Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

El artículo original en inglés está disponible Aquí

Nota del Editor: Lo que sigue es un fragmento del libro “Gluten Exposed, The Science Behind the Hype and How to Navigate to a Healthy, Symptom-Free Life.

Se suele decir que el gluten agrava o causa los síntomas del autismo. Algunos padres inmediatamente hacen que sus hijos sigan una dieta libre de gluten y caseína con la esperanza de que así se “curarán”.

El papel del gluten en el desarrollo, progreso y tratamiento del autismo es complejo y está siendo cada vez más investigado. Es posible que la presencia de la immunoglobulina G (IgG) anticuerpos antigliadina, immuno-proteinas que reaccionan en contra de la proteína del trigo, indiquen la existencia de un subgrupo de niños que se podrían beneficiar de una dieta libre de gluten.

Diversos estudios han demostrado la existencia de niveles elevados de anticuerpos alimenticios (anticuerpos IgG  antigliadina y anticuerpos anticaseína) en un subgrupo de niños con autismo que tienen problemas gastrointestinales. Aunque esto indicaría una interacción intestino-cerebro, no sabemos de dónde partiría dicha interacción: ¿Está el cerebro influyendo sobre la permeabilidad del intestino o sería al revés?

Tendríamos que demostrar que la presencia de anticuerpos afectaría directamente al buen o mal funcionamiento del cerebro y que realmente habría una causalidad desde un punto de vista científico. Sea como fuere, esta respuesta inmune podría ayudarnos a identificar nuevos biomarcadores del autismo, así como ofrecer nuevos puntos de vista sobre el origen de algunos tipos de autismo.

Varias teorías apuntarían a la presencia de anticuerpos del gluten y la caseína en algunas personas con autismo.

  • La teoría del intestino-permeable: una excesiva permeabilidad intestinal permitiría el paso de los dañinos péptidos al torrente sanguíneo, incluidos el gluten y la caseína, y a que se extendieran por el cuerpo, donde provocarían una respuesta inmune, creando así anticuerpos.
  • El gluten podría desencadenar una respuesta inflamatoria intestinal en algunos niños y que afectaría a su sistema nervioso central. Un estudio reveló que los pacientes con autismo mostraban mayores niveles de anticuerpos IgG al ser expuestos a la caseína y al gluten si lo comparamos con pacientes neurotípicos, lo que podría indicar una inflamación sistémica que incluiría al intestino.
  • Un efecto secundario de un mal funcionamiento cerebral sería un intestino permeable, no contribuyendo ni siendo la causa, por tanto, de dicha disfunción cerebral.

Complejo rompecabezas:

No estaría claro, por tanto, el significado exacto de la presencia de anticuerpos antigliadina IgG en este subgrupo de personas con autismo y, aun así, éstos parecen tener más problemas gastrointestinales.

La mayoría de los estudios que han pretendido demostrar la eficacia de las dietas libres de gluten y caseína con personas con autismo han demostrado tener errores de base o bien ser estudios demasiado pequeños para tener una validez estadística. Muchos confían en los informes de padres, madres o cuidadores que serían del todo subjetivos.

Tan sólo para un 1 por ciento de los niños con autismo, que también tuvieran una enfermedad celiaca, una dieta libre de gluten tendría un auténtico efecto con resultados reseñables. Para aquellos con anticuerpos IgG no específicos al gluten, puede ayudar a aliviar los síntomas, aunque esto no ha sido demostrado.

Para muchos otros, el aislar otras posibles causas de dichos síntomas gastrointestinales podría ser la vía más efectiva para su tratamiento. Lamentablemente, los padres suelen recibir consejos contradictorios sobre dietas.  Aunque estaría claro que muchos individuos con autismo tienen problemas alimenticios y gastrointestinales, el complejo rompecabezas detrás de la relación cerebro-intestino no lo estaría tanto.

Las trampas de los productos sin-gluten:

Existen muchos problemas con la comida cuando hablamos de niños con autismo. Suelen ser “selectivos” o “caprichosos” a la hora de comer, quizás un reflejo de comportamientos restrictivos y repetitivos que son seña de su trastorno. A menudo una dieta libre de gluten suele ser baja en fibra y nutrientes esenciales, y esto suele agravar el problema. Estudios recientes sobre la presencia de metales pesados en personas con una dieta libre de gluten hacen hincapié en posibles complicaciones neurológicas que tendrían que ser estudiadas en profundidad.

Una dieta restrictiva resulta también difícil de llevar a la práctica; a menudo niños con autismo pasan por las consultas de diferentes terapeutas y especialistas en el transcurso de un típico día de colegio (logopedia, plástica, fisioterapia, etcétera). Con frecuencia se suele usar la comida como recompensa o refuerzo positivo para propiciar comportamientos deseados o adecuados.  Si esa recompensa es una galleta o galletita salada con gluten, puede echar por tierra los esfuerzos para llevar una dieta libre de gluten. Así, muchos padres buscan resultados siguiendo determinadas terapias en lugar de determinadas dietas.

Para algunos niños con autismo, el comer resulta un mundo aparte. El preferir unas comidas específicas: amarillo o rojo, blando o crujiente, picante o suave, y una sensibilidad sensorial pueden restringir las dietas desembocando en problemas de conducta y malnutrición.

Una dieta libre de gluten suele ser la elegida para esta población, pero no ha sido demostrado que incida directamente en el autismo como tal. Además, suele ser extremadamente difícil de llevar a cabo, añadiendo un estrés adicional a las comidas familiares.

Conexión microbiana:

Se ha esgrimido como hipótesis que cambios en la microbiota intestinal jugarían un papel importante en el autismo. Estos estudios resultan complicados de realizar ya que personas con autismo suele serles administrados antibióticos, suele llevar dietas especiales, son altamente selectivas respecto a lo que comen y suelen tener gustos alimentarios recurrentes, todo lo cual, alteraría su microbiota. Así, resulta difícil establecer si los cambios son la causa o la consecuencia del autismo o de su tratamiento.

Debido a la dificultad para el estudio a nivel molecular del intestino humano, algunos investigadores han estudiado la influencia de la microbiota en el desarrollo cerebral y su función en el autismo en ratones (especialmente criados para tal fin). Estos estudios han establecido una conexión entre la microbiota y los comportamientos del autismo, pero no así de los mecanismos subyacentes. Por lo tanto, no estaría claro si las alteraciones en el la microbiota del intestino serían las responsables de dichos rasgos del autismo.

Algunos estudios indican que estos problemas gastrointestinales presentes en el autismo estarían causados por el sistema productor de serotonina. Dichos estudios son llevados a cabo con ratones que han sido genéticamente modificados para reflejar los déficits gastrointestinales y de producción de serotonina presentes en personas con autismo. Estos ratones comparten rasgos similares a los de las personas con autismo.

Aunque las conexiones hoy día no están claras, es posible que se produzca un gran avance en los tratamientos del autismo empezando por el tracto gastrointestinal. Los investigadores están estudiando si los síntomas gastrointestinales son un reflejo de estado del neurodesarrollo y si pudiera ser la clave para un desarrollo tanto físico como bioquímico.

Lo que estaría claro sería la importancia de unos buenos sistemas de detección, diagnóstico y tratamiento de estos trastornos gastrointestinales en dicho colectivo. Cualquiera que sufra de dolores o malestar gastrointestinal le será difícil centrarse en tareas mentales o de aprendizaje. Esto podrá tener claras repercusiones en los muchos métodos de intervención para tratar el autismo.


Las noticias y artículos de opinión que aparecen en SFARI.org son editorialmente independiente de la Fundación Simons.
©Fundación Simons y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Ana I. Merino y Miguel de Cabo
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.

Anuncios

5 Respuestas

  1. Avatar
    Rodulfo Rosado

    Hola, me llamo Rodulfo y “soy aperger” de 23 años, esto me afecta mucho la verdad, pero…, ¿De que beneficios hablamos? Yo “soy” asperger, si llevo una dieta asi podre hacer contaco visual mas comodo?, mejorara mi lenguaje? sere menos obsesivo? realmente a que le llaman “beneficios” y como podria iniciar una dieta libre de gluten y lacteos que sea viable para una economia fragil y por su puesto…, saludable.

    Gracias de antemano por la ayuda.

  2. Avatar
    alicia medina

    septiembre, 7 del 2016……………………Hola, Daniel Comin. gracias por toda tu valiosa información. una vez leí una frase que decia: EL CONOCIMIENTO ES UN GRAN PODER. Mi hijo es un adulto de 25 años, Me puedes ayudar con información para adultos con autismo?

  3. Avatar
    Jose Luis Uzcategui

    Es lamentable que a estas alturas del partido cuando ya hay demostraciones visibles y casi tangibles del efecto positivo de la dieta libre de gluten, aun se pretenda difundir información tratando de satanizar algo que ha sido de mucha ayuda a las personas que estamos dentro del espectro. Le recuero al escritor cuando dice que la falta de gluten perjudica la vida nutricional de las personas, pues le informo que el gluten desde el punto de vista nutricional no tiene una importancia tan relevante, ademas esa proteina se puede sustituir por un sin fin de proteinas mas sanas. Hace poco cerramos un centro de atención acá en Venezuela debido a la crisis, pero antes de eso por aqui pasaron alrededor de 1200 niños durante el periodo que estuvimos laborando, y la experiencia que tuvimos cuando uno niño cumplia la dieta era maravillosa en contraste con aquel que no la cumplía. Es posible que no tengamos los conocimientos clínicos del porque suceden esas cosas, pero tenemos las experiencia de ver los frutos de una dieta libre de gluten y caseina bien administrada y comprarla con los niñios dentro del espectro que no la cumplen o la rompen

    • Daniel Comin
      Daniel Comin

      Estimado José Luís,
      Algunos datos muy rápidos sobre el tema.
      Realmente no hay evidencia que demuestre que esa dieta funciona, es decir, la ciencia no ha sido capaz de probarlo, incluso algún estudio bastante importante hizo un doble ciego (un grupo tomó gluten y caseína y el otro no, pero nadie sabía de verdad qué estaba comiendo), los resultados fueron los mismos en los dos grupos.
      Hay algo, que supongo debido a la falta de experiencia clínica, se os ha pasado por alto, voy a intentar darte información. En primer lugar, el 50% de la población de origen amerindio de la zona andina tiene intolerancia al gluten de tipo genético, le llaman celiaquía tipo II. Esto significa que la probabilidad en América del Sur de tener personas con esa intolerancia es mucho más alta que en Alemania.
      Otro aspecto es el actitudinal y el sensorial. Muchos niños con autismo tienen un fuerte desorden sensorial, y este desorden afecta mucho en la alimentación. Niños con dietas muy restringidas o inadecuadas. Esta mala alimentación, como es obvio, impacta en la salud y en la calidad de vida del niño. Cuando una familia cree que una dieta determinada ayudará a su hijo a curarse, ponen todo su empeño (Cambio de actitud) y finalmente hacen que el niño coma mejor, y eso genera un cambio radical. Luego está también lo que cada uno quiere ver. EL sesgo existe en las opiniones. Está profusamente documentado.
      Muchos de los niños que dieron un cambio positivo en ese tipo de dietas, cuando las dejan, no empeoran. En Europa se hizo un gran estudio a ese nivel y el resultado fue ese. Otra cosa es que la persona tenga una intolerancia a algún alimento, ante eso, mejor no dar ese alimento, tenga o no autismo. Las intolerancias no son una consecuencia del autismo, ya que mucha gente las tiene.
      Todos los estudios serios y bien medidos que se han realizado, no lo han podido demostrar, siempre y cuando los participantes no tuvieran problemas de alergias o intolerancias.
      Bien, espero que esta brevísima información te sea útil.

  4. Avatar
    Luciana

    Una nota que da pena , y con datos inciertos . Pertenezco al mundo real del autismo y lo veo todos los días la dieta se realiza libre de gluten cafeína sojas colorantes y más . Lamentó que haya gente que quiera seguir en la oscuridad y no vea los avances increíbles que realizan los niños diagnosticados con la dieta . Después siguen otros pasos . Pero por el criterio de la nota los veo muy poco avanzados para informar.

A %d blogueros les gusta esto: