Anuncios

Tengo autismo, y no me importa lo que pienses de mi

Print Friendly, PDF & Email

Se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) un curioso estudio titulado “Insensitivity to social reputation in autism”. El citado estudio nos habla del comportamiento de las personas con autismo ante situaciones sociales donde normalmente cambiamos nuestro modo de actuar en función de la presencia de terceras personas. En cómo el juicio de los demás sobre nuestras acciones nos afecta, pero no así a las personas con autismo. Ya abordamos parte de este tema en el artículo que publicamos en marzo titulado “Los juicios morales, la empatía y la teoría de la mente“.

En este estudio participaron 21 personas adultas, de las cuales 10 con un diagnóstico de Autismo de Alto Funcionamiento (AAF). La base del mismo trata de averiguar en cómo las personas somos influidas por la presencia de terceros a la hora de tomar decisiones, y si la presencia de terceros afectaba o no a la toma de decisiones por parte de personas con autismo. Para ello se diseñó un juego de ordenador y a cada jugador se le asignó una determinada cantidad de dinero. A continuación se les preguntó si deseaban donar algún dinero a caridad. Cada vez que donaban dinero, evidentemente perdían parte del dinero asignado inicialmente. Cuando un observador estaba presente, las personas sin autismo tendían a donar más dinero a caridad, mientras que en el grupo de personas con AAF, no se observó ningún cambio en su modo de actuar, ya hubiese o no un observador.

A continuación se midió la capacidad de atención en una prueba consistente en pulsar determinadas teclas en función de la aparición de la letra X en la pantalla. Ambos grupos mostraron la misma capacidad de atención, indistintamente de si había o no observadores

Básicamente el objeto de este estudio de laboratorio pretendía reforzar la teoría sobre los modelos de comportamiento social y la falta de empatía de las personas con autismo en este tipo de situaciones. Pero yendo un poco más allá a la hora del establecimiento de juicios sobre la actuación en un entorno social determinado. Es decir, si la presencia de terceros influye en nuestras acciones, básicamente por aquello del “qué dirán” en el conjunto social, mientras que las personas con AAF sencillamente no se ven afectadas por esta presión social. Esta carencia en la metacognición (Teoría de la Mente) marca una gran diferencia a la hora del comportamiento social, la falta de previsión sobre el comportamiento del otro genera conductas que a veces se pueden considerar como arrogantes, o de personas raras. Muy típicas en persona con Síndrome de Asperger y AAF, y que generan muchas veces el efecto de sinceridad extrema, algo que francamente no siempre da buenos resultados en un entorno social.

Tabla de datos de los participantes del estudio

Anuncios

Sobre El Autor

Daniel Comín
Director de la Fundación Autismo Diario

Ex-Director y Ex-Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Ex-supervisor de los programas de investigación de la Fundación Autismo Diario. Director Ejecutivo del Centro Iberoamericano de Referencia para la Atención de Desórdenes del Neurodesarrollo (CIRADEN) Miembro de AETAPI - Asociación Española de Profesionales del Autismo. Padre de un adolescente con autismo. @danielcomin en Twitter

6 Respuestas

  1. Síndrome de Asperger. Conseguir un doodle en google | Blog El País de los Juguetes

    […] Como explica Daniel Comin,” posiblemente si  en el futuro no se les priva del derecho universal y fundamental a tener la intervención adecuada, serán personas con una vida plena y posiblemente -tengo esa esperanza- mucho más ricas a todos los niveles que la de las personas neurotípicas. Porque aun y a pesar de todo, sus pequeños matices, esos que les otorgan ese grado de diferencia, son los que les harán realmente especiales en su vida. Quizá porque determinados roles sociales como el ya famoso “El qué dirán”, por poner un ejemplo,  les va a seguir importando un soberano bledo” […]

  2. Avatar
    Zaes

    Por eso yo digo que el problema no son los autistas, sino la gente alrededor… que no aceptan que se comporten de manera diferente… y parecieran sentirse más incómodos ellos que los mismos autistas. Yo también me he sentido mal muchas veces pensando que mi hijo pueda sentir el rechazo, y aunque a veces si lo nota (cuando lo hacen directamente) me he dado cuenta que en muchos casos ni parece importarle…

  3. Avatar
    Beatriz

    Una y otra vez: el disturbio social es la “locura”. No te puedes imaginar el disturbio social que verá esa señora en rechazar la estrellita de marras…. igual se le amotinan los críos y piden sustituir estrellitas por emoticonos sonrientes…

  4. Avatar
    Beatriz

    Es que una estrellita no motiva a nadie, vamos. Menuda ridiculez (lo digo desde dentro del espectro). La economía de fichas funciona bien con aspergers, vale, pero no por rellenar estrellas en la cartulina “porque sí”, sino porque cuando rellenas suficientes estrellitas tienes un premio material, tangible (una pizza, un libro, un juguete, un privilegio, la retirada de un castigo, etc.)
    Esa maestra lo que necesita es formación;a parte eso, necesita un poco de respeto hacia los que somos considerados, por gente como ella, como seres defectuosos porque, simplemente, nos importa un comino la estrellita y, para bien y para mal, no nos amoldamos al común sentir humano, a lo “normal”

  5. Avatar
    Alicia

    Lo curioso de todo esto es que la gente que desconoce este dato acerca de la gente autista, a menudo intentan convencerlos para hacer ciertas cosas, por medio de intentar hacerlos “conscientes” de que supuestamente están haciendo el ridículo, la gente se burlará de ellos, serán mal vistos y castigados. Por ejemplo, la maestra de mi hijo intentaba el otro día convencerlo de que hiciera todos los pasos de cierta cancioncita por medio de la ridícula estrategia de ganarse una estrellita. Y le fui a poner en claro que a él no le importa ganar reconocimiento de nadie, ser bien visto, ni nada de eso. Que si pensó que él se sentiría tonto o ridículo por no ganar la estrellita, estaba equivocada

A %d blogueros les gusta esto: