Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

“Vamos a ver como es el reino del revés”

A menudo solemos escuchar historias tan variadas sobre niños, jóvenes y adultos con TEA, algunas graciosas y otras de gran contenido emotivo.

Hace algunos meses Mauro, uno de mis pacientes, presento un cambio drástico en su conducta que me hizo notar que algo no estaba bien, dado que Mauro suele ser un joven predispuesto a todas las actividades, y además este cambio se correspondió con una serie ausencia a las terapias producto de los estados febriles que solía tener. Si bien sabemos que las personas con Autismo suelen variar su estado de ánimo y su conducta de manera fluctuante, no es normal que sostenga este cambio por más de 4 meses.

Comencé a conversar sobre estos cambios conductuales con su madre (Inés), ella me comentaba que lo notaba extraño, ya que él no era así y que en su casa suele colaborar mucho con las tareas del hogar, siendo Mauro un joven muy activo. Durante estos 4 meses los estudios para poder ver porque tan elevada temperatura y seguidillas de malestares fueron incrementados hasta que se le realizó una radiografía que arrojo resultados alentadores para los médicos, ya que pudieron observar en su pulmón restos de una cadena y un papel metálico.

Lo que tenía Mauro en su interior

Lo que tenía Mauro en su interior

De esta manera se pudo dar con la molestia que tenía Mauro, quizás para algunos es algo asombroso y para otros es solo una historia más de las tantas que han escuchado, pero la realidad es que muchas veces solemos encontrarnos con este tipo de problemáticas y lo primero que se evalúa es la medicación, el tratamiento, la conducta, y por último se intenta ver qué sucede dentro otro lugar

Como profesionales solemos encontrarnos con situaciones un tanto difíciles a la hora de llevar adelante el tratamiento. En mi caso personal se me estaba dificultando poder llevar la terapia adelante con Mauro, ya que su fastidio era tan repentino y su cambio emocional de sesión en sesión se hacía cada vez más frecuente que ya era algo que me estaba alarmando, muchas de las actividades que él tiene incorporadas desde lo motor, no podía realizarlas y era muy difícil poder realizar un análisis funcional de su conducta, lo único certero era su manifestación corporal de las molestias que le ocasionaba lo que escondía su pulmón.

En los años que llevo trabajando con niños, jóvenes y adultos con TEA pude observar como en una milésima de segundos ocurren accidentes de este tipo y siempre terminan con una intervención quirúrgica. En el mejor de los casos uno puede observar lo que el cuerpo consumió, pero en otros no corremos la misma suerte y nos sometemos a meses de exploración, con todo lo que implica realizarle análisis las personas con TEA.

Actualmente se está tomando mayor conciencia sobre lo que se deja al alcance de niños con o sin Autismo, pero creo que vale destacar que en el caso de las personas con TEA debemos tener cuidados extremos y no dejar nada librado al azar, es fundamental que tanto padres como profesionales generen estrategias de prevención, teniendo en cuenta que muchas personas con TEA no suelen tener conciencia de lo que consumen y cualquier consumo fuera de lo permitido puede ser motivo de urgencia médica.

  1. A continuación podrán observar una serie de puntos a tener en cuenta para prevenir accidentes de consumo:Tener elementos tóxicos en muebles de altura para bloquear cualquier alcance por parte del niño, o joven. En el caso de Adultos se debe trabajar sobre estos elementos y de no poder conseguir resultados positivos se deben bloquear con candados los estantes que puedan ocasionar una intoxicación.
  2. Organizar la comida en alacenas, de manera que podamos tener acceso exclusivo y evitar el consumo desmedido por parte del niño, joven o adulto.
  3. De ser necesario bloquear con candados (algo habitual en muchas casas) heladeras, muebles de cocina y del lavadero.
  4. Enseñarle donde se encuentran los productos que desean que ellos manipulen y señalizarlos con una IMAGEN para que puedan discriminarlo de otros. El PECS tiene un impacto importantísimo en esta área de comunicación, ya que les enseña a pedir y recibir, evitando la autoexploración en busca de lo que desean.

Es también importante destacar que se debe trabajar sobre estas situaciones, el equipo junto con los padres deben incorporar al tratamiento estas problemáticas, que aunque no sea actualmente algo posible en su hijo, siempre es bueno prevenir y tener la certeza de que su manejo dentro de los lugares de peligro es correcto.

Por ultimo dejar en claro que cuanto antes se trabaje sobre este tipo de situaciones, mejor serán los avances en esta área. Que una persona con TEA manipule objetos considerados de peligro no es algo a temer, lo peligroso es que los manipule sin previo entrenamiento o sin la supervisión de un responsable con él. Muchas personas llegan a desarrollar un autovalimiento óptimo que les genera una independencia absoluta y esto es resultado de años de trabajo continuo por parte del compromiso de los Padres y la asistencia de Profesionales.

Anuncios

3 Respuestas

  1. Avatar
    Ana Maria Hernández

    Cosas tan simples como un abanico eléctrico que este dirigido a una persona hipersensible al tacto cambian la conducta, eso sucedio a mi hijo en una ocasión, en otra al estar sentado en una mesa con otros niños uno de ellos constantemente lo pateaba sin mala intención pero ocasionando por supuesto molestia. Y ni que decir de voces o risas agudas que causan horrible efecto en sus oidos.

  2. Avatar
    ana elizabeth barragan gafaro

    Es muy cierto lo que relata el articulo. mi hijo de 5 años cuando asiste a terapia sicopedagogica siempre lo hace con gusto y realiza las actividades pero de repente comenzo a comportarse enojado, lloron, rompio las hojas del cuaderno, irritable a tal punto que no se pudo trabajar con el, luego de dos horas cuando llegamos a la casa se noto muy enfermo con fiebre y decaimiento, ahi me di cuenta cual era la razon de su anterior conducta y al llevarlo al medico le diagnosticaron dengue.

  3. Avatar
    Dolly Ayala Morales

    Eso es muy cierto, mi hijo de 10 años es tranquilo pero comenzo a jalarse el pelo y pelizcarse, el neurologo le receto risperin, pero lo unico que vi fue un zombi al estado de la histeria autoagrediendose. le hicieron pruebas de laboratorio y todo salia bien, pero como madre sabia que algo andaba mal, ya que tampoco queria comer y su aliento apestaba, para ello me recetaron aktivanat, pero de nada sirvio, asi que me dijeron que espera que pasaria solo ya que ellos son asi. al no ver respuesta y mi hijo no comia, le hice una dieta de jugos de verdura por un mes, de pronto comenzo a comer y a calmarse, hoy esta bien, es alegre, salta todo el dia, rie y hasta a veces trata de comunicarse. asi que hay problemas no siempre es por capricho, es porque algo de su cuerpo esta mal y cambian de actitud ya que es la unica forma de comunicarse que tienen.

A %d blogueros les gusta esto: