Print Friendly

Desde siempre existe el tópico de que los aspis (forma coloquial que se usa para denominar a las personas con Asperger, sobre todo si son jóvenes) nos llevamos mejor entre nosotros que con las personas neurotípicas.

Este pensamiento es falso, a los aspis sí que nos gusta juntarnos y salir con personas neurotípicas, ir de bares con ellos, o al cine, o quedar a comer, a practicar deportes, etc.

El verdadero problema, como he comentado en artículos anteriores es el ghosting (modo de decir que se ignora al interlocutor) al que nos vemos sometidos, al escuchar respuestas dilatorias cada vez que proponemos hacer una quedada o a la misma ignorancia de y hacia nuestros mensajes.

Nosotros observamos que las personas neurotípicas se reúnen con frecuencia entre ellas y, sin embargo, paradójicamente, dicen no tener tiempo para nosotros.

Es aquí cuando observo que se produce lo siguiente, lo que yo llamo el gueto asperger y es que los asperger se empiezan a reunir entre ellos/as y solo entre ellos/as.

Hace pocas semanas le dije a un buen amigo con asperger que iba a quedar con personas neurotípicas para hacer una actividad de ocio y me respondió “pues serán neurotípicos que no tienen nada que hacer en la vida”.

Tuve la sorpresa de lo programados que están los aspis de mi entorno para aceptar que solo deben juntarse entre ellos.

Desde que fui diagnosticado he conocido varias asociaciones de personas con TEA que organizan actividades de ocio solo para personas con asperger.

Yo lo considero un gravísimo error, ya que creo en la igualdad y en la diversidad y en que todos debemos juntarnos y convivir con todo tipo de gente; pero tengo que decir que esas actividades de ocio que proponen estas asociaciones son para evitar el malestar, disgusto o inseguridad de las personas neurotípicas por “cargar” con aspis.

Por eso yo me rebelo contra esta situación, me rebelo contra la intolerancia, contra la segregación, contra el gueto asperger y llevo intentando, y también consiguiendo, reunirme con todo tipo de personas durante los últimos diez años y me siento muy orgulloso de ello.

Por eso animo a todos los aspis que me lean y a sus familiares y compañeros a que piensen que es bueno que se mezclen y convivan plenamente con personas neurotípicas y que unos aprendan de otros y viceversa, y compartamos las experiencias de la vida con normalidad.

Porque creo en un mundo en el que haya una convivencia con mucha diversidad y riqueza.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?


5 Respuestas

  1. angelaco

    Yo tengo amigos Asperger “aspies” y son muuuucho más interesantes que algunos NT. Creo que los “normales” se pierden de conocer grandiosas personas y también creo que, aunque es entendible, No todos los “normotípicos” son excluyentes, pero si la mayoría lastimosamente. Para ser equilibradamente justos también algunos asperger pueden ser excluyentes, repito, es entendible. No la tienen nada fácil.

    Responder
  2. Erika Schajnovich Aguirre

    Es real que de la interaccion entre neurotipicos y aspies ganamos tod@s, sin embargo a l@s aspies se nos exige tener empatia hacia los demas, lo cual no se les exige a los neurotipicos, soy Persona Aspie, Madre de dos Personas Aspies un joven y una adolescente y soy Abogada fundadora de la Asociacion Asperger Mar del Plata Ong sin fines de lucro Entidad de Bien Publico en Argentina. L@s adolescentes y jovenes aspies, usualmente son discriminados, excluidos socialmente y bulleados, por tal motivo no hay que sorprenderse si prefieren interactuar socialmente entre pares aspies. L@s adultos estamos un poco mas “impermeabilizados”, filtramos, elegimos que tomar y que desechar de los desaires de l@s neurotipicos… Por otro lado, a l@s neurotipic@s nadie los juzga por formar clubes, pub, salones interactivos sobre sus intereses “restringidos”, o por pertenecer una asociacion civil deportiva determinada justamente por sus intereses… A nosotr@s por el solo hecho de ser aspies se no juzga al preteneder sentirnos comodos entre nosotr@s (aclaro como adulta aspie interactuo con muchicimos neurotipicos) celebro que adolescentes y jovenes emponderen sus derechos como lo que son 1° Personas y luego Aspies. Y por ultimo y no menos importante, aspie=identidad, y eso no significa bunker ni gueto

    Responder
  3. Lluís

    Tengo un hijo Aspi ( 13 años) está diagnosticado des de hace 4 años, somos miembros de una associación y realiza actividades con otros aspis ( terápias de grupo y cada 2 sabados actividades de ocio).

    No obstante cada sabado por la tarde va con un grupo de “esplai” con otros niños y niñas de su edad. És en el único grupo donde han respetado sus capacidades y en el que se siente plenamente integrado .

    Dejo un enlace con una entrevista, siento que es en Catalan pero creo que se entiende bien. el9tv.xiptv.cat/la-setmana-catalunya-central/capitol/associacio-sindrome-d-asperger-d-osona#.VxEuwQX3LBQ.twitter

    La malícia es una capacidad que pueden desarrollen las personas neurotípicas la bondad és una capacidad Aspi ( no hace falta que la desarrollen)

    Responder
  4. Mónica

    Considero que el “gueto” Asperger es una reacción a una realidad excluyente en la que se exige esfuerzo a la persona neurodivergente y se le ahorra la molestia a la persona que no lo es. En realidad durante la mayor parte de nuestro tiempo diario, queramos o no, interactuamos con personas que no están en el espectro autista, y tener una “tribu” a quien recurrir para socializar sin estar en permanente esfuerzo por adaptarme, ha sido un agradable cambio en mi vida luego de más de 30 años de permanentes intentos de adaptación, la mayoría infructuosos, a diferentes grupos sociales. Y eso que también hago parte de grupos neurotípicos, los disfruto un montón, aprendo mucho de la humanidad con ellos, he aprendido mucho de mí en relación con ellos. Me reúno con amigas neurotípicas cuando mi trabajo me lo permite. Y también he sentido llegar un oasis al encontrarme una tribu neurodivergente. Muchas veces no es que no nos esforcemos por socializar con personas neurotípicas, es que queramos o no, tenemos que hacerlo a diario y es agradable tener un lugar, un grupo de personas, en el que nos podamos “sentir en casa”. Para muchos el esfuerzo puede ser demasiado desgastante y los días para recuperar la energía que requieren después de la interacción social con neurotípicos no justifica el esfuerzo. No me animo a juzgarlos por no hacerlo, intento ponerme en sus zapatos.

    Mucho he visto la teoría del gueto o de la autosegregación como justificación para que los neurotípicos hablen de nosotros sin nosotros. Para que no respeten la manera en que como grupo humano trabajamos para cambiar la manera en que queremos ser vistos por la sociedad. Soy miembro de varios grupos exclusivamente de personas en el espectro autista, y es un mito y una desafortunada generalización que he visto con frecuencia, que en todos ellos hablen mal de los neurotípicos o se hable de una superioridad autista. En la mayor parte de ellos se trata de entendernos, de entender a los neurotípicos y entendernos a nosotros mismos en relación con los neurotípicos. En los que estoy, intentamos  de vivir desde la  aceptación de quienes somos en lugar de en una lucha constante por corregir y ocultar nuestras diferencias. En ellos hay personas en todo el espectro, desde personas que de niños se pensó que nunca serían capaces de comunicarse y hoy lo hacen casi exclusivamente desde un teclado, hasta personas con doctorados universitarios. Si, tienen reglas que prohíben explícitamente hablar de cura, o de promover el forzar comportamientos neurotípicos arbitrarios. Esto porque muchas personas neurodivergentes sufren de estrés post traumático por terapias e intentos de cura abusivos durante su infancia y para ellos es un disparador de ansiedad, les recuerda el dolor de lo vivido. De vez en cuando hay desahogos, es cierto. Es igual que cuando hay desahogos en los grupos de padres de “niños con autismo” en los que expresan su frustración con los comportamientos de sus hijos que no pueden entender.

    Agradezco ver cada vez más en Autismo Diario artículos como éste de personas en el espectro autista, finalmente me empiezo a sentir incluida. Publicaciones como las de Ignacio y las de Analía Infante en Autismo Diario enriquecen enormemente la página.

    Responder
  5. María de la Luz González Alonso

    Gracias, dices bien. Es un aprendizaje continúo que
    agradezco mucho. Saludos.

    Responder

Deja un comentario