La Food and Drug Administration (FDA) de los EE.UU., lanzó una alerta el pasado día 3 de mayo sobre los efectos indeseados del aripiprazol en su uso en niños con autismo. Tanto el aripiprazol como la risperidona son dos fármacos aprobados pro la FDA para su uso en niños con autismo, se utiliza con la pretensión de reducir los niveles de irritabilidad. Ya la risperidona ha sido fuertemente cuestionada ya que no resuelve realmente los aspectos nucleares del autismo y que genera demasiados efectos secundarios. Ahora le toca el turno al aripiprazol, fármaco al que se le achacaban menos efectos secundarios, principalmente los de tipo metabólico, como los reportados con la risperidona. Esta nueva alerta viene a poner de manifiesto lo delicado del uso de estos fármacos en niños.

Según la información reportada por la FDA en su página web (En inglés) la alerta de los efectos secundarios indeseados de este fármaco. Entre los ya reportados se encontraban: Impulsos incontrolables o compulsivos, ingesta compulsiva y obesidad y deseo sexual, apareciendo este tipo de manifestaciones tras la disminución de la dosis o la interrupción del suministro de la droga. Aunque afirman que este tipo de aspectos son “raros”, pueden generar daños al paciente.

Sin embargo, este tipo de conductas compulsivas no está suficientemente claras en los prospectos y/o advertencias del fármaco. En una búsqueda en la FDA Adverse Event Reporting System (FAERS) y en literatura médica se encontró que desde noviembre del 2002 (Fecha de aprobación del fármaco) se identificaron un total de 184 casos donde se asocia el consumo de aripiprazol y la aparición de conductas compulsivas. Estos datos solo incluyen los informes reportados en la FAERS, pudiendo existir otros casos con efectos adversos no informados. Disponen de más información sobre este particular en la web de la FDA,  AQUÍ y AQUÍ.

Toda manifestación que pueda indicar conductas compulsivas u obsesivas, mayor excitación sexual, alteración sensorial, o ingesta compulsiva, o cualquier otra manifestación fuera de lo normal, debe ser informada inmediatamente al médico que prescribió el fármaco, ya que todo efecto secundario debe ser tomado en consideración, más si cabe en el caso de fármacos psiquiátricos administrados a niños. Debemos tener claro que estos fármacos no resuelven ningún problema ni síntoma ni manifestación del autismo, su uso solo tiene cierta evidencia en el tratamiento de la irritabilidad, y ésta puede ser intervenida desde otros modelos menos agresivos. Nunca de este tipo de fármacos a niños si no es bajo supervisión médica, y ante cualquier efecto secundario advierta inmediatamente al médico.

Disponen de más información sobre fármacos y autismo aquí→ autismodiario.org/etiquetas/farmacos/


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Sobre El Autor

Director de la Fundación Autismo Diario

Director y Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Supervisor de los programas de investigación de la Fundación Autismo Diario. Miembro de AETAPI - Asociación Española de Profesionales del Autismo. Padre de un adolescente con autismo. @danielcomin en Twitter

6 Respuestas

    • Carlos SB

      Tienes razón Tere. Yo tengo un hijo (6 años) y también me he dado cuenta de tu apreciación. Como padre tengo interés por saber que ocurre cuando pasan los años, enfermedades,tipo de vida, residencias, centros….y son temas que no salen normalmente.
      Supongo (es una apreciación) que los avances de todo tipo (sociales, sanitarios, terapéuticos…) se han venido desarrollando a la par que la comunicación, y las personas adultas con autismo y sus familias les han pillado (estos avances) tarde y no participan tanto en este tipo de foros, siendo una pena puesto que todos prodríamos aprender mucho.

      Responder
  1. mariano almudevar

    Es evidente que cuando los niños afectados de autismo alcanzan los 18 años suben al cielo o en otras palabras dejan de ser un negocio o actividad corporativa interesante.

    Más en serio, los antipsicóticos deberían estar prohibidos en el autismo excepto en circunstancias excepcionales y si prescritos deberían tener un seguimiento informado y riguroso.
    Es difícil a veces el cese de medicación antipsicótica y es por esta razón que el uso de aripiprazol podría estar justificado para reemplazar a la risperidona u otros neurolepticos y como paso previo a su cese completo. Los efectos adversos son diferentes en cuanto que la risperidona tiene efectos metabólicos más fuertes y sobre todo produce hiperprolactemia cuyas “bondades” no enumeraré aquí. El aripipra. no produce apenas hiperprolactemia y esto puede ser una ventaja sobre el uso del risperdal. Por otra parte el aripipra tiene efectos “psicomotores” de difícil consignación y que probablemente son debidos a la acatisisa una forma de tortura que ocurre en el 25% de los casos y que acaba no excepcionalmente en agresiones asaltos y suicidio. Así que cuidado puede una salir de la guatemala del rsiperdal y meterse en la gautepeor del aripipra.
    Hay páginas en inglés que informan de los efectos de medicamentos desde el punto de vista de los usuarios.

    Responder
    • Alberto

      Toda la razón, a mi me han dejado hecho mierda a cuenta del Aripiprazol, tras tomarlo durante 2 años y medio, lo he dejado por propia boluntad, es un tratamientocronico en mi caso, hay que saber ponerse uno en su sitio en ocasiones.

      Responder
  2. Alberto

    Yo no soy niño, tengo Asperger, he crecido en una familia bastante conflictiva para si misma, (osea de puertas para adentro), de pequeño me daban Concerta, que es ancetamina. De mallor Aripiprazol y Sertralina, resumidamente lo peor que mehan hecho tomar, de 75kg a mas de 95 en 5 meses, relajación de los esfinteres, perdida muscular, amuermamiento, etc. Hace 6 meses que no tomo nada, claro en mi casa fatal, pero tras cambiar a un entorno tranquilo y normal no he tenido ningún problema. Todo es el entorno, al menos en mi caso.

    Me metieron incluso en un psiquiatrico, en rehabilitación. Los “profesinales´´ son unos brutos y ban solo por el dinero que les dan a mayores las farmaceoticas.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: