Anuncios
Las características del autismo pueden variar según la inteligencia
7.1Nota Final
Puntuación de los lectores: (415 Votes)
7.1
Print Friendly, PDF & Email

El artículo original en inglés está disponible Aquí

Una inteligencia elevada, medida por el cociente intelectual (CI), por lo general predice buenas puntuaciones en las pruebas de memoria, de reconocimiento facial y otras funciones cognitivas. Sin embargo, esta tendencia no se aplica en niños con autismo según sugiere un nuevo estudio (1).

El estudio, publicado el 7 de octubre en la revista PLoS One, muestra que los niños con autismo que tienen un coeficiente intelectual por debajo de 85, el extremo inferior del rango promedio de coeficiente intelectual, muestran problemas cognitivos similares a los de los controles con un CI equivalente. Pero los niños con autismo que tienen coeficientes intelectuales de 115 o más, el extremo superior del rango promedio, lo hacen mucho peor en las pruebas cognitivas que los individuos del grupo de control con coeficientes intelectuales similares.

Los hallazgos sugieren que en niveles bajos de inteligencia subyacen déficits cognitivos sólo algunos niños con autismo. En los niños con autismo que tengan una buena calificación en las pruebas de coeficiente intelectual, estos problemas pueden provenir de otros orígenes, dice la investigadora principal, Nanda Rommelse, profesora asociada de psiquiatría de la Universidad de Radboud en Nijmegen, Holanda.

Si los resultados se mantienen, las terapias que se dirigen a las habilidades cognitivas pueden llegar a ser especialmente beneficiosas para los niños con autismo dotados de mayor inteligencia.

Los resultados también ponen en duda la concepción común de que un alto coeficiente intelectual equivale a ‘autismo leve,’ dado el espectro de problemas cognitivos que permanecen, dice Sarah White, investigadora senior en el Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres, quien no participó en el estudio.

“Este trabajo sería advertir contra el uso de ese término”, dice ella. “Más bien, indica que los individuos autistas con alto coeficiente intelectual son casos realmente más puros de autismo sin dificultades añadidas.”

“Este trabajo nos tendría que advertir en contra el uso de ese término”,afirmó. “Más bien, indica que las personas con autismo y con alto coeficiente intelectual son casos realmente más puros de autismo sin dificultades añadidas.”

Pruebas de toma de decisiones:

Los problemas cognitivos pueden explicar algunas características del autismo, tales como dificultad para leer las emociones.

Rommelse y su equipo evaluaron diversas capacidades cognitivas en 128 niños con autismo y 146 controles entre 6 y 21 años de edad. A partir de ambos grupos, 52 niños tienen un coeficiente intelectual por debajo del promedio. La mitad de los 222 niños restantes tienen un coeficiente intelectual promedio, y la otra mitad tiene un coeficiente intelectual superior a la media.

Los investigadores utilizaron una serie de tareas realizadas con un ordenador para investigar una gama básica de las funciones cognitivas, desde el procesamiento de caras a la memoria de trabajo.

Para probar la velocidad de procesamiento de base, por ejemplo, los investigadores midieron la rapidez de reacción de los niños cuando una cruz en una pantalla se transformó en un cuadrado blanco. Intervinieron la memoria de trabajo verbal de los niños, tratando de repetir una serie de números en orden inverso. Pruebas de cognición social involucradas en reconocer caras e inferir las emociones de las expresiones faciales y las voces.

Los investigadores combinaron los resultados de todas las pruebas para calcular una puntuación global para cada niño.

Los niños neurotípicos que desarrollaron un cociente intelectual superior a la media tuvieron la puntuación combinada más alta, y, como era de esperar, las puntuaciones cayeron junto con el CI. Entre los niños con un cociente intelectual por debajo del promedio, las personas con autismo tenían capacidades cognitivas similares a las de los controles. Sin embargo, entre los niños con un cociente intelectual superior a la media, las personas con autismo tenían puntuaciones cognitivas sustancialmente más bajas que los resultados de los individuos del grupo de control.

Los hallazgos sugieren que las puntuaciones de inteligencia señalan problemas cognitivos sólo entre los niños con autismo que tienen un cociente intelectual bajo.

Sin embargo, las conclusiones del estudio se apoyan en las puntuaciones cognitivas compuestas. Los investigadores no vieron diferencias estadísticamente significativas entre los niños con autismo y controles en la relación entre el CI y los aspectos específicos de la cognición, como el reconocimiento facial o memoria de trabajo.

Es más, los resultados de ambos CI y pruebas cognitivas pueden ser poco fiables en las personas con autismo, dice White. Las puntuaciones de CI son muy variables en esta población, y los niños con autismo pueden tener dificultades para entender las instrucciones de los investigadores en ciertas pruebas de la función cognitiva, lo que lleva a puntuaciones artificialmente bajas.

Rommelse planea probar los cocientes intelectuales y las habilidades cognitivas de todos los niños de nuevo en unos años para evaluar cómo estos resultados cambian con el tiempo y cómo las dos medidas influyen en los síntomas de los niños con el tiempo. “Esperamos trazar trayectorias para ver si los niños están mejorando en estos síntomas cognitivos, tienen déficits estables o se están deteriorando”, afirmó.

Bibliografía:

  1. Rommelse N. et al. PLOS One 10, e0138698 (2015)

Spectrum ofrece noticias y análisis de los avances en la investigación del autismo. Los fondos para Spectrum provienen de la Simons Foundation Autism Research Initiative (SFARI), pero el medio de comunicación es editorialmente independiente “.
©Fundación Simons, Spectrum y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Autismo Diario
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.

Anuncios

Una Respuesta

A %d blogueros les gusta esto: