Berrinches, rabietas y pérdidas del control. Manejo Emocional en niños con autismo – Parte I


Aspectos Básicos del manejo Emocional


Convivir con niños con TGD, sobre todo no verbales o con poca comunicación verbal, se presenta como un desafío cotidiano que muchas veces excede el conocimiento general que los adultos tienen acerca de cómo se cría un niño.

Los consejos de los abuelos, las profesoras y los de algunos especialistas no pueden aplicarse a las dificultades que estos niños tienen. Por ejemplo, no podemos esperar a que pasen con el tiempo, porque no siempre las manifestaciones conductuales obedecen a una etapa del desarrollo (nuestros niños no presentan un desarrollo normal). Tampoco podemos explicarles o negociar en términos de palabras, porque no comprenden muy bien el lenguaje. Por último, su desempeño cotidiano puede afectarse por tantas causas (la temperatura, algo que comieron, un ruido que no les guste, etc.), que no siempre podemos esperar que lo que resultó un día, sea igualmente efectivo al siguiente.

Lo que sucede generalmente, es que lo más simple y aparentemente efectivo (al menos parecen calmarse) sea darles en el gusto si quieren algo (casi siempre alimentos, algo para autoestimularse o no trabajar) o consolarlos y evitarles cualquier desagrado. En breve, los padres quedan prisioneros de las reacciones inadecuadas de sus hijos, con poca capacidad de manejo y reacción. La mayoría intenta hablarles o explicarles, lo que es totalmente inútil. Así, junto con la presencia constante de berrinches, llantos y pataletas mal manejadas, aumenta la ansiedad de los padres que se sienten impotentes, frustrados y con baja autoestima al no saber controlar a sus hijos, a quienes, a pesar de todo, aman profundamente.

Al igual que con la acción conjunta, en la que el error principal es que los padres atienden en demasía al niño y no es el niño quien pone atención, en el manejo emocional, el problema es que el niño es consolado y nunca aprende a consolarse o, como se dice en jerga técnica, a modularse afectivamente.

En la actualidad, sabemos que una gran cantidad de trastornos del lenguaje y la comunicación, presentan disfunciones en la integración de mecanismos cerebrales para la producción del lenguaje, la comprensión del mundo, tanto físico, como social. Muchos de los procesos involucrados, se relacionan también con la modulación de los afectos, temores y preferencias sensoriales de los niños. Estas últimas, no siempre son comprendidas por su entorno, por lo cual rara vez son satisfechas de la manera en que los niños esperarían.

Cualquier dificultad para comunicarse con los demás genera, no sólo problemas al mismo niño, sino que también dentro del grupo familiar, el colegio y los distintos entornos de la vida social. En general, las conductas de la familia van desde la sobre protección excesiva, a la total indiferencia o rechazo a asumir el problema. En estos casos, los adultos presentan un mundo de relaciones sociales y reacciones emocionales que están fuera del alcance de los niños. Por este motivo, al no comprender el mundo de los demás, se originan una serie de actitudes infantiles, que desde fuera son vistas como inadecuadas o desafiantes.

Conductas tales como el mutismo selectivo (no hablar en ciertas situaciones o con personas desconocidas), la timidez excesiva, la intolerancia a la frustración, los berrinches y la falta de atención, son vistas actualmente como estrategias que los niños con trastornos de lenguaje y la comunicación utilizan para manejar la tensión, angustia o aburrimiento que les provoca el desarrollar interacciones poco eficientes con los demás.

La mayoría de los niños llega a tener la sensación de ser ineficientes o en el mejor de los casos, distintos. De esta manera, qué mejor estrategia que no hacer lo que no se sabe, llorar o hacer pataletas para dejar de ser exigido o aparentar no entender o no estar atento, para disimular mi falta de comprensión.

También es muy común que el estrés se relacione con el aumento de hormonas tales como el cortisol y la adrenalina, que se relacionan con conductas de agresión o huída, por lo que tal inundación química imposibilita al niño/a para modular de manera autónoma sus reacciones emocionales. Muchas veces, sobre todo en trastornos severos del desarrollo, los famosos berrinches o reacciones catastróficas o disruptivas, son reacciones al estrés (miedo, angustia, rabia) que provoca la estimulación, el retiro de la preferencia, el cansancio o la sobre estimulación.

Ciertas patologías, como el Síndrome de X frágil, presentan elevaciones anormales de cortisol, por lo que tienden a ser más irritables y se estresan con facilidad. Otros trastornos presentan dificultades para conciliar el sueño o presentan un sueño alterado, con la resultante de problemas cognitivos y a emocionales, junto con una mayor irritabilidad durante el día.

En relación al entorno social, el común de los adultos entrega un exceso de información verbal a los niños, explicando cada cosa e intentando razonar de modo complejo y “adulto” con los pequeños. Se cree que los niños entienden porque responden si o no frente a preguntas que se les hacen o miran al rostro y sonríen. Más aún, pueden hacer preguntas y propuestas tan extrañas del tipo “te vas aportar como un niño educado, ¿ya?. Un niño hasta los 5 años tiende a guiarse más por la entonación y la intencionalidad del adulto, que por el contenido formal.

Nuestros niños, en las primeras etapas de estimulación, no sólo comprenden poco del lenguaje y seguían por nuestras actitudes, sino que además no tienen buena memoria para lo social, por lo que su comportamiento es más bien inconsistente. Así, puede parecer que entendieron y al rato, volver a realizar una conducta inadecuada.

Además, cómo puede un niño pequeño, que además comprende poco o teme equivocarse, ponerse en el lugar del adulto para “asumir ” lo que este quiere que él haga. Recordemos las diferencias que incluso existen en los adultos, dependiendo del género, en relación a la comprensión de determinados verbos procedimentales, indirectas y lenguaje metafórico. Los niños no desarrollan la comprensión de elementos indirectos, nociones temporales complejas y causalidad, antes de los 7-8 años. Sin embargo, las grandes explicaciones de los adultos están llenas de supuesta racionalidad y complejidad, que se asume comprendida por los pequeños interlocutores.

Muchos niños y niñas con trastornos comunicativos, presentan además trastornos de integración sensorial. Esto significa que no responden al mundo de la manera en que la mayoría lo hace. Algunos pueden registrar pocos estímulos o necesitar mucha intensidad para captar lagunas sensaciones. Otros presentarán una hipersensibilidad a la más mínima variación de estímulos. Estas alteraciones pueden darse en una o más modalidades senso-perceptuales (táctil, olfativa, auditiva, propioceptiva, kinestésica, vestibular). Por esto no extraño que las familias se sorprendan frente a reacciones totalmente inesperadas frente la música, una caricia, el vestirlos, asearlos, etc. Muchas veces estas situaciones terminan en verdaderas batallas campales, con gritos, pataletas y llanto, con la respectiva angustia del niño y la frustración de sus padres.

Por esta razón es importante que las familias conozcan y exijan la utilización de enfoques sistémicos y ecológicos por parte de los terapeutas, para que sean capacitados (no sólo informados) en relación a las dificultades de sus hijos e hijas, de las consecuencias de tales dificultades y de las mejores opciones de manejo familiar.

El primer paso para manejar las dificultades emocionales de un niño con trastornos del lenguaje o la comunicación se refiere a la información que tanto los clínicos, como la familia y el entorno social, deben manejar, respectos de las alteraciones biológicas o particularidades sensoriales de cada caso.

Somos nosotros quienes debemos ponernos en el lugar de los niños, empatizando con sus frustraciones y temores, en lugar de creer que lloran o se equivocan sólo para molestarnos.

Como adulto pregúntese a sí mismo, cómo se sentiría usted si no pudiera pronunciar bien, no pudiera expresar lo que piensa o siente y, lo que es peor, no pudiera entender lo que se le dice. Más aún, cómo se sentiría, si además le estuvieran exigiendo todo el día hacer precisamente eso que le cuesta.

Imagine la cultura y el lenguaje más extraño y difícil de aprender. Piense que está abandonado/a en ese país y que no entiende nada de lo que se le habla ni lo que la gente espera que usted haga. ¿Acaso, en tan solo un par de semanas, no estaría con una depresión extrema, llorando a mares y con ganas de que le dejen tranquilo y nadie le moleste.

Si pudo hacer este ejercicio de imaginación, ya sabe como se sienten los niños con trastorno de lenguaje. Más aún, que sus problemas emocionales no son solamente causa de su trastorno, sino sobre todo, del modo en que nosotros manejamos sus dificultades, le proporcionamos un mundo organizado y predecible y, más importante, les apoyamos en su desarrollo, alentando cada logro y permitiendo que expresen su emoción dentro de los márgenes culturales que les hacemos adoptar con cada juego y acción que desarrollamos en conjunto.

Por último es necesario entender que los trastornos del desarrollo y del lenguaje, no son enfermedades en un sentido clásico, sino que corresponden a agrupaciones de características (signos, síntomas), las que, incluso en una misma población diagnóstica, son causadas por diversos factores, nunca de manera lineal o única.

Como ejemplo, pensemos en dos personas que lloran. Cada una puede llorar por causas distintas y sin embargo serán rotuladas como “lloronas”, aun cuando el origen y significado de su llanto sea diferente. Del mismo modo, cualquiera de nosotros puede llorar en tras o más días seguidos, cada uno por diferentes motivo, siendo catalogado de “llorón”,sin importar el motivo particular de cada episodio.

Entonces, según lo expuesto, no es posible decir, de modo absoluto, de que un niño o niña, presenta siempre la misma conducta disruptiva, por el mismo motivo. De ser así, el problema no es sólo del niño, sino de un medio que ofrece siempre el mismo motivo de conflicto.

Como veremos en este capítulo, el requisito principal para que un niño se module afectivamente, es que los padres soporten la frustración de sus hijos. Todo niño, en más de una ocasión, se frustra, hace pataletas y llora. No por eso se trauma para el resto de sus vidas o crece con un sentimiento de que sus padres son unos tiranos.

Si los padres no pueden manejar su propia frustración ante el malestar de sus hijos cada vez que se les enseña algo nuevo, estarán hipotecando el futuro desarrollo de los niños y la calidad de sus propias vidas. Es necesario esfuerzo y coraje para superar los primeros años, enfrentar más de alguna batalla emocional y acompañar a nuestros pequeños en su confusión a medida que van entendiendo nuestro complejo mundo.

Extracto del capítulo VI del libro Mi hijo no habla

  1. Berrinches, rabietas y pérdidas del control. Manejo Emocional en niños con autismo – Parte II
  2. Berrinches, rabietas y pérdidas del control. Manejo Emocional en niños con autismo – Parte III

© Miguel Antonio Higuera Cancino, todos los derechos reservados.
Este artículo no puede ser reproducido ni copiado sin autorización expresa.


La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, y mantenimiento de la web
¿nos ayudas haciendo un clic?



URL Corta: http://wp.me/p1lUm3-2ux

23 Respuestas

  1. Margarita Guzmán

    Muy bueno el artículo, nos enseña bastante;pero quisiera leer el resto, muchas gracias.

    Responder
  2. Karla Quiroz

    Me gustaría leer el libro, donde o cómo lo puedo conseguir ?, está muy bueno el artículo, Gracias !!

    Responder
  3. Aritz Aranbarri

    Quisiera comentar, un par de cosas.
    La primera decir que muchos padres se sienten culpables cuando se les dice lo mal que hacen las cosas, cuando nadie se lo ha explicado antes, por lo que los especialistas debemos de hacer un enooorme trabajo por dar recursos a los padres y cuidar muchísimo el modo de corregir.
    La segunda cuestión decir, que es muy muy importante hablar y MUCHO a todos los niños por su condición en desarrollo, incluidos a aquellos que tienen un problema de cualquier tipo… la cuestión está en el cómo. Me ha dado la sensación de que se puede entender que hablar no sirve de nada, pues no te van a entender e incluso que pueda resultar estresante para el niño… Y NO!!! Si quieres que algún día entienda, si quieres que algún día hable… el cerebro necesita muchísima exposición de aquello que le quieras hacer adquirir… el asunto está el ajustarlo cómo lo haces en cada caso. Gracias por la publicación.

    Responder
  4. yonkers

    Buenas noche realmente muy bueno este tema y muy útil guao no es nada facil todo esto porfavor sigan asi muchas gracias

    Responder
  5. Rocío Vargas de Herrera

    Muchas gracias. Me encanta la forma tan clara y sencilla de exponer los contenidos. Los padres de niños autistas tenemos mucho que aprender.

    Responder
  6. VERENICE LANDARTE GOMEZ

    GRACIAS POR TANTA INFORMACION QUE PARA UNO COMO PADRE DE UN NIÑO AUTISTA NOS AYUDA MUCHO!

    Responder
  7. silvia lucia restaino de Alvarez

    Gracias por toda esta informacion soy mama de joven de 22 años que padece autismo. He aprendido muchisimo y comprendido más a mi hijo.

    Responder
  8. Romis Abrego

    muy buena info,soy mama de un niño de 4 años no hay mejor terapeuta q nosotros los papas!! sigo aprendiendo en este largo camino por recorrer!! dispuesta a todo por mi bebe!!quiero aprender mucho para poder entenderlo aun mas!!

    Responder
  9. Leticia Poma- Pohl

    Muy buen articulo,los niños en general tienen una étapa de berrinche,la diferencia porsupuesto la conocemos,con nuestros niños que es muy particular,recuerdo muchos momentos donde dentro mio deciá “tierra trágame” QUERÍA DESAPARECER POR QUE NO SABIA COMO CONTROLAR a mi propio hijo.A ellos podemos educarlos si! o por lo menos tratar de tranquilizarlos y ayudarle a entender,pero solo en casa,no en un lugar público donde los ojos se multiplican y te hacen sentir la peor madre del mundo por no poder manejar la situación de tu hijo,y justamente por eso que insisto en difundir mas información,y educar.
    Por suerte ahora ENTIENDO MAS A MI HIJO y me convencí que la mejor terapeuta es la madre y familia,
    Como siempre el contenido de este Blog es fenómenal,muchas gracias.

    Responder
  10. Ana Cai

    Mi hijo fue diagnosticado con t g d espectro autista tiene tres años y medio mi miedo es que el no pueda llevar su vida normal mas adelante la psicologa me dice que si pno conozco casos con este tradtorno de una persona que lo alla tenido me.podrian informar si puede llegar aa llevar su vida normal o no y los motivos estare muy muy agradecida muchas gracias!! No abro mi imail si me podtian informar desde el facebook lrs voy a agradecer

    Responder
  11. mila

    hola me gusta mucho la pajina ayuda mucho, yo voy a esplicar como es mi hijo a los 3 años una psicologa en apnaby, por solo dos dias cuando hacia terapias con el el tiraba todo al segundo dia escribio en un papel autismo severo, empezo a ir a la escuela ordinaria no habla, no jugaba con sus compañeros de clase, se tiraba al suelo y hacia rabietas, los niños se preocupaban que le ocurre la profesora decia esta malito, con el tiempo dia a dia sus propios compañeros de clase niños de 3 años 4 5 cada vez que era un nuevo curso ellos le agarraban de la mano y le integraban en los juegos,, porco a poco se hizo mas sociable participaba en la fiesta de carnabal en la fiesta de navidad en todo, iban al cine en la escuela el tambien iban a ver animales el tambien todo el da y el se comportaba muy bien ahora tiene 11 años y no rabietas no pataletas, apenas habla ya no se pega no aletea le encanta correr tiene mucho potencial es increible le encanta el atletismo,, me refiero con todo esto que asi se puede nunca tomo pastillas omega3 si es buenisimo para un niño autista, ahora maneja el ordenador la tablet pone la mesa pide lo que le gusta y se lo prepara el, creo que no hace falta pastillas de psiquiatra solo es que se comunique con el mundo desde pequeñito no aislarlo ,, intentaron que lo meteria en una escuela especial al principio lo meti pero viendo que no podia ser porque copiaba todo y no era para abanzar lo saque pero les tengo mucho cariño a los niños de esta escuela especial ojala las mamas , no todas pero algunas se den cuenta que el niño abanza , si no le apartas de la sociedad siempre con nosotros es muy positibo

    Responder

Por favor, verifique que su dirección de correo-e es correcta. Si usa una dirección de correo-e no existente su comentario será descartado

Deja un comentario