Anuncios

Otro estudio descarta relación entre vacuna triple y el autismo

Print Friendly, PDF & Email

Por Amy Norton Reuters

Una investigación aporta más pruebas de que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola no está asociada con un mayor riesgo de autismo.

La preocupación de que la vacuna podría causar autismo surgió hace una década cuando el médico británico Andrew Wakefield, que había hecho un estudio sobre 12 niños, propuso la existencia de una relación entre esa inmunización y las enfermedades del colon y el autismo.

Ese estudio fue muy desacreditado y varios trabajos internacionales no lograron identificar la relación entre la vacuna triple viral y el autismo.

La nueva investigación incluyó a 96 niños polacos de entre 2 y 15 años con diagnóstico de autismo. Comparó a cada niño con dos chicos sanos de la misma edad y sexo, tratados por el mismo médico.

Algunos de los niños habían recibido la vacuna y otros no, o sólo se les había aplicado la inmunización contra el sarampión.

Polonia introdujo la vacuna después de otros países en Europa, pero en la última década, ésta fue reemplazando a que se solía administrar contra el sarampión.

El estudio halló que los niños inmunizados con la triple viral tuvieron menos riesgo de desarrollar autismo que aquellos sin vacunar. Tampoco hubo evidencias de un aumento de ese riesgo con la vacuna contra el sarampión.



“Los padres deben convencerse de la seguridad de la triple viral”, escribió a Reuters Health la doctora Dorota Mrozek-Budzyn, de la Universidad de Jagiellonian, en Cracovia.

La experta dijo que las infecciones que previene la vacuna pueden tener complicaciones graves.

El sarampión, por ejemplo, puede causar neumonía o inflamación cerebral y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) estiman que mueren uno o dos niños por cada 1.000 que contraen el virus.

Las paperas pueden causar inflamación testicular dolorosa, inflamación cerebral y, en casos raros, pérdida de la audición.

La mayoría de los niños en el estudio había recibido la vacuna triple o la del sarampión, según el artículo publicado en Pediatric Infectious Disease Journal.

De los 96 niños con autismo, ocho no tenían la vacuna contra el sarampión, mientras que el 41 por ciento tenía la triple viral y la mitad, la inmunización contra el sarampión.

El 55 por ciento de los chicos sanos tenía la triple viral, mientras que el 45 por ciento estaba vacunado sólo contra el sarampión; un solo niño no tenía vacuna alguna.

Cuando el equipo se concentró en los niños vacunados antes del diagnóstico de autismo, el equipo halló que los que habían recibido la vacuna triple viral tenían un 83 por ciento menos riesgo de desarrollar autismo que aquellos sin inmunizar.

La vacuna contra el sarampión estuvo asociada con una disminución del 56 por ciento de ese riesgo.

Cuando el equipo estudió a los chicos inmunizados antes de la aparición de los síntomas de autismo, la vacuna triple viral volvió a estar asociada con una reducción del riesgo de desarrollar el trastorno. La inmunización contra el sarampión no modificó el riesgo de autismo.

El estudio no responde por qué los niños vacunados tuvieron menos riesgo de desarrollar la enfermedad. Pero una posibilidad, según Mrozek-Budzyn, es que algunos pequeños empezaran a mostrar posibles signos de autismo o de otros problemas de salud antes de recibir esas vacunas y por ello médicos y padres habrían evitado la inmunización.

FUENTE: Reuters

Estudio: Pediatric Infectious Disease Journal, Diciembre del 2009


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
Si te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad


Anuncios

Sobre El Autor

Autismo Diario

Autismo Diario es una publicación sin ánimo de lucro, cuyo objeto está basado en difundir cuanta información relativa a la discapacidad -y más en concreto a todo aquellos relacionado con el trastorno del espectro autista TEA- aparezca tanto en medios de comunicación nacionales como internacionales. De igual forma, nuestro equipo elabora información propia.

3 Respuestas

  1. Avatar
    Pepe

    La industria farmacéutica es muy poderosa. Cualquier centro de investigación que relacione directamente vacunas y autismo verá automáticamente cortada cualquier subvención y tendría que cerrar por falta de fondos, pues son las industrias farmacéuticas las que más dinero privado aportan. Relacionar públicamente autismo con vacunas constituye un auténtico suicidio profesional o la desaparición de un centro de investigación.
    En cuanto a los Centros públicos de investigación, tampoco les interesa ahondar mucho en el tema, pues prefieren un aumento del autismo, como mal menor, a un incremento en enfermedades evitables con vacunas…

    La Organización Mundial de la Salud ha pasado a ser completamente controlada por las multinacionales farmacéuticas. Ellas deciden, por ejemplo, los criterios para definir una pandemia. Ejemplo reciente de sus tejemanejes lo tenemos en el escándalo de la gripe aviar y como engañaron a los gobiernos para que se gastaran miles de millones en vacunas de manera innecesaria.
    No les importa la salud de la gente, sólo ganar dinero vendiendo vacunas y medicinas.
    Sin embargo hay estudios serios que indirectamente señalan a las vacunas como un factor que puede originar efectos morfológicos relacionables con el autismo. Un ejemplo lo tenemos en el estudio de Laura Hewitson y otros en la publicación:
    Acta Neurobiologiae Experimentalis 2010 70: 147-164 “Influence of pediatric vaccines on amygdala growth…”
    dfiles.eu/files/8bwsmbkep

    En éste estudio se sometió a un grupo de bebés macacos al programa de vacunación estadounidense de los años 90. Como resultado se demostró claramente que los monos expuestos a las vacunas sufrían un aumento anormal en el tamaño de su amígdala (una región muy importante del cerebro) y cambios en la unión de la diprenorfina (DPN).
    Por otro lado, existen numerosos estudios que relacionan autismo con mayor tamaño cerebral, y lesiones en la amígdala, por citar algunos:
    -Herbert MR (2005) Large brains in autism: the challenge of pervasive abnormality. Neuroscientist 11: 417–440.
    – Piven J, Arndt S, Bailey J, Havercamp S, Andreasen NC, Palmer P (1995) An MRI study of brain size in autism. Am J Psychiatry 152: 1145–1149.

    – Prather MD, Lavenex P, Mauldin-Jourdain ML, Mason WA, Capitanio JP, Mendoza SP, Amaral DG (2001) Increased social fear and decreased fear of objects in monkeys with neonatal amygdala lesions. Neuroscience 106: 653–8.

    ¿Por qué unos niños desarrollan autismo y otros no? Pues no lo sé. Sospecho que debe haber una predisposición genética que quizá podría ser activada por las vacunas u otros factores.

    Que cada persona piense y actúe de la forma que mejor considere. Para mí desde luego el tema no está cerrado. Quizás algún día se descubra toda la verdad.

  2. Administrador
    Administrador

    Hoy en día hay un exceso de vacunación, nos imponen vacunas incluso para enfermedades “benignas”, es decir, patologías que no son graves y que en una país medianamente avanzado no dejan de ser algo más allá que una gripe. Sin embargo, una vacuna en mal estado o administrada de forma inadecuada a un niño, puede provocar un daño tremendo.

    Por una cuestión de reducción de costos las vacunas se agrupan, es decir, en la misma vacuna nos inoculan diversas enfermedades a la vez. De igual modo, por una cuestión de costos, se usan determinados conservantes que a priori son de todo menos buenos. El más famoso de ellos es el Thimerosal (ver también Thiomersal). Este compuesto es un organomercuriado que se usa como antiséptico y antifúngico.
    Desarrollado en 1928 por la farmacéutica Eli Lilly and Company bajo los nombres comerciales de Merthiolate o Mertodol.

    Hay que remarcar que desde hace ya varios años su uso en vacunas infantiles se ha descartado, entre 1999 y el 2003, según países. Curiosamente la prevalencia del autismo entre niños que han recibido vacunas libres de organomercuriados y de niños que (a causa del pánico) no han sido vacunados, es exactamente la misma. Por tanto, es evidente que la vacuna no es la causante del autismo. Desde la supresión del timerosal, se han llevado a cabo seis estudios para determinar si el timerosal provoca autismo. Nuevamente, cientos de miles de niños que recibieron vacunas que contenían timerosal fueron comparados con cientos de miles de niños que recibieron las mismas vacunas sin timerosal. Los resultados fueron claros: el riesgo de autismo fue el mismo en ambos grupos.

    Pero prosigamos con el tema del mercurio, no cabe duda de que el mercurio, en todas sus variantes, es un potente tóxico.

    La pregunta sería, si me han administrado una vacuna con este compuesto, ¿cómo lo elimino de mi organismo? Veamos pues que dice el Center for Biologics Evaluation and Research, U.S. Food and Drug Administration. “Este compuesto se elimina del organismo por vía urinaria y vía fecal, tarda unos 18 días en ser eliminado de la sangre y unos 14 días en ser eliminado del cerebro. No obstante el mercurio inorgánico metabolizado a partir de etilmercurio tiene un tiempo de eliminación mucho más largo, al menos 120 días. Esto es debido a que en muchos casos, este compuesto es metabolizado o degradado a catión etilmercurio y tiosalicilato” Sic.

    La Universidad de Calgary (Canadá) realizó un interesante estudio al respecto de la degeneración neuronal provocada por intoxicaciones de mercurio. Sin embargo, concluyeron que para llegar a esos niveles de degeneración neuronal, los niveles de exposición a mercurio habían de ser muy elevados para causar un daño permanente. Este tipo de daño ya fue estudiado en la antigüedad a causa de la “locura” de muchos de los trabajadores de las minas de Almadén, documentado por varios historiadores romanos, e incluso por los cronistas árabes.

    Según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU, la dosis de referencia en pelo es de 1 microgramo por gramo de pelo (mcg/gr), entendiéndose que no se puede hablar de intoxicación hasta superar 1,5 mcg/gr, siendo este nivel, considerado bajo.
    Curiosamente, una de las mayores vías de intoxicación por mercurio proviene de la ingesta de pescado. De hecho, la Comisión Europea, recomienda restringir el consumo de grandes peces (Pez Espada, Atún, Tiburón, …) entre mujeres embarazadas o que prevean un embarazo, mujeres lactantes, niños, etc. Otro de los grandes aportes de metales pesados viene de la mano de los insecticidas; algunos medicamentos (especialmente los que regulan la hipertensión y algunas vacunas contra el tétanos). No debemos olvidar la contaminación del aire motivada por la industria y los automóviles. Y otra de las vías de intoxicación (mercurio) es la de los empastes dentales, que está suficientemente documentada. Mención especial al traspaso de la madre al feto a través de la placenta y al bebé a través de la leche materna por procesos hormonales. Mediante estos procesos la madre traspasa del 40 al 60% de su carga al niño.

    Pero si por casualidad, los análisis de Great Plains diesen negativo en mercurio, seguro que darán positivo en otra cosa. Plomo, Arsénico o incluso Aluminio (no es un metal pesado pero también se usa en algunas vacunas). Lamentablemente los datos sobre el porcentaje de positivos de esta compañía son “secretos”. Pero si preguntamos a familias que hayan enviado muestras a estos laboratorios, en TODOS los casos da positivo en algo. Lamentablemente, es habitual, que los análisis se le hagan sólo al niño y no a toda la familia.

    Bien, creo que queda claro que la contaminación por metales pesados nos afecta a todos sin excepción y que a fecha de hoy NADIE ha probado la relación directa entre esta intoxicación y el Autismo. Pero a pesar de eso, miles de familias se atreven a quelar a sus hijos, en la creencia de que esa presunta intoxicación, no sólo es la responsable del autismo de sus hijos, sino que además, si eliminan estos metales de su organismo el niño se curará.

  3. Avatar
    estefania koscina suau

    escribo desde stgo de chile!!! me gustaria que averiguen bien el tema de las vacunas,estas causan autismo y todos los trastornos generalizados del desarrollo, autismo,disfasia,asperger,hiperactividad y deficit atencional ya que las vacunas de los 2,4,6 meses viene con 16 mcg de mercurio por vacuna y la de 8 meses 1año de vida,1 año 7 meses y 4 años viene con 29 mcg de mercurio por vacuna….la organizacion mundial de la salud dice que lo legal es que sean trazas de 1 mcg de mercurio por cada dosis de vacuna,más aún se sabe que el mercurio es el 2 segundo neurotoxico más letal y peligroso el numero 1 es el uranio…..los organismos de los niños y del ser humano son totalmente distintos!!!!!!! hay cosas que no les hace bien al resto y al otro no les produce nada…..!!!!!!!!

A %d blogueros les gusta esto: