Anuncios
Un estudio relaciona las infecciones maternas con el autismo
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
9.0
Print Friendly, PDF & Email

El artículo original en inglés está disponible Aquí

embarazo

Mujeres en cualquier trimestre del embarazo que son hospitalizados con una infección tienen un mayor riesgo de tener un niño con autismo.

Tener una infección durante el embarazo aumenta el riesgo de tener un niño con autismo en un 37 por ciento, según un estudio de más de 2 millones de personas en Suecia(1). El estudio es el más grande realizado hasta la fecha para examinar el vínculo entre las infecciones materna y el autismo.

Los resultados, publicados 13 de septiembre en la revista Brain, Behavior, and Immunity, también indican que el riesgo es mayor para el autismo con discapacidad intelectual que para el autismo sin discapacidad intelectual asociada.

Creo que esto constituye un importante indicio etiológico en cuanto a los orígenes del autismo“, dice el investigador principal, Brian Lee, profesor asistente de epidemiología y bioestadística de la Universidad de Drexel en Filadelfia, Pennsylvania.

Lee señala que el riesgo absoluto sigue siendo bastante pequeño: La infección materna aumenta el riesgo de tener un niño con autismo de un 1 a 1,3 por ciento. Aún así, los resultados se suman a la creciente evidencia de que la exposición en el útero contribuyen al riesgo de autismo.

Por ejemplo, un estudio de 2010 de más de 10.000 personas con autismo en Dinamarca encontró un triple aumento en el riesgo de autismo entre los niños cuyas madres fueron hospitalizados con infecciones virales durante el primer trimestre. También se encontró un aumento del 42 por ciento en el riesgo de autismo de infecciones bacterianas en el segundo trimestre(2).

El dato es sumar“, dice Hjördis Atladóttir, médico y epidemiólogo en el Hospital Regional de Randers en Dinamarca quien dirigió el estudio danés. “Encontramos una asociación, están encontrando una asociación, muchos de los estudios en animales están encontrando una asociación, por lo que hay un montón de diferentes estudios que apuntan hacia la idea de que hay algún tipo de asociación cierta en este asunto.“.

No obstante, y a diferencia de estudios anteriores, el nuevo estudio informa que la asociación persiste a través de cada trimestre del embarazo. Lee dice que puede ser debido a que los estudios anteriores tenían tamaños de muestra más pequeños. “Una vez empiezas a dividir las infecciones por trimestres, básicamente estás dividiendo la muestra en un tercio“, dice Lee. “Así que realmente reduce su poder estadístico para ser capaz de detectar una asociación.”.

Investigando las infecciones:

Lee y sus colegas utilizaron el Registro Nacional de Pacientes de Suecia, un repositorio de registros hospitalarios, para estudiar más de 2,3 millones de personas nacidas entre 1984 y 2007. La muestra incluye 24.414 individuos con autismo.

En comparación con estas cifras globales, los investigadores encontraron que 903 personas con autismo y 61.642 personas sin el trastorno nacieron de mujeres que fueron hospitalizados con una infección durante el embarazo. Esto se traduce en un aumento del riesgo de tener un hijo con autismo 37 por ciento.

El vínculo se sostiene independientemente de si la infección era bacteriana, viral o causadas por otros patógenos o desconocidos. “Para mí, y en pocas palabras, el dato te dice que no es el agente; que es la respuesta al agente“, dice Judy Van de Water, profesora de medicina interna en el Instituto MIND de la Universidad de California, Davis, quien no participó en el estudio.

Esta idea encaja bien con la evidencia de varios estudios recientes. Por ejemplo, las crías de ratones embarazadas inyectados con agentes inmunes activos, desarrollaron comportamientos parecidos al autismo. Y los estudios epidemiológicos han encontrado una relación entre los niveles alterados de moléculas inmunes en las mujeres embarazadas y el autismo en sus hijos(4,5). Tomados en conjunto, estos estudios sugieren que las respuestas inmunes maternas o inflamatorias pueden alterar el desarrollo del cerebro.

El nuevo estudio ha controlado varios factores, como las condiciones psiquiátricas de las madres y el número de hospitalizaciones en los años previos al embarazo. “Las madres no están más enfermas en general, sino que están siendo diagnosticadas con infecciones“, dice Lee.

Los investigadores descartaron la posibilidad de que una variable desconocida aumentase independientemente el riesgo, tanto de la infección materna como del autismo. Su análisis encontró que esta variable tendría que triplicar el riesgo de autismo en un 20 por ciento de las mujeres que tuvieron infecciones durante el embarazo para ser un resultado relevante.

Lee dice que un factor de confusión es poco probable pero no imposible. “Por ejemplo, nosotros todavía no sabemos cuáles son los factores genéticos que pueden predecir el riesgo de autismo, y esos mismos factores genéticos también podrían predecir la infección“, afirmó.

Una mirada más de cerca:

Los investigadores también analizaron los registros médicos detallados de 496.993 personas de la muestra nacional que nacieron en la provincia de Estocolmo, Suecia. Esta muestra regional incluye 9.585 individuos con autismo, 2.280 de los cuales también tienen discapacidad intelectual.

Cuando constriñeron su análisis a este grupo, se encontraron con que el mayor riesgo para el autismo asociado a la infección materna se redujo a un 19 por ciento para los individuos con una inteligencia promedio. Pero el riesgo para las personas con autismo y discapacidad intelectual se elevó a un 50 por ciento.

Creo que es un hallazgo interesante, porque sería argumentar entonces que la infección tiene un impacto más allá del autismo“, dice Alan Brown, profesor de psiquiatría y epidemiología de la Universidad de Columbia en Nueva York, que no participó en la investigación. Brown dice que sería interesante examinar las personas con discapacidad intelectual de forma independiente.

Lee dice que planea investigar el riesgo de infección materna para las personas con discapacidad intelectual que no tienen autismo. “Creo que todo esto habla más ampliamente sobre la gran pregunta que influencia a los investigadores del autismo: Todavía no sabemos con exactitud cuántos subtipos de autismo hay y si tales subtipos tienen diferentes etiologías”, dice Lee.

Una limitación del estudio es que incluye sólo a las mujeres embarazadas que fueron hospitalizados con una infección. “Estos casos solo representan –probablemente infecciones muy graves, por lo que podrían no ser generalizables a todas las infecciones en toda la población“, dice Brown.

Aún así, los hallazgos sugieren que la relación entre el autismo y la infección merece más estudio. La infección durante el embarazo puede provocar un efecto aguas abajo que podría cambiar la trayectoria de desarrollo en un subconjunto de los bebés suscUn estudio relaciona las infecciones maternas con el autismoeptibles, dice Van de Water. El siguiente paso, dice, es el de analizar la sangre y otras muestras biológicas para comprender por qué algunos bebés responden de manera diferente a la infección materna que otros. “Creo que nos da un buen punto de partida para profundizar en la biología de los individuos.”.

Lee y sus colegas están haciendo justamente eso. Ellos están midiendo los marcadores de inflamación en muestras de sangre tomadas de algunos de los participantes cuando eran recién nacidos. Él dice que las muestras pueden apuntar a un mecanismo biológico para la relación entre la infección materna y el autismo. “Hemos pintado una amplia pincelada de la escena“, dice. “Pero realmente no tenemos el verdadero sentido de lo que está pasando sólo de la epidemiología.“.

Bibliografía:

1. Lee B.K. et al. Brain Behav. Immun. Epub ahead of print (2014) PubMed

2. Atladóttir H.O. et al. J. Autism Dev. Disord. 40, 1423-1430 (2010) PubMed

3. Malkova N.V. et al. Brain Behav. Immun. 26, 607-616 (2012) PubMed

4. Abdallah M.W. et al. World J. Biol. Psychiatry 14, 528-538 (2013) PubMed

5. Brown A.S. et al. Mol. Psychiatry 19, 259-264 (2014) PubMed


Las noticias y artículos de opinión que aparecen en SFARI.org son editorialmente independiente de la Fundación Simons.
©Fundación Simons y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Autismo Diario
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.

Anuncios

4 Respuestas

  1. cynthia luz

    Deseo para el 2015 que el Espíritu Santo permita a los científicos logren una cura definitiva al autismo del que miles de familias serían muy felices, Gracias Padre porque se que me has escuchado, Así sea y así será.

    • mishel

      Buenas tardes,
      Soy una alumna, y estoy haciendo un trabajo sobre el tema del autismo. Mi interés es responder una pregunta que se trata sobre las necesidades que se tiene que visualizar un padre o una familia al tener un niño autista. Para culminar esta pregunta necesito unas evidencias que prueben mi afirmación , entonces necesito hacer una encuesta a los padres que tengan un familiar autista, esta encuesta es online y anónima :
      www.onlineencuesta.com/s/8dad19c
      Quiera que me ayudéis a terminar este trabajo y defender las prioridades y la falta de importancia que se merece un niño autista ; como los cuidados y la atención ; igual que una investigación necesaria para encuentrar un porqué de estos casos.
      Gracias

A %d blogueros les gusta esto: