca si piensas que tu adolescente es sexualmente activo o está teniendo oportunidades para iniciar su actividad sexual. En esas circunstancias es crucial que le comentes cómo tener sexo seguro incluso si él o ella se sienten incómodos con esa charla. Aunque parezca muy básico, comprueba que tu adolescente entiende cómo ocurre el embarazo, qué son y cómo se transmiten las enfermedades sexuales y qué puede hacer uno para prevenir tanto los embarazos no deseados como los contagios. Puede ser importante que le facilites el acceso a un profesional sensible (médico/a, enfermero/a) para que pueda discutir cualquier tema que le resulte más difícil de hablar contigo.
  4. Algunos muchachos funcionan muy bien con las historias de rol, con un juego parecido al teatro en el que interpretamos distintos personajes. Mientras jugáis a ello, un diálogo de posible pareja en un escenario de ligue, observa si tu hijo muestra interés, cómo conversa, si hace pequeños avances, cómo se expresa sin usar el habla (sonríe, asiente, hace contacto visual). Explícale cómo esos comportamientos envían mensajes positivos a la otra persona. Cuéntale cómo a todos nos gusta que alguien muestre interés sobre nosotros, las cosas que nos gustan, lo que hacemos normalmente, etc. ayúdale a practicar esa conversación de ida y vuelta, hablar sobre sí pero también mostrar interés por la otra persona. Podéis también explorar juntos distintos temas para sacar en una conversación.
  5. Discute también a quién, cuándo, dónde y cómo pedirle salir.
    • Quién. Aclárale que la persona a la que pida salir (o que le pida salir) debería ser más o menos de su edad, alguien que le guste, que hable con él/ella y que sea siempre amable y respetuoso.
    • Cuándo. Cuando ya conoces a esa persona, cómo es, y sientes que hay interés por las dos partes.
    • Dónde. En un sitio agradable y cuando no haya otras personas alrededor.
    • Cómo. Pregúntale si está saliendo con alguien. Muestra interés. Presenta un plan para hacer algo de interés mutuo (ir al cine, a una hamburguesería o a algo que les guste a los dos) y mira a ver si tienes que hacer una reserva o preparar algo por anticipado.
  6. Explícale que a todos nos dan calabazas alguna que otra vez. Discute con él las posibles razones para ese rechazo: quizá está saliendo con otro, tiene mucho que estudiar, o simplemente no está interesada. Al mismo tiempo, deja claro que es imposible estar completamente seguro de las razones por las que una persona rechaza un ofrecimiento para salir.
  7. Si la cita va adelante, comenta un poco con él la logística: dónde va a ser la cita, cómo ir allí, qué hacer, ¿lleva algo de dinero? Al final de la cita, algunas parejas se abrazan o se dan la mano o se dan un beso. ¿Cómo lo ve? Eso puede ser un avance o un desastre así que intenta que entienda las señales básicas. Si no lo ve claro, puede ser una buena estrategia preguntar educadamente si le puede dar un beso o un abrazo. Un ensayo de la conversación no está mal y pasarás un buen rato.
  8. Aclara con él los distintos niveles de intimidad. Cogerse de la mano o caminar agarrados es menos íntimo que besar. Besar es menos íntimo que tocar el cuerpo del otro. Insístele en que es importante que las dos personas se sientan cómodas, insístele en que los tiempos de cada persona pueden ser distintos, hay quien es más rápido y quien prefiere ir más despacio y que las personas en el mundo real no se comportan como en las películas.
  9. Cuando llegue el día de la cita, ayuda a tu hijo a que se vista adecuadamente y tenga su mejor aspecto. Si es él el que ha invitado a la chica, el anticuado que escribe esto considera que él debe ofrecer invitar. Si es ella la que ha sido invitada, debe llevar dinero para poder sugerir pagar su parte. A veces los mayores nos liamos con tonterías que ellos resuelven con facilidad.

Ligar, salir con alguien, es para todos fuente de frustraciones y de alegrías, es algo que nos asusta y donde nos sentimos torpes y patosos y, no pasa nada si no sale bien a la primera. Al mismo tiempo, si funciona, es un paso adelante importante en la vida personal. Es, desde luego, un reto, y más para un adolescente con TEA pero es también un paso en ese recorrido que lleváis avanzando desde que nació, en ese camino hacia un futuro que debe ser mejor para él, porque entonces seremos una mejor sociedad.

Para leer más:


Puedes seguirme en twitter en @jralonso3 Autismo, divulgación científica, poesía,…

Esta y otras más informaciones de gran interés podéis leerlas en mi blog personal UniDiversidad. Observaciones y pensamientos.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?


Sobre El Autor

Doctor por la Universidad de Salamanca. Catedrático de Biología Celular y Director del Laboratorio de Plasticidad neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. Ha sido investigador posdoctoral y profesor visitante en la Universidad de Frankfurt (Alemania), la Universidad de Kiel (Alemania), la Universidad de California-Davis (USA) y el Salk Institute for Biological Studies (San Diego, USA). Conferenciante invitado en universidades de España, Alemania, Suecia, Dinamarca, Colombia, Turquía y Estados Unidos. Director de de 15 Tesis Doctorales, 10 de ellas Premio Extraordinario de Doctorado. Ha publicado 9 libros, 28 capítulos de libro y 133 artículos científicos en las principales revistas internacionales de su especialidad. Escribe frecuentemente sobre divulgación científica y el mundo universitario en prensa española (El País, ABC, El Mundo, Expansión,…). http://jralonso.es/

Deja un comentario