El uso de la palabra NO y otras pautas para trabajar con niños del espectro del autismo

Print Friendly

niñoLos problemas de comunicación son centrales en el autismo. Por lo tanto, debemos esforzarnos para saber que es lo que cada estudiante entiende y como proporcionarles un mensaje claro. Cuando nos comunicamos con otras personas, transmitimos nuestro mensaje mediante el tono de voz, lenguaje corporal y la elección de vocabulario.

Es importante crear una relación de respeto hacia el estudiante y de ser posible utilizar apoyos visuales ya que resultan más concretos y duraderos. Siguen algunas estrategias útiles:

1. Sea lo mas positivo posible.
Sea sincero y celebre al estudiante con frecuencia. Fíjese en las cosas buenas e ignore las cosas de poca importancia. Muchos estudiantes con autismo están condicionados a reaccionar negativamente a un “NO” o “NO HAGAS TAL COSA.” Con frecuencia estas palabras indican que alguien esta enfadado o que algo no está bien, pero no informan como remediar el problema. Así que utilice esas palabras con moderación y solo cuando se requiera obediencia inmediata (en casos de emergencia). Sea específico con la alabanza ya que resulta mucho mejor decir: “Bien hecho. Te has lavado las manos” que decir “Eres un buen muchacho.”

2. Enseñe a los estudiantes a escuchar.
La repetición frecuente de instrucciones enseña a los estudiantes con autismo a no escuchar. Sería recomendable decir por ejemplo: “Fulanito, ven a la mesa,” acompañando la orden con un dibujo y/o gesto. Luego esperar de 3 a 5 segundos. Repetir la frase con el dibujo o el gesto, “Fulanito, ven a la mesa.” Si no viene, es necesario acercarse al estudiante para acompañarle amablemente a la mesa. De esta manera, Fulanito aprenderá a escuchar y a seguir las instrucciones. Cuando imparta una instrucción, asegúrese de captar la atención del estudiante y comprobar que se cumpla la instrucción. Cuando los adultos no insisten en que se cumpla lo que han pedido -una vez establecido que lo han entendido claramente- los estudiantes aprenden que no tienen que cumplir con las intrucciones.

3. Hay que saber qué es lo que queremos que la persona haga.
Es necesario que la persona que dé las instrucciones entienda claramente qué es lo que quiere que los estudiantes hagan y por qué. Hay que ser razonable en lo que pedimos y asegurarnos que los estudiantes sean capaces de hacerlo.

a. Ejemplo: Decirle al estudiante “Nos vamos en cuanto me muestres que estás listo,” es demasiado impreciso. Hay que definir la palabra “listo.” Seria mucho mejor decirle: “Primero desconecta la computadora y luego nos vamos a comer.”

b. Ejemplo: “Sácale el polvo a todos los muebles,” explica lo que la persona con autismo tiene que hacer, pero no indica ningún criterio respecto a la calidad esperada. Sería preferible mostrarle un dibujo de cada mueble y aclarar esta instrucción.

4. Ofrezca la información adecuada.
Es necesario anticiparle a los estudiantes lo que va a suceder. Si surgen cambios, infórmeles y permítales tomar parte en los planes. Hágales saber lo que va a suceder y cómo deberán portarse. Utilice palabras, dibujos y gestos que ellos entiendan. Existen varias formas concretas para presentar información, tales como: tablones de anuncios con el cronograma y las rutinas en orden consecutivo, hecho con tela adhesible, hojas en las que se marca y se tacha, o carteleras con dibujos.

5. De ser posible utilice lenguaje sencillo, claro y breve.
La gran mayoría de personas con autismo suelen comprender solo una parte del mensaje dirigido a ellos. Es preferible ser conciso. Demasiadas instrucciones y explica-ciones crean frustración y confusión. Se puede entrenar a los alumnos para escuchar y seguir instrucciones de dos ó tres pasos si el lenguaje se mantiene específico y resumido. Casi siempre necesitan instrucciones individuales en lugar de grupales.

a. Ejemplo: “Recoge tus pinceles, lávate las manos y ve a la clase de música” es un mensaje muy confuso. Es posible que algunos estudiantes no entiendan todo esto y lo dejen por imposible o se enfaden. Cuando una instrucción consista de varios pasos, es mejor dividirla, permitiendo que el estudiante cumpla un paso antes de darle el segundo.

b. Ejemplo: “Es hora de ir a la clase de música. (Pausa) Coloca los pinceles en la caja por favor.” Cuando el estudiante cumpla con esta instrucción, decirle: “Lávate las manos.” Y por último: “Siéntate en la alfombra para la clase de música.”

Con frecuencia la independencia del alumno aumenta cuando nos abstenemos de los apoyos verbales. Alguna parte de la información podría darse mediante dibujos en serie.

6. Dígale a los estudiantes LO QUE DEBEN HACER y evite decirles lo que no deben hacer.

a. Ejemplo: El estudiante tira comida al suelo. Es mejor decirle: “Recógelo y échalo a la basura.” en lugar de decirle “NO TIRES LA COMIDA AL SUELO.”

b. Ejemplo: Una persona con autismo encuentra algo de comer en el suelo y lo recoge para comérselo. Es mejor decirle: “Ponlo en la basura,” o estirar la mano y decirle: “Dámelo” ya que al decirle “NO TE LO COMAS” le daríamos una invitación a comérselo.

c. Ejemplo: Un estudiante con autismo se apropia de un objeto que pertenece a otra persona. Es mejor decirle: “Pregúntale a Fulanita si puedes ver su revista.” o “Devuélvele la campana a Roberto,” en lugar de decirle “NO ARREBATES LA REVISTA.”

Las frases anteriores ayudarán a los estudiantes con autismo a entender cual es la conducta aceptable. Recuerde que las frases negativas solo les explican lo que no es admisible y no ofrecen las sugerencias necesarias para aprender como comportarse de un modo diferente y más apropiado.

7. Sea lo más neutral posible al dar instrucciones.
El tono de voz, la expresión facial, o una palabra con varios significados pueden cambiar el sentido de una pregunta, una instrucción o una frase. Al dar instrucciones, es necesario explicar lo que se tiene que hacer y evitar desafiar al estudiante. Cuando las instrucciones se dan de una forma amenazadora, los estudiantes tienden a ponerse defensivos y tratan de evitar o hacer lo contrario de lo pedido.

a. Ejemplo: Es mejor decir: “Es hora de ir a la biblioteca,” en lugar de “Tienes que ir a la biblioteca ya mismo.”

b. Ejemplo: El hacer preguntas en un tono neutral (por ej. “¿Dónde debes estar? o “¿Qué debes estar haciendo ahora?”), puede ayudar al estudiante con autismo a corregir su comportamiento. Sin embargo, si se comunica con otro tono de voz, el mensaje puede resultar completamente diferente. A veces los estudiantes con autismo dependen de estos apoyos verbales para iniciar las acciones apropiadas.

8. Evite hacer preguntas con opciones a no ser que los estudiantes realmente tengan las opciones.
Las instrucciones se imparten para ser cumplidas o para ofrecer información. No le pregunte a un estudiante con autismo si quiere hacer algo a menos que un “NO” sea una respuesta aceptable. Las frases claras ofrecen a los estudiantes la información necesaria para cumplir lo solicitado. Se pueden emplear dibujos en lugar de palabras, especialmente para ayudar al estudiante a entender el orden de los acontecimientos.

a. Ejemplo: Es mejor decir: “Fulano, ven al salón de ejercicios” o “Fulano, ejercicios,” mostrándole un dibujo. Evite preguntarle: “¿Estas listo para los ejercicios?”

b. Ejemplo: Es mejor decir: “Ven a la mesa a comer” o mostrarle un dibujo de la mesa. Hay que evitar “Vamos a la mesa, ¿de acuerdo?”

c. Ejemplo: Es mejor decir: “Escribe tu nombre en este papel” en lugar de: “¿Puedes escribir tu nombre en este papel?”

9. Enseñe al estudiante a responder a palabras, frases, gestos, preguntas o mensajes del entorno que ya haya aprendido.
Estas palabras o frases ayudan a crear expectativas y permiten al estudiante con autismo funcionar de un modo mas apropiado en una variedad de ambientes. También pueden servir como mecanismo de seguridad. A veces el estudiante ha sido condicionado de un modo negativo a una determinada palabra, así que se tiene que encontrar otra palabra para comunicar la idea. Hay que usar señales y palabras concretas.

Ejemplos: “Espera,” “Zona prohibida,” “Alto,” “Búsca algo que hacer,” “¿Qué haces ahora?”. De ser posible muéstrele fotos de alarmas de incendios, un letrero para las zonas prohibidas, etc.

10. Identifique los sentimientos.
A la gran mayoría de estudiantes con autismo les cuesta trabajo reconocer los sentimientos de otras personas y expresar sus propios sentimientos. Dándoles un nombre a los sentimientos, ayudamos a los estudiantes a informarse sobre ellos.

a. Ejemplo: “Estoy enojada. Rompiste mi collar.” “Estoy contenta. Compartiste tu chocolate conmigo.”

b. Ejemplo: “Estás molesto por tener que entrar ahora” “Estás feliz porque te gusta ir a nadar.” “Juan te pegó, estás triste.”

11. Evite criticar a los alumnos.
Los estudiantes saben cuando han hecho algo “malo.” Cuando se les critica o se les habla con palabras negativas, solo contribuye a disminuir su amor propio y su autoconfianza. Las frases que definen con claridad lo que se espera, sin atacar el carácter del alumno, le ayudan a tener una imagen positiva de si mismo.

Ejemplo: “Ve y cámbiate los pantalones” es mejor que “Estás hecho un desastre.” “Manos quietas” es mucho mejor que “¡Qué malo eres. Le has pegado a Susana!” Aproveche el momento para enseñar.

12. Evite los reproches.
Aplique normas consistentes y neutrales. Los reproches benefician al adulto, no al alumno con autismo. Los reproches tienen poco sentido para ellos y no efectuarán ningún cambio en el comportamiento.

Ejemplo: Evite decir “Tu sabes más que eso,” o “¿Cuántas veces te he dicho que no te vayas a la calle?” Es mejor decir: “La regla es: las bicicletas se usan en la acera.”

13. Evite las amenazas.
Las amenazas son una forma negativa de avisar las consecuencias y con frecuencia ocasionan una reacción negativa.

a Ejemplo: Es mejor decir: “Busca tu dinero primero, luego iremos a McDonalds.” en lugar de “Si no buscas el dinero NO iremos a McDonalds.”

b. Ejemplo: Es mejor decir: “Primero te quedas quieto, luego saldremos al recreo.” en lugar de “Si no te estás quieto, perderás el recreo.”

c. Ejemplo: Evite decir: “Si vuelves a tirarle un bloque a Jaime, jamás jugarás con los juguetes”. Esta frase puede resultar desafiante y probablemente no pueda imponerse. ¿Qué significa: “tirar un bloque”? y ¿qué debe aprender el estudiante con autismo respecto a cómo jugar o cómo recoger los juguetes?

Esperamos que la información anterior les resulte de utilidad y les facilite el manejo del comportamiento de sus hijos, alumnos y familiares con autismo.

Fuente: Módulo de entrenamiento sobre PDD/Autism/Asperger Syndrome ofrecido por el Departamento de Unidades Curriculares del Special School District de St. Louis County (Missouri, USA).
Presentadoras: Ginny Bass, Stephanie Beckham, Peggy Cassani, Debbie Kisso, Irene Orlando y
Mariah Spanglet. Publicado con la autorización de sus autoras.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?



URL Corta: https://wp.me/p1lUm3-3j

7 Respuestas

  1. Menchu

    Me parece un artículo extraordinario, sobre todo dá muchos ejemplos de situaciones que se dan a diario en las cuales a veces no utilizar las palabras más acertadas pueden empeorarlas. Gracias, lo compartiré. Un saludo.

  2. Nando

    Gracias por el artículo. Con vuestro permiso lo publicaré en mi Web -indicando su procedencia y autoría, por supuesto- y además os voy a Sindicar de forma que vuestras aportaciones salgan también en mi web y tengan más promoción y posibles lectores.
    Atentamente Nando

  3. Erick EA

    Me parece que este tipo de comunicación convendría usarse con todas las personas (con o sin autismo). Soy comunicologo educativo y parte de un estudio que hice en escuelas para conocer como era la comunicación de los maestros hacia sus alumnos, era precisamente basado en que el cerebro crea una imagen mental de las palabras que reconoce… por lo tanto si usamos oraciones con el NO estamos dando pauta a que el oyente evoque una imagen mental equivoca a ala acción que realmente queremos transmitir y por falta de asertividad es que mal empleamos la palabra NO.

    Valdría la pena valorarlo. Excelente nota la de esta pagina. Gracias por la información. Saludos!!!

  4. laly aguirre

    excelente articulo!! lo compartiré con todas las docentes de la escuela de mi hija. gracias por difundir la información y ayudar a tantas familias. lamentablemente los docentes no están capacitados en TEA, y cuando le llega un niño con autismo no saben como ayudarlo y lo dejan a su aire.