Anuncios

Ricardo Miledi y Dau, investigador del Instituto de Neurobiología propone la donación de cerebros para estudiar las neuronas

Print Friendly, PDF & Email

Ricardo Miledi y Dau es investigador del Instituto de Neurobiología. Foto: UNAM

Milenio.com – Con acceso a cerebros humanos donados tras la muerte se puede indagar a nivel experimental la comunicación entre las neuronas y las fallas o modificaciones que ocurren en diversas enfermedades. Por ello, Ricardo Miledi y Dau, investigador del Instituto de Neurobiología (Inb) y doctor honoris causa por la UNAM, propuso crear en esta casa de estudios un banco de cerebros, para profundizar en los estudios sobre el funcionamiento de ese órgano.

En la Universidad de California en Irvine, donde también trabaja, Miledi observa los mecanismos básicos que causan el autismo y el Alzheimer. Con tejidos de esos órganos, congelados durante 11 años en un banco en EU, ha logrado rehabilitar algunas funciones de receptores cerebrales.

“Quiero que el trabajo que hacemos allá se realice aquí, en la UNAM, pero es necesario un banco de cerebros”, puntualizó. Por sus destacados trabajos, como el descubrimiento del papel del calcio para producir la liberación de un neurotransmisor y otros descritos en más de 500 artículos, Miledi ha obtenido los premios Príncipe de Asturias 1999 y Nacional de Ciencias y Artes 2005, entre otros.

Para constituir ese banco se requiere fomentar en México una cultura de donación, que debe incluir a médicos y pacientes, y extenderse del cerebro a todos los órganos humanos para múltiples investigaciones. Sirven para otra persona viva que los necesita, y siempre son útiles para generar nuevo conocimiento, consideró.

La idea del egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM, es tener ese espacio en el Instituto de Neurobiología —del que es fundador en el campus Juriquilla, Querétaro— para que los estudiantes y los jóvenes investigadores trabajen en él.

Interesado en saber cómo se comunican las células nerviosas de cerebros humanos con autismo y Alzheimer, y cómo funcionan los receptores a neurotransmisores en presencia de esas enfermedades, Miledi ha diseñado un método de microtrasplantes, consistente en injertar tejido humano en un ovocito de rana Xenopus laveis (rana sumo de Sudáfrica), su modelo de estudio por varios años.

Del banco se obtiene tejido con esos padecimientos y se hacen membranas que se injertan a un ovocito de rana; las membranas se incorporan y llevan sectores que había en el cerebro humano. “Lo fantástico es que todavía funcionan, aunque la persona estuvo muerta dos o tres horas antes de la congelación. Resucitamos receptores y neurotransmisores que actúan en el cerebro con Alzheimer y autismo”, explicó.

En este proceso, aclaró el universitario, no se utiliza al batracio completo, sólo la célula germinal aislada. “No vamos más allá por cuestiones éticas, pero sería muy importante saber qué les pasa a las ranas. Ahora solamente usamos el ovocito, antes de que siquiera se divida en dos células”, aclaró.

Pese a estar en otro “recipiente vivo”, el receptor cerebral humano continúa su trabajo. “Así vemos cómo se desempeña, porque no sabíamos cómo funcionaban nuestros propios receptores”, concluyó.

Ricardo Miledi y Dau nació en México en el año de 1927. Es Médico Cirujano de profesión y Doctor en Neurociencias. Es uno de los diez neurobiólogos más citados del mundo.
Durante más de 50 años ha investigado cómo se transmite la información desde el cerebro y cómo afectan a ese órgano las drogas y sustancias tóxicas. Actualmente es investigador extraordinario del Instituto de Neurobiología de la UNAM, donde dirige el Laboratorio de Neurobiología Molecular, cuya línea pincipal de investigación se relaciona con la estructura molecular y función de los neuro-receptores y canales iónicos del cerebro. Desde 1984 es profesor distinguido de la Universidad de California en Irvine, donde tiene un laboratorio paralelo.
Ha escrito más de 450 artículos científicos, muchos dedicados a la transmisión de la información a nivel celular. Descubrió la labor del calcio en los neurotransmisores cerebrales.

Distinciones
Premio Príncipe de Asturias 1999. Doctorados Honoris Causa por las universidades del País Vasco, España (1992); de Trieste, Italia (2000); Autónoma de Chihuahua (2000); Autónoma de Querétaro (2003) y Universidad Nacional Autónoma de México (2007)

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: