Anuncios
Una respuesta cerebral lenta puede ser la base problemas de lenguaje en el autismo
7.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (16 Votes)
7.8
Print Friendly, PDF & Email

El artículo original en inglés está disponible Aquí

Las áreas del cerebro que controlan el habla se activan de forme inusualmente lenta en los niños con autismo cuando se mueven sus bocas y producen sonidos. Las demoras podrían contribuir a problemas de lenguaje en las personas con autismo, aunque no todos los datos son consistentes con esta idea (1).

La dificultad para hablar es una característica común en el autismo. Varios estudios realizados en la última década indican que los retrasos en fracciones de segundo en el procesamiento de sonido pueden contribuir a este problema. El estudio, publicado en Autism Research, es el primero en sugerir que los retrasos en la producción del habla también desempeñan un papel.

“Hay algo muy fundamentalmente diferente en el sistema nervioso de un niño con autismo que es una especie de bloqueo y freno de las cosas”, dice el investigador principal, Elizabeth Pang, neurofisióloga del Hospital for Sick Children de Toronto.

El estudio plantea la posibilidad de que los retrasos a lo largo de una serie de diferentes circuitos cerebrales pueden ser la base de algunos de los síntomas del autismo. “Es seguro que esto nos va a enviar a todos nosotros corriendo de vuelta al laboratorio para mirar a otros sistemas para ver si esto es una propiedad general del cerebro autismo”, dice Timothy Roberts, profesor de radiología en el Hospital de Niños de Filadelfia. Roberts y su equipo identificaron primero retrasos en el procesamiento de sonido en las personas con autismo, pero no participó en el nuevo trabajo.

Aun así, algunos expertos advierten que los retrasos que se miden en el nuevo estudio se presentan en niños con autismo que parecen no tener problemas de lenguaje, lo que plantea interrogantes sobre cómo los resultados se refieren a los síntomas del autismo.

Retraso en el lenguaje:

Un número de áreas del cerebro están activas durante la producción del habla. Estas incluyen regiones motoras que ayudan a coordinar los movimientos de la boca y la lengua, así como áreas lingüísticas implicadas en la lectura y la comprensión de palabras.

magnetoencefalografiaPara evaluar si estas áreas se activan de forma diferente en el autismo, Pang y sus colegas estudiaron a 21 niños con la condición y 21 controles, todos entre 6 y 17 años de edad. Los investigadores utilizaron una técnica llamada magnetoencefalografía (MEG) para medir el tiempo de activación cerebral mientras los niños llevan a cabo tres tareas simples relacionadas con el habla.

La primera tarea es simplemente abriendo la boca. La segunda es pronunciar la “pa”. La tercera y más compleja tarea requiere encadenar tres sílabas ‘pa’, ‘da’ y ‘ka’ en un solo enunciado, una tarea que implica la coordinación de movimientos de la boca y la respiración.

Cada tarea se basa en la anterior y requiere un componente diferente de expresión. “Se trata de tres bloques de construcción diferentes y necesitas estar preparado, si vas a hacer una palabra y luego hacer una oración”, dice Pang. “Si tiene problemas para construir frases y usar el lenguaje, podría ser que algunos de estos bloques de construcción no estén funcionando correctamente.”.



En los controles, las tareas desencadenan la mayoría de la actividad en ocho áreas de la capa exterior del cerebro, llamada corteza cerebral. Estas áreas gobiernan el movimiento, el lenguaje y la capacidad de integrar los dos. Los investigadores se centran en la actividad de estas regiones de los niños con autismo.

Durante la tarea abrir la boca, los niños con autismo tuvieron un control de tiempo de unos 38 milisegundos para la activación de una parte de la corteza frontal del cerebro que rige la planificación motora. El retraso es significativo “para algo tan simple”, dice Pang.

Retraso en el desarrollo:

En la tarea de una sílaba, los niños con autismo muestran un retraso de 37 milisegundos en comparación con los controles en la activación del concentrador del idioma de la corteza frontal. En la tarea de varias sílabas, las personas con autismo caen 81 milisegundos detrás de los controles en la activación de la ínsula, que ayuda a integrar a los movimientos del cuerpo con otras funciones cerebrales, como el lenguaje.

“Para cada bloque de construcción, se presentó un nuevo retraso “, dice Pang. Juntos, esos pequeños retrasos podrían sumar a problemas de lenguaje profundos, dice ella.

Los hallazgos cuadran con los de un estudio previo que mostraba que los niños con autismo que tienen habilidades motoras más pobres tienden a tener menor fluidez del habla en la infancia(2). El nuevo trabajo se suma a la evidencia existente de que las habilidades motoras pueden estar relacionados con la capacidad de hablar.

Sin embargo, no queda claro cómo los patrones de actividad cerebral observados en el estudio se relacionan las habilidades del lenguaje.

En promedio, la puntuación de los niños con autismo está dentro de la normalidad en las pruebas del uso del lenguaje y de comprensión. Si sus retrasos cerebrales contribuyen a problemas de lenguaje, “entonces se puede esperar que los niños con autismo tendrían habilidades lingüísticas peor de lo que lo hacen”, dice Helen Tager-Flusberg, directora del programa de la ciencia del desarrollo en la Universidad de Boston, que no participó en el estudio.

Los retrasos en la activación cerebral pueden –por tanto- reflejar un retraso en el desarrollo más generalizado visto entre los niños con autismo, dice Tager-Flusberg. “Puede ser simplemente que actúen más como los niños más pequeños, y esto podría explicar las diferencias”, dice ella.

Es más, algunos de los resultados son inconsistentes y difíciles de interpretar. Por ejemplo, aunque los niños con autismo muestran retraso de activación del centro lingüístico de la corteza cerebral en el desempeño de la tarea de una sola sílaba, esta región se activa más rápidamente en estos niños durante la tarea multi-sílaba en comparación con los controles.

“El problema es que los investigadores probablemente tienen una gran variabilidad de niños en el grupo de autismo”, dice Elysa Marco, profesora asociado de neurología, pediatría y psiquiatría en la Universidad de California en San Francisco. “Esto hace que sea muy difícil obtener una señal limpia y uniforme.”.

Una manera de abordar estas preguntas sería la de ver cómo los patrones de activación cerebral enlazan con las habilidades lingüísticas en los individuos, en lugar de en las diferencias entre los dos grupos de niños, dice Marco. Los investigadores también deben mirar a los niños con autismo que son genéticamente similares entre sí, como los que llevan una deleción en la región cromosómica 16p11.2, dice ella.

Con aportes de Katie Moisse.

Bibliografía:

  1. Pang E.W. et al. Autism Res. Epub ahead of print (2015) PubMed
  2. Gernsbacher M.A. et al. J. Child Psychol. Psychiatry 49, 43-50 (2008) PubMed

Spectrum ofrece noticias y análisis de los avances en la investigación del autismo. Los fondos para Spectrum provienen de la Simons Foundation Autism Research Initiative (SFARI), pero el medio de comunicación es editorialmente independiente “.
©Fundación Simons, Spectrum y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Autismo Diario
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
Si te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

2 Respuestas

  1. Avatar
    Equipo Capacita-le

    Totalmente de acuerdo, además esa lentitud que tiene el cerebro a la hora de procesar la información va a perjudicar a la mielinización de las neuronas provocando pobres conexiones neuronales. Deberíamos de incluir programas de neurodesarrollo preventivo en la población infantil. Un saludo.

  2. Avatar
    Yenny Lopez

    Buenas tarde:
    Desearía su apoyo para contactar alguna clínica u hospital para el tratamiento de mi hijo ya que en los lugares que lo he llevado no tengo ningún resultado , mi hijo tiene 11 años y necesito ayudarlo por el retraso mental que tiene.
    Mil gracias
    Yenny Lopez soy de Perú

A %d blogueros les gusta esto: