Las mujeres con autismo se autoagreden más que los hombres

Print Friendly

Accede al original en inglés aquí

depresion

Las conductas autolesivas pueden ser una respuesta al dolor emocional

Los adultos con autismo se autoagreden deliberadamente mucho más a menudo que adultos sin autismo, según los resultados de una encuesta en línea(1). Este comportamiento, que puede proporcionar una salida física para el dolor emocional. Se da con el doble de frecuencia en las mujeres con autismo que en los hombres con la misma condición.

Los resultados apoyan los informes puntuales de que adolescentes y jóvenes con autismo son inusitadamente propensos a tener comportamientos de autolesión, que incluyen cortes, morderse las uñas y pellizcos. Los adolescentes con autismo también son 28 veces más propensos que el resto a tener un intento de suicidio.

Este nuevo estudio se centra en conductas autolesivas no suicidas en 42 adultos con autismo y 42 jóvenes sin autismo, pero que tienen un historial de autolesiones.

A pesar del pequeño tamaño del estudio, sus resultados deben servir como una llamada de atención para los estudios de auto-lesiones en personas con autismo, dice la investigadora principal Susan White, directora del Laboratorio de Intervenciones psicosociales en la Universidad Virginia Tech en Blacksburg, Virginia. Estos estudios podrían proporcionar información detallada sobre las motivaciones y tipos de autolesiones en personas con autismo.

Los participantes, de entre 18 y 56 años de edad, respondieron a un cuestionario en línea llamado “herramienta de evaluación de autoagresiones no suicidas” (Non-Suicidal Self-Injury Assessment Tool), que evalúa las capacidades de auto-cuidado, autolesiones y de regulación emocional. También completaron el modelo de medidas severas de depresión (Severity Measure for Depression).

La encuesta de dos partes, fue diseñada para recoger acciones cuidadosamente calculadas – tales como cortes en la piel o beber productos químicos peligrosos – que reflejan la angustia emocional, en lugar de comportamientos rítmicos o repetitivos tales como golpearse la cabeza o morderse, que a menudo acompañan un compromiso intelectual o dificultades sensoriales, dice White. Una pregunta, por ejemplo, se pregunta si la autolesión es un remedio calmante para la ansiedad, una salida para los sentimientos de incomodidad o una forma de pedir ayuda sin tener que reunir el valor para hablar.

El estudio encontró que la mitad de los 42 adultos con autismo se autoagreden de forma deliberada. Los estudios estiman que del 5 al 17 por ciento de los adultos en la población general muestran estos comportamientos(2).

El hallazgo puede reflejar las elevadas tasas de depresión y problemas emocionales en los adultos con autismo, dice White. “Tiene sentido que algo que va junto con la depresión y la desregulación emocional, como la auto-lesión, también podría ser más común” afirmó.

Dolor emocional:

Las mujeres con autismo son más propensas a la autoagresión que los hombres, según la encuesta. De las 18 mujeres con autismo en el estudio, 13 informaron que se autoagreden, en comparación con 8 de los 24 hombres con esta misma condición.

Los resultados también sugieren que el dolor emocional es un detonante de las autolesiones, en lugar de ser una manifestación de los comportamientos repetitivos asociados con el autismo, dice White. Tanto las personas con autismo como las del grupo de control indicaron que tienen dificultades para expresar ira y otras emociones fuertes de una manera saludable.

“Parece que las autoagresiones no suicidas dan voz a su dolor”, dice White.

El formato en línea del estudio limita la capacidad de los investigadores para el seguimiento de pistas sobre las causas de las autolesiones, dice Connie Kasari, profesora de psicología en el Center for Autism Research and Treatment at the University of California, quien no participó en el estudio.

Pero el tema de las autolesiones no suicidas merece “más exploración,evaluar a los posibles participantes, en lugar de una encuesta en línea, para caracterizar mejor a los mismos,” dice Kasari.

El equipo de White planea llevar a cabo estudios más amplios y entrevistar a las personas con autismo para encontrar las causas.

Mientras tanto, afirma White, los profesionales deben observar los signos de autolesiones en adolescentes y adultos con autismo, así como sondear a los miembros de la familia para detectar estos comportamientos. “Las autoagresiones suicidas no es algo que debamos tratar, es una forma de pedir ayuda”, dice White.

Bibliografía:

  1. Maddox B.B. et al. Autism Epub ahead of print (2016) PubMed
  2. Swannell S.V. et al. Suicide Life Threat. Behav. 44, 273–303 (2014) PubMed

Spectrum ofrece noticias y análisis de los avances en la investigación del autismo. Los fondos para Spectrum provienen de la Simons Foundation Autism Research Initiative (SFARI), pero el medio de comunicación es editorialmente independiente.
©Fundación Simons, Spectrum y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Autismo Diario
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?


Deja un comentario