Este artículo tiene como objetivo poner conciencia sobre la realidad que hoy en día nos rodea a todos los que trabajamos con niños, muchos de ellos con diagnóstico de Autismo.

Si bien las siguientes palabras hacen referencia al uso del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) no quiero involucrarme en lo correcto o lo incorrecto que este manual contiene, considero que es un tema extenso y debe ser abordado en un ámbito científico y calificado, por el contrario, quiero hacer un énfasis sobre cómo repercute su uso profesionalmente y con qué fin fue creado.

Constantemente escuchamos casos de niños que son “Etiquetados” por el gran monstruo del “DSM” y me pregunto ¿Es realmente así como suceden las cosas? Yo considero que si bien hay casos puntuales en los que se visualiza un mal diagnóstico, emitido por un Psiquiatra o por un Psicólogo (Especialistas en la materia) no podemos dejar de negar que el DSM no fue creado para etiquetar a nadie, ni clasificar a las personas por su discapacidad, por el contrario, fue creado para clasificar “Trastornos” que las personas tienen de forma puntual o permanente, y es aquí donde comenzamos a definir el propósito de la importancia que tiene su uso clínico. Cuando un niño es diagnosticado con “Trastorno del Espectro del Autismo” y bajo su última versión “DSM-V (2013)” estamos habilitando un abanico de posibilidades desde la estimulación e intervenciones tempranas para generar más posibilidades en ese niño que el día de mañana serán utilizadas como herramientas en el trabajo de integración e inclusión social.

Imaginen que en la actualidad hay niños que no reciben un diagnostico hasta edades avanzadas, por lo cual es mucho el tiempo perdido y si bien nunca como profesionales debemos limitar a nadie, somos conscientes que hay etapas que se pierden y con ella se van ciclos de avances significativos en la vida de esa persona.

Desconocer esto es también desconocer la importancia que el DSM y los profesionales comprometidos en utilizarlo tienen en sus manos.

Teniendo en cuenta todas las versiones que el DSM ha emitido desde 1952 en su versión DSM-I, siempre se fue evolucionando mediante los avances clínicos y científicos que se fueron demostrando desde hace mas de 60 años. Podemos discutir sobre algunas clasificaciones dentro de los “Trastornos del Espectro del Autismo” y sus puntos subjetivos de corte para diferenciar los distintos grados de Autismo según el “DMS-V” pero por nada podemos culpar a este manual sobre las “Etiquetas” que algunos le adjudican.

Juan asiste a clases 3 veces a la semana, sucede que le han quitado dos días de asistencia por los problemas de conducta que viene teniendo desde el comienzo de clases. Se le ha puesto una “Maestra” Integradora para poder asistirlo en la curriculo y el manejo conductual dentro de la institución. Su “Maestra Integradora” Mónica, nota que cada vez que ella asiste al recreo, observa en Juan cierto fastidio con sus compañeros que se burlan, y en ocasiones es golpeado sin sentido, Juan responde con violencia frente a estos actos y recibe el reto de la docente a cargo, enviando a Juan a dirección y recibiendo una nota en su cuaderno.
Siguiendo las semanas, Mónica se reúne con el equipo pedagógico de la institución para conversar sobre Juan y sus conductas, en la reunión están el equipo
pedagógico y la docente de Juan, al iniciar la reunión la docente comenta que Juan está mejorando y que ella lo ve mucho mejor, al parecer el equipo Pedagógico no están muy de acuerdo y deciden seguir manteniendo la asistencia de Juan a la escuela en 3 días por semana, pese al sinfín de avances que Juan ha tenido desde la aparición de Mónica…”

Situaciones como estas existen en abundancia en el ámbito Educativo, no solo de Argentina sino de muchas partes del mundo. Es muy común escuchar a Docentes decir “Tengo en mi aula un TGD (un niño con TGD)”, sin tener criterios sobre lo que éste diagnóstico define y sus implicaciones.

También notamos en ámbitos educativos superiores como es la Universidad, donde debe haber seriedad en la formación de futuros profesionales, y que se trabaja esta temática con críticas severas y de suma descalificación para el “DSM”, proporcionando desconocimiento e incertidumbres. Teniendo en cuenta que la palabra “Universidad” deriva del latín “universitas magistrorum et scholarium” que aproximadamente significa ‘comunidad de profesores y académicos’ y que otras ideas centrales para la definición de la institución de la universidad era la noción de libertad académica, podemos decir que esta libertad se ve coartada cuando se dice a medias o se niega sobre un tema en particular como lo es el “DSM” en la formación de profesionales de la salud.

“La Etiqueta Vacía”, así es como denomine este articulo para ejemplificar la problemática de promover el desconocimiento y generar inconsciencia en la utilización del DSM. Si todos nosotros comenzáramos a ver las cosas como son, tendríamos a “Juan” integrado e incluido dentro del sistema educativo, donde el problema no es el niño por su diagnóstico, el problema es la falta de adaptaciones que sufre y la falta de información que no tienen quienes estan frente a estos niños.
Debemos comenzar por romper con las barreras de la critica-r destructiva, y dar paso a un consenso de oportunidades, porque la primera “Etiqueta” la pone quien ve a ese niño como un diagnóstico y evita ver a la persona, sus fortalezas y debilidades.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?



URL Corta: http://wp.me/p1lUm3-7ue

7 Respuestas

  1. Lianxio

    En Mayo diagnosticaron a mi niño de TGD (TEA) y aun estoy intentando explicármelo a mi misma y sobre todo a los demás. Aunque tenga titulo en Educación Infantil y sepa “algo” del autismo, ahora mismo me pierdo con las etiquetas. Me dicen que puede tener Asperger (que ya hay en mi familia) pero solo lo han visto en dos sesiones de una hora desde entonces en psicologia infantil y seguimos tan perdidos como antes del diagnostico.

    Responder
    • Mauro H. Dangelo Martínez

      Estimada LIANXIO,

      Es importante que estés tranquila para tomar decisiones. Yo siempre recomiendo a los padres que se apoyen en las Asociaciones de Padres de Niños con Autismo o Fundaciones creadas por Padres, para que puedan constatar realidades y un mejor acompañamiento.
      Gracias a gran difusión que esta teniendo el Autismo con campañas de concientización sobre este Trastorno, se han formado muchas asociaciones para poder contener, asesorar y acompañar a padres en tu situación.

      Un gran saludo.

      Atte.
      Mauro H. Dangelo Martínez

      Responder
    • carlosorellanaayala

      Lianxio: estás pasando por una etapa en la que ya pasamos muchos. Yo te diría que lo tomes con calma, acepta por el momento que hay una sospecha o a lo mejor un diagnóstico específico (Trastorno del Espectro del Autismo) pero las cosas se irán definiendo en el tiempo. Te recomiendo que leas mucho (acá en la página de Autismo Diario encontrarás suficiente material de buena calidad científica y redactado de manera accesible a todo el público) y así te informas, escucha a los profesionales con mente y corazón abierto pero sabiendo que sus palabras no son Palabra de Dios, también sabiendo que los niños cuando se emprenden las medidas apropiadas experimentan progresos que te dejan impresionado, etc. Un abrazo desde Guatemala y lo compartes con tu hijo.

      Responder
  2. maritabalbi

    Los docentes que hablan de “un TGD” despersonalizan al niño y lo estigmatizan ad infinitum…es como cuando se habla de “las victimas” o los “daños colaterales” de una guerra…para algunos nuestor TGD/TEA son un número, para nosotros son las personas que amamos y queremos intentar que puedan ser felices y plenos.
    El estigma incluye situaciones como la de Juan, de tu relato…el niño es sancionado. Los compañeros que lo hostigan no

    Responder
  3. IRMA MERCHAN KONG

    Para mi el autismo se puede manjar desde los primeros meses de nacido y mucha dedicacion de la madre para ir descubriendo cual es el problema y poner manos a la obra para apoyar al hijo , lomas importante es estar siempre dispuesta y con mucho amor para poder correjir , sacarlo siempre todo el tiempo que dure el paseo hay que estar hablando , cantando ,mostrarle los colores, las ventanas, las puertas las formas las marcas de los carros hacer que ponga interes de lo que ve y escucha es duro pero da resultado, yo tengo un hijo 34 años que tiene retardo mental con rasgos AUTISTAS segun psiquiatra american que lo evaluo cuando tenia 5 años yo solo puse mi intucion para ayudarlo y sacarlo cada que su mente se iba ,me angustiaba verlo que no respondia a lo que le desia pero mas podia mi ansias de que yo tenia un reto el tenia que ser como el resto de sus hermanos, teniendo encuenta estea tarea es asumida por todo el entorno familiar todos fueron educados para ayudar y tratarlo con respeto y siempre pensando que el es lo mas importante en casa el que llegaba tenia que saludarlo hacerlo sentir importante ,el tiempo me dio la razon hoy el es un joven que el que lo ve no cree las trasformaciones de conducta que tiene claro que de repente le sale ciertas conductas negativas pero estoy siempre vigilante para corregir no se puede esperar tiene que ser al momento, el escribe ,lee , limpia la casa, tiende las camas, tiende la ropa lavada y siempre esta dispuesto para ayudar en todo el es mi secretario para hacerme recordar fechas conversaciones importantes que por mi edad me olvido el siempre esta en todas las reuniones por discapacidad que asisto claro soy presidenta de la Asociacion ASPADIS LA LIBERTAD tR

    Responder
  4. laly aguirre

    hola. tengo una nena de tres años que le diagnosticaron autismo: ella va al jardín, a sala de tres años, pero su inclusión esta siendo muy difícil. siempre se queda llorando, y no participa de las actividades. la maestra la deja y no intenta integrarla. por favor me podrias decir algunos consejos para la docente de como integrar a los chicos con autismo porque ella me dijo que no sabe nada del tema: muchas gracias

    Responder
    • Mauro H. Dangelo Martínez

      Estimada Laly Aguirre

      Es muy dificil dar intervenciones posibles sobre como integrarla (incluirla) ya que no tengo datos concretos sobre tu hija y la orientacion de la institucion a la cual concurre tu hija.

      Para que puedas comenzar a obtener informacion y orientarte sobre como “Incuirla” en las actividades propuestas deberias realizar un “Analisis Funcional de la Conducta” para ver lo que le sucede a tu hija dentro de la sala y ver el porque de las actitudes que toma dentro de la misma, sobre este tema de la toma de datos hay informacion en este sitio. Yo considero que deberias realizar una consulta profesional a un equipo INTERDISCIPLINARIO especializado en TEA para realizar intervenciones dentro y fuera de la institucion.

      Un gran saludo

      Atte.
      Mauro H. Dangelo Martínez

      Responder

Por favor, verifique que su dirección de correo-e es correcta. Si usa una dirección de correo-e no existente su comentario será descartado

Deja un comentario