Anuncios

Specialisterne inicia su actividad en España para ayudar a crear empleo para personas con autismo y asperger

Print Friendly, PDF & Email

Empleo para personas con autismo y aspergerSiguiendo el modelo de la danesa Specialist People Foundation, la empresa social Specialisterne, S.L. ha iniciado sus operaciones en España. Specialisterne ofrece formación y oportunidades de trabajo de alto valor añadido dentro del sector de las TI para personas con trastornos del espectro autista de alto funcionamiento, y es ya un modelo exitoso que funciona en Dinamarca y otros países.

Specialisterne, S.L., la empresa social encargada de implementar el modelo “Specialisterne” en España, ha iniciado su actividad tras más de un año de preparación. Con base en el centro internacional de innovación ESADECREAPOLIS ubicado en Sant Cugat del Vallès, muy cerca de Barcelona, la actividad de Specialisterne consiste en evaluar, formar y proporcionar trabajos de alto valor añadido a personas con autismo y síndrome de Asperger. Para ello contará con todo el conocimiento y experiencia obtenido por la Specialisterne People Foundation en Dinamarca y otros países (EE.UU., Reino Unido, Irlanda, Islandia, Suiza, Austria, Alemania y Noruega) a lo largo de los últimos 9 años.

En Specialisterne, grupos de personas con trastornos del espectro autista (TEA) seguirán un curso de tres a cinco meses en habilidades sociales y de Tecnologías de la Información (TI), incluyendo prácticas en empresas. Tras ese período, Specialisterne proporcionará, a la mayoría de ellos, oportunidades de empleo como consultores de TI en toda una variedad de tareas relacionadas con las TI de acuerdo con las capacidades de cada uno. Specialisterne tiene una excelente reputación como proveedor de servicios de pruebas de software, pruebas de dispositivos móviles, control de calidad y procesos de datos para grandes clientes. Specialisterne realiza la evaluación y formación de estas personas para poder satisfacer las necesidades de clientes de sectores como TI, telecomunicaciones, salud, servicios financieros y farmacéutico, así como del sector público, que precisan para determinadas tareas a personas con pasión por los detalles, capacidad de concentración y perseverancia para las tareas repetitivas.

De esta forma, Specialisterne proporciona oportunidades laborales y una carrera profesional sostenible para individuos que típicamente son excluidos del mercado laboral debido a su “discapacidad”, a pesar de su muy alto nivel de funcionamiento y sus capacidades especialmente adecuadas para determinados trabajos. En especial en el caso de personas con TEA de alto funcionamiento, las carencias en habilidades sociales y de comunicación pueden ir acompañadas de grandes aptitudes matemáticas y tecnológicas, una excelente capacidad de concentración, una gran memoria y capacidad de análisis visual, y una gran honestidad, perseverancia y consistencia en tareas repetitivas. Son precisamente esas capacidades las que Specialisterne potencia y pone en valor.



specialisterne“Desde que fundamos Specialisterne en 2004 hemos desarrollado un método único para identificar y desarrollar el potencial de las personas con autismo de alto funcionamiento y crear entornos confortables en los que puedan utilizar sus competencias únicas y su pasión por los detalles para
realizar tareas de alto valor añadido para grandes compañías y entidades públicas”, declara Thorkil Sonne, fundador de la Specialist People Foundation. “La creciente presencia del modelo Specialisterne en países de todo el mundo está ayudando a cambiar las vidas de muchas personas con autismo y de sus familias, y es una gran satisfacción para nosotros poder implementar este modelo en España”.

El objetivo de la Specialist People Foundation, la organización sin ánimo de lucro que difunde el modelo Specialisterne en todo el mundo, es el de posibilitar 1 millón de puestos de trabajo para las personas con TEA o trastornos similares en todo el mundo.

Primer curso en septiembre de 2013
Specialisterne ya ha iniciado el proceso de selección de alumnos, y el primer curso para estas personas con TEA empezará el próximo mes de septiembre en Sant Cugat. Para 2014, el objetivo de Specialisterne es formar ya a más de 40 personas, así como iniciar las operaciones en Madrid, y a partir de ahí incrementar el número de personas formadas y la presencia geográfica en los próximos años.

El curso o programa de evaluación y formación está diseñado para proporcionar habilidades sociales y de TI y ayudar a aprovechar las capacidades especiales de las personas con TEA para conseguir realizar trabajos con alto valor añadido para los clientes de Specialisterne.

“Estamos muy satisfechos con el inicio de esta actividad en España siguiendo un modelo tan probado como el de Specialisterne”, ha declarado Ramon Bernat, CEO de Specialisterne en España. “Nuestro objetivo a tres años es crear una empresa social sostenible y que dé empleo a más de 100 personas con TEA de alto funcionamiento”. “Ya tenemos algunos clientes claramente interesados, tanto del sector público como del privado, así como muchas personas con TEA que han mostrado su interés en formar parte de Specialisterne”, añade Francesc Sistach, Director General de Specialisterne en España. “Estamos convencidos de que las capacidades únicas que aportan estas personas para algunas tareas de TI como las pruebas de software o los procesos masivos de datos y documentos sorprenderán gratamente a nuestros clientes y de que seremos capaces de proporcionar trabajos significativos para estas personas”.

El enfoque principal de Specialisterne está en las personas con TEA. Los TEA son trastornos del desarrollo que afectan a la capacidad de comunicación e interacción con los demás, entre otras. El autismo se define por un determinado conjunto de comportamientos que afectan a los individuos en grados y formas variadas, y de ahí el empleo del término “espectro”. El número de individuos con autismo continua creciendo a un ritmo rápido, y los últimos estudios de prevalencia del U.S. Centers for Disease Control and Prevention indican ya que 1 de cada 88 personas tiene alguna forma de TEA.

Para más información
Francesc Sistach / Jose Segundo
Specialisterne, S.L.
ESADECREAPOLIS, Av. de la Torre Blanca, 57
08173 Sant Cugat del Vallès (Barcelona)
+34 93 544 30 10
francesc.sistach@specialisterne.com
Web: es.specialisterne.com


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
Si te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

4 Respuestas

  1. MARGARITA

    Resulta sorprendente que a día de hoy, el autismo- síndrome de asperger de altas capacidades no este incluido en las guías de valoración que utilizan los servicios sociales en la valoración de discapacidades. Quizás en los niños, debido a su mayor dificultad para controlar sus manifestaciones sea más fácil llegar a un diagnóstico, pero siempre serán valorados por los síntomas periferícos y no por su afección base, siendo su coeficiente intelectual el que delimitará si es apto o no para ser considerado discapacitado. En el caso de los adultos -jovenes con síndrome de asperger de alto funcionamiento y que nunca consiguieron un diagnóstico diferencial por desconocimiento de los profesionales que le trataron, dado que gracias a su inteligencia han sido capaces de aprender comportamientos normotípicos que les permiten pasar desapercibidos a simple vista, sus carencias relacionales, sociales, visuales, auditivas y sensoriales no son reconocidas y se diagnóstican como: “alteración de conducta”.

    Un diagnóstico triste e inapropiado (por todo lo que esconde ese abanico-diagnóstico) para personas que tratan de superarse cada día, de parecerse y ser aceptados bajo unas reglas sociales que no comprenden ni comparten en muchas ocasiones, disfrazándose de conductas normotípicas, atrapados en contención-social-adaptativa que les lleva a rechazar y ser rechazados y a ser catalogados como extraños, raros….

    ¿Cómo una persona que ha sido capaz de estudiar una carrera, capaz de vivir solo, pretende una reconocimiento de discapacidad aunque sea en grado mínimo? ¡No podemos ponerle esa “etiqueta” No sería justo! afirman los servicios sociales.

    Es como si los profesionales que han de valorar creyeran que el que el bebe que se autolesionó durante años, gritaba, dormía con los ojos abiertos en continuo balanceo, parecía no oirte cuando le hablabas, dominado por manías de higiene, alimenticias y de movimientos repetitivos, que practicaba mutismo selectivo y tenía dificultades para relacionarse con los de su edad, impertinente, cabezota y muchas veces inconsciente por tener un coeficiente alto y haber concentrado sus capacidades en un determinado interés que le ha llevado a un éxito académico, se ha curado.

    Los abusos de una sociedad que desconoce e ignora los síntomas, sus carencias porque no son visibles y cuando se manifiestan les resultan extrañas e incomprendidas les conduce al rechazo, al abandono y a la soledad.

    Mientras los profesionales de salud, educación, servicios sociales, las empresas y la sociedad desconozcan la sintomatología y el valor añadido que pueden aportar estas personas a la sociedad en general con los apoyos necesarios, no podremos hablar de una sociedad inclusiva y tolerante con los diferentes.

    Hemos de continuar allanando el camino de los afectados y el único medio es la formación, difusión y sensibilización social.

A %d blogueros les gusta esto: