A nivel educativo o sanitario, aún no conocen el síndrome de Asperger

Raquel Muñoz, madre de un adolescente con autismo de alto funcionamiento

Para el hijo mayor de Raquel Muñoz, de quince años, el recreo es un suplicio del que trata de escaquearse a diario. Hace siete años le diagnosticaron síndrome de Asperger  y, desde entonces, su familia ha peleado mucho para conseguir adaptaciones que parecen nimiedades, pero que hacen la vida de este adolescente mucho más llevadera.
«Las cosas no son más sencillas. Hay que seguir luchando mucho porque, a nivel educativo o sanitario intentan comprenderte, pero aún no conocen el síndrome de Asperger», lamenta Muñoz. Este es el motivo de que cualquier pequeño cambio les cueste horas y horas de trabajo con profesores y responsables del centro educativo. «A mi hijo no le gusta estar en el recreo, es un sufrimiento para él toda esa gente gritando a la vez y arrimándosele, así que trata de escaquearse siempre que puede. Nosotros pedimos que le permitieran estar en la biblioteca tres días a la semana, pero hay profesores que eso no lo entienden», dice Muñoz.
Su hijo mayor es el primer alumno con diagnóstico de síndrome de Asperger que estudia en el colegio, un centro ordinario en el que comenzó con tres años. «Entonces ya nos dimos cuenta de que le pasaba algo, que no quería socializar y que prefería otras cosas a estar con los niños, pero fue en Emiratos Árabes (país al que se trasladaron un año) donde nos dijeron que creían que tenía Asperger», cuenta Muñoz. De vuelta a España, obtuvieron el diagnóstico y profesores más receptivos que otros. «El año pasado hice un escrito en colaboración con Autismo Burgos para pedir algunas adaptaciones que, creo, no trastocan tanto», dice explicando que, ante determinadas situaciones, el menor adolescente puede reaccionar de forma violenta.
Otro de los grandes problemas que esta madre cree que hay que corregir es el acoso escolar hacia el que es diferente. «Él no me cuenta nada, pero sé que el año pasado hubo veinte niños tirándole bolas de nieve solo a él y, ahora, le da miedo salir cuando nieva», critica.

Publicado en Diario de Burgos el 07/02/2011


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
SI te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


3 Respuestas

  1. Maria

    Hola soy una madre de un preadolescente de 12 años Con síndrome de asperger diagnosticado hace 2 años yo siempre vi la peculiaridad de mi hijo desde que tenia 2 años pero acausa de su levedad los profesionales no supieron diagnosticarlo antes el caso es que nose sisera que como es un asperger leve las habilidades sociales no las tiene tan afectadas si es verdad que exigente ala hora de escoger amigos no le gusta la gente prepotente ya que el es muy noble y los amigos que tiene se paren a el interactuar debatir y hablar y al salir del cole me cueta todo lo que ha echo incluidos los desaires que le hayan podido hacer lo que me preocupa es que es un poco ingenuo y no se como poder le ayudar

A %d blogueros les gusta esto: