Detección temprana del autismo y aclaraciones del Dr. Fuentes

Doctor Joaquín Fuentes Foto: Nagore Iraola

El pasado día 15 de Julio publicamos en nuestro muro de Facebook la noticia “El autismo se puede (y se debe) detectar desde los seis meses” publicada en “El Confidencial”. A raíz de la lectura de la citada noticia, Maiao Pozo, madre de un niño con autismo que acude a Gautena (Asociación Guipuzcoana de Autismo), por el vínculo que une esta asociación con el Dr. Joaquín Fuentes, decidió expresarle su inquietud sobre las dudas que este artículo puede plantear a las familias en su capacidad de identificar los problemas o la inseguridad que puede generar sobre nuestros pediatras – que no diagnosticaron a los seis meses el TEA, tal como se dice en el artículo. El Doctor Joaquín Fuentes, muy amablemente le remitió una respuesta aclaratoria.

Agradecemos a esta madre el hacernos llegar esta respuesta y en especial al Doctor Joaquín Fuentes por permitirnos difundir esta información, que entendemos es de importancia, ya que aclara las dudas y mejora la información.

Respuesta del Dr. Fuentes:

“En mi conferencia de la Universidad de Verano de la Complutense de Madrid que se cita, la noticia no refleja lo que realmente dije. Expliqué en “El Escorial” que los estudios de hermanos pequeños “a riesgo”, o sea los nacidos tras haber tenido un hermano mayor diagnosticado de TEA y que son seguidos desde el nacimiento, nos están ayudando a ver, en estos casos de reincidencia del autismo en una familia (casos multiplex), como es el desencadenamiento de los síntomas. O sea, en estos niños vemos prospectiva -longitudinalmente – como van apareciendo los síntomas y eso nos da una información preciosa, diferente de la que obtenemos en estudios retrospectivos, cuando cogemos datos a posteriori – más o menos fiables- de lo que el niño o niña hacía o no hacía. Señalé la muestra mayor que tenemos, que es la de Canadá, y que fue actualizada en IMFAR, San Diego 2011. Esta es la diapositiva que presenté:



Decía que ya han estudiado desde el nacimiento a 277 hermanos de niños mayores con TEA y los han comparado con 99 controles, aplicando un instrumento clínico de evaluación de bebés, el AOSI (Autism Observation Scale for Infants), y han visto que a los tres años el 25% de esos hermanos habían recibido un diagnóstico de TEA. De ellos, el 46% puntuaron normalmente (o sea, que no se les notaba nada), a los 24 meses, y sí ya positivamente a los 36 meses. Estos casos “tardíos” eran de mejor nivel cognitivo y sintomatología menos acusada.

En aquellos a los que se les notaba algo antes, se apreció que hasta los 6 meses no se notaba nada de nada y que a partir de esa fecha, entre los 6 y los 12 meses, se notaba fijación ocular en objetos; menor expresión afectiva y enlentecimiento del avance del lenguaje receptivo y expresivo. Por cierto, que esos niños fueron inmediatamente ayudados a desarrollar atención compartida, comunicación, juego, etc. por los investigadores.

En resumen yo expliqué que:

1. A ningún niño se le nota nada en los seis primeros meses.

2. En los niños con “autismo de repetición familiar” la mitad de los niños que habían sido diagnosticados para los tres años, tuvieron síntomas desde los 6 -12 meses; apreciándose claramente a partir de los 12 meses.

3. En la otra mitad de niños, no se apreció nada hasta que tuvieron entre dos y tres años, a pesar de ser seguidos “con lupa”.

4. Estos niños estudiados (multiplex) pueden no ser representativos de como se desenvuelve el autismo en el colectivo simplex; aquellos que no tienen repetición familiar.

O sea, como ves, bastante diferente de lo que dice la noticia. Este es el problema de los medios de comunicación… que a veces transmiten equivocadamente la información. Yo creo que lo expliqué claramente, pero a lo mejor… no lo suficientemente bien para la prensa.

Yo diría que los datos existentes apoyarían el cribar en las consultas de pediatría a la población general infantil, si este fuera el mecanismo seleccionado (aunque no está demostrado que sea el más eficaz y hay otros modos, como por ejemplo la publicidad masiva dirigida a las familias…), pero que habría que hacerlo en diferentes edades. Un grupo diana sería a los 18 – 24 meses y el otro a las 36 – 48 meses. Para uno tenemos el M-Chat y para el otro el CAST… y en ese mismo IMFAR de San Diego 2011, el grupo español coordinado del Instituto de Salud Carlos III, la Universidad de Salamanca y la Fundación Dr. Carlos Elosegui de Policlínica Gipuzkoa presentamos los resultados de nuestros estudios, cribando a 13.450 niños sanos de estas edades para analizar el poder de estos instrumentos en las consultas de nuestros sistemas de salud. Lo que ha significado un trabajo muy ambicioso, pero consonante con la importancia del tema de la detección precoz de los TEA.”

Dr. Joaquín Fuentes Biggi

El Doctor Joaquín Fuentes nació en San Sebastián en 1949. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza. Especializado en Psiquiatría Infantil en Estados Unidos. Es jefe del servicio de Psiquiatría Infanto-juvenil de Policlínica Gipuzkoa. Vicepresidente de la Asociación Mundial de Psiquiatría Infantil, y Asesor Científico de Gautena, la asociación en favor de los afectados por autismo. Es también conocido por ser coautor del documento editado por Autisme Europe, “Persons with autism spectrum disorders – Identification, Understanding, Intervention”


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


2 Respuestas

A %d blogueros les gusta esto: