El Instituto Nacional de Salud Británico en contra del uso de fármacos para el autismo

NHS-NICEEl National Institute for Health and Care Excellence (NICE) del Reino Unido es la organización responsable de diseñar los estándares de calidad que implican a la sanidad del citado país. Estos estándares se basan siempre en fuerte evidencia científica, y esta rigurosidad los ha convertido en un referente a nivel internacional. Este año han actualizado los estándares de calidad destinados a la atención de niños, jóvenes y adultos con autismo. Estos estándares de calidad se basan en 8 puntos principales que pretenden abarcar la mayor parte de los aspectos de la calidad de vida de las personas con autismo.

Cabe destacar que estos indicadores se manifiestan radicalmente en contra del uso de fármacos como medio de intervención en el autismo, ya sea que el uso de fármacos esté encaminado a tratar los aspectos nucleares del autismo o los problemas de conducta. Según refieren, tras la revisión de la literatura científica estos fármacos no han demostrado su eficacia, presentando además una larga lista de efectos adversos para la salud. Los fármacos que se han incluido como no recomendados son; antipsicóticos; antidepresivos; anticonvulsivos y fármacos diseñados para mejorar el funcionamiento cognitivo (por ejemplo, inhibidores de la colinesterasa).

Aquí les traemos un breve resumen relacionado a los 8 indicadores de calidad propuestos:

  1. Aquellas personas sobre las que se sospeche que puedan tener autismo serán derivados para una evaluación diagnostica por parte de un equipo especializado. A su vez, esta evaluación deberá realizarse en un plazo máximo de tres meses.

  2. En la evaluación y diagnóstico se tomará muy en cuenta la posibilidad de otras comorbilidades que puedan afectar a la vida de la persona. Siendo por tanto de carácter obligatorio la evaluación de comorbilidades.

  3. Se diseñará un plan de atención personalizado, teniendo en cuenta los diferentes factores e indicadores de calidad de vida, siempre en función de las necesidades de la persona y consensuados entre familiares, personal de atención y la propia persona con autismo.

  4. A las personas con autismo se les asignará un profesional de referencia, quien se encargará de coordinar la atención y el apoyo que se haya acordado en el plan personalizado.

  5. El tratamiento de las características centrales del autismo se basará en intervenciones de carácter psicosocial. Igualmente, deberán ser informados (la persona, sus cuidadores o familia) por parte de personal especializado de los planes de intervención de carácter psicosocial, así como los beneficios que aportan para mejorar las capacidades de la persona con autismo.

  6. Los tratamientos farmacológicos han demostrado ser ineficaces en el tratamiento de las características centrales del autismo. Además de presentar riesgos potenciales significativos. Los fármacos que se han incluido como no recomendados son; antipsicóticos; antidepresivos; anticonvulsivos y fármacos diseñados para mejorar el funcionamiento cognitivo (por ejemplo, inhibidores de la colinesterasa).

  7. Las persona con autismo pueden presentar conductas desafiantes o problemáticas. Éstas pueden tener un origen multifactorial. Serán por tanto evaluadas tomando en consideración los posibles desencadenantes de estas conductas, sean estos relativos a problemas de salud mental, físicos o factores medioambientales.

  8. Las conductas desafiantes o problemáticas que presente la persona con autismo no se tratarán con medicamentos antipsicóticos, salvo que las intervenciones de carácter psicosocial u otros tratamientos no sean suficientes o no se puedan enfrentar debido a la gravedad de la conducta. Ante una situación así, se considerará junto con un pediatra o psiquiatra, en conjunto con la familia y la propia persona, el uso vigilado de este tipo de fármacos. Considerándose siempre como primer modelo de intervención las intervenciones de tipo psicosocial, reservándose el uso de fármacos para casos excepcionales.

Pueden acceder al contenido completo (en inglés) en la web oficial haciendo clic AQUÍ


URL Corta: http://wp.me/p1lUm3-75L

10 Respuestas

  1. carlosorellanaayala

    En mi parecer no es una negativa a usar los fármacos sino a su uso racional y por tiempo limitado. Esto es, al menos, lo que interpreto de la guía.

    Hay otros artículos en esta línea publicados en Psychopharmacology (2014) que comentan sobre los fármacos en la población con TEA y comparan los datos de EEUU (con 50% de la población con TEA recibiendo medicamentos) y UK (30% de la población con TEA medicada).

    Responder
  2. dolmeri

    Me parece excelente esta iniciativa, sobretodo, el punto 8. Es increíble como muchos profesionales en cuanto tienen un paciente con Autismo lo medican. A mi una psicóloga se canso de pedirme que medicara a mi hijo, esto aun cuando mi hijo debido las terapias mejoro notablemente y paso de ser un niño sumamente agresivo, que no aceptaba una negativa y golpeaba a todo aquel que no hiciera lo que el quisiera, que no le gustaba compartir juguetes a un niño que interactua con otros, que comparte, respeta a sus maestros y cualquier figura de autoridad, claro, como cualquier niño de vez en cuando tiene sus pataletas ya que solo tiene 5 años, pero cuando eso ocurre, le aplico tiempo fuera, o le quito su juguete favorito por un rato, gracias a Dios tanto su Neuróloga, sus terapistas y yo, nunca estuvimos de acuerdo, pues la Neurologa me indico que el caso de mi hijo era un problema que se resolvía con modificación de conducta. La Psicóloga es directora de un colegio de integración en donde mi hijo estudio por dos años, al principio me decía que lo medicara con Risperidona para bajar la agresividad, luego cuando ya vio que no le hice caso, sobretodo porque ya el niño había modificado satisfactoriamente su conducta, me dijo que lo medicara con Risperidona porque era muy hiperactivo, ya cuando el niño bajo su nivel de hiperactividad, me dijo que debía darle Estratera para reducir la ecolalia y mejorar el lenguaje, después siguió insistiendo y muchas veces me salia con que el niño estaba ansioso, que no evolucionaba en lenguaje, que tenia mucha ecolalia en fin, un verdadero fastidio, hasta me pidió cambiar de Neurólogo, me recomendó a uno que medica a todo niño que le llega con Autismo, yo conozco once (11) niños que se ven con este médico y todos están medicados. Tanto la Neurologa como sus terapistas me decían que probablemente a mi hijo querían mantenerlo medicado para facilitarles el trabajo, y todas coincidieron que el niño tenia una evolución muy buena y que no le hiciera caso, en resumen y luego de hablar varias veces con ella, algunas veces incluso ya en mal tono de mi parte, decidí simplemente cambiarlo de colegio, ahora el continua evolucionando gracias a las terapias de lenguaje, pedagogía, ocupacional y también al uso de terapias alternativas como la homeopatía, neurofeedback y terapia Berard, estas terapias a el le funcionaron muy bien, y hoy en día es otro niño, claro, en el caso de las terapias alternativas, se debe acudir a profesionales realmente capacitados y con experiencia en Autismo, ya saben hay mucho charlatán que te promete curaciones milagrosas donde no las hay. En cuanto a la medicación, no digo que no existan casos en donde sea necesaria, mas no debe ser una opción obligatoria, a los padres les digo que lo piensen, que busquen otra opinión y que no se desesperen porque muchas veces nos desesperamos y tomamos la alternativa de la medicación por ser la mas fácil ya que el niño se mantiene tranquilo evidentemente porque esta sedado y nos dejan realizar nuestras labores cotidianas, y muchas veces como es el caso de mi hijo y otros que conozco, el abordaje terapéutico es lo que hace falta, solo hay que tener mucha paciencia y constancia. También es sumamente importante que los padres acudan a charlas, cursos y que interactuen con otros padres, eso es excelente ya que nos llena de fuerzas y valor para vivir el día a día ya que no es fácil tener un niño con Autismo. Creo que esta iniciativa del Reino Unido deberian tomarla en cuenta todos los países del mundo

    Responder
  3. agrcreaciones1

    Mi hijo está diagnosticado de TEA y TDAH, lo medicamos desde que tenía 3 años, y ya va camino de 5, con risperidona. Para nosotros ha sido el mayor acierto, por que lo que peor llevábamos eran las autolesiones y el que apenas durmiera, lo que hacía que sus crisis de ansiedad aumentaran.

    Ahora lleva una vida practicamente normal, la terapia le hace más efecto, y las crisis son menores. No hay que medicar por qué si, pero en ciertos casos es necesario.

    Responder
  4. ☀ISA☀ (@maisabel7)

    Estoy de acuerdo con agrcreaciones1 mi hijo también tiene TEA y TDAH y esta medicado con risperidona que mas quisiera yo de que un día deje de tomarla pero en estos momentos considero que es necesario, intentamos hacerle la dieta de 0 gluten, conozco testimonios que aseguran el niño mejora las conductas atípicas y poco a poco eliminarle el antipsicótico.

    Responder
  5. Norma Alamo

    Es es diferente en caso de Autismo. Mi hijo tiene un DX de Asperger. Realmente mis sue~os seria no tener que medicarlo nunca.Pero su conducta no ha mejorado solamente con terapias hemos tenido que llegar a una desicion de medicarlo. Los resultados son: lee, sale ahora a los parque y e intenta tener una comnicacion con los demas, se monta solo en la guagua escolar, y realmente esta mas manejable al momento de sus cambios repentinos de conductas. Pero no fue facil ya que tratamos varios medicamentos y dosis hasta encontrar combinaciones que le favorecireran. Ademas todos estos cambios se deben a la combinacion de una escuela maravillosa, la atencion medica en cuestion de monitoreos de sangre y el apoyo incondicional de nosotros los cambios han sido muy positivos por el momento. Pero no pierdo la fe que poco a poco llegue el momento que podamos retirar los medicamentos si fuera necesario.

    Responder
  6. carlosorellanaayala

    Los comentarios de quienes han opinado van en distintas direcciones en relación a la medicación por una sencilla razón: estamos hablando de un espectro. Un niño con TEA no se parece a otro niño con TEA, las necesidades de uno no son las de otros…

    Cada paciente debe ser tratado en su individualidad.

    Si yo no necesité usar medicamentos, pues que bien. Eso no quiere decir que otro no les necesite utilizar.

    Responder

Deja un comentario