Se encuentran cambios comunes en el cerebro de niños con autismo, TDAH y TOC

Print Friendly

Un estudio muestra que la biología del cerebro comparte vínculos a los síntomas que se producen en diferentes condiciones.

Un equipo de investigadores de Toronto ha encontrado similitudes en las alteraciones cerebrales en niños con trastornos del espectro del autismo (TEA), trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

 Fuera de la pista: A más problemas tiene un niño para realizar las tareas diarias, más atípica es la estructura de sus fibras nerviosas en ciertas áreas del cerebro (rojo, amarillo)


Fuera de pista: A más problemas tiene un niño para realizar las tareas diarias, más atípica es la estructura de sus fibras nerviosas en ciertas áreas del cerebro (rojo, amarillo)

El estudio, publicado este mes en la revista American Journal of Psychiatry, incluye imágenes del cerebro de la materia blanca en 200 niños con autismo, TDAH, TOC y sin diagnóstico. La materia blanca se compone de haces de fibras nerviosas que conectan los cuerpos celulares en todo el cerebro, y permiten la comunicación entre diferentes regiones del cerebro.

La primera comparación de la arquitectura del cerebro a través de estas condiciones ha encontrado que todos están asociados con alteraciones en la estructura del cuerpo calloso El cuerpo calloso es un haz de fibras nerviosas que une los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro.

Hemos encontrado alteraciones en la sustancia blanca en el haz principal que conecta los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro en los niños, ya sea con el autismo, TDAH o TOC, en comparación con niños del grupo de control” dice la Dra. Stephanie Ameis, el primer autor el estudio y médico-científico en el Centre for Addiction and Mental Health (CAMH’s) Campbell Family Mental Health Research Institute. Este tramo concreto de la materia blanca el cuerpo calloso, es el más grande en el cerebro y el primero en desarrollarse.

Enlaces rotos:

Examinaron el cerebro de 71 niños con autismo, 31 con TDAH, 36 con TOC y 62 niños de desarrollo típico. Para ello usaron un sistema de resonancia magnética denominado “diffusion tensor imaging” (DTI), que proporciona una imagen de la materia blanca del cerebro y las fibras largas que conectan las células nerviosas, mediante la medición de la difusión de agua a través de estas fibras.

El equipo de investigación, los niños de CAMH, del Hospital for Sick Children and Holland Bloorview Kids Rehabilitation Hospital, encontró que los niños con autismo y TDAH mostraron deficiencias más graves de la materia blanca del cerebro que aquellos con TOC. Este hallazgo puede reflejar el hecho de que tanto el autismo y TDAH suelen tener un inicio más temprano que el TOC, y en un momento dado los diferentes tractos de materia blanca presentan un desarrollo más rápido, dice la doctora Ameis.

Autismo, TDAH y TOC tienen síntomas comunes, y están relacionados por algunos de los mismos genes. Sin embargo, históricamente han sido estudiados como trastornos separados. Juntos, estos tres trastornos del neurodesarrollo afectan a aproximadamente el 15 por ciento de los niños y jóvenes.

Dr. Stephanie Ameis

Dr. Stephanie Ameis

Relación cerebro-conducta

Muchos de los comportamientos que contribuyen al deterioro en el autismo, el TDAH y el TOC, tales como problemas de atención o dificultades sociales, se producen a través de estas condiciones, y difieren en severidad de persona a persona. Los investigadores encontraron que la estructura de la materia blanca del cerebro se asoció con un espectro de síntomas conductuales presentes en todos estos diagnósticos. Los niños con mayor deterioro cerebral también tenían mayores impedimentos en la vida diaria, independientemente de su diagnóstico, dijo Ameis.

Este hallazgo tiene muchas implicaciones para nuestra comprensión de la naturaleza de los trastornos relacionados con el cerebro, señala la autora principal, la Dra. Evdokia Anagnostou del Holland Bloorview Rehabilitation Hospital y jefa de la red POND. Al proporcionar evidencia biológica de que la estructura del cerebro se refiere a un espectro de síntomas de comportamiento que se relacionan con distintas condiciones de desarrollo, destaca la biología compartida entre tales condiciones. Y apunta a la posibilidad de que los tratamientos dirigidos a un espectro de comportamientos pueden ser relevantes para las tres condiciones.

Este estudio está relacionado con otros estudios previos como el de la Universidad de Carolina del Norte del 2012, donde ya se utilizó esta técnica de neuroimageny con el desarrollado por investigadores de la Universidad de Warwick,

Bibliografía:

Stephanie H. Ameis, Jason P. Lerch, Margot J. Taylor, Wayne Lee, Joseph D. Viviano, Jon Pipitone, Arash Nazeri, Paul E. Croarkin, Aristotle N. Voineskos, Meng-Chuan Lai, Jennifer Crosbie, Jessica Brian, Noam Soreni, Russell Schachar, Peter Szatmari, Paul D. Arnold, Evdokia Anagnostou. A Diffusion Tensor Imaging Study in Children With ADHD, Autism Spectrum Disorder, OCD, and Matched Controls: Distinct and Non-Distinct White Matter Disruption and Dimensional Brain-Behavior Relationships. American Journal of Psychiatry, 2016; appi.ajp.2016.1 DOI: 10.1176/appi.ajp.2016.15111435

Cómo citar este artículo: Autismo Diario, "Se encuentran cambios comunes en el cerebro de niños con autismo, TDAH y TOC", en Autismo Diario, 9 Agosto, 2016, https://autismodiario.org/2016/08/09/se-encuentran-cambios-comunes-en-el-cerebro-de-ninos-con-autismo-tdah-y-toc/.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?



URL Corta: https://wp.me/p1lUm3-8Zp

Una Respuesta

  1. carlosorellanaayala
    carlosorellanaayala

    Siempre he pensando que son parte de un cotinuum, con algunas diferencias en su expresión pero compartiendo muchos rasgos comunes. Ha sido tan solo una percepción después de haber trabajado con muchos niños con TEA y TDAH. Demasiadas coincidencias. Debí haberme sentado a reunir la información con datos concretos.
    Lo expresé en un congreso hace varios años. Una parte de los asistentes estaban de acuerdo, es decir habían tenido la misma percepción.

    Los puntos comunes se refieren a las alteraciones cualitativas de la comunicación y alteraciones cualitativas de la interacción social. Recordemos que ambas se observan en TEA pero también en TDAH; muchos niños con este último diagnóstico tienen trastornos del lenguaje hablado y lecto-escrito, también son parte de los criterios diagnósticos la presencia de deterioro en el rendimiento académico y/o social (vemos muchas dificultades sociales en buena parte de los niños con TDAH).

    Responder

Deja un comentario