Print Friendly

Se estrena Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza, última entrega de la saga galáctica más famosa de la historia. Y quizá el lector pueda quedarse sorprendido de encontrar aquí una referencia fílmica así. Pues aunque les parezca imposible esta increíble saga puede ser de mucha utilidad para explicar a niños y jóvenes con autismo un concepto bien complejo: La diferencia entre el bien y el mal. En este caso a chicos y chicas que tengan una buena comprensión verbal, en mi caso personal mi hijo tenía 11,5 años cuando lo hicimos.

Cuando tuve que enfrentarme a explicar a mi hijo de forma comprensible la diferencia entre el bien y el mal de forma clara, no solo como una acción de esto está bien y esto está mal, sino más bien el concepto de buenos y malos, de la maldad y de la bondad, de lo justo y lo injusto, de la lucha por lo correcto, de esa eterna batalla entre el bien y el mal, no sabía como hacerlo, y no fue sino tras devanarme los sesos donde encontré una forma bastante buena de poder explicar este aspecto y que además fuera divertido o al menos entretenido. Y todo partiendo de la premisa de que mi hijo tiene autismo, y a veces explicarle determinados conceptos es algo bien complejo, hay que ser cuidadoso ya que pueden entender algo de una forma muy literal y rígida, y eso puede crearles muchos problemas, así que hay que encontrar modos de explicar de forma comprensible este tipo de cuestiones, y el cine es visual, y si además le gusta pues mejor, ahora bien, acertar con al película o películas no es siempre fácil, aunque en mi caso ¡vino en mi ayuda Star Wars!

Y aunque yo soy un fan absoluto de la saga no solo podemos usar Star Wars, hay otras muchas películas como La historia interminable por ejemplo, una estupenda película, o Dentro del Laberinto, otra muy interesante película que nos puede ser de ayuda, y la lista puede ser interminable, pero sí recomiendo que la vean antes, y de esa forma, puede ir mejor preparados, a lo mejor es una película que vieron y les gustó, pero quizá no la recuerden perfectamente, y deben prestar atención a todos los detalles, seguramente su hijo lo hará. Y así cuando la vuelvan a ver son su hijo la tendrán más fresca y sabrán que va a venir a continuación. Si hay muchas preguntas, habrán muchas pausas, así que tengan en cuenta este aspecto para que no se queden a medias. Es ideal para una tarde libre, de forma que cuando acaben, dure lo que dure la sesión, puedan hacer alguna actividad relacionada con la película que acaban de ver.

En mi caso personal decidí no empezar por el Episodio I, sino por el IV (Star Wars: Una Nueva Esperanza), esa primera entrega de 1977. Por supuesto en formado DVD armado de paciencia y con el mando a distancia para ir parando de forma continuada. De hecho casi doblamos el tiempo de duración de cada una de las películas, ya que hubo una gran cantidad de pausas para poder explicar bien los conceptos o situaciones que acontecían. Realmente fue la primera película no infantil que vio mi hijo de una tirada. De hecho, los personajes, la candidez de algunas escenas de la primera entrega y las situaciones que acontecen hacen muy atractivo el filme a los chavales. Pero finalmente no explicas solo el bien y el mal, explicas una larga lista de cosas con las que un servidor no contaba inicialmente. Cosas como dejar claro que es una película épica pero fantasiosa, es decir, no real. Y ahí empiezas con el primer punto de relevancia, es una fantasía, quizá en un futuro tengamos esas naves espaciales, pero hoy no, y no, no hay coches que flotan. Y te descubres explicando mil y una cosas con las que no contabas inicialmente. Pero hay un aspecto que es genial, y es la increíble diversidad de personajes de todas las formas y colores, es como lanzarse al mundo de Jim Henson, y eso es genial para explicar también la diversidad de esa sociedad. O la fuerte amistad entre Han Solo y Chewbacca. Los curiosos lazos cibernéticos de R2-D2 y C-3PO, los mil y un giros de humor, o las escenas de acción (en las que no hay sangre, ni gente que muere de forma horrible, tan solo hay dos escenas breves con al muerte de los tíos de Luke y la “muerte” de Obi-Wan). Y bien, todo esto surgió por una pregunta:

Papá, ¿qué es el mal?

Star Wars: Una Nueva Esperanza. Hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana… Primera película estrenada de la saga. Que con su gran cantidad de personajes nos permite dar rienda suelta a la imaginación, la fantasía, a hablar de mil y una cosas, incluyendo la “extraña” relación de Luke, Leia y Han. O de cómo un ser extremadamente peligroso – Darth Vader- y sus secuaces persiguen a nuestros simpáticos protagonistas. Y ojo, aparece La Fuerza, y la pregunta ¿Y qué es la fuerza papá? Y vuelves a estrujarte el cerebro para poder explicar algo que ni siquiera te habías planteado. Pero es una oportunidad interesante para explicar aspectos relacionados con la espiritualidad, con esa capacidad especial de las personas de sentir, ¡aunque de momento no sepamos mover cosas! Pero fue una forma interesante de poder explayarme dando una mezcla de aspectos de la fantasía de la película y de cosas que sí son reales, básicamente dirigiendo el discurso sobre la relación de la fuerza con el amor ¿Entonces papá, nosotros nos queremos mucho por la fuerza? ¡Claro hijo!

darth vader obi-wan

Obi-Wan lucha con Darth Vader

Y realmente el trepidante ritmo de algunas de las escenas puede elevar la emoción, que junto con algunos momentos de incomprensión nos van a crear una larga cantidad de pausas. Pero es una buena idea que comprendan bien qué está sucediendo en cada momento. Es más, las palomitas que preparé nos las comíamos en las pausas, los momentos de pantalla captaron totalmente su atención.

Es una buena idea tener una libreta y bolígrafo para poder dar apoyo a las explicaciones, de hecho una de las cosas que me resultó gracioso fue la prisa por entender qué estaba pasando para que le diera nuevamente al play, ¡nunca le había visto tan entusiasmado con una película que no fuese de animación!

Hay un aspecto relacionado con Obi-Wan Kenobi que es conveniente tratarlo con cuidado. La relación con Luke de Alumno – Maestro mezcla cierta admiración con respeto y afecto, pero hay que estar preparados al momento en que Obi-Wan se sacrifica ante Darth Vader para permitir que nuestros protagonistas escapen ¡Preparen una buena versión sobre el particular! En ese momento te ves explicando que para ayudarles el maestro pierde a posta, y de esa forma, ayuda a sus amigos. Y como es un maestro de la fuerza, por eso la ropa se queda hecha un guiñapo y no hay una muerte “real”, más adelante cuando el espíritu de Obi-Wan reaparece les vendrá bien ligar bien la explicación, de forma que no sea muy dolorosa. Pero al igual que con la escena de la llegada de Luke a su casa donde se ven los esqueletos calcinados de sus tíos, posiblemente la escena más gore de toda la película.

La batalla final para destruir la Estrella de la muerte tiene un ritmo trepidante, pero la aparición del Halcón Milenario en el último momento levantó los vítores y un ¡Dale, dale, que no escape el de negro! La destrucción final de La Estrella de la Muerte conduce a un final donde los buenos ganan, el malo malísimo huye, y tenemos ya una primera parte. Donde por supuesto nos han frito a todo tipo de preguntas y donde es importante dejar claros los conceptos. Es decir, debe ser un aliado a la hora de poder extrapolar conceptos y que estos puedan ser generalizados a otros contextos, pero dejando claras las líneas entre la realidad y la ficción.

Star Wars: El Imperio Contraataca, segunda entrega de la saga y V episodio de la misma, y esta parte nos da la oportunidad de entrar en nuevos momentos interesantes y también de explicación sosegada. Aparece el maestro Yoda, pequeñito, verde y con un aspecto -que a pesar de lo feo que es- no deja de ser cercano y afectuoso. Y esta parte tiene muchos momentos interesantes y aprovechables, desde los inicios en el planeta helado, la búsqueda de Han Solo de su amigo Luke perdido en la tormenta, el entrenamiento de Luke por parte de Yoda, donde no es el tamaño lo que cuenta sino tu confianza en ti mismo, incluyendo el cambio de visión de Yoda, que empieza como un pequeño y simpático ser y acaba dando la imagen de maestro, entra dentro de esa visión cambiante de los personajes.

El maestro Yoda con Luke

El maestro Yoda con Luke

Pero una de las escenas de impacto es sin duda el enfrentamiento entre Luke Skywalker y Darth Vader, donde Darth dice aquello de “Yo soy tu padre”, ¡tremendo momento!, pausa, rebobinar, ponerlo de nuevo, ¡cómo! ¡es su padre! ¡no puede ser es maloooo!, y a explicar de nuevo el concepto de: Pues sí, es malo, pero su hijo es bueno, y ya tienes una explicación que -¡ojo!- si vas a seguir viendo la saga, recuerda que en la parte VI, El retorno del Jedi, Darth Vader salva a su hijo del morir y se reconcilia con la fuerza, y nuevamente tendrás un shock, del tipo de ¿Pero no era malo? ¡Si es malo no puede ser bueno! Momento genial para trabajar esa rigidez mental que tienen nuestros chicos y chicas, así que preparen bien sus explicaciones para poder ir enlazando las explicaciones entre las diferentes partes.

Y aunque nosotros vimos las 6 entregas, las vimos por orden de estreno, esto significa que hay un salto atrás en el tiempo, de forma que deberán estar preparados (en el caso que quieran verlas todas, si es que no lo han hecho ya) para explicar ese aspecto de la cronología de los hechos. Yo no tenía claro si íbamos a ser capaces de verlas todas, así empecé por la que entendí sería la más adecuada para un chaval de poco más de 11 años, aunque madurativamente algo menos, pero la verdad es que acabamos viéndolas todas y resultó ser un gran ejercicio, en breve se estrena la última entrega, y es mi hijo quien anda ya nervioso ante el estreno inminente, claro que ahora ya no le tengo que explicar las películas, o al menos, las dudas las hablamos después, en nuestro particular momento crítico posterior a la película.

Darth Vader: Luke, yo soy tu padre

Y así reaccionan algunos niños en precisamente esta escena, no se pierdan sus caras y comentarios

Y es que el cine nos da muchas oportunidades para explicar a nuestros hijos muchas cosas distintas, aunque deberemos saber adecuar cada película al niño, acorde a su nivel de maduración emocional, sus intereses, etc, en mi caso, y dado el interés de mi hijo por el espacio Star Wars era perfecta, y además tocaba muchos aspectos que tienen que ver con conceptos que uno no es consciente de lo difícil que puede llegar a ser tener que explicar, y de esta forma tienes una vía que además genera momentos de calidad importantes. En mi caso personal, vimos la saga completa, empleamos casi dos semanas, y bastante tiempo por película, aunque si es cierto, que a medida que avanzas las preguntas disminuyen. Yo en vez de iniciar el visionado del capítulo I al VI, empecé por orden de estreno, es decir, por el capítulo IV, y sobre todo por si acaso no le gustase o fuese muy difícil de entender. Porque en mi caso especial sí había interés por temas espaciales, así que si usted es megafan de Star Wars y a su hijo no le gusta ¡tampoco se me frustren! Hay bastantes películas que pueden usar para explicar este tipo de conceptos, y de paso, disfrutar de unas horas de “cineterapia” en familia, y las fiestas de Navidad son un buen momento para aprovechar las vacaciones y hacer cosas diferentes, así que ya saben, el cine nos da muchas oportunidades de ocio, pero también es un estupendo instrumento para explicar conceptos complejos, que normalmente no pensamos hasta que un día te hacen esa típica pregunta que te deja parado. Es cierto que en niños con un desarrollo normotípico estas preguntas o son mucho antes, o muchas de las explicaciones son más progresivas, incluso muchas ni las hacen ya que se integran de forma natural. En el caso de chicos y chicas con autismo, suele haber cierto retraso a la hora de aparecer este tipo de preguntas (pero aparecer, aparecen) y nada peor que te pillen sin estar preparado, y no, ¡no vale lo de pasarle el problema a otro! Hacerlo en casa no solo es divertido, además nos ayuda a nosotros mismos a entender mejor las cosas que preocupan a nuestro hijo y de esta forma aprenderemos juntos muchas cosas y tenemos ese tiempo de calidad que tanto necesitamos todos.

Y recuerden, es importante acertar con las películas de forma que también se ajusten a los gustos de su hijo, le tienen que gustar a él, no a usted, esto es importante, y si usted esta encantado con este artículo dado que es megafan de Star Wars, ¡ojo! a lo mejor a su hijo no le gusta, y si no, vea el siguiente vídeo.

Y si con lo aquí expuesto no ven que aciertan con el tipo de películas que creen pueden ser adecuadas, aquí les dejo un enlace a una estupenda web donde van a encontrar unas magníficas ideas para ver y aprender viendo películas, o se pierdan los especiales de Cine de Colores del blog de Amaya Padilla –>www.blog.amayapadilla.com/category/cine-de-colores/  ¡La visita merece la pena!


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?



URL Corta: https://wp.me/p1lUm3-8qr

Sobre El Autor

Director y Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU) y AIDICO. Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Supervisor de los programas de investigación de la Fundación Autismo Diario. Padre de un niño con autismo. @danielcomin en Twitter

2 Respuestas

Deja un comentario