Existe en estos momentos un fuerte movimiento internacional para generar marcos legales que den una protección mejor a las personas con un diagnóstico de Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). La propia Unión Europea, a instancias de Autismo Europa, está iniciando acciones en ese ámbito, en el propio Congreso de los Diputados de España, también se han llevado a cabo acciones similares, pero esto también ha pasado en México, y en Chile le andan ahora en esa cuestión. Y aunque mi visión particular sobre la creación de leyes específicas ya la reflejé en su día aquí y aquí, hay algunos aspectos que considero importante recalcar.

En primer lugar, y tal y como ya he expresado previamente, crear leyes que generen una protección especial (y seguro que muy necesaria, eso es innegable), quizá nos lleve a crear una aristocracia dentro del sector de las personas con diversidad funcional, generando precisamente lo que pretendemos evitar, que es segregación en función del diagnóstico. De esta forma, le damos a las personas con autismo para quitárselo a otras. Por eso es tan importante hablar de políticas de atención a la neurodiversidad, de forma que se pueda englobar a todas las personas, y no solo a determinados grupos.

Pero otro de los problemas a los que nos enfrentamos son a las leyes ya existentes, leyes que en muchos casos no se cumplen, y no solo no se cumplen, no se dotaron de fondos para poder cumplirlas, con lo cual tenemos una serie de leyes hechas ad hoc para un fin más propagandístico que otra cosa. Y si a todo eso le sumamos el inmenso desconocimiento de la sociedad sobre las leyes que se supone deben protegerles, nos vemos inmersos en una especie de tiovivo legal, donde al final, no paramos de dar vueltas, pero llegar, lo que se dice llegar, no llegamos a ninguna parte.

A su vez vemos como la división entre los diferencies grupos sociales del sector de la discapacidad se hacen claramente patentes en este aspecto, y aquí se hace buena la máxima de “divide y vencerás”, pero no olvidemos que cuando alguien gana, otros pierden, en este caso las personas con discapacidad.

Al final olvidamos algunos aspectos fundamentales, y que tienen que ver con la protección de los derechos fundamentales de las personas, y muy en especial de las políticas de equidad e igualdad en la atención a las personas con diversidad funcional, sea esta la que sea. En lo referido a aspectos motrices, vemos como poco a poco se van eliminando las barreras arquitectónicas, España ha dado grandes pasos en ese sentido, América Latina está en ese camino también. Pero lo que no hacemos es eliminar las barreras sociales, y es que no solo el autismo es una discapacidad social, y sin embargo, seguimos empeñados en clasificar por diagnóstico. Y de la misma forma que mientras en casa solo veamos el autismo nunca veremos al hijos, en los aspectos legales es igual, mientras solo veamos diagnósticos, no veremos a las personas en lo relativo a su protección legal.

Y hacer leyes solo de cara a la galería no nos lleva a ninguna parte, siempre digo que es mejor defender derechos que dinero, porque el dinero no lleva aparejado el derecho, pero el derecho sí debe contender con los recursos para poder ejercer ese derecho. Leyes que son incumplibles no son leyes, son finalmente papel mojado, y eso no lo quiere nadie, bueno quizá a alguien sí le interese, pero no a la mayoría. Trabajemos por la creación de marcos jurídicos que contiendan con todos, pero que a su vez contemplen los recursos técnicos, humanos, materiales y económicos necesarios para permitir que las personas con diversidad funcional puedan sentir como su dignidad y humanidad está no solo preservada por las leyes, sino también por el conjunto social, que es al final quien finalmente hará posible ese cumplimiento en condiciones de equidad e igualdad social.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Sobre El Autor

Director de la Fundación Autismo Diario

Director y Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Supervisor de los programas de investigación de la Fundación Autismo Diario. Miembro de AETAPI - Asociación Española de Profesionales del Autismo. Padre de un adolescente con autismo. @danielcomin en Twitter

4 Respuestas

  1. Estefania Rojas

    Donde estan las leyes y quien hace justicia cuando una madre sufre y lucha dia a dia con una hija de 30 años con Autismo, ella fue anulada, retirada por su mal comportamiento de su C.E.P. siendo restringida de todos sus derechos humano, sin ninguna contemplación, ni devolución de los pagos que se cubrió en su oportunidad como es el ingreso, la matricula, materiales y otros de allí tocando puertas sin respuestas alguna y en los centros que podrían admitirla solo hasta los 20 años, y en los talleres para su edad, las mensualidades exageradas en la que no estàn a nuestro alcance económico. Para el colmo maltratada y marginada porque no se le permite el ingreso a la piscina del Municipio de zona. En conclusión encerradas en casa.

  2. Sandro

    Hola..a mi parecer si deberia existir marco legal o tutela legal como dicen. En principio pq se trata de derechos humanos y pq dependiendo del pais donde se encuentre veremos diferencias..y eso es una realidad.En Peru por ejemplo me paso algo paradojico fui a visitar un colegio de renombre para conseguir una vacante y luego de una prolongada charla la pedagoga q me entrevistaba me dijo sr nosotros aceptamos a todos sin excepcion pero no cambiaremos o haremos algo distinto por un niño de tener algun problema de tea tdh o tel pq total es un riesgo de ud mismo asume pudiendo escoger otra escuela que se adapte al niño.
    Que les parece???

  3. Leticia Valdespino Echauri.

    Totalmente de acuerdo con Usted, distinguido Lic. Comín, creo que es importante informar a las familias sobre los derechos humanos de las personas con discapacidad y orientarlas para que los hagan valer; cierto hay infinidad de leyes que no se aplican, pasa lo mismo en México, ya no queremos leyes que se conviertan en un discurso político, necesitamos unirnos para saber exigir y hacerlas valer. Si proponemos una por cada discapacidad, crearemos una confusión y sobre todo se fomentará la segregación y la no inclusión, cada familia levantara su bandera para exigir una partecita de su mundo, y así tendremos una división sectarista, injusta, e irracional, porque las familias lucharan por la partecita que les toca: Si nos interesa la inclusión, trabajemos por un bien común, EXIJAMOS QUE SE CUMPLAN ANTE LAS AUTORIDADES CORRESPONDIENTES.

  4. María Soledad Benito

    Si bien estoy de acuerdo con Ud.en parte, creo que las leyes son dictadas en principio para proteger a las personas a las que la ley refiere. Cada ley se encuadra en un ordenamiento jurídico y en una sociedad que esta lista para acogerse a ella, y la existencia de esa ley habilita a defender (con el respaldo del Estado) un derecho que puede estar siendo avasallado, aún cuando éticamente, o por sentido común sea un derecho vital inherente a las personas. El derecho a la vida, por ejemplo, es un derecho inherente al ser humano, y aún así es violado repetidamente a diario, y esta por ello mismo, expresamente protegido. Muchas veces, el cambio del paradigma social respecto a un derecho cobra verdadero impulso a partir de la aparición de una ley que ve la necesidad de protección, y surge del seno del legislador. Sería ideal que nuestros hijos con TEA no tuvieran que tener una ley que los ampare a la hora de recibir los apoyos necesarios para llevar adelante una vida digna, acceder a una educación o a un empleo, que son derechos de todas las personas, con o sin discapacidad, pero siendo que estos derechos son reiteradamente vulnerados, y que las personas con TEA presentan una especial dificultad en defenderse exitosamente, me parece oportuno que surjan estas leyes de protección para esta población, que nos de el marco necesario y nos garantice la intervención del Estado a la hora de hacer valer los derechos. Quisiera, con todo mi corazón, creer que nuestra sociedad va a cambiar lo suficiente para que estas leyes queden obsoletas, pero por el momento celebro su existencia y me apoyo en ellas para iniciar el arduo trabajo de ayudar a las personas con TEA a acceder y disfrutar plenamente de sus derechos y cambiar, mediante el ejemplo que el goce de derechos implica, la visión social que sobre el TEA se tiene. Llegara un momento que su inclusión será tan natural, que podremos felizmente derogar estas leyes y vivir como es el derecho de todo ser humano, en plenitud e igualdad.

A %d blogueros les gusta esto: