Anuncios

La Corte Suprema de Apelaciones falla en contra de los padres en el caso de las vacunas

Print Friendly, PDF & Email

Según informa la agencia de noticias Associated Press, la Corte Suprema (EE.UU.) cerró, el martes 22 de Febrero, la puerta a los padres que quieran demandar a las compañías farmaceuticas en base a la teoría de que sus hijos desarrollaron autismo y otros problemas graves de salud a raíz de la inoculación de vacunas. El fallo de la Corte Suprema ha supuesto una dolorosa derrota para las familias demandantes, insatisfechas con el resultado.

La corte votó 6-2 contra los padres de un niño que demandaron al fabricante de medicamentos “Wyeth” ante la Corte Estatal de Pennsylvania. Debido a los problemas de salud que la inoculación de estas vacunas provocaron en su hija, que ahora tiene 19 años, cuando era una niña.

El magistrado Antonin Scalia, dijo que el Congreso estableció un tribunal especial para vacunas en 1986 con el objetivo  atender las reclamaciones, como una manera de compensar a los niños afectados sin la influencia de las farmacéuticas. La idea, dijo, era crear un sistema que ahorrase a las compañías farmacéuticas los costes de la defensa contra las demandas de los padres.

Los Magistrados Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor discreparon. “Nada de lo dispuesto en la ley 1986  sugiere que el Congreso pretendía ese resultado”, dijo Sotomayor, en su discrepancia hacia las manifestaciones de Scalia.

El dictamen de Scalia fue el último revés legal para los padre.

Tal fue el caso de Robalee y Russell Bruesewitz de Pittsburgh, que presentaron su demanda después de que el tribunal de especial de vacunas desestimara sus pretensiones de indemnización. Según la demanda, su hija, Ana, era una niño sana hasta que recibió la vacuna triple vírica en abril de 1992. La vacuna fue fabricada por Wyeth, ahora propiedad de Pfizer, Inc.

A las pocas horas de recibir la vacuna triple vírica, la tercera de una serie de cinco, la bebé sufrió una serie de ataques. Ana continúa sufriendo de trastorno convulsivo residual.

Un tribunal federal de la corte de apelaciones con sede en Filadelfia,  falló a favor de Wyeth. Generalmente, las cortes estatales y federales, fallan a favor de las farmaceuticas, en prevención de una avalancha de demandas.

La Academia Americana de Pediatría, que representa a más de 60.000 médicos, elogió la decisión. “Las vacunas infantiles son uno de los mayores avances médicos del siglo pasado,” dijo el Dr. Marion Burton, presidente del grupo. “Hoy  la decisión del Tribunal Supremo de Justicia protege a los niños mediante el fortalecimiento de nuestro sistema nacional de vacunación y garantiza que los programas de vacunación continúen para evitar la propagación de enfermedades infecciosas en este país”.

La compañía Pfizer también aplaudió la decisión. “Aunque sentimos una gran simpatía por la familia Bruesewitzes y comprendemos sus motivos”, dijo el Vicepresidente Ejecutivo y Asesor General Amy Schulman de Pfizer, “Reconocemos, sin embargo, que la Ley de  vacunación proporciona  un examen completo en las cuestiones de responsabilidad a través del National Vaccine Injury Compensation Program. El Tribunal de Justicia concluyó que, los peticionarios no han demostrado que las dolencias del niño no fueron causada por la vacunación “.

Pero David Frederick, quien representó a la familia Bruesewitz en la Corte Suprema, dijo: “Estoy decepcionado por las familias de las víctimas de las vacunas defectuosas, ya que ahora no tienen ningún recurso legal para reclamar los daños.”

El tribunal de la vacuna ha pagado más de mil novecientos millones de dólares a más de 2.500 personas que reclamaron ante el tribunal alegando una conexión entre la vacuna y los problemas de salud provocados por las mismas.

El tribunal de la vacuna forma parte de la Corte de Demandas Federales de EE.UU., que en general tiene jurisdicción sobre las reclamaciones de los individuos contra el gobierno federal. Bajo la ley de 1986, el tribunal nombra abogados para un mandato de cuatro años como maestros especiales, y se atenderán las reclamaciones de lesiones relacionadas con las vacuna y deciden si los padres deben ser compensados. Estas decisiones pueden ser apeladas ante el Tribunal de Reclamaciones Federales y luego la Corte de Apelaciones de EE.UU. Federal en Washington.

Las empresas farmacéuticas temían enfrentarse a una avalancha de demandas por los efectos secundarios de las vacunas en caso de una fallo desfavorable de la Corte Suprema. Les preocupaba en especial  las reclamaciones de las familias de niños con autismo que dicen que las vacunas, están vinculados con el autismo. Sin embargo, todos los estudios realizados realizados para intentar hallar esta relación causa efecto han resultado negativos. Hay que destacar que a raíz de estas sospechas el thiomersal (que es un compuesto organomercuriado usado como conservante en las vacunas) fue retirado de las vacunas infantiles, aunque la prevalencia del autismo no ha descendido, todo lo contrario, sigue aumentando.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: