Anuncios

Absueltos los padres de Rubén por negarse a llevarlo a un centro de educación especial

De izquierda a derecha: Miguel Ángel González Castañón, Mar Álvarez, Juan Rodríguez Zapatero y Alejandro Calleja

De izquierda a derecha: Miguel Ángel González Castañón, Mar Álvarez, Juan Rodríguez Zapatero y Alejandro Calleja

La Fiscalía General del Estado ha absuelto a los padres de Rubén, un menor leonés con síndrome de Down, de un delito de abandono por negarse a llevar a su hijo a un centro de educación especial y exigir continuar en un colegio que pudiera garantizarle una educación inclusiva.

Los padres del joven de 16 años llevan más de cuatro años batallando en los juzgados para conseguir que Rubén pueda optar a una educación inclusiva, un derecho fundamental. Nunca se debería haber puesto esa denuncia, y el resultado final demuestra que no somos padres antisistema ni criminales ha explicado la portavoz de SOLCOM, Mar Álvarez.

La trabajadora social del Ayuntamiento de León corroboró que Rubén nunca había aparecido en las listas de absentismo mientras estuvo escolarizado en el colegio ordinario González de Lama. El psicólogo recalcó que antes de los malos tratos que Rubén sufrió en el colegio “la integración escolar era muy satisfactoria”. La orientadora dijo que no tuvo constancia de los malos tratos, pero vio a unos padres implicados.

Para Miguel Ángel González Castañón, técnico de Educación y psicólogo de Rubén, la sentencia absuelve pero no resuelve. Los padres de Rubén quedaron libres de culpa del delito de abandono, pero Rubén sigue sin colegio cuando está a punto de cumplir los 16 años, por lo que sus padres han solicitado una reunión con la directora provincial de Educación para que Rubén pueda volver a un colegio ordinario el próximo curso.

El letrado de Solcom, Juan Rodríguez Zapatero, subrayó que la sentencia demuestra que existe una insuficiente efectividad y garantía del derecho a la educación inclusiva. La denuncia nunca debió producirse porque Rubén no sólo fue discriminado en el ejercicio del derecho y fue objeto de malos tratos físicos y morales ante los que no actuó la fiscalía.

Para Alejandro Calleja, el padre de Rubén, la sentencia es satisfactoria y avala su larga lucha por la inclusión educativa protegiendo y defendiendo al menor, y espera que la dirección provincial de Educación responda a su solicitud para que Rubén pueda ser escolarizado el curso que viene.

La sentencia recoge que “la decisión de los padres se oponía a la resolución de la Dirección Provincial de Educación de 20 de junio de 2011, que autorizaba la escolarización de Rubén en un centro de educación especial, contra el deseo de los acusados de que su hijo continué su educación en un centro educativo ordinario con los apoyos pertinentes”.

No obstante, también añade que “no existe un abandono de las obligaciones de formación, sino una discrepancia de fondo entre administrados y Administración en cuanto a la forma de la formación del menor” y que “no se ha probado que la decisión de los padres haya causado un daño en la formación del hijo”.

Por estas razones, la Fiscalía General del Estado ha absuelto a los padres de Rubén del delito de abandono de familia que se les imputaba.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

4 Respuestas

  1. dolmeri

    Increíble que hayan pasado cuatro años para tomar esta decisión. De verdad es que la ignorancia no tiene límites, soy de Venezuela y aquí hay jóvenes con Síndrome de Down que son directores de Orquesta, dan clases de natación hay algunos que han hecho carreras universitarias y estudios de Maestría. Entiendo que hay casos en los que la Educación Especial es la mejor opción, pero hay otros en los que no, ejemplo de ello fue lo que dije anteriormente. Hasta cuando la discriminación.

    • Isa Rangel

      ¿Donde esta la justicia, para estos padres, que durante cuatro años han defendido los derechos humanos de su hijo?, cárcel para estos delincuentes, por el daño que durante cuatro años sufrió este joven. ¿Qué me expliquen donde está la inclusividad que tanto pregonan? Deberían llamarse escuelas excluyentes…

  2. Montse

    Padres de Rubén, ustedes no sólo deberían ser absueltos, sino indemnizados, y la Junta de Castilla y León pedirles perdón públicamente, tras caerle un multazo. Si lo entiendo bien, la escuela le infringió malos tratos al menor (supongo que se han pedido responsabilidades) y no contentos con ello, va la Junta y decide sacarlo de la escuela, sacrificando a la víctima, para llevarlo a un centro de educación especial contra la voluntad de los padres. En el colmo del disparate, se denuncia a las víctimas, en este caso los padres, por no escolarizar a su hijo. La verdad, parece una película de miedo. ¿Así funciona el sistema educativo? ¿No se deberían recoger firmas para acabar con las escuelas especiales, y para que cosas como esta no ocurran nunca más? Menudo pais!

  3. cynthia

    Los derechos fundamentales son inviolables, inherentes y universales El estado español debe pronunciarse y resarcir una indemnización a la familia del muchacho por discriminación, segregación y catalogarlo de retardado a un menor de edad que aún tiene posibilidades de desarrollar potencialidades.
    Luchemos por la dignidad de la familia por su nobleza y su institucionalidad en la sociedad.

A %d blogueros les gusta esto: