Anuncios

¿Epidemia de autismo?

Print Friendly, PDF & Email

Nadie discute que cada vez hay más casos de autismo. Términos como “epidemia”, “explosión”, “aumento brutal” aparecen una y otra vez. Y sin embargo, no nos ponemos de acuerdo sobre las posibles causas o explicaciones. Intentando estructurar un debate complejo y de múltiples voces, hay tres tipos de respuesta:

1)    Nuestro mundo postindustrial. Habría algo en nuestra industria química, nuestro medio ambiente contaminado o la sanidad industrial, que sería el causante de los nuevos casos de autismo.

2)     Nuestra biología del siglo XXI. Tenemos pocos hijos, tenemos hijos más tarde, los genes que transferimos a nuestros hijos pueden tener más daño acumulado, tenemos parejas más heterogéneas. En resumen, nuestra reproducción es distinta e incrementaría los casos de autismo.

3)     No existe tal incremento de casos de autismo. Es tan solo un cambio en cómo contamos. La idea básica es que niños que hace unos años habrían recibido otro diagnóstico o simplemente no habrían sido diagnosticados, ahora reciben una etiqueta que dice que tienen un trastorno del espectro autista (TEA).

Parece que la ciencia debería dar una respuesta contundente a este último punto pero no es así. Y aquí hay muchos factores:

1)  El autismo está de moda. De ser un trastorno raro y desconocido está ahora en boca de todos. No solo profesionales, que también, sino de los medios de comunicación, de la sociedad en general.

2)  TEA es un criterio laxo. A pesar de las pautas de los manuales de diagnóstico, sigue siendo un cajón de sastre amplio y flexible, donde permite establecer un diagnóstico sin mucho riesgo (y en ocasiones, sin mucho compromiso también). La gente piensa a menudo que los diagnósticos son moldes exactos pero no es así, los comportamientos no se miden en centímetros o en gramos, los niños tienen días distintos y la variabilidad de pensamiento y criterios entre profesionales es enorme.

3) Los servicios para un niño con un TEA suelen ser mucho mejores (generalizando) que para otros diagnósticos como trastorno del lenguaje o una discapacidad intelectual. Consciente o inconscientemente, un profesional puede pensar que ayuda más a ese niño o a esa familia con un diagnóstico de autismo que con otro cercano.

4)  Tanto los profesionales que trabajamos en autismo, sea en la clínica, en la educación o en la investigación, como los propios padres y familiares tendemos, consciente o inconscientemente también, a magnificar el número de casos. Vemos muchos, leemos mucho al respecto, nos parece el problema más importante en estos momentos aunque solo sea porque dedicamos a él una parte substancial de nuestras vidas.



5) Cambios en los criterios diagnósticos. La neuropediatría ha evolucionado mucho en los últimos décadas, la neurobiología también, la psicología clínica también. Bishop comentaba que haciendo un estudio retrospectivo de niños que habían sido diagnosticados en su tiempo de trastorno específico del lenguaje hace diez o veinte años, se encontraba que muchos serían ahora diagnosticados con un TEA. En ese momento, antes de la publicación del DSM-IV, esos niños habían sido categorizados como afectados de un trastorno semántico-pragmático pero se había excluido la posibilidad de autismo porque en esos años se consideraba un trastorno muy raro con unos déficits sociales y de comportamiento muy graves. Comprobando con dos de los modelos de diagnóstico más aceptados (ADOS-G y ADI-R) un 21% de los casos tendría autismo o un PDD-NOS pero si vale que los cumpla con uno de ellos, se alcanzaba un 66% de ellos pudiendo ser diagnosticados dentro de la categoría autismo.

Brugha y su grupo han hecho un barrido epidemiológico de una muestra representativa de adultos en Inglaterra usando el ADOS-G y han encontrado que los niveles de TEA eran similares a los publicados recientemente en niños. Quiere decir que si usamos la misma herramienta diagnóstica obtenemos los mismos resultados en personas nacidas en décadas diferentes. Es importante mencionar que ninguno de esos adultos que ahora fueron identificados como con un TEA habían sido diagnosticados con anterioridad. Es decir, sería una prueba importante de que no ha aumentado sino que todos esos casos leves antes pasaban desapercibidos.

No sabemos si estas razones son suficientes para explicar todos los distintos resultados observados pero parecen una parte importante de la diferencia.

Para leer más:

 

Esta y otras más informaciones de gran interés podéis leerlas en mi blog personal UniDiversidad. Observaciones y pensamientos.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Doctor por la Universidad de Salamanca. Catedrático de Biología Celular y Director del Laboratorio de Plasticidad neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. Ha sido investigador posdoctoral y profesor visitante en la Universidad de Frankfurt (Alemania), la Universidad de Kiel (Alemania), la Universidad de California-Davis (USA) y el Salk Institute for Biological Studies (San Diego, USA). Conferenciante invitado en universidades de España, Alemania, Suecia, Dinamarca, Colombia, Turquía y Estados Unidos. Director de de 15 Tesis Doctorales, 10 de ellas Premio Extraordinario de Doctorado. Ha publicado 9 libros, 28 capítulos de libro y 133 artículos científicos en las principales revistas internacionales de su especialidad. Escribe frecuentemente sobre divulgación científica y el mundo universitario en prensa española (El País, ABC, El Mundo, Expansión,…). http://jralonso.es/

7 Respuestas

  1. Lisenia

    Nose q pensar si el autismo es un gen ohh se adquiere por la vacunación u otra cosa???

  2. sandra marisa lopez

    no coincido en muchos aspectos,no es una moda y no hay confusion en los diagnosticos .mi hijo tiene tea y cumple con todos los signos de esa condicion y asi muchisimos casos.los medicos no diagnostican tea para que la obra social les cubra todo!!!

  3. Diego

    Hola soy Español y tengo una niña muy afectada de autismo.En Abril del 2010 tuvimos ese fatal dia que te dicen lo que le pasa a tu hija.A día de hoy he oido mil cosas sobre posibles causas y he visto a mucha gente ser víctimas de tratamientos milagrosos,que si los lácteos,la bacteria Cándida,vacunas,contaminación ambiental,genética,etc….A base de buscar,hablar,leer y otras cosas,lo que si me ha sorprendido es la relación que suele tener en las familias,las herencias de los padres y abuelos en cuestión de alergias y epilepsia.Yo creo que un solo factor no es el causante del Autismo,puede ser que la combinación de unos pocos y sobre todo pienso que el mundo que nos rodea actualmente es uno de los principales causantes de esto y otras enfermedades que vete a saber.en mi caso de casi de dos años de pruebas médicas,nos dijeron lo que suelen decir a todos,”aparentemente todo es normal”,aunque a día de hoy tampoco sabemos por dónde mirar,no vemos ninguna anomalía que podemos conocer para acercarnos a alguna “pista” sobre esta extraña enfermedad.En fin,nosotros seguimos con terapias,formamos parte de una Asociación y seguimos trabajando con mi hija,siempre orientados por Psico-terapeutas y a esperar que alguien algún día encuentre algo,no sé,algo para mejorar o”curar”(decir esto de curar hoy me parece hasta ridículo),pero no debemos perder la esperanza,seguir trabajando con ella y no rendirse jamás.Sólo una cosa más me gustaría decir,que yo como muchos padres,yo,personalmente,me podré morir tranquilo cuando mi hija sea una persona mínimamente autosuficiente,esa es mi meta ahora,aunque yo como otros muchos padres,seguro que tenemos esperanzas en la Medicina actual.Me gustaria que alguien de este foro,me comentara cosas sobre recientes avances,descubrimientos o investigaciones prometedoras,gracias.

  4. alredol

    Creo que hay que comparar “like with like”. Kanner describió un síndrome que llamó “autismo”, con discapacidades muy severas en las 3 áreas siempre mencionadas. El síndrome de Asperger vino luego y empezó siendo un cajón de sastre en el que entraban casos leves pero también algunos casos de autismo al que se daba un diagnóstico paliativo. Por otra parte se vio que algún preso, vagabundo y algún trastorno esquizoafectivo eran posiblemente aspergers. En los grandes instituciones victorianas hasta un 20% por ciento de los asilados tenían características de autismo. Es decir a fines del siglo pasado desde uno y otro extremo hubo substituciones diagnósticas que hicieron que la incidencia (¿o es la frecuencia o la prevalencia?) de autismo de Kanner aumentara del 0’5 x 1000 al 1×1000, por substitución diagnóstica, y que se empezaran a reconocer más y más casos de asperger. Pero cuando hablábamos de autismo, estábamos hablando aun del autismo de Kanner, con sus varios tipos etiológicos: estigmático (donde existía evidencia de daño cerebral perinatal) sindrómico (donde la causa era un trastorno definido, como Xfragil, rubeola materna, esclerosis tuberosa etc) e idiopático, la mayor parte (con una carga causal genetica de más del 80%). ¿De que estamos hablando ahora cuando decimos TEA? ¿Porqué parece haberse disparado el NOS? Es imposible que un aumento tan marcado y rápido como el que se está manufacturando sea de origen genético. Es imposible que un trastorno genético que afecta al desarrollo impidiendo la adaptación social tenga incidencias tan altas. Hay algunos profesionales que están diagnosticando otras cosas y cuando ven un caso real de autismo se lo pasan rápido al prójimo.
    .
    En general no es verdad que la atención al autismo de Kanner o su pronóstico hayan mejorado en los últimos 50 años. Lo que ha mejorado es el número de estudios dedicados al “diagnóstico temprano” o con instrumentos supersensibles cuya relación con Kanner es dudosa; o los de genes que lo van a explicar todo; o los recursos que se ponen para ayudar a los nuevos TEA’s en America, (apoyos escolares, subsidios, pensiones..); o la cantidad de antipsicóticos que se prescriben y que van a hacer autistas donde dudosamente los había, y así consumidores de antipsicóticos para siempre; o los sistemas de modificación conductual chapuceros…. El caso es sacar algo en el mercado del autismo, colonizarlo. Además a los familiares les aplican el ABA y ni se enteran de lo que pasa, debe ser el fenotipo ampliado.
    Ya va siendo hora de que se hagan estudios comparativos retrospectivos y prospectivos doble ciego en kanners adultos y mayores; de que se haga un mapa de la actualidad de servicios en nuestro pais; de que se sepa que pasa con el cerebro de aquellos a los que se ha medicado durante años; de que se sirva a los afectados y a sus familias y no a la psico-industria. ¿No es el autismo de Kanner una discapacidad severa que hace que los afectados estén más gravemente en peligro de exclusión y sean mayor carga a sus familias y durante más tiempo? ¿No es la incidencia de “murder suicide” la más alta junto con el Alzheimer? ¿No firmó España la Convención de 2006?

  5. Rosario Barrios

    Mi primer hijo, ahora de 21 años, estudiante universitario, inteligente y muy sociable tiene el esquema de vacunación Mexicana de 1990. Su hermanito, mi hijo menor, hoy de 13 años, tiene el esquema de E.U. que duplica la cantidad de vacunas…Ambos casi hasta los 2 años mostraron el mismo desarrollo social y verbal, comenzó a diferenciarse éste último a partir de las vacunas del año y medio; con miedos nuevos e hipersensibilidad auditiva… a los 3 años: autista severo con retraso mental!!! qué pasó si iba tan bien!!!????
    Lo mas triste es que en México se está disparando el índice de autismo a medida que se va equiparando el esquema de vacunación con el de E.U. ¿ NADIE SE DA CUENTA O SE HACEN TONTOS? ahí están las estadísticas…

  6. María L

    Creo que existen más aspectos a considerar que los planteados. Además no estoy de acuerdo con que existan solo 3 respuestas o los factores expuestos, por más que exista una contribución parcial de los cambios en los criterios.

  7. Nelson Nuñez

    Sin dudas , hay mucha mas contaminacion de nuestro ambiente, un mayor desarrollo cientifico y tambien una mayor incidencia de las acciones de salud y de las posibilidades diagnosticas en un numero mucho mas elevado de poblacion. Pienso que aun los datos son pocos para concluir cual es el motivo especifico de ese un aumento significativo en el diagnostico del TEA. Pero me alegra saber que hay tantos buenos profesionales dedicados al estudio y atencion de esta entidad.
    de poblacion

A %d blogueros les gusta esto: