Anuncios

El autismo no es el único trastorno del neurodesarrollo en aumento

Print Friendly, PDF & Email

El artículo original en inglés está disponible Aquí

Cifras en aumento: Mayor sensibilización y criterios diagnósticos más amplios pueden incidir en el aumento de los trastornos del neurodesarrollo en los países escandinavos.

Cifras en aumento: Mayor sensibilización y criterios diagnósticos más amplios pueden incidir en el aumento de los trastornos del neurodesarrollo en los países escandinavos.

La creciente prevalencia de autismo no es diferente de la de otros trastornos del neurodesarrollo según un estudio de más de 4,5 millones de personas en cuatro países.

El estudio, publicado el 6 de mayo en la revista European Child and Adolescent Psychiatry, analizó la prevalencia de autismo, trastorno de hiperactividad con déficit de atención, trastorno obsesivo-compulsivo y el síndrome de Tourette en Dinamarca, Finlandia, Suecia y Australia Occidental(1). Entre 2000 y 2011, el número de diagnósticos de cada trastorno creció entre 100 y 700 por ciento. En Finlandia, por ejemplo, los diagnósticos de autismo casi se duplicó, de 30 a 60 casos por cada 10.000 niños.

“Los patrones de aumento de la prevalencia son sorprendentemente parecidos”, dice el investigador principal Hjördis Atladottir, investigadora de la bioestadística en la Universidad de Aarhus en Dinamarca.

Los factores ambientales, como el aumento de la edad media de los padres, pueden contribuir a esta tendencia, pero el aumento de la conciencia es probablemente el factor más importante, dice Joseph Buxbaum, director del Centro de Autismo Seaver en la Icahn School of Medicine  en el Monte Sinaí en Nueva York.

“Cambio de diagnósticos, una mejor identificación de individuos en el espectro y anteriores cuenta el diagnóstico de gran parte o la totalidad del aumento”, dice Buxbaum. “Es una epidemia de diagnosticos.”

Registros diagnósticos:

Los estudios epidemiológicos tienden a centrarse en un país y se limitan a dos millones de personas o menos. “Es refrescante tener estas grandes muestras incluidas”, dice Mayada Elsabbagh, profesor asistente de psiquiatría en la Universidad de McGill en Montreal, quien no participó en el estudio.

Los investigadores compararon la prevalencia de cada trastorno en niños a los 10 años. Encontraron que entre 2000 y 2011, la prevalencia de los trastornos del espectro del autismo (TEA), en su conjunto, aumentó 121 por ciento en el oeste de Australia, 175 por ciento en Dinamarca y 354 por ciento en Suecia.

La prevalencia de déficit de atención resultó más variable que el autismo: Se elevó un 183 por ciento en Finlandia, 295 por ciento en Dinamarca y 721 por ciento en Suecia. La prevalencia del trastorno obsesivo-compulsivo y el síndrome de Tourette, un trastorno de tics motores y vocales, también aumentó varias veces. (Australia Occidental tiene registros incompletos de los otros tres trastornos, por lo que los investigadores utilizaron sólo sus datos autismo.)


prevalencia


La información sobre los diagnósticos provino de los registros médicos de cada país. En general, los diagnósticos se basan en las directrices de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) y la cuarta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV).

La conciencia y el acceso a los servicios pueden explicar parte del aumento en los diagnósticos. En el caso del autismo, por ejemplo, las ediciones actualizadas de las dos herramientas de diagnóstico ampliaron las definiciones. Como resultado, según un estudio danés, más personas son diagnosticadas con trastornos del espectro del autismo hoy que en la década de 1990.

“Creo firmemente que al menos parte del aumento se debe a cambios en la forma de diagnosticar”, afirma Atladottir. Si fuera debido a un factor genético o ambiental, solo afectaría a la prevalencia de uno o dos trastornos en vez de los cuatro, dice ella.

La amplia gama de aumentos también sugiere que la conciencia y la detección temprana son la clave, dice Eric Fombonne, profesor de psiquiatría en la Oregon Health and Science University, quien no participó en el estudio.

“El nivel de la identificación de estos tres países es muy dispar”, dice Fombonne. “Refleja la formación de profesionales, la conciencia del autismo y el acceso a los servicios.”

Por ejemplo, la prevalencia de Suecia para cualquiera de los cuatro trastornos es más baja que en Dinamarca. Por cada 10.000 niños nacidos entre 1999 y 2001, los médicos diagnosticaron 68 con autismo en Suecia en comparación con 110 en Dinamarca. Pero Suecia muestra una tendencia al alza más pronunciada.

“El hecho de que Suecia está aumentando, muy probablemente, refleja un fenómeno de puesta al día”, dice Fombonne.

Un aumento en los diagnósticos también significa un aumento en la demanda de servicios de diagnóstico y terapéuticos. Pero la disponibilidad y la financiación aún no han alcanzado a la necesidad, dice Elsabbagh. “En Canadá, nuestro nivel de servicios para el diagnóstico en realidad no ha aumentado con el tiempo,” dice ella. “Tienen que coincidir con el aumento de los servicios disponibles.”

Referencias:

  1.  Atladottir H.O. et al. Eur. Child Adolesc. Psychiatry Epub ahead of print (2014) PubMed

Las noticias y artículos de opinión que aparecen en SFARI.org son editorialmente independiente de la Fundación Simons.
©Fundación Simons y autores, todos los derechos reservados.
©Traducción Autismo Diario
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.

Anuncios

Una Respuesta

A %d blogueros les gusta esto: