Estudio revela la dificultad de las personas con autismo para procesar simultáneamente sonidos e imágenes

vision y hablaComo ver una película extranjera mal doblada, los niños con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) tienen problemas para integrar simultáneamente la información de sus ojos y de sus oídos, según concluye un estudio del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Estados Unidos, publicado en ‘The Journal of Neuroscience‘.

El trabajo, dirigido por Mark Wallace, director del Vanderbilt Brain Institute, es el primero en mostrar la relación y sugiere fuertemente que los déficits en los bloques de construcción sensoriales para el lenguaje y la comunicación en última instancia pueden obstaculizar las habilidades sociales y de comunicación en los niños con autismo.

“Hay una enorme cantidad de esfuerzo y energía volcados en el tratamiento de niños con autismo, pero prácticamente nada de ello se basa en una sólida base empírica ligada a la función sensorial”, señala Wallace. “Si podemos solucionar este déficit en la función sensorial temprana, entonces, tal vez, podamos ver beneficios en el lenguaje y la comunicación y las interacciones sociales”, baraja este experto. El mal procesamiento sensorial puede generar un efecto en cascada que altere el funcionamiento de otras tareas relacionadas y por tanto dificultar también los procesos de aprendizaje de lenguaje, la dificultad de asociar de forma coherente los sonidos con las imágenes, en una especie de disociación de ambos estímulos, genera a su vez una problemática a la hora de cohesionar adecuadamente la información, generando situaciones de saturación sensorial que pueden desembocar en estados de ansiedad.

A su juicio, los resultados de la investigación podrían tener aplicaciones mucho más amplias debido a que el funcionamiento sensorial también cambia en discapacidades del desarrollo como la dislexia y la esquizofrenia. En el estudio, científicos de Vanderbilt compararon 32 niños con desarrollo típico de entre 6 y 18 años de edad con 32 niños de alto funcionamiento con autismo, haciendo coincidir los grupos en prácticamente todas las formas posibles, incluyendo el cociente intelecutal.

Mark Wallace, autor principal del estudio

Mark Wallace, autor principal del estudio

Los participantes del estudio trabajaron a través de una batería de tareas diferentes. Los investigadores usaron diferentes tipos de estímulos visuales, como destellos simples y sonidos; estímulos ambientales más complejos, como un martillo golpeando un clavo, y estímulos del habla y se pidió a los participantes que dijeran si los acontecimientos visuales y auditivos ocurrieron al mismo tiempo.

El estudio encontró que los niños con autismo tienen un agrandamiento en un área conocida como la ventana de la unión temporal, es decir, el cerebro presenta problemas para asociar los acontecimientos visuales y auditivos que suceden dentro de un cierto periodo de tiempo.

“Los niños con autismo tienen dificultades para procesar la entrada simultánea por los canales de audio y visuales. Es decir, que se encuentran con problemas para integrar la información simultánea de sus ojos y sus oídos”, resume el coautor Stephen Camarata, profesor de Ciencias de la Audición y del Habla. “Es como si estuvieran viendo una película extranjera que está mal doblada, las señales auditivas y visuales no coinciden en sus cerebros”, pone como ejemplo.

En una segunda parte del estudio, los científicos encontraron que los niños con autismo también muestran debilidades en cómo de fuertes estaban “consolidados” o asociados los estímulos del lenguaje audiovisual. “Una de las imágenes clásicas de los niños con autismo es que tienen sus manos sobre sus oídos. Una de las razones puede ser que estén tratando de compensar sus cambios en la función sensorial atendiendo únicamente a un sentido, lo que puede ser una estrategia para minimizar la confusión entre los sentidos”, apunta Wallace. Básicamente vemos una situación de una mala “sintonización” de los diferentes canales sensoriales, generando por tanto un procesamiento erróneo de esta información. Y por consiguiente

Este nuevo estudio viene a reafirmar algo que en la práctica diaria ya era obvio, pero la relevancia de estos trabajos es que vienen a dar una mayor fortaleza al Trastorno del Procesamiento Sensorial como una comorbilidad en los Trastornos del Espectro del Autismo y de la relación directa con el desarrollo del lenguaje. Así como a dar la importancia que una intervención específica en este campo tiene, aspectos que nos ayudan también a comprender más los problemas de aprendizaje, o porqué el trabajo de los terapeutas especializados en Integración Sensorial es tan importante.

Para saber más:

  • Mark T. Wallace et al. Multisensory Temporal Integration in Autism Spectrum Disorders. The Journal of Neuroscience, 15 January 2014, 34(3):691-697; doi:10.1523/JNEUROSCI.3615-13.2014

La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


11 Respuestas

  1. Adris

    Y lo seguiré afirmando el autismo debería llamarse síndrome de desintegración sensorial, eso es lo que tienen y ya, de ahí como dice el artículo obvio se desencadenan toooodos los problemas asociados, un bb sin sentidos evidentemente no se va a desarrollar correctamente al contrario nació con desorden y le va a ir incrementando.

    • ana

      Desintegracion y en muchos casos hipersensiblilidad sensorial de cualquiera de los sentidos o de todos lo que les provoca una aumento terrible de la ansiedad. Se tiene que trabajar en desensibilizarlos primero

  2. Marianela

    Coincido con Adris en cuanto al desorden en el procesamiento sensorial, las experiencias de trabajo generando aferencias propioceptivas (ademas de las auditivas, tacti, etc.) son espectaculares!! estoy muy sorprendida.

  3. Yuty

    Estoy de acuerdo con la perspectiva de que el autismo en sus diferentes variables es un problema de percepción sensorial. Lamentablemente este es un enfoque muy reciente sobre el tratamiento de esta temática (que no del autismo en sí, que sería otro aspecto a tener en cuenta).
    De todos modos no me parece que se trate principalmente de un problema de integración sensorial, sino que éste es una consecuencia derivada de las dificultades perceptivas propias del síndrome.

    En mi caso no he tenido problemas con la percepción auditiva, sino más bien todo lo contrario, pero en cuanto a mi percepción visual he tenido bastantes problemas: Orientación espacial, interpretación de elementos simbólicos o abstractos, comprensión del lenguaje no verbal…
    A esto se unen problemas para focalizar la atención en varios objetivos al mismo tiempo (cosas que puede haber en unas mesa, personas dentro de una habitación etc.). Al final tuve que aprender a gestionarlo todo de una manera más bien secuencial, aunque con la práctica parece -espero- que lo consigo de una forma “natural”.
    También he notado otros problemas perceptivos menores, como el tema de sabores en que literalmente no tolero determinados gustos o texturas, y también en elementos tactiles. Puede parecer una tontería, pero lo que para muchas personas es una grata experiencia, caminar por la arena de la playa descalzos, para mí es un auténtico suplicio. Me resulta incomodo ir sin calzado hasta por mi casa (aunque menos). Supongo que ahí sí debe haber algún problema del tipo de integrar sensaciones, de forma que éstas resulten coherentes y agradables.

    Un cordial saludo

  4. sugheidy jimenez

    Me parece que autismo es el mejor nombre para este espectro, porque no es solamente un problema para procesar informacion y para socializarse, sino tambien de falta de afectos, conductas repetitivas , apego a objetos, caprichos porque tienden a pensar que todo es de ellos y es como ellos dicen etc, etc… De ahi viene la conclucion la palabra Autismo (mio, de mi, para mi, mi mundo,)

    • Marina

      Estoy de acuerdo con Adris, y desterrando falsas teorías psicoanalíticas donde se sigue insistiendo en culpar a la madre, y basándome en ellas dejo esta pregunta: si la psiquis se forma a partir de la interaccion sensorial con el medio, una alteración de esta última debido al citado déficit de coordinación entre los sentidos y consecuente saturación de los mismos, no da como resultado una conformación psíquica diferente que responde a los estimulos recibidos alteradamente?
      Por otra parte, consulto si hay estudios sobre como se procesan las imágenes y los sonidos, si hay frecuencias preferenciales y tipos de imágenes que requieran menor esfuerzo. Por la experiencia, he visto en cuanto a imágenes las de grandes contrastes, con colores plenos-planos, del tipo digital, a lo cual mi hijo con asperger agrega que le gustan las imágenes pixeladas (estilo Minecraft) por que es asi como ve el, en pixeles.
      Otra cuestión llamativa, que puede clarificar un poco la inflexibilidad y los estados de “desorganización” es su forma de pensamiento en patrones (en sus palabras), con lo cual, se explica la alteración cuando algo sale de su rutina, o algo esta fuera de una secuencia lógica.
      Por ultimo, no me explico aun, como a la corta edad de 2 años y medio aprendio las letras solo, a los 4 leia perfectamente de corrido los subtitulos de las películas y a los 6 hablaba ingles perfectamente sin haber recibido estimulos extra. Mi teoría, es que en su pensamiento “lógico” dedujo el código, a temprana edad, y con eso fue suficiente, sumado a una extraordinaria memoria en la que no olvida nada de lo que aprende.
      Si hay artículos relacionados a los temas que he planteado, les agradezco la información, y si algo de lo escrito aporta a futuras investigaciones o cuestionamientos, mas que alegre.
      Un saludo enorme!

A %d blogueros les gusta esto: