Anuncios
Print Friendly, PDF & Email

Muchas veces escucho a los padres decir “Mi hijo no creo que pueda adaptarse a una actividad como esa (…)” y me pregunto ¿realmente es una duda? o ¿es un miedo a lo desconocido? El Psicólogo Ángel Rivière (1949 – 2000) expreso los 20 puntos que nos pediría una persona con autismo, entre ellos tomo a dos que se relacionan con este escrito:

11- No me pidas siempre las mismas cosas ni me exijas las mismas rutinas.
No tienes que hacerte tú “autista” para ayudarme. El
que tiene autismo soy yo, ¡no tú!

12- No sólo tengo autismo. También soy un niño, un adolescente, o un adulto.
Comparto muchas cosas de los niños, adolescentes o adultos a los que llamáis “normales”.
Me gusta jugar y divertirme, quiero a mis padres y a las personas cercanas, me siento satisfecho cuando hago las cosas bien.
Es más lo que compartimos que lo que nos separa.

Resume en pocas palabras como los padres deben abandonar los miedos y animarse a intentarlo, a darle las mismas posibilidades que a cualquier niño, porque ellos lo necesitan. Siempre se debe intentar modificar de forma racional y organizada las agendas de los niños para no estructurarlos y provocar rutinas que no sean funcionales para ese niño en la etapa evolutiva que se encuentra. Es importante contar siempre con el apoyo y el consenso de la coordinación profesional, ambos (padres y profesionales) son una herramienta fundamental para el avance y progreso en la vida de su hijo.

Foto: Ned Horton

Foto: Ned Horton

De todas las actividades que escucho a menudo que se realizan con niños, jóvenes y adultos con TEA nunca oí nada negativo, está claro que cada una de ellas cuenta con adaptaciones y que no todas las personas pueden realizarlo ya que hay actividades que requieren mayor motricidad fina o gruesa, algunas requieren sostener la atención mucho tiempo, otras pueda requerir de un control postural y del equilibrio. Como vemos todas las actividades pueden realizarse pero en su justa medida y adaptadas a cada persona, es por ello que animarse a probar una experiencia que para algunos es imposible puede resultar muy divertida para quien la realiza, en este caso las personas con TEA.



Hay talleres muy creativos y atractivos, hace poco tiempo asistí a la muestra de un taller de fotografía que realizan profesionales de la salud para niños, jóvenes y adultos con diagnóstico de TEA y fue encantador poder ver plasmado en cuadros sus registros fotográficos, si bien no entiendo mucho de fotografía había algunas que se las veía muy artísticas y otras denotaban la sinceridad y literalidad en imagen.

También hay personas que con pasión y dedicación están abocados a enseñar actividades deportivas como “Skate”, “Bicicleta” o “Patinaje”, estas actividades seguramente quieren de una atención, equilibrio y coordinación pero no son imposibles para ningún niño siempre y cuando se hagan todos los intentos posibles, lo que verdaderamente importa es animarse.

Lo realmente asombroso de este espectro de posibilidades es brindarles a las personas con Autismo algo más que la visita a “Talleres de Habilidades Sociales” o “Terapias” de cualquier tipo. Es también poder mostrarle que así como a ellos les puede resultar divertido visitar a la Fonoaudióloga (Logopeda), Psicóloga o al Psicomotricista, entre otros, también puede resultar divertida alguna actividad diferente y alternativa. La importancia de que los padres puedan ver en este tipo de actividades también un complemento en el medio social hace que las personas con TEA tengan dignidad e igualdad de posibilidades.

Los beneficios de poder incorporar actividades no relacionadas a las terapias son:

  • Generar placer en el niño, joven o adulto con TEA en la actividad propuesta
  • Promover el vínculo entre pares
  • Posibilitar un tipo de socialización no estructurado
  • Compartir experiencias no habituales
  • Disminuye el estrés
  • Aumenta el ánimo
  • Trabajo energético
  • Nuevos escenarios lúdicos

Estos son solo algunos de los beneficios que podemos destacar al realizar actividades lúdicas.

Poder establecer o detectar que actividades atrapan más a un niño que otras es una tarea de los padres y es responsabilidad de los profesionales a cargo de los tratamientos ayudarlos en este proceso, mediante asesoramiento y acompañamiento así como también en el consenso de las decisiones.

Se debe siempre tener en cuenta que así como cada tratamiento es adaptado a cada niño, joven o adulto en particular, este tipo de actividades también lo son, y como mencione al principio, cada actividad requiere de ciertas capacidades básicas que favorecen el aprendizaje positivo del niño para garantizar avances en la actividad, sin estas capacidades se dificulta el proceso y lo único que estaríamos haciendo es llevar al niño, joven o adulto a la frustración.

No importa cuál sea el desafío que le pongamos a una personas con autismo delante, él lo superara, con tiempo, con dedicación y con contención lo superara, recuerda como dijo Ángel Rivière, “(…) El que tiene autismo soy yo, ¡no tú!”.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
Si te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Una Respuesta

  1. Avatar
    Marcela León

    buenas noches, quisiera saber si aplican actualmente Terapia Recreativa en pacientes con Autismo, si es si, que tipo de actividades utilizan. Muchas gracias

A %d blogueros les gusta esto: